Tigres y Rayados rechazaron los actos de violencia entre sus aficionados

PORTADA – El jugador Junior Anselmo (i) de Tigres disputa el balón con Jesús Gallardo (d) de Rayados de Monterrey el domingo 23 de septiembre de 2018, durante un partido correspondiente a la jornada 10 del Torneo Apertura 2018 celebrado en el Estadio Universitario de Monterrey. (EFE/Miguel Sierra)

MONTERREY, México (EFE) – Los Tigres UANL y los Rayados de Monterrey, dos de los equipos de más rivalidad en el fútbol mexicano, rechazaron los actos de violencia en los que se vieron involucrados algunos de sus hinchas y provocaron lesiones graves a un seguidor de los “felinos”.

“Llevar la rivalidad desmedida por el fútbol a las calles es lamentable e inaceptable”, dijo la oficina de los Tigres en un comunicado en el que llamó a la comunicado a proporcionar información para encontrar a los violentos.

De una manera salvaje un grupo de radicales de los Rayados desnudaron, golpearon y le provocaron heridas en el abdomen a un seguidor de los Tigres antes de empezar el partido, lo cual tiene entre la vida y la muerte al aficionado.

Los Rayados también exigieron a las autoridades esclarecer los hechos para que se haga justicia a los familiares de las víctimas.

“Nuestra institución reprueba de manera contundente a quienes provocan o incurren en este tipo de conductas violentas que causan daños irreparables a las familias regias y manchan el deporte”, señaló la nota.

Según vídeos hechos públicos en las redes sociales, una camioneta embistió a aficionados de Tigres, un grupo de seguidores de Rayados atacó con saña a un simpatizante de los universitarios y ya en el partido una parte de la porra de Monterrey repitió cantos de “los vamos a matar, los vamos a matar”.

La rivalidad Tigres-Rayados de Monterrey tocó su punto máximo el pasado mes de diciembre cuando, en la primera final de liga entre ambos, los Tigres le ganaron el título a los Rayados, pero en ese momento no hubo tanta violencia como la de anoche.

La Liga Mx igual llamó a las autoridades a encontrar a los causantes de la violencia y recordó que el fútbol debe ser un espectáculo familiar.

El partido Tigres-Monterrey quedó empatado sin goles luego de un pobre espectáculo en tanto las autoridades emprendieron una ofensiva para encontrar a los delincuentes, pero no hay reportes de detenciones.

Related posts