Medias Rojas conquistan de nuevo la Serie Mundial

Medias Rojas conquistan de nuevo la Serie Mundial

Los Medias Rojas de Boston festejan la conquista de la Serie Mundial ante los Dodgers de Los Ángeles, el domingo 28 de octubre de 2018 (AP Foto/David J. Phillip)

Por RONALD BLUM,  Associated Press

LOS ÁNGELES, California (AP) — El pitcheo de David Price, dos jonrones de Steve Pearce y la estrategia de Alex Cora. Ésa fue la fórmula para que los Medias Rojas conquistaran otra Serie Mundial.

David Price, de los Medias Rojas de Boston, festeja luego de poner fin al tercer inning del quinto juego de la Serie Mundial ante los Dodgers de Los Ángeles, el domingo 28 de octubre de 2018 (AP Foto/David J. Phillip)

Y ahora, un equipo que al comienzo del siglo arrastraba un maleficio, es la envidia del resto de las mayores.

Boston ganó la Serie Mundial por cuarta vez en 15 años, al doblegar el domingo 5-1 a los Dodgers de Los Ángeles en el quinto juego.

Cora se convirtió en el primer manager de Puerto Rico y el segundo latinoamericano en la historia en ganar el Clásico de Otoño. Es apenas el quinto piloto que consigue coronarse en su campaña de novato.

“Los fanáticos en Boston son tan locos como los de Puerto Rico, no puedo imaginar lo que está sucediendo en Boston”, dijo Cora durante la premiación que cerró una campaña memorable de su equipo.

Tras comenzar la temporada regular con una derrota, los discípulos de Cora montaron una foja de 17-2. Luego, los Medias Rojas impusieron un récord de la franquicia con 108 victorias.

Avasallaron a sus archirrivales Yanquis de Nueva York y a los Astros de Houston, campeones defensores, durante los playoffs de la Liga Americana. Luego, finiquitaron una serie en la que fueron infinitamente superiores.

“Es muy especial ver a todos estos adultos que festejan ahora como niños. De eso se trata el deporte”, comentó Price, quien lanzó pelota de tres hits hasta la octava entrada.

Clayton Kershaw, abridor de los Dodgers de Los Ángeles, se sienta en el dugout durante el quinto juego de la Serie Mundial ante los Medias Rojas de Boston, el domingo 28 de octubre de 2018 (AP Foto/Jae C. Hong)

La historia reciente de Boston es así radicalmente opuesta a la que atormentó a la franquicia durante los 86 años de la “Maldición de Babe Ruth”. Esa sequía terminó en 2004 y, desde entonces, los Medias Rojas se han convertido en el mejor equipo en lo que va del siglo XXI.

“No sé qué lugar ocupamos en la historia y todo eso”, señaló el gerente general Dave Dombrowski. “Si alguien me hubiera dicho que íbamos a ganar 119 juegos y a perder 57, no lo hubiéramos concebido”.

Pearce, nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, conectó dos bambinazos una noche después de que su jonrón y un doble de tres carreras fueron la clave en una remontada. El primer jonrón de Pearce llegó apenas al sexto lanzamiento del abridor Clayton Kershaw.

“Es la mejor sensación que he tenido en mi vida”, exclamó Pearce, adquirido en junio a Toronto.

Mookie Betts y J.D. Martínez dispararon también sendos vuelacercas solitarios en la sexta y séptima entrada por Boston, que sumó tres palos de cuatro esquinas frente a Kershaw.

El segundo cuadrangular de Pearce llegó en el octavo episodio, ante el dominicano Pedro Báez, con lo que el ánimo del público local se apagó en definitiva.

En cambio, los seguidores del equipo visitante comenzaron a unirse en coros de “Vamos, Medias Rojas” y entonaron la canción emblemática del equipo, “Sweet Caroline”. Muchos de ellos seguían cantando junto a la raya de la inicial, mucho tiempo después de que cayó el último out, un ponche de Chris Sale a Manny Machado.

“Somos un grupo de peleadores”, destacó Pearce. “Y este es exactamente el desenlace que sabíamos que llegaría”.

Los Dodgers perdieron el séptimo juego de la Serie Mundial del año pasado ante Houston, también en su casa y por la misma pizarra de 5-1. Ahora, son ellos quienes parecen paralizados por un conjuro. No ganan la Serie Mundial desde 1988.

El único equipo que había perdido como local el encuentro definitivo de una Serie Mundial en dos años consecutivos era el de los Gigantes de Nueva York, doblegados por los Yanquis en Polo Grounds en 1936 y 37.

“Jugamos contra un equipo muy bueno, y fue un poco mejor que nosotros”, justificó el manager de los Dodgers, Dave Roberts, quien jugó para los Medias Rojas campeones de 2004.

Boston superó a Los Ángeles por 28 carreras contra 16, y tuvo un promedio de bateo ligeramente superior, de .222 frente a .180. Pero los Medias Rojas contaron con bateo oportuno y lograron su noveno cetro, igualando a los Atléticos en el tercer puesto, sólo detrás de los Yanquis (27) y los Cardenales (11).

Lo único que impidió a Boston barrer la serie fue una derrota en 18 innings en el tercer juego, el más largo en la historia de la Serie Mundial. En el cuarto duelo estuvieron abajo por 4-0.

Sale arengó entonces a sus compañeros con un discurso incendiario en el que abundaron las palabras malsonantes. Y sus compañeros despertaron a tiempo imponerse por 9-6.

“No dije nada que alguien no supiera”, explicó Sale. “Sólo reuní a la tropa y le hice saber que éramos el mejor equipo del mundo, y que era tiempo de jugar como tal”.

En el quinto no hubo necesidad de remontar. Boston nunca estuvo en desventaja.

Por los Medias Rojas, el dominicano Rafael Devers de 4-1. El puertorriqueño Christian Vázquez de 3-0.

Por los Dodgers, el puertorriqueño Enrique Hernández de 4-0. El dominicano Manny Machado de 4-0. El cubano Yasiel Puig de 3-1.

Con hit de Martínez, Boston amplía ventaja en Serie Mundial

Con hit de Martínez, Boston amplía ventaja en Serie Mundial

J.D. Martínez, bateador designado de los Medias Rojas de Boston, conecta un sencillo productor de dos carreras ante los Dodgers de Los Ángeles, en el segundo juego de la Serie Mundial, el miércoles 24 de octubre de 2018 (AP Foto/Elise Amendola)

Por JIMMY GOLEN,  Associated Press

BOSTON, Massachusetts — J.D. Martínez y los Medias Rojas hicieron magia con dos outs durante los playoffs de la Liga Americana. En la Serie Mundial están demostrando que les quedan más trucos en la chistera.

Martínez rompió el empate en la quinta entrada con dos outs, mediante un sencillo de dos carreras y Boston se impuso el miércoles 4-2 a los Dodgers de Los Ángeles para ampliar a 2-0 su ventaja en el Clásico de Otoño.

“Simplemente tenemos a peloteros que hacen un trabajo realmente especial para prolongar los turnos al bate y aportar variantes en la alineación”, comentó Martínez. “Pienso que todos se enorgullecen de eso”.

Martínez ha sido la chispa del bateo durante buena parte de esos ataques con dos outs durante octubre. Llegó al duelo del miércoles con un promedio de .667 y un OPS de 1.515 cuando hay dos fuera en la postemporada.

Pese a torcerse el tobillo derecho en el primer juego, Martínez llegó a 13 producidas en 11 partidos de playoffs. Siete de esas impulsadas han sido con dos outs.

“Se trata de encontrar la forma de estropearle el mejor lanzamiento a un pitcher”, comentó.

David Price, quien hace poco parecía incapaz de responder en los playoffs, lanzó pelota de tres hits en seis innings, e hilvanó su segunda victoria en postemporada.

Craig Kimbrel cerró el duelo ante la algarabía en el Fenway Park. Los Medias Rojas han obtenido la mitad de los triunfos que requieren para conquistar lo que sería su cuarto campeonato en 15 temporadas.

El tercer juego está previsto para el viernes en Los Ángeles. Los Dodgers buscarán evitar un déficit de 0-3, del que ningún equipo se ha recuperado jamás en el Clásico de Otoño.

Boston ha ganado 14 de sus últimos 16 duelos de la Serie Mundial, desde que barrió en cuatro compromisos a los Cardenales de San Luis en 2004.

Nada mal para un club que pasó 86 años sin conquistar una sola vez el Clásico de Otoño, en medio de la Maldición del Bambino.

Price está conjurando otro maleficio.

Se había ido con foja de 0-9 en sus primeras 10 aperturas de postemporada, y su equipo jamás había ganado un encuentro de playoffs abierto por él antes de este año.

Ahora, Boston ha ganado en los últimos tres inicios de Price, incluido el definitivo quinto encuentro de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Astros, campeones de la Serie Mundial anterior. En aquel encuentro, Price lanzó seis episodios en blanco.

“Éste es el escenario más grande del béisbol”, dijo Price, luego de cumplir su apertura más larga en postemporada desde que firmó un convenio por siete años y 217 millones de dólares para llegar a Boston en 2016. “Poder hacerlo hace que me sienta bien, seguro. Me siento emocionado por mí mismo, por todos mis compañeros y por los coaches. Estamos a sólo dos victorias”.

Durante otra noche gélida en el Fenway, Price controló al equipo que más carreras anotó en la Liga Nacional. No permitió un solo hit en tres innings y retiró a sus últimos siete rivales.

“Estoy consciente de los números y todo esto, pero este chico siempre ha sido un gran pitcher”, destacó el manager boricua de Boston, Alex Cora. “Ha sido uno de los mejores lanzadores en las mayores por un tiempo”.

Sólo pasó problemas en el cuarto acto, cuando las bases se llenaron sin outs, por medio de dos sencillos y un boleto. Los Dodgers tomaron entonces una ventaja de 2-1, su primera en la serie.

Pero los Medias Rojas, que totalizaron 108 triunfos en la temporada regular, reaccionaron una vez más. Y de nuevo lo hicieron con dos outs.

En una estupenda racha de bateo oportuno que ha sido su sello durante toda la campaña, Boston anotó sus cuatro carreras del segundo juego con dos outs, incluido el rally de tres anotaciones en el quinto capítulo, que sólo comenzó después de que el abridor surcoreano Hyun-Jin Ryu retiró a Ian Kinsler y a Jackie Bradley Jr.

El puertorriqueño Christian Vázquez pegó un sencillo, Mookie Betts hizo lo propio y Andrew Benintendi se fue a la cuenta llena antes de negociar un boleto que dejó la casa repleta y que puso fin a la labor de Ryu.

Ryan Madson entregó una base por bolas a Steve Pearce para que el encuentro se empatara.

Martínez, quien impulsó 130 carreras en la campaña regular, pegó una línea que dejó la pelota delante del jardinero derecho Yasiel Puig, para producir las dos carreras que colocaron la pizarra 4-2.

“La diferencia es que ellos obtuvieron el hit importante cuando lo necesitaron y nosotros no”, lamentó el manager de los Dodgers, Dave Roberts.

Por los Dodgers, el dominicano Manny Machado de 4-1 con una anotada. El puertorriqueño Enrique Hernández de 2-0. Los cubanos Puig de 3-1 con una remolcada, Yasmani Grandal de 1-0.

Por los Medias Rojas, el dominicano Rafael Devers de 4-0. El boricua Vázquez de 3-1 con una anotada.

Con jonrón de Núñez, Boston pega primero en Serie Mundial

Con jonrón de Núñez, Boston pega primero en Serie Mundial

El dominicano Eduardo Núñez, de los Medias Rojas de Boston, recorre los senderos luego de disparar un cuadrangular de tres carreras durante el primer juego de la Serie Mundial frente a los Dodgers de Los Ángeles, el martes 23 de octubre de 2018 (AP Foto/Matt Slocum)

Por BEN WALKER,  Associated Press

BOSTON, Massachusetts — El Fenway Park resultó demasiado engañoso y frío para los Dodgers. El batazo de Eduardo Núñez dio la tranquilidad a los Medias Rojas, luego de una astuta decisión del manager Alex Cora.

Como emergente, Núñez disparó un jonrón de tres carreras para estirar la ventaja de Boston, que comenzó la Serie Mundial blandiendo los maderos con autoridad y derrotó el martes 8-4 a Los Ángeles.

J.D. Martínez, de los Medias Rojas de Boston, recorre las bases luego de conectar un doble productor ante los Dodgers de Los Ángeles, el martes 23 de octubre de 2018, en el primer juego de la Serie Mundial (AP Foto/David J. Phillip)

Andrew Benintendi y J.D. Martínez lucieron explosivos con el bate en el primer duelo del Clásico de Otoño, ante unos Dodgers que además pasaron penurias para descifrar las peculiaridades de un Fenway donde no juegan a menudo.

Benintendi pegó cuatro imparables, y Martínez impulsó dos carreras en el comienzo del duelo durante una noche fría y con mucho viento.

Pero el batazo de Núñez permitió que Boston pusiera al fin más tierra de por medio respecto de sus rivales.

Nada mal para un pelotero que no figuró en la alineación de inicio. De manera controvertida, Cora decidió emplear en la antesala a otro dominicano, Rafael Devers, pese a ser zurdo, igual que Kershaw.

Cora, apenas el segundo manager latinoamericano que ha llegado a una Serie Mundial en la historia, estaba consciente de que el desempeño de Kershaw no es mucho mejor ante zurdos que frente a derechos. Se la jugó con Devers y se guardó como arma secreta a Núñez.

El piloto boricua dijo que debió conversar con Núñez, de 31 años, quien nunca había jugado en una Serie Mundial y había sido titular siempre ante lanzadores zurdos en la campaña.

“Sentimos que Raffi iba a responder ante Kershaw, y que tener a Núñez en la banca iba a dar frutos. Decidimos dejarlo en el dugout y fuera de la alineación, ante la probabilidad de que nos permitiera ganar el juego”, explicó Cora. “Y así fue”.

Núñez “estaba preparado, no se disgustó en realidad por no jugar. Yo le dije: ‘Hombre, tienes que estar listo, podrías tener un gran turno esta noche. Haz lo tuyo. Y lo hizo”.

El dominicano Eduardo Núñez, de los Medias Rojas de Boston, festeja con sus compañeros el triunfo sobre los Dodgers de Los Ángeles en el primer juego de la Serie Mundial, el martes 23 de octubre de 2018 (AP Foto/Elise Amendola

El bullpen de Boston realizó después una buena labor, durante una noche en que el duelo entre los abridores Chris Sale y Clayton Kershaw resultó decepcionante. Ninguno de los dos ases tuvo una buena actuación.

Desde el inicio, el Fenway causó todo tipo de problemas a los Dodgers.

Mookie Betts inauguró el duelo con un globo que David Freese no puto capturar. El primera base se extravió en la estrecha zona de foul cerca del graderío.

En medio de su distracción, la pelota terminó cayendo detrás de él. No aterrizó en terreno bueno, pero el desaguisado le privó de un out.

Y con una segunda oportunidad, Betts bateó una línea de sencillo que dejó la escena lista para dos carreras en la primera entrada.

“Era importante para nosotros anotar primero y ejercer algo de presión sobre ellos”, dijo Betts.

En el séptimo capítulo, el jardinero izquierdo Joc Pederson lució dubitativo al perseguir un globo de Benintendi. Corrió hacia las butacas que sobresalen cerca de la línea de foul. La pelota cayó de su guante, para un doblete.

“Uno nunca sabe. Una bandera puede volar en una dirección y el viento sopla en otra”, indicó Benintendi. “Hay que cuidarse mucho”.

Y poco después, Núñez conectó el batazo clave en un duelo que estaba 5-4.

El frío tampoco les cayó bien a los Dodgers. Mucho menos la hostilidad del público.

Con su estructura angulada, el parque se convirtió en una cámara de resonancia para los gritos del público, incluso antes del primer pitcheo.

“¡Venzan a Los Ángeles!”, fue una de las consignas más socorridas. Otras hicieron mofa de Kershaw. Y el dominicano Manny Machado, villano favorito de estos playoffs, escuchó abucheos toda la noche.

El único integrante de los Dodgers que recibió aplausos fue el manager Dave Roberts. Al ser presentado, encontró las muestras de aprecio de un público que aún recuerda su temerario robo que cambió el rumbo de la remontada de 2004 de los Medias Rojas ante los Yanquis en los playoffs.

No hubo más experiencias positivas para el piloto en el encuentro.

“No jugamos a la defensiva como solemos hacerlo. Creo que dejamos escapar unos outs ahí”, destacó. “Y no le facilitamos el trabajo a Clayton”.

Xander Bogaerts bateó un rodado de out que dio la delantera a los Medias Rojas en el quinto acto, y Devers siguió con un sencillo remolcador para colocar el encuentro en 5-3.

Después de que Manny Machado conectó un elevado de sacrificio en el séptimo capítulo para su tercera remolcada, Núñez conectó su vuelacerca por encima del Monstruo Verde, en la parte baja del inning ante Alex Wood.

David Price abrirá por Boston el segundo juego, este miércoles, frente al surcoreano Hyun-Jin Ryun. Será apenas la tercera Serie Mundial en que los dos abridores de los dos primeros juegos son zurdos. Ello había ocurrido sólo en 1963 y 1973.

Por los Dodgers, el dominicano Machado de 3-1 con tres impulsadas. El puertorriqueño Enrique Hernández de 4-0. El cubano Yasiel Puig de 3-0.

Por los Medias Rojas, los dominicanos Núñez de 1-1 con una anotada y tres impulsadas, Devers de 2-1 con una remolcada. El venezolano Sandy León de 4-2.

Restaurante ofrece hamburguesas con anillo de compromiso

BOSTON, Massachusetts (AP) – Un restaurante de Boston les ofrece a sus clientes una hamburguesa que viene con un anillo de compromiso a un lado por $3,000.

El restaurante Pauli’s dice que con 48 horas de anticipación, la hamburguesa llegará con un anillo Neil Lane de 7/8 quilates. El anillo vendrá enmarcado con diamantes redondos y una banda de oro de 14 quilates.

El restaurante dice que la hamburguesa es parte de un especial de San Valentín.

El dueño del restaurante Paul Barker dice que hasta el momento no hay pedidos confirmados, pero hay varias personas “muy interesadas”.

Cavs comienzan ganando; Celtics, perdiendo a Hayward

Por TOM WITHERS (Associated Press)

CLEVELAND, Ohio — LeBron James jugó pese a las dudas que había sobre su tobillo izquierdo y Kyrie Irving volvió a Cleveland, en su primer partido de la campaña regular desde que se mudó a los Celtics. Pero todo ello quedó eclipsado por la aparatosa lesión que sufrió Gordon Hayward.

LeBron James, de los Cavaliers de Cleveland, trata de eludir a Kyrie Irving, de los Celtics de Boston, en el partido inaugural de la temporada, disputado el martes 17 de octubre de 2017 (AP Foto/Tony Dejak)

James anotó 29 puntos y los Cavaliers derrotaron el martes 102-98 a Boston, que perdió a Hayward por una fractura del tobillo izquierdo cuando habían transcurrido apenas cinco minutos del partido inaugural de la campaña.

Hayward, uno de los jugadores contratados por Boston con la misión de desafiar a los Cavs esta campaña por el título de la Conferencia del Este, sufrió una caída cuando intentó un alley-oop. El pie izquierdo quedó totalmente doblado hacia fuera.

“Uno podía sentir su dolor”, dijo el entrenador de los Celtics, Brad Stevens, quien tuvo como pupilo a Hayward en Butler. “Es algo muy duro, pero supongo que es parte del riesgo de esto, las lesiones. De verdad lo siento mucho por él”.

Trece de los puntos de James llegaron en el cuarto periodo. El astro tuvo su mayor actividad en tres semanas, luego de un esguince del tobillo que lo marginó de buena parte de la pretemporada.

“Hay algunas cosas que debemos mejorar”, reconoció el astro. “Desde luego, éste es un trabajo en desarrollo”.

Además, James suministró un pase para que Kevin Love embocara un triple crucial, a 46.3 segundos del final. Los Cavs tomaron así la delantera por 102-98.

“Encontré un rostro conocido, el de Kevin, quien estaba en el lugar adecuado en el momento oportuno”, comentó James.

Irving, quien pidió ser cedido en canje antes de esta temporada, tras pasar seis años en Cleveland, tuvo la oportunidad de empatar el marcador mediante un triple justo cuando sonaba la chicharra. Sin embargo, erró su tiro.

Luego, Irving dio un cálido abrazo a James, su compañero durante tres campañas.

Irving, abucheado por el público de Cleveland cada vez que tocó el balón, finalizó con 22 puntos por los Celtics, que se sobrepusieron a una desventaja de 18 unidades en el tercer cuarto y tomaron la ventaja con 2:04 minutos por jugar.

“Es difícil jugar un partido así, especialmente por ser el primero de la temporada, con todas las emociones que hemos vivido”, indicó Stevens en referencia a Irving. “No puedo entender cómo puede él jugar a ese nivel”.

Love añadió 15 puntos y Derrick Rose sumó 14 en su debut con los Cavs.

LeBron en duda para duelo con Irving y Celtics

Por TOM WITHERS (Associated Press)

INDEPENDENCE, Ohio (AP) — LeBron James jamás se ha perdido el primer partido de la temporada de la NBA, pero esa racha está en peligro.

El astro de los Cavaliers sigue en duda para el partido del martes por la noche contra los Celtics de Boston y su ex compañero Kyrie Irving, debido a un esguince de tobillo izquierdo que lo afecta desde hace tres semanas.

James, que se lastimó el tobillo en una práctica el 27 de septiembre y jugó apenas un partido de pretemporada, participó en un calentamiento con el resto del plantel el martes por la mañana, aunque no habló después con la prensa. Un vocero del equipo dijo que Cleveland decidirá justo antes del encuentro si James juega para enfrentar a Irving, quien fue canjeado a Boston este verano después de seis temporadas con los Cavs.

James, de 32 años, realizó algunos tiros desde el perímetro, pero no realizó muchos movimientos laterales en la porción de la práctica a la que tuvieron acceso los periodistas.

Dwyane Wade cree que James hará todo lo posible por jugar, especialmente para enfrentar a Irving.

“Todos esperan que juegue, porque eso es lo que hace”, dijo Wade, quien se reunió con James en Cleveland después de jugar cuatro temporadas junto en Miami. “Pero, al mismo tiempo, es una decisión suya. Va a tomar la decisión correcta que sea mejor para él y para toda la temporada”.

El entrenador Tyronn Lue dijo que J.R. Smith reemplazaría a James si es que no juega.

Cleveland y Boston de nuevo favoritos en el Este

Por JON KRAWCZYNSKI (Associated Press)

Con el éxodo de estrellas de la Conferencia del Este a la del Oeste, la zona más débil de la NBA necesitaba imperiosamente de algo picante.

Kyrie Irving salió al rescate. El voluble armador sacudió los cimientos de la liga al pedir un cambio para alejarse de LeBron James y los Cavaliers, sin importar que renunciar a la garantía de otra final con James.

En subsiguientes entrevistas desde que fue transferido a los Celtics, Irving ni se ha inmutado en limar asperezas con el mejor jugador de la liga o con la franquicia que le tomó en el primer turno del draft de 2011.

“Es algo entre dos hombres”, dijo Irving el mes pasado cuando se le preguntó si conversará con James para apaciguar las tensiones. “Si se da o no, es algo de lo que ustedes no se van a enterar”.

James no ocultó su decepción de que Irving se fuera a un adversario directo en la conferencia, luego de hacer una dupla que disputó tres final y ganó un campeonato hace dos años.

“Traté de darle todo, de darle la mayor cantidad de ADN que pudiera”, dijo James. “En algún momento, cuando él estaba listo para tomar las riendas, yo estuve dispuesto a cedérselas. Así que lo único que me molesta es que él se haya llevado mucho del ADN y muchos de los planes a Boston”.

James no fue el único que se enojó con el traspaso.

Isaiah Thomas quedó indignado por la decisión de Boston de enviarle a Cleverland, luego de una sensacional temporada.

Todo este drama e intriga es necesario en una conferencia que perdió a Jimmy Butler, Carmelo Anthony, Paul George, Paul Millsap y Jeff Teague durante el verano:

Así se vaticina el orden de posiciones:

CANDIDATOS A LOS PLAYOFFS

1. Cleveland – Hay pocas apuestas más seguras que LeBron en la final.

2. Boston – La mayor interrogante es si pueden compensar por la pérdida de Avery Bradley y Jae Crowder en la defensa, más allá de la llegada de Irving.

3. Washington – John Wall y Bradley Beal están listos para la postemporada. Ahora tienen que lograr que el resto del equipo les siga.

4. Toronto – Siempre ignorados en este momento del año, Kyle Lowry y DeMar DeRozan no aflojan. La llegada de C.J. Miles fue un logro no suficientemente apreciado. Si pueden inyectar un poco de más fluidez en el ataque, volverán a estar en la pelea.

5. Miami – Se puede decir que la segunda mitad de la campaña pasada (30-11) fue una mejor expresión de lo que es realmente el Heat que la primera (11-30). Un equipo que juega con tanta intensidad pudiera subir aún más en la conferencia.

6. Milwaukee – El “Greek Freak” Giannis Antetokounmpo parece destinado a consideración para Jugador Más Valioso en el futuro muy cercano. Jabari Parker pudiera estar fuera de acción hasta febrero mientras se recupera de una lesión, lo que afectaría las probabilidades de los Bucks de escalar más posiciones.

7. Charlotte – Aquí comienzan a complicarse las cosas. Es un voto de confianza en la capacidad del entrenador Steve Clifford para exprimir el talento a Dwight Howard que nadie desde Stan Van Gundy.

8. Filadelfia – Si Joel Embiid se las arregla para mantenerse saludable por 60 partidos o más, veteranos como J.J. Redick y Amir Johnson deberían poder liderar a eso grupo de jóvenes a la postemporada.

___

EN LA PELEA

9. Detroit – Obtener a Avery Bradley de los Celtics es bueno para Van Gundy. Lo más importante será conseguir que un equipo juegue como conjunto. Todo empieza con Reggie Jackson y Andre Drummond.

10. Orlando – Añadir los instintos defensivos de Jonathan Isaac a la alineación es positivo, pero sigue habiendo una escasez de anotadores y demasiados jugadores grandes en una liga que va en dirección contraria.

___

ESCASAS PROBABILIDADES

11. Nueva York – El nuevo gerente general Scott Perry está intentando algo a lo que pocos ejecutivos de los Knicks se han atrevido: una reconstrucción. Ahora que Anthony y Phil Jackson se fueron, le corresponde al joven astro Kristaps Porzingis y un montón de desconocidos tratar de cambiar la suerte.

12. Brooklyn – Un año después de conseguir el peor récord de la NBA, los Nets deberán ser … un poquito mejores. El entrenador Kenny Atkinson tiene un mejor elenco con DeMarre Carroll, DeAngelo Russell y Allen Crabbe.

13. Indiana – Todo el mundo sabía que Paul George tenía un pie afuera. Eso dificultó las maniobras para el gerente general Kevin Pritchard, y eso se reflejó en lo que obtuvo a cambio de uno de los mejores jugadores de la liga. Ahora Myles Turner va a tener que cubrir el hueco, que no es pequeño.

14. Atlanta – Esa campaña de 60 triunfos parece perdida en el pasado. El nuevo gerente general Travis Schlenk arriba de los Warriors y va a tomarle tiempo para reconstruir el edificio.

15. Chicago – Probable quinteto titular: Jerian Grant, Justin Holiday, Paul Zipser, Nikola Mirotic y Robin López. Qué se puede añadir.

___

OTROS DETALLES

FUTURO DE LEBRON: Hay más que rumores de que James se irá de Cleveland tras esta campaña, con los Lakers y los Clippers como destinos posibles. James ha dicho que quiere finalizar su carrera en Cleveland, pero eso no va a acallar los rumores hasta que firme un nuevo contrato.

SIMMONS DEBUTA: El base de los 76ers Ben Simmons, primera selección en el draft del año pasado, se perdió toda la campaña con una lesión. Está listo para jugar este año, dando a los Sixers más esperanzas de que todos los sufrimientos de las últimas campañas finalmente se han acabado.

IMPACTO DE HAYWARD: Gordon Hayward fue uno de los pocos astros del Oeste en emigrar al Este este verano. Cuán pronto se integra con Irving y Al Horford impactará directamente la capacidad de Boston de destronar a Cleveland.

ENTRENADORES: En una industria volátil, la NBA se pasó una campaña completa sin un solo cambio de entrenador por primera vez desde la temporada 1963-64. Las probabilidades de que eso suceda de nuevo son extremamente pocas. Van Gundy, Clifford, Jeff Hornacek en Nueva York y Nate McMillan en Indiana entran a la campaña bajo la lupa.

Medias Rojas se disculpan por insultos racistas contra Jones

BOSTON (AP) — Los Medias Rojas de Boston se disculparon por los insultos racistas de algunos de sus fanáticos hacia el jardinero de los Orioles de Baltimore, Adam Jones.

El presidente del equipo, Sam Kennedy, también se disculpó el martes porque un fanático lanzó una bolsa con maní hacia Jones en el partido del lunes por la noche en Fenway Park. Indicó que la organización “está asqueada por el comportamiento de unos cuantos ignorantes”.

El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, también catalogó el comportamiento de los fanáticos como “inaceptable y vergonzoso”.

“Esto no es un reflejo de la verdadera identidad de Massachusetts & Boston”, tuiteó.

El jugador de los Orioles de Baltimore, Adam Jones, conecta un sencillo remolcador contra los Yanquis de Nueva York el domingo, 30 de abril de 2017, en Nueva York.(AP Foto/Seth Wenig)

Jones, quien es negro, dijo que “un puñado de veces me gritaron” un epíteto racista, de acuerdo con citas publicadas por USA Today Sports y The Boston Globe.

“Es desafortunado que la gente tenga que recurrir a esos epítetos para denigrar a otro ser humano”, lamentó Jones.

Indicó que ya había sido blanco de insultos racistas en el estadio de Boston en el pasado, pero señaló que este fue el peor caso en sus 12 años en las Grandes Ligas, según reportó USA Today Sports.

USA Today Sports reportó que oficiales de los Medias Rojas confirmaron que un fanático lanzó una bolsa de maní a Jones, y fue expulsado del estadio.

“Es patético”, dijo el jugador. “Es un cobarde. En vez de expulsarlo del estadio, tienen que multarlos 10, 20, 30 mil dólares. Algo que realmente les duela”.

Los Medias Rojas dijeron que están revisando el incidente, y afirmaron que cualquier espectador que incurra en comportamiento inadecuado renuncia a su derecho de estar en el estadio y además está expuesto a otras medidas.

Los Orioles ganaron por 5-2, en otro duelo lleno de roces entre dos rivales de la División Este de la Liga Americana.

En la serie anterior en el estadio Camden Yards de Baltimore, el relevista de Boston Matt Barnes realizó un lanzamiento que pasó cerca de la cabeza del toletero Manny Machado. Barnes fue suspendido cuatro partidos y multado.

Machado había enojado a los Medias Rojas por una deslizada en segunda base que lastimó al intermedista de Boston, Dustin Pedroia.

El pitcher de los Orioles, Dylan Bundy, golpeó a Mookie Betts con una recta el lunes por la noche.