Mundial 2018: Salah marca su segundo gol en su despedida del mundial

El egipcio Essam El Hadary ataja un penal durante el encuentro del Mundial, disputado el lunes 25 de junio de 2018, frente a Arabia Saudí, en Volgogrado, Rusia. El Hadary, de 45 años y 161 días, pasó a ser el arquero de mayor edad que interviene en un partido de la Copa Mundial. Superó la marca que estableció hace cuatro años el colombiano Farid Mondragón al jugar unos minutos a los 43 años. (AP Foto/Darko Vojinovic)

Por PAN PYLAS

VOLGOGRADO, Rusia (AP) — Dos goles en dos partidos y tres derrotas es el saldo de la participación de Mohamed Salah en la Copa Mundial tras la derrota 2-1 sufrida el lunes por Egipto en su despedida del torneo ante la Arabia Saudí del técnico argentino Juan Antonio Pizzi.

Salah puso a los egipcios arriba a los 22 minutos, tras controlar un pase largo y sacar un remate por encima del arquero Yasser Almosailem.

Salman Alfaraj empató de penal en el descuento del primer tiempo, después de que Ali Gabr fuese derribado dentro del área por Fahad Almuwallad, y Salam Aldawasri marcó el tanto de la diferencia segundos antes del silbato final, con un remate desde un ángulo difícil que superó a Essam El Hadary, el futbolista de mayor edad que interviene en un partido de la Copa Mundial.

El Hadary tiene 45 años y 161 días y superó el registro que había establecido el colombiano Faryd Mondragón al jugar los últimos cinco minutos de un partido de Colombia en el mundial del 2014 con 43 años y tres días.

El portero tuvo varias intervenciones notables e incluso le atajó un penal a Aldawasri, pero no pudo parar el de Almuwallad.

Fue la primera victoria de Arabia Saudí en 24 años en un mundial.

“Hicimos un gran partido y logramos una victoria honorable”, afirmó Aldawsari: “Y pude apuntar mi nombre en la lista de jugadores que han marcado goles en la Copa Mundial, lo que me llena de orgullo”.

Salah viene de una temporada espectacular con Liverpool, pero no estuvo en el partido inicial de Egipto por la lesión en un hombro sufrida en la final de la Liga de Campeones ante Real Madrid. Egipto cayó 1-0 ante Uruguay en ese duelo.

Debutó en el mundial en la segunda fecha ante Rusia y marcó de penal el gol de su país, que perdió 3-1.

Egipto, dirigido por el argentino Héctor Cúper, terminó último, sin puntos, en el Grupo A, en tanto que los saudíes quedaron terceros, con tres unidades.

Los dos equipos jugaron un partido de trámite ya que no tenían esperanzas de avanzar a los octavos de final tras perder ante uruguayos y rusos en las dos primeras fechas.

Mundial 2018: Suárez, hito y gol de la clasificación para Uruguay

Luis Suárez, de la selección de Uruguay, festeja tras anotar ante Arabia Saudí en un partido del Mundial realizado el miércoles 20 de junio de 2018, en Rostov del Don, Rusia (AP Foto/Andrew Medichini)

Por LEÓN FELIPE GIRÓN

ROSTOV DEL DON, Rusia (AP) — Luis Suárez y Uruguay tuvieron mucho que festejar el miércoles, pese a un resultado más bien discreto. El ariete del Barcelona alcanzó las 100 apariciones con la Celeste, marcó un tanto en la primera mitad y la selección uruguaya se aferró a un triunfo de 1-0 sobre Arabia Saudí para sellar su boleto a octavos de final en Rusia.

Suárez marcó a los 23 minutos con la fórmula que le ha resultado a Uruguay en este Mundial. Remató de zurda un saque de equina ejecutado desde la izquierda por Carlos Sánchez, quien dispuso de su segunda asistencia del torneo, ambas a balón parado.

El uruguayo Luis Suárez anota el gol de la victoria sobre Arabia Saudí en un partido del Mundial, el miércoles 20 de junio de 2018, en Rostov del Don, Rusia (AP Foto/Themba Hadebe)

La delantera sudamericana generó varias oportunidades, en particular en la segunda mitad, con la dupla de Suárez y Edinson Cavani. Sin embargo, el calor de 32 Celsius en Rostov del Don y una zaga que corrigió notablemente la fragilidad evidenciada en su partido anterior impidieron otro marcador abultado en contra de los saudíes.

En la víspera, el técnico argentino de Arabia Saudí, Juan Antonio Pizzi, había prometido que combatirían fuego con fuego ante la “Garra Charrúa”. Los saudíes cumplieron con el cometido.

El cuadro árabe dominó la posesión del balón y encontró mayores espacios gracias a la buena circulación por el centro del campo en la primera mitad. En el complemento generó un par de ocasiones frente al marco de Fernando Muslera, en particular por medio de Hatan Bahbri y un activo Salem Al-Dawsari.

Uruguay dejó así definida la situación de los clasificados en el Grupo A, una fecha antes de que concluya la primera fase. Tiene garantizado el boleto a octavos de final, lo mismo que Rusia, a la que se medirá en su próximo compromiso para definir el primer puesto.

El martes, Rusia doblegó 3-1 a Egipto, que quedó oficialmente eliminado, lo mismo que los saudíes.

Por lo menos, Arabia Saudí mejoró considerablemente tras ser goleada 5-0 por Rusia en el encuentro inaugural. Pero no ha ganado un juego del Mundial desde 1994 y no anota en el certamen desde un empate 2-2 con Túnez en el primer juego de la fase de grupos de 2006.

En contraste, Uruguay no ganaba los primeros dos partidos de un mundial desde Suiza 1954.

Copa del Mundo: Rusia cumple los deberes goleando a Arabia Saudí

Yuri Gazinsky anota el primer gol de Rusia en el partido contra Arabia Saudí por el Grupo A de la Copa Mundial en el estadio Luzhniki en Moscú, el jueves 14 de junio de 2018. (AP Foto/Matthias Schrader)

Por ERIC NÚÑEZ

MOSCÚ, Rusia (AP) — Rusia se reencontró con la victoria al inaugurar su Mundial, pero perdió a otro jugador por lesión. Y el presidente Vladimir Putin quedó deleitado con ver a su selección salir victoriosa en la apertura de la Copa del Mundo.

Ese fue el balance de los anfitriones el jueves, al poner en marcha la Copa del Mundo con una inapelable goleada 5-0 ante Arabia Saudí.

El ruso Yuri Gazinsky (izquierda) celebra con sus compañeros tras anotar el primer gol de Rusia en el partido contra Arabia Saudita por el Grupo A del Mundial en Moscú, el jueves 14 de junio de 2018. (AP Foto/Matthias Schrader)

Dos magistrales goles de Denis Cheryshev, los cabezazos Yuri Gazinsky y Artem Dzyuba y un tiro libre de Alexandr Golovin alegraron la inauguración para los rusos, que llegaron al Mundial inmersos en una racha de siete partidos sin ganar. Golovin también fue el asistente en los tantos de Gazinsky y Dzyuba.

“No tengo palabras para decir lo que siento”, dijo Cheryshev en perfecto castellano, aprendido desde que era niño en España “Ya estaba feliz por la convocatoria, pero nunca había soñado en hacer algo como esto”.

Sus dos definiciones fueron para enmarcar, la primera tras regatear a dos defensores dentro del área y la otra con un exquisito remate de zurda desde fuera de ésta.

El extremo zurdo se perdió el pasado Mundial en Brasil cuando el entonces técnico Fabio Capello decidió descartarle a raíz de una temporada plagada por lesiones en España. Con 27 años, pudo finalmente cumplir algo que estuvo fuera del alcance de su padre, Dmitri, ex jugador del Sporting Gijón y que nunca pudo ir a un Mundial o una Eurocopa con la selección.

“Confiaba mucho que todo iba a salir bien”, dijo Cheryshev sobre su padre. “Él estaba muy emocionado que su hijo pudiera estar aquí y esta victoria es para él, mi familia y mi chica”.

Mejor no podía ser el resultado en el arranque del torneo para un cuestionado equipo, el de más bajo ranking de la FIFA entre los 32 participantes. El gran temor en Rusia es quedar eliminado de su fiesta en la primera ronda. Eso solo ha ocurrido una vez en la historia, padecido por Sudáfrica en 2010.

Pero los rusos superaron la primera prueba del Grupo A en el estadio Luzhniki de Moscú, complaciendo a Putin. No cantaban victoria en un Mundial desde la edición de 2002.

Encarrillaron el partido rápidamente cuando Gazinsky estrenó su expediente goleador con la selección al anotar el primer tanto del torneo a los 12 minutos.

En el palco de dignatarios, Putin y el presidente de la FIFA Gianni Infantino sonrieron e hicieron el ademán de “ni modo” hacia el gobernante saudí, el príncipe Mohammed bin Salman. Putin se inclinó para darle la mano al príncipe.

La suerte rusa fue encontrarse con un conjunto saudí que le facilitó los deberes con la bochornosa displicencia de los defensores, prácticamente estatuas en la cancha.

Más allá del entusiasmo y empeño voluntarioso, el equipo del técnico argentino Juan Antonio Pizzi dejó mucho que desear.

“No sé si el contexto de ser el partido inaugural y enfrentar al anfitrión influyó o no en el resultado”, dijo Pizzi. “Lo que está claro es que quedamos lejos de lo que nosotros pretendíamos. El rival se tuvo que esforzar muy poco para sacarnos una ventaja incomprensible”.

Los saudíes reflejaron una lamentable inoperancia para hilar pases. ¿Se imaginan lo que podría sucederles cuando se topen con los bombarderos uruguayos Luis Suárez y Edinson Cavani en su próximo partido? Eso será el próximo miércoles en Rostov. Los saudíes no ganan en un Mundial desde 1994.

“Tenemos que levantarnos, sacarnos esta sensación de vergüenza que tenemos y empezar a pensar en el próximo partido”, indicó Pizzi.

La nota discordante para los locales fue sumar otra baja y embarullar más el entramado táctico de su entrenador Stanislav Cherchesov.

Y perder a Alan Dzagoev es un golpe durísimo, dado que el volante de contención era considerado como el jugador más talentoso de plantel. Dzagoev se retiró a los 24 minutos, evidenciando una fuerte molestia en un muslo.

Las lesiones han sido el tormento de los rusos en la antesala del torneo. Su defensa se quedó sin Georgy Dzhikiya y Viktor Vasin por lesiones de la rodilla y otro tanto ocurrió con el delantero Alexander Kokorin.

Pero supieron sacar adelante su primer envite, y Cheryshev podría quedar intocable en el once titular.

El centrocampista del Villarreal y ex del Real Madrid ingresó por Dzagoev y puso el 2-0 a los 43. Apenas uno de los dos jugadores rusos que militan en el extranjero, firmó un gol de gran calidad: exhibió fintas para sacarse la endeble marca saudí y batir al arquero Abdullah Al-Muaiouf con un disparo alto.

Dzyuba metió el tercero a los 71, en su primer toque del balón, paseándose por el área sin oposición. Los últimos dos tantos cayeron en los descuentos, con el impecable zurdazo de Cheryshev, dándole con la parte exterior del botín, desde fuera del área, y Golovin sellando la cuenta con un tiro libre que incrustó ceñido al primer palo.

La siguiente prueba de Rusia será el martes venidero en San Petersburgo frente a Egipto. Necesitará embolsarse los tres puntos al tocarles cerrar la fase frente a Uruguay.