Políticos mexicanos condenan militarización fronteriza

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — Los políticos mexicanos hicieron a un lado sus diferencias el jueves para condenar la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de desplegar tropas de la Guardia Nacional en la frontera común y el presidente Enrique Peña Nieto se les unió.

El agente de la Patrulla Fronteriza Eduardo Olmos camina cerca de la reja que separa a Tijuana, México, de San Diego, California, el 22 de junio de 2016. (AP Foto/Gregory Bull, File)

“Los mexicanos podemos tener diferencias entre nosotros, y más aún en tiempos de elecciones, pero estaremos siempre unidos en la defensa de la dignidad y la soberanía de nuestro país”, manifestó Peña Nieto en un video divulgado a través de Twitter. “Independientemente de sus naturales diferencias, todos (los candidatos) coincidieron en rechazar medidas contrarias a una buena vecindad”.

El mandatario mencionó a los cuatro candidatos, entre ellos el izquierdista y líder en las encuestas Andrés Manuel López Obrador, a quien criticó en el pasado por querer echar por tierra algunas de las reformas estructurales aprobadas durante su gobierno.

López Obrador declaró el miércoles que no aceptaría “el uso de la fuerza, la militarización de la frontera”.

“Los problemas no se resuelven así. La paz y la tranquilidad son frutos de la justicia”, agregó tras apostar por hacer una cadena humana en la frontera como símbolo de protesta.

El presidente, por su parte, se dirigió de forma directa a su homólogo estadounidense.

“Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones”.

El Senado mexicano aprobó el miércoles una resolución donde solicita suspender la cooperación con Estados Unidos en materia de inmigración ilegal y tráfico de drogas, “en tanto el presidente Donald Trump no se conduzca con la civilidad y el respeto que el pueblo de México merece”.

El candidato presidencial Ricardo Anaya fue más allá al señalar que México debería limitar la cooperación antiterrorista hasta que la Guardia Nacional sea retirada. Anaya encabeza una coalición de izquierda y derecha de cara a las elecciones del 1 de julio.

El aspirante del partido en el gobierno, José Antonio Meade, declaró por su parte que “independientemente de nuestras diferencias políticas, es momento para que todos los candidatos presidenciales nos unamos en la defensa de la soberanía y la dignidad de la nación… para externar nuestro repudio y rechazo a este tipo de medidas”.

Otros tomaron la decisión de Trump con humor después que el gobierno mexicano enfatizara el miércoles a través de su cancillería que los miembros de la guardia “no portarán armas, ni realizarán funciones de control migratorio o aduanero”.

El periódico El Heraldo publicó el jueves el titular “Despliega EU Guardia… de chocolate”.

En la frontera, el rechazo a la medida era unánime.

“Nos parece que esta actitud de militarizar la frontera es una agresión más a México que no lo merecemos”, dijo Ramón Galindo, representante del gobernador en Ciudad Juárez, en la frontera con El Paso, Texas. El funcionario recordó, además, que nada de eso cambiará la realidad fronteriza.

Jorge de Santiago, un trabajador de maquiladora cuya vivienda se encuentra junto a la frontera, coincidía. “Nos parece muy mal pero no le hace, es puro populismo, es nada más para asustar a la gente”.

Related posts