Pareja volverá a casarse 50 años después de divorciarse

LEXINGTON, Kentucky (AP) — Medio siglo después de su divorcio, una pareja de Kentucky planea casarse de nuevo.

Harold Holland, de 83 años, y Lillian Barnes, de 78, intercambiarán votos matrimoniales el 14 de abril en Lexington, según el periódico Lexington Herald-Leader. Su nieto dirigirá la ceremonia en una iglesia bautista local.

Holland y Barnes se casaron por primera vez la víspera de Navidad en 1955 y tuvieron cinco hasta que se separaron. Holland afirmó que su trabajo lo mantuvo lejos de la familia antes del divorcio.

Ambos volvieron a casarse con otras personas, pero sus respectivas parejas fallecieron en 2015.

Holland y Barnes se reencontraron en una reunión familiar y en diciembre comenzaron a hablar de la posibilidad de volver a casarse.

“Decidimos que queremos andar juntos el último tramo”, afirmó Holland.

Arrestan a novia que chocó cuando iba a su boda en Arizona

MARANA, Arizona — Una novia fue arrestada el lunes bajo sospecha de conducir bajo los efectos del alcohol o drogas después que chocó mientras se dirigía a su boda, informó la policía.

Amber Young llevaba puesto su vestido de novia cuando fue esposada y colocada dentro de un auto patrulla en Marana, 30 millas al norte de Tucson.

Una persona sufrió heridas menores en el choque, dijo el sargento Chriswell Scott, portavoz de la policía.

Se desconoce si Young tiene un abogado que pueda hacer comentarios en su nombre.

Young fue trasladada a una delegación de la policía para que le tomaran muestras de sangre, y se le puso en libertad sin que tuviera que ingresar a la cárcel.

Se desconoce si finalmente llegó a su boda.

Amor en el aire: papa casa a pareja chilena en pleno vuelo

Por NICOLE WINFIELD

A BORDO DEL AVION PAPAL (AP) — ¡El amor está en el aire! El papa Francisco celebró el jueves la primera boda papal en el aire al casar en un avión a una pareja chilena mientras se dirigía a su última escala de su visita al país andino.

El papa Francisco conversa con los asistentes de vuelo Carlos Ciuffardi, izquierda, y Paola Podest, centro, durante un vuelo desde Santiago a Iquique, Chile, el jueves 18 de enero de 2018. (L’Osservatore Romano Vatican Media/Pool Foto vía AP)

La boda se celebró a los 36,000 pies de altura durante el vuelo del papa entre la capital chilena y la región norteña de Iquique, donde realizó poco después una misa multitudinaria. Los flamantes esposos son sobrecargos de una importante aerolínea chilena.

Todo comenzó cuando Paula Podest y Carlos Ciuffardi, de 39 y 41 años respectivamente, le contaron al papa que habían estado casados civilmente desde 2010, pero que su boda por la iglesia se frustró debido a un terremoto que sacudió el país el 27 de febrero de ese año. El sismo, que generó un tsunami posterior, derrumbó la iglesia donde se realizaría la ceremonia y mató a centenares de personas.

Francisco se ofreció a casarlos en pleno vuelo a bordo del Airbus 321 de la aerolínea LATAM. Ellos estuvieron de acuerdo y el jefe ejecutivo de la aerolínea sirvió como testigo.

“Me dijo que era histórico”, afirmó Ciuffardi a los periodistas en el avión, poco antes de besar a su flamante esposa. “Nunca antes el papa había casado a alguien a bordo de un avión”.

Detalló que la ceremonia fue breve. “Nos pidió las argollas y nos preguntó si había amor en nuestro matrimonio, si queríamos seguir juntos toda la vida”, relató.

Hubo momentos de bromas también.

El papa preguntó a Paula si seguía siendo jefa, a lo que la azafata respondió que “sí”.

“Y sigo siendo la jefa”, bromeó Paula ante la prensa.

Ciuffardi dijo que el papa les dijo: “Este es el sacramento que falta en el mundo, el sacramento del matrimonio. Que esto motive a otros a obtener el sacramento del matrimonio. Lo haré por este motivo”.

Podest y Ciuffardi, que tienen dos hijos, Rafaela de 6 años e Isabela de 3, dijeron que planean tomar una mini luna de miel y regresar a Santiago el viernes.

Francisco terminó su visita a Chile en Iquique, donde celebró Misa para los miembros de la creciente comunidad inmigrante de la ciudad antes de dirigirse a Perú.

Al parecer la boda notable transcurrió espontáneamente, como suele suceder con el siempre sorprendente Francisco: la tripulación de vuelo se estaba reuniendo en el frente del avión para tomarse una foto con el papa cuando la pareja le dijo que estaban casados ??por la ley y no por el sacramento eclesial.

“Le dijimos que somos marido y mujer, que tenemos dos hijas y que nos hubiera encantado recibir su bendición”, abundó Ciuffardi. “De repente, él nos preguntó si estábamos casados ??por la iglesia también”.

La pareja explicó que el campanario de la iglesia donde planeaban casarse se derrumbó el día del terremoto.

Un funcionario del Vaticano redactó apresuradamente un certificado de matrimonio oficial, aunque escrito a mano, afirmando que los dos habían consentido al sacramento del matrimonio el 18 de enero y que el papa lo había consentido.

Una atónita Podest estuvo casi sin palabras durante la hora restante del vuelo mientras contaba la historia a los aproximadamente 70 periodistas que viajan con el papa en sus periplos al extranjero.

Podest dijo que Francisco ofreció un consejo: “Los anillos de boda no deberían ser demasiado ajustados, porque te torturarán, pero si están demasiado sueltos, se caerán. Tengo que tener cuidado”, señaló ella sonrojándose.

Después de los aplausos y un desayuno con fruta fresca, cruasanes, café y té, el avión aterrizó en Iquique y la pareja se despidió de los pasajeros.

“Esperamos que hayan tenido un buen vuelo”, dijo la Podest.

Emotiva boda en cruce fronterizo entre EEUU y México

SAN DIEGO, California (AP) — Un estadounidense y una mexicana se casaron en la puerta de una cerca fronteriza entre Estados Unidos y México que se abre por apenas una hora cada año.

La boda celebrada el sábado en el Border Field State Park en San Diego es la primera que se efectúa en el lugar conocido como “La puerta de la Esperanza”.

En esta fotografía del sábado 18 de noviembre de 2017, Brian Houston, de Rancho San Diego, California, al centro a la izquierda, y Evelia Reyes, a la derecha, de Tijuana, México, intercambian miradas durante su boda en la llamada “Puerta de la Esperanza”, ubicada en una parte de la cerca fronteriza entre Estados Unidos y México. (Howard Lipin//The San Diego Union-Tribune vía AP)

Evelia Reyes, que llevaba velo y un vestido de boda blanco y largo, abrazó a Brian Houston de San Diego después de firmar los documentos que los convirtieron en marido y mujer.

“Es una muestra de que el amor no tiene fronteras”, dijo Houston al diario San Diego Union-Tribune. “Aunque nos divide esta enorme cerca aquí, nos amamos desde ambos lados de la frontera”.

Houston, ciudadano estadounidense, indicó que no podía ir a Tijuana por razones que no quiso explicar, pero aclaró que hablaba todos los días con su prometida.

La pareja ha contratado a un abogado para tramitar la residencia permanente de Reyes a fin de que ella pueda reunirse con Houston en Estados Unidos, agregó el esposo, aunque ello podría tardar más de un año.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza abrieron la puerta en la cerca fronteriza durante una hora desde el mediodía para permitir a miembros de la familia de Estados Unidos cruzarla parcialmente para reunirse y abrazar a sus parientes en México por escasos tres minutos cada uno antes de despedirse entre lágrimas.

Es la sexta ocasión que la puerta se abre desde 2013, para permitir que personas de Estados Unidos y México que no pueden cruzar legalmente se visiten sin temor a ser deportados. En otras ocasiones, las familias pueden conversar por la cerca pero no tocarse porque la estructura se los impide.

Para los arreglos de la boda, la pareja trabajó con Enrique Morones, director ejecutivo del grupo Border Angels (Angeles Fronterizos) que organiza las aperturas de la puerta.

El grupo recibe las peticiones de encuentros de las familias y presenta los nombres al Departamento de Estado, que realiza una revisión y decide a quiénes permitirá reunirse brevemente, señaló Morones.

La apertura de la puerta se realizó a unas 15 millas al oeste de donde se han construido ocho prototipos del muro fronterizo para el presidente Donald Trump.

“Mientras algunas personas pretenden construir muros, nosotros queremos abrir puertas”, declaró Morones.