Peligra “último refugio” de abejas en EEUU

Esta fotografía de junio de 2015 facilitada por la Universidad estatal de Ohio muestra a una abeja en una flor en el suroeste de Minnesota. (Sarah Scott/Universidad Estatal de Ohio vía AP)

Por SETH BORENSTEIN

WASHINGTON, D.C. (AP) — Las abejas enfrentan cada vez mayores dificultades para encontrar alimento en Estados Unidos, de acuerdo con un nuevo estudio federal.

Las Grandes Planicies del Norte, en las Dakotas, y zonas vecinas constituyen la región más importante para la apicultura comercial porque más de un millón de colonias pasan el verano ahí dándose un banquete de polen y néctar de flores silvestres y otras plantas.

Sin embargo, de 2006 a 2016, más de la mitad de las tierras protegidas a poco menos de una milla de las colonias se han destinado a uso agrícola, principalmente a cultivos como soya y maíz, dijo el principal autor del estudio, Clint Otto, del Servicio Geológico de Estados Unidos. Estos cultivos no brindan alimento a las abejas.

Desde hace más de una década, las poblaciones de abejas y otros insectos polinizadores han disminuido en Estados Unidos debido a diversos problemas, como mala alimentación, pesticidas, parásitos y enfermedades. Y expertos externos señalan que el estudio ha puesto de relieve otro problema que afecta la salud de las abejas.

Esta zona, a la que Otto llamó el “último refugio de las abejas en Estados Unidos”, perdió unas 629 millas cuadradas de hábitat primordial para ellas, según el estudio difundido el lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Y las abejas que tienen problemas para encontrar alimento tienen menos posibilidades de sobrevivir durante el invierno, afirmó Otto. Quizá no tengan hambre, pero tampoco están saludables, señaló.

John Miller, apicultor comercial desde hace 49 años en Dakota del Norte, dijo que las Dakotas y Minnesota fueron alguna vez el último mejor lugar para las abejas.

“Ahora son el menos peor”, agregó.

Miller, cuyo bisabuelo emprendió el negocio en 1894, ha sido testigo del descenso en la producción de miel, de 120 libras por colmena hace 30 años a 50 libras en la actualidad. Sin embargo, el precio se ha quintuplicado y los apicultores como Miller también obtienen ingresos por llevar sus abejas en camiones a California para que polinicen cultivos locales, principalmente almendros.

El gobierno federal paga a los agricultores para que mantengan agrestes partes de sus tierras, lo que beneficia a las abejas que encuentran alimento en pastizales, flores y maleza, señaló Otto. Sin embargo, el programa de conservación limita la superficie de tierra que el gobierno pagaría y durante el auge del etanol, los agricultores advirtieron que podrían ganar más con el maíz y la soya.

“Los apicultores comerciales tienen problemas para encontrar lugares a donde llevar sus abejas cuando los insectos no están en un cultivo que requiera polinización”, dijo en un correo electrónico la investigadora de abejas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, Diana Cox-Foster, que no participó en el estudio.

Más de un tercio de las colonias comerciales en Estados Unidos pasan el verano en las Grandes Planicies del Norte. La zona al este de las Dakotas está demasiado urbanizada y el clima hacia el oeste es demasiado seco, dijo Otto.

Las abejas son polinizadoras cruciales para más del 90% de los cultivos que contienen flores en el país, como manzanas, nueces, aguacates, brócoli, duraznos, arándanos y cerezas.

“Sin abejas”, declaró Otto, “nuestro plato de comida tiene menos variedad”.

EEUU: Pérdidas de abejas bajan de “horribles a malas”

WASHINGTON (AP) — Hay un atisbo de esperanza para las diezmadas abejas en Estados Unidos, luego que las pérdidas en el invierno fueron las más bajas en más de una década, revela un estudio de apicultores dado a conocer el jueves.

Los apicultores perdieron 21% de sus colonias en el invierno, dice el sondeo anual Bee Informed Partnership. Esas son las pérdidas invernales más bajas desde que comenzó a hacerse el sondeo en el 2006 y una mejora en comparación con el 27% registrado el invierno previo.

El gobierno federal ha fijado un objetivo de mantener las pérdidas por debajo de 15% en el invierno.

“Es una buena noticia que hayan bajado los números, pero ciertamente no es un buen panorama”, dijo el director del estudio Dennis vanEngelsdorp. “Ha pasado de horrible a malo”.

La reducción del ácaro Varroa, un parásito letal, es probablemente la causa principal de la mejoría, dijo vanEnglesdorp, entomólogo de la Universidad de Maryland. Atribuyó la reducción del parásito a un nuevo producto para combatir el ácaro y mejor clima para el uso de pesticidas.

El promedio de 10 años para las pérdidas invernales es 28,4%.

“Por supuesto, nos encantaría que la tendencia continuase, pero existen tantos factores en la salud de una colonia”, dijo la experta en abejas Elina Lastro Nino, de la Universidad de California en Davis, quien no participó del estudio. “Me alegra ver eso, pero yo no celebraría demasiado aún”.

Por más de un decenio, las abejas y otros polinizadores han estado declinando rápidamente, y los científicos atribuyen el problema a una mezcla de parásitos, enfermedades, pesticidas y pobre nutrición.

Aunque generalmente las pérdidas de colmenas son mayores en el invierno, ocurren todo el año. El sondeo encontró que las pérdidas anuales también bajaron, aunque no a niveles récord. Aproximadamente una tercera parte de las colonias de abejas que existían en abril del 2016 estaban muertas un año después, dice el estudio. El año previo, la tasa anual fue más de 40%.