Alimentación sana y nutritiva para el nuevo año escolar

PORTADA – Manzanas verdes se pueden acompañar con mantequilla de maní.  (pixabay.com)

TARA SHERRY-TORRES

tara@tstproductions.com

COLUMBUS, Ohio  —  Si quiere que sus hijos tengan un buen rendimiento académico, entonces necesitará prepararse para alimentarlos bien.

De la misma manera como alimentamos al cuerpo para una buena salud física, también necesitamos comer bien para tener una mente poderosa.

Cuando comienza el año escolar, puede ser fácil comprar cualquier refrigerio empacado, pero seamos realistas: muchas de estas meriendas son altamente procesadas ​​y no tienen el valor nutricional requerido para alimentar su mente y cuerpo como debe ser.

Mientras menos se procesen los alimentos, mayor será el valor nutricional.

Entonces, ¿cómo podemos asegurar bocadillos sanos, sin procesar, sin pasar horas en la cocina?

Haciendo algunos ajustes en su lista de compras y designando una o dos horas a la semana para preparar comidas, puede asegurarse de que su refrigerador siempre tenga opciones saludables.

A continuación se presentan algunas ideas de aperitivos fáciles:

1. Frutas en frascos de vidrio

En cada viaje al supermercado, almacene sus frutas y verduras favoritas y déjelas listas para su fácil consumo en frascos de vidrio.

Algunas de mis frutas y verduras favoritas para picar son uvas, melón, manzanas, apio y pepino.

2. Mantequilla de maní o almendra

Es una excelente opción alta en proteína para acompañar manzanas en rodajas, apio o cualquier otro refrigerio.

Corte una manzana y póngale un poco de mantequilla de maní o de almendra en cada rebanada, para agregar dulzura, rocíe un poco de miel y espolvoreé un poco de canela encima.

Para un refrigerio más sabroso, unte un poco de mantequilla de maní en el apio y ¡disfrútelo!

Si desea un combo de bocadillos dulces y salados, puede agregar algunas pasas encima de la mantequilla de maní y el apio.

3. Granos enteros

Un sándwich simple puede ser una excelente manera de agregar algunos granos integrales a su dieta diaria.

Uno de mis favoritos es el de queso con tomates y mayonesa.

También puede cambiar la mayonesa por aguacate majado.

Póngale un poco de sal y pimienta en la parte superior y ¡disfrútelo!

4. Pollo escalfado

Para obtener proteína magra fácil para aperitivos, o agregar a cualquier plato, las pechugas de pollo son la mejor solución.  

Tome algunas deshuesadas y sin piel la próxima vez que esté en la tienda de comestibles y hiérvala en una olla de agua durante unos 25-30 minutos.

Agregue suficiente agua a la olla para cubrir el pollo y algunas de sus hierbas favoritas como romero, estragón, orégano, una hoja de laurel, incluso algunos dientes de ajo y/o rodajas de limón.

Haga hervir el agua y configure el temporizador durante 5-30 minutos.

Una vez hecho esto, retire el pollo y déjelo enfriar, luego sepárelo y guárdelo en un recipiente de vidrio en el refrigerador.

El pollo se puede agregar a sándwiches, ensaladas y otros bocadillos.

Esta es una manera rápida de agregar proteína a cualquier comida o hasta para comer solo como “snack”.

5. Tacos de frijoles

Siempre guardo frijoles enlatados en mi cocina. Uno de mis refrigerios preferidos es el taco de frijoles.

Por lo general, hago mis propios frijoles refritos a partir de pintos salteando algunas cebollas en aceite de oliva y sal al gusto.

Deje que los frijoles se cocinen, una vez que se ablanden puede machacarlos con un triturador de papa.

Si le gustan los frijoles refritos más pastosos puede agregar un poco de agua mientras se cocinan. Caliente una tortilla en una sartén, agregue dos cucharadas de frijoles refritos y queso si lo desea y estará listo para comer.

Haga los frijoles al comienzo de la semana, guárdelos en un recipiente de vidrio y disfrute de un refrigerio rápido durante toda la semana.

Los bocadillos saludables no son difíciles de preparar si usted se planifica bien para tener reserva por varios días.  

Asegúrese de incluir proteínas, granos integrales y muchas frutas y verduras para ayudar a alimentar el cerebro de los estudiantes que trabajan duro.

Al enseñarles ahora sobre los hábitos saludables de alimentación, tendrán a mano un conjunto de habilidades que los respaldarán, a través de sus estudios, durante toda su vida.

¡Feliz y sano regreso a clases!