Migrantes aliviados tras fallo que impide eliminar el TPS

Migrantes aliviados tras fallo que impide eliminar el TPS

Esta fotografía muestra a Fredy Ochoa cerca de su casa el jueves 4 de octubre de 2018 en San Francisco. (AP Foto/Ben Margot)

Por PHILIP MARCELO, AMY TAXIN y JENNIFER KAY,  Associated Press

BOSTON, Massachusetts — El asistente jurídico salvadoreño José Palma fue uno de los cientos de miles de inmigrantes que se sintieron aliviados luego de que un juez federal impidió al gobierno del presidente Donald Trump eliminar el programa TPS que le permite trabajar y vivir legalmente en Estados Unidos.

En esta imagen del lunes 12 de marzo de 2018, simpatizantes de los inmigrantes bajo estatus temporal protegido, sostienen pancartas y gritan consignas durante una marcha previa a una conferencia de prensa en la que se anunció una demanda en contra del gobierno del presidente Donald Trump por su decisión de poner fin a un programa que les permite a los inmigrantes vivir y trabajar legalmente en los Estados Unidos, fuera de una corte federal en San Francisco. (AP Foto/Jeff Chiu, Archivo)

Palma, de 42 años, ha vivido en el área metropolitana de la ciudad de Boston durante dos décadas y tiene cuatro hijos nacidos en Estados Unidos de entre 2 meses y 17 años. Si su TPS terminara, dijo que lo más probable es que regrese a El Salvador con sus tres hijos menores, dejando al mayor en el país norteamericano para que vaya a la universidad.

Por ahora, Palma está enfocado en presionar a los legisladores estadounidenses para que aprueben una ley que permita a los inmigrantes que cuentan con la protección legal convertirse en residentes permanentes. Dijo que el fallo lo motiva, así como a otros inmigrantes, a seguir luchando.

“Es una luz en el túnel oscuro en el que estamos caminando ahora”, dijo.

Cerca de 300,000 migrantes de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán conservarán -por ahora- su Estatus de Protección Temporal gracias al fallo. El TPS se otorga a los ciudadanos de países devastados por desastres naturales o guerras.

El juez de distrito Edward Chen en San Francisco concedió el miércoles por la noche un interdicto que prohíbe al gobierno del presidente Trump cancelar el TPS. Encontró que hay evidencia de que “el presidente Trump alberga una animosidad contra los que no son blancos o no son europeos, la cual influyó en su… decisión de eliminar el TPS”.

El fallo cita el discurso de Trump durante su campaña presidencial de 2015 en el que describió a los inmigrantes mexicanos como narcotraficantes y violadores, así como su llamado a prohibir que los musulmanes ingresaran a Estados Unidos y su referencia soez hacia los países africanos durante una reunión sobre inmigración en la Casa Blanca en enero.

Esta decisión es la más reciente de una serie de fallos judiciales que han demorado los intentos del gobierno de Trump de frenar la inmigración. Los tribunales federales también rechazaron la prohibición de viaje sobre varios países musulmanes y la separación de niños migrantes de sus padres en la frontera sur de Estados Unidos.

Devin O’Malley, portavoz del Departamento de Justicia, aseveró que el fallo “usurpa el papel del poder ejecutivo”.

“El Departamento de Justicia rechaza por completo la noción de que la Casa Blanca o el Departamento de Seguridad Nacional hicieron algo indebido”, dijo en un comunicado.

De momento no está claro el proceso que se utilizará para extender el TPS de los inmigrantes. Se prevé que la cuestión sea abordada en la corte en las próximas semanas.

El Salvador es el país que más migrantes tiene amparados por el TPS. En enero, el gobierno de Trump dijo que cancelaría el programa para los salvadoreños en septiembre de 2019 debido a que ya se habían recuperado de un sismo que dejó la nación devastada en 2001.

En marzo, los defensores de inmigrantes interpusieron una demanda a nombre de los salvadoreños que tienen la protección y de ciudadanos de otros tres países a los que les indicaron que su programa iba a terminar.

Fredy Ochoa, un salvadoreño de 42 años que vive en San Francisco, dijo que no puede imaginar regresar al país que dejó hace más de dos décadas cuando era adolescente luego de una guerra civil devastadora.

Comentó que trabaja en la construcción, que tiene dos hijos nacidos en Estados Unidos y que no entiende la preocupación del gobierno con la protección debido a que él, al igual que otros inmigrantes, paga impuestos y aprueba las revisiones de antecedentes para calificar al programa.

“Esto nos va a dar esperanza para continuar luchando por algo mejor”, dijo Ochoa sobre el fallo. “Es un gran alivio”.

Marleine Bastien, directora ejecutiva de la organización Family Action Network Movement, comentó a los reporteros en Miami que es previsible que el gobierno federal apele el fallo. Agregó que la decisión, aunque es “de gran importancia”, es solo temporal.

Rony Ponthieux, un inmigrante haitiano que trabaja como enfermero, dijo que cree que él y otros que están en la misma situación merecen quedarse en el país debido a que trabajan mucho, pagan impuestos y contribuyen en sus comunidades de la misma forma que lo hacen los residentes permanentes y los ciudadanos estadounidenses.

Dijo que no tiene planes de irse de Estados Unidos, aunque su estatus temporal expira en julio de 2019.

“Sabía que algo iba a pasar”, comentó Ponthieux. “Creo en Dios”.