‘Canelo’ vence a Golovkin por apretada decisión

PORTADA – Canelo Álvarez celebra tras vencer a Guenadi Golovkin por decisión mayoritaria en la disputa del cetro mundial de los medianos el sábado, 15 de septiembre del 2018, en La Vegas. (AP Foto/Isaac Brekken)

Por TIM DAHLBERG,  Associated Press

LAS VEGAS, Nevada — Saúl “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin libraron 24 asaltos de cerrado combate, en los que parecía imposible determinar quién había sacado la mejor parte.

Pero el sábado, cuando los jueces dieron a conocer sus tarjetas, coronaron a un nuevo monarca mundial de los medianos.

El mexicano Saúl “Canelo” Álvarez propina un puñetazo al kazajo Gennady Golovkin, durante el combate por el cetro de los medianos realizado el sábado 15 de septiembre de 2018 en Las Vegas (Steve Marcus/Las Vegas Sun via AP)

El mexicano Álvarez se proclamó campeón en la categoría de las 160 libras, al vencer a Gennady Golovkin por el más estrecho de los márgenes.

Álvarez se anotó una decisión dividida sobre Golovkin, en una animada pelea que fue casi tan apretada como el empate ambos hace dos años. Y el kazajo Golovkin sufrió así su primera derrota como profesional, pese a arreciar su ataque en los últimos episodios.

No hubo derribos, pero la acción fue constante. Ambos peleadores batallaron hasta el último campanazo ante una entusiasta muchedumbre en Las Vegas.

Dos jueces le dieron la victoria a Álvarez por 115-113, mientras que el tercero vio un empate 114-114. La tarjeta de The Associated Press dio 114-114.

“Él es un gran peleador, pero yo soy un gran peleador y lo mostré esta noche”, dijo Álvarez.

Los dos púgiles intercambiaron los papeles que habían desempeñado en la primera contienda., Golovkin trató de contraatacar y el mexicano avanzó durante casi todo el combate.

Los dos acertaron fuertes golpes a la cabeza y Golovkin controló algunos asaltos con su jab. Pero ningún contrincante estuvo en peligro de caer a la lona, en la revancha de una pelea que había dejado insatisfechos a los dos. Esta vez, Golovkin fue el único molesto y dejó el cuadrilátero sin hablar con nadie.

“No puedo quejarme, para eso tenemos a los jueces”, dijo Abel Sánchez, entrenador de Golovkin.

Más tarde, Golovkin mostró la misma actitud de Sánchez.

“No voy a decir quién ganó esta noche, porque la victoria le pertenece a ‘Canelo’, de acuerdo con los jueces”, indicó en los vestuarios el púgil destronado. “Creo que ésta fue una muy buena pelea para los fanáticos, muy emocionante. Creo que yo peleé mejor que él”.

Las estadísticas muestran una pelea apretada, aunque favorecieron a Golovkin ligeramente. De acuerdo con las estadísticas, Golovkin acertó 234 de 879 golpes, mientras que Álvarez acertó 203 de 622.

Casi inmediatamente se habló de una tercera confrontación entre dos medianos que ahora se conocen bien.

“Si la gente quiere que lo hagamos de nuevo, lo hacemos de nuevo”, dijo Álvarez. “Por ahora voy a disfrutar con mi familia”.

Álvarez pareció tomar el control del combate en los asaltos intermedios, pero Golvkin apretó el paso hacia al final, para hacer las cosas lo más apretadas. Golovkin acertó varios golpes fuertes para arrancar el 12mo asalto, pero aun así lo perdió en dos tarjetas.

Ambos boxeadores terminaron cortados. El mexicano presentaba una herida sobre el ojo izquierdo y el kazajo sangraba sobre el párpado derecho.

Fue la primera derrota en 40 combates para Golovkin, el poderoso pegador que retuvo porciones del título mediano por siete años. Y se produce a manos de Álvarez, una estrella mexicana cuyo resultado positivo de clembuterol en abril forzó a aplazar la revancha.

Los dos fieros rivales ofrecieron otro emotivo espectáculo ante una entusiasta multitud de 21.965 espectadores, que atestaron la arena en anticipación de la mayor pelea del año.

Y durante la noche en que los mexicanos festejan la independencia, la mayoría de la muchedumbre estaba a favor de Álvarez, que pareció controlar el ritmo de la pelea pese a recibir varios golpes duros a la cabeza.

Aunque Golovkin tenía reputación de noqueador, jamás pareció hacer daño serio al “Canelo”, quien atribuyó el triunfo a una buena planificación de la pelea.

“Mostré con hechos que yo era el ganador”, dijo. “Él fue quien retrocedió. Fue una victoria clara”.

En los días previos a la pelea, Álvarez dijo que se iba a dormir cada noche visualizando un nocaut. Pareció buscar que el sueño se volviera realidad, con puñetazos que dejaron ligeramente tambaleante a Golovkin, pero sin ponerlo en algún apuro serio.

Álvarez tenía garantizados 5 millones de dólares, contra 4 millones de Golovkin. Sin embargo, se espera que ambos púgiles ganen mucho más, por concepto de la bolsa generada por la transmisión televisiva en la modalidad de “pago por ver”.

Canelo renuncia a la revancha contra Golovkin

LOS ANGELES, California (AP) — La revancha entre Saúl “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin, que se preveía fuera el combate del año, fue cancelada.

En esta imagen del 15 de septiembre de 2017, el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez y el kazajo Gennady Golovkin posan durante la ceremonia de pesaje en Las Vegas. (AP Foto/John Locher, Archivo)

El mexicano Álvarez desistió a la pelea del próximo mes por el cetro mediano contra Golovkin, dos meses después de dar positivo por una sustancia prohibida.

“Soy un peleador limpio, que nunca ha ingerido una sustancia ilícita porque respeto mi deporte y respeto lo que he hecho en mi carrera”, dijo Álvarez en una conferencia telefónica. “Soy un peleador limpio. Estoy tranquilo y con la frente en alto”.

La pelea del 5 de mayo en Las Vegas hubiera sido la revancha del empate que protagonizaron el pasado septiembre. Pero el 5 de marzo, la empresa promotora de Álvarez, Golden Boy Promotions, anunció que el mexicano arrojó positivo dos veces por clembuterol en febrero. Atribuyeron el positivo al consumo de carne contaminada, y Álvarez aceptó someterse a controles sorpresa.

Era poco probable que la Comisión Atlética del Estado de Nevada hubiera dado al aval al combate tras suspender provisionalmente a Álvarez, quien se expone a una sanción más severa.

Álvarez debe comparecer ante una audiencia de la comisión el 18 de abril para responder a los dos positivos.

El presidente de Golden Boy, Eric Gómez, dijo el martes que los promotores le indicaron a Álvarez que lo más seguro era que no iba a recibir el visto bueno para pelear el 5 de mayo.

Álvarez indicó que acatará lo que decida la comisión.

“La pelea, la revancha tendrá que esperar y estoy decepcionado y triste porque me he estado preparando para esta pelea muy dura, para demostrar que soy el mejor peso medio del mundo”, declaró Álvarez.

Golovkin espera enfrentar a un rival distinto el 5 de mayo en la T-Mobile Arena, pero no será un evento de la magnitud de lo que hubiera sido la revancha con Álvarez.

“Espero con ansias volver a Las Vegas para mi 20ma defensa del título y encabezar mi primera cartelera del Cinco de Mayo”, dijo Golovkin en un comunicado. “Es momento de menos drama y más pelea”.

Es posible que ambos púgiles se enfrenten más adelante en el año, dependiendo de las sanciones que reciba el peleador mexicano.

El kazajo Golovkin expresó públicamente sus deudas de que la carne contaminada haya provocado el resultado positivo de su rival.

“¿Otra vez con la carne mexicana? Vamos”, dijo Golovkin el mes pasado. Ya les dije, no es la carne mexicana. Es el Canelo. Es su equipo, su promotora. Canelo está haciendo trampa. Utilizan estas sustancias y todo el mundo intenta pretender que no es el caso”.

El primer combate fue memorable. Intercambiaron fuertes golpes durante 12 asaltos y ambos creyeron que ganarían. La tarjeta de uno de los jueces, sin embargo, fue muy extraña.

Un conteo de 118-110 a favor de Álvarez por parte de la jueza Adalaide Byrd, quien vio a Golovkin ganar tan solo dos rounds. Otra de las tarjetas fue a favor del kazajo por 115-113, mientras que la tercera fue 114-114. The Associated Press contabilizó 114-114.

Un combate tan disputado ameritaba una revancha. Y la pelea el 5 de mayo había causado gran expectativa.

Ahora deberá esperar.

En tanto, los promotores de Golovkin buscarán un nuevo rival para su peleador, quien es dueño de los cetros de la AMB, CMB, FIB y OMB.

“Canelo” Álvarez da positivo al clembuterol y culpa a la carne que comió

Por ALEJANDRO MORENO

HOUSTON, Texas (EFE) – La sombra del dopaje volvió a ser actualidad al confirmarse que el púgil mexicano Saúl “Canelo” Álvarez dio positivo a la sustancia prohibida del anabolizante clembuterol.

El positivo se le descubrió mientras se prepara para la próxima pelea de revancha por el título unificado del peso mediano ante el kazako Gennady Golovkin.

Ambos púgiles tienen previsto enfrentarse el próximo 5 de mayo, en el T-Mobile Arena, de Las Vegas, después que en la anterior pelea, disputada el pasado septiembre, también en el mismo escenario, acabó en polémica tras decidir los jueces un nulo cuando Golovkin había sido mejor sobre el cuadrilátero.

Ahora no se sabe si la prueba positiva por dopaje puede afectar la celebración de la próxima pelea, denominada de la “supremacía”, aunque todo parece indicar que se va a seguir con la programación de la misma y en la que estarán en juego los cinturones de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Como parte del trato de la primera pelea, así como de la revancha obligatoria, que quedó firmada en el contrato, ambos boxeadores acordaron ser evaluados al azar por la Asociación Antidopaje Voluntario (VADA), que se rige por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA).

La presidenta de VADA, la doctora Margaret Goodman, que supervisa todos los controles dentro del boxeo y de las artes marciales mixtas en Estados Unidos, envió el lunes a los involucrados en la pelea el resultado de las pruebas que le fueron hechas a Álvarez, el pasado febrero.

De acuerdo al informe de Goodman, Álvarez, que está entrenando en su ciudad natal de Guadalajara, México, proporcionó muestras de orina los días 17 y el 20 de febrero, y ambas pruebas arrojaron trazas de clembuterol en su organismo.

De inmediato, el campamento del excampeón del mundo mexicano informó que la culpa del positivo se debe al consumo de la carne que consumió y estaban preparados para que se le hiciesen todo tipo de pruebas que la VADA considere oportunos y necesarios.

El anabolizante clembuterol ha aparecido en las pruebas de drogas hechas a atletas mexicanos y varios estadounidenses, que viajaron al país vecino, en los últimos años, y su origen fue la contaminación de la carne.

Por su parte, Golden Boy Promotions, que lleva los intereses de Álvarez, también dio a conocer un comunicado en el que recuerdan que el excampeón mexicano aceptó hacerse todo tipo de pruebas porque no tenía nada que temer ni ocultar.

“Como parte del programa de pruebas voluntarias en el que Canelo Álvarez insistió antes de su pelea del 5 de mayo, uno de sus resultados fue positivo, pero con los niveles de clembuterol, consistentes con la contaminación de la carne que ha afectado a docenas de atletas en México en los últimos años”, destaca el comunicado.

Por su parte, Daniel Eichner, director del SMRTL, el laboratorio acreditado por la AMA que llevó a cabo los análisis, confirmó que los valores de clembuterol encontrados en el organismo de Álvarez estaban dentro del rango de lo que se espera por una contaminación de carne.

Nada más recibir la notificación, Golden Boy Promotions se la hizo llegar de inmediato tanto a la Comisión Atlética del Estado de Nevada como al promotor de Golovkin, Tom Loeffler.

Desde el campo de Golovkin todo ha sido discreción y se han limitado a decir que desean que haya limpieza por el bien del deporte del boxeo y confían en que la VADA haga su trabajo.

En la carta que VADA envió revelando la prueba positiva, Goodman informó que había hablado con Bob Bennett, director ejecutivo de la Comisión Atlética del Estado de Nevada.

El plan a seguir es continuar con más pruebas a Álvarez para que la Comisión Atlética del Estado de Nevada pueda tomar una determinación final, mientras que el excampeón del mundo mexicano tiene el derecho a solicitar de inmediato el análisis de las muestras ‘B’ que están también en poder de VADA.

Alvarez, con marca de 49-1-2, 34 nocáuts, generalmente hace la mayor parte de su entrenamiento de las peleas, en San Diego (California), y Golden Boy Promotions, informó hoy que el púgil mexicano inmediatamente pondrá fin a su preparación en Guadalajara.

Llegará a Estados Unidos y se someterá a cualquier número y variedad de pruebas adicionales que VADA considere necesarias antes y después del 5 de mayo.

Alvarez dijo que estaba “avergonzado” por la prueba positiva, pero reclamó que nada tenía que ver con el consumo de sustancias prohibidas.

“Soy un atleta que respeta el deporte y esto me sorprende y me molesta porque nunca me había sucedido a mí”, destacó Alvarez en un comunicado. “Me someteré a todas las pruebas que me exijan aclarar esta situación embarazosa y confío en que al final prevalecerá la verdad”.

Duelo verbal Mayweather-McGregor, un espectáculo gratuito

NUEVA YORK — Floyd Mayweather lanzó billetes de un dólar a la cara de Conor McGregor. El irlandés respondió blandiendo el nuevo disco de Jay Z en dirección a Mayweather, y citó parte de la letra de una canción de Biggie Smalls, con dedicatoria al boxeador.

¿Qué más hubo?

Los dos gladiadores ofrecieron, ante fanáticos que esperaron horas para presenciar una conferencia de prensa, media hora de palabras soeces y bromas pesadas sobre la apariencia del otro.

El irlandés Conor McGregor posa, y su imagen aparece en la pantalla gigante durante una conferencia de prensa para promover su próxima pelea ante Floyd Mayweather, el jueves 13 de julio de 2017 en Nueva York (AP Photo/Frank Franklin II)

El próximo combate entre ambos sobre un cuadrilátero de boxeo podría generar ganancias estratosféricas al ofrecerse mediante la televisión en la modalidad de “pago por ver”. Si se les hubiera ocurrido el “pago por vulgaridad”, bien podrían haberse embolsado ya algunos millones de dólares, incluso antes del pleito del próximo 26 de agosto.

Todos los dimes y diretes, junto con la actuación de un DJ y del rapero Doug E. Fresh encendieron el ánimo de 13,165 espectadores…. en una conferencia de prensa.

“Si esto es siquiera una conferencia de prensa, hay un poco de hostigamiento”, reconoció McGregor, quien cumple 29 años esta viernes.

El astro irlandés de las artes marciales mixtas caminó por la alfombra roja dentro del Barclays Center con pantalones que llevaban un estampado floral. No llevaba camisa, y complementó el atuendo con gafas oscuras y un abrigo de visón que compró por la mañana en la Quinta Avenida.

McGregor y Mayweather Jr podrían obtener ganancias cercanas a los 100 millones de dólares. Lo intentarán con esta fórmula: cobrar 100 dólares a los espectadores que quieran mirar la pelea entre ambos mediante la TV de alta definición.

Y aquéllos fanáticos que deseen entrar a la arena para presenciar el combate no podrán hacerlo por menos de 500 dólares, si tienen suerte de conseguir un boleto.

Pero en Nueva York, donde una entrada para ver la comedia musical “Hamilton” cuesta lo que muchas personas pagan por el alquiler mensual de su vivienda, es posible todavía encontrar una ganga, incluso en el mundo del boxeo.

Los organizadores de la pelea han ofrecido a los interesados un precio increíble, más bien gratuito, por un espectáculo de una semana: la guerra de alardes y declaraciones entre Mayweather y McGregor.

Conor McGregor le lanza una bandera de irlanda a Floyd Mayweather durante un acto de promoción de su próxima pelea, el miércoles 12 de julio de 2017, en Toronto (Christopher Katsarov/The Canadian Press via AP)

No es un show para oídos castos. McGregor, el astro irlandés de las artes marciales mixtas, y Mayweather, el púgil que se retiró como monarca invicto y ha vuelto en busca de más millones, han recurrido a una amplia variedad de palabras soeces durante la gira promocional que hizo el jueves una escala en el Barclays.

Los fanáticos hicieron fila frente a la casa de los Nets de Brooklyn desde horas antes de que se permitiera el ingreso en el recinto. Algunos llevaban prendas con las siglas TMT (The Money Team o el equipo de “Money”, como se apoda con razón a Mayweather). Otros iban arropados en la bandera de Irlanda.

Unos y otros esperaron pacientes el comienzo de la batalla de insultos, a semanas de que ésta se convierta en un duelo a puñetazos.

Jon McFaul, de 28 años, ordenó uno de los boletos mediante internet en cuanto éstos estuvieron disponibles. McFaul y sus amigos se presentaron al mediodía, en busca de la oportunidad de ser los primeros en entrar por la puerta.

McFaul, seguidor de McGregor, dijo que mirará la pelea con sus amigos. Entre todos se dividirán el pago de 99.95 dólares para obtener la transmisión.

“Se está enfrentando lo mejor de dos mundos”, destacó. “Pero pienso que la conferencia de prensa va a ser mejor que la propia pelea”.

Los boletos se ofrecieron sin costo, y había unos cuantos en la taquilla unas cinco horas antes de la conferencia. Pero 30 minutos después, los empleados de seguridad ordenaron que los fanáticos que estaban en la fila se marcharan, al informar que las entradas se habían agotado.

A los seguidores decepcionados no les quedó otro remedio que mirar en internet el duelo de vulgaridades.

Otra opción era pagar. En el sitio de eBay se ofrecieron boletos de 50 dólares para la conferencia en Brooklyn. Para la última parada, en Londres, ya había entradas de 80 dólares.

“Vender boletos para una conferencia de prensa es algo sucio”, opinó el presidente de la UFC, Dana White. “No puedes vender entradas para esto”.

La gira concluye el viernes, con la visita a Londres. Será la cuarta conferencia y, en una de ésas, podría resultar que la promoción tenga más episodios que el combate mismo en la división superwelter. Muchos expertos consideran que Mayweather se llevará rápido la victoria.

Pero por ahora, el público encuentra que los desplantes de los dos gladiadores son tan entretenidos como cualquier puesta en escena de Broadway.

Candente inicio de la gira promocional Mayweather-McGregor

LOS ÁNGELES, California — Floyd Mayweather Jr. metió la mano a su mochila y sacó un cheque por 100 millones de dólares, para que los 11,000 fanáticos presentes pudieran verlo.

“Déjenme mostrarles cómo se ve un peleador de 100 millones de dólares”, alardeó.

Conor McGregor lo interrumpió desde su lugar detrás del podio: “Eso va para el recaudador de impuestos”.

“Estás en lo cierto. Yo soy Hacienda y te voy a gravar el trasero”, reviró Mayweather.

El invicto púgil y el campeón irlandés de la UFC lanzaron sus primeros golpes en una temporada en que abundarán los intercambios verbales antes del espectáculo pugilístico del año.

Mayweather y McGregor iniciaron el martes una gira promocional que abarcará cuatro ciudades en el Staples Center, frente a un animado público que disfrutó de la primera parada del circo en Hollywood. Ambos prometieron un nocaut, y tuvieron un prolongado duelo a gritos durante la segunda vez que posaron cara a cara. En el altercado tuvo que intervenir el presidente de la UFC, Dana White.

“Yo voy a pelear, y él a boxear”, dijo McGregor. “Se trata de dos hombres en lo más alto que competirán entre sí. Es el encuentro de dos mundos. Es motivo suficiente de por qué las cosas son así”.

Con excepción de los aficionados más ingenuos, todos se dan cuenta de que la promoción del combate podría ser mucho más interesante que el histórico duelo pactado a 154 libras el próximo 26 de agosto en Las Vegas.

McGregor y Mayweather mostraron astucia para intercambiar insultos y se vanagloriaron usando numerosas palabras soeces, lo que demostró por qué esta pelea de boxeo debe ser un espectáculo único, al menos antes del campanazo inicial.

“Él se ve bien para un peleador de siete u ocho cifras, pero yo valgo nueve”, dijo Mayweather. “Este tipo ganó tres millones de dólares en su última pelea, pero sabemos que eso es lo que gano por entrenar”.

Mayweather, de 40 años, fue seducido para salir de su más reciente retiro por la enorme paga que recibirá por este combate único. Si alguien quiere ver el pleito por TV de alta definición, tendrá que desembolsar 99.95 dólares en pago por ver, mientras que las entradas para el T-Mobile Arena van de los 500 a los 10,a000 dólares… y no hay muchos asientos de 500 dólares.

En un traje sastre, en el que las franjas eran pequeñas letras que formaban un insulto, McGregor no ocultó su regocijo ante la posibilidad de obtener una enorme recompensa financiera por ver lo que pueden hacer sus pesados puños en contra de las afamadas habilidades defensivas de Mayweather durante este experimento entre dos disciplinas.

Las palabras de McGregor fueron mucho más personales que las de Mayweather, tocando temas desde los aparentes problemas fiscales del boxeador, hasta su atuendo. McGregor también se arriesgó a cruzar la raya cuando gritó: “¡Baila para mí, chico. Baila para mí, hijo!” durante un intercambio con su rival.

“Está… en ropa deportiva”, se mofó McGregor mientras veía a Mayweather. “Ya ni siquiera puede pagar un traje. El Rolls en el que llegó es 2012. Lo voy a noquear en los primeros cuatro asaltos, subrayen mis palabras”.

Pacquiao pide a la OMB que revise su derrota ante Horn

MANILA, Filipinas — Manny Pacquiao pidió a la Organización Mundial de Boxeo que actúe a petición las autoridades deportivas de Filipinas y revise su derrota en la pelea por el título del peso welter ante Jeff Horn, alegando que no quiere ver a la industria del boxeo “muriendo por una decisión injusta y oficiada”.

El boxeador filipino Manny Pacquiao reacciona tras perder ante el australiano Jeff Horn, durante una pelea por el título del peso welter de la OMB en Brisbane, Australia, el 2 de julio de 2017. (AP Foto/Tertius Pickard)

Aunque Pacquiao ha aceptado su derrota ante Horn, que el domingo disputó por primera vez un título mundial en la llamada “Batalla de Brisbane”, el senador filipino dijo el miércoles como que como líder y boxeador “tengo la obligación moral de mantener la deportividad, la verdad y la justicia a los ojos del público”.

El 11 veces campeón del mundo citó una petición de la Junta de Juego y Divertimentos de Filipinas al presidente de la OMB, el puertorriqueño Francisco Valcárcel, para una revisión exhaustiva de la actuación del réferi y los jueces de la pelea, que se llevó a cabo al aire libre frente a más de 51,000 aficionados en el Estadio Suncorp.

Pacquiao añadió que la OMB debe tomar medidas “para no erosionar el interés de la gente en el boxeo”. “Yo adoro el boxeo y no lo quiero ver morir por decisiones injustas”.

En su carta del 3 de julio a Valcárcel, el presidente de la Junta de Juego, Abraham Kahlil Mitra, y otros dos funcionarios, el púgil expresó su preocupación por “los posibles errores del réferi y los tres jueces que oficiaron la pelea en cuestión”.

“Solicitamos una revisión a fondo de la OMB sobre posibles errores del réferi en los que no se hicieron algunas deducciones y sobre los jueces en su fallo, que ha causado opiniones dispares respecto a su objetividad”, indicó el comunicado.

Los entrenadores de Pacquiao criticaron al réferi por no haber hecho más por detener o penalizar los cabezazos y llaves de cuello. Mencionaron estadísticas que mostraron que Pacquiao, que necesitó puntos en dos cortes en la cabeza sufridos en cabezazos, acertó el doble de puñetazos.

Entre los críticos más acérrimos del resultado estaban los comentaristas de ESPN, que emitió la pelea en vivo en Estados Unidos.

Los tres jueces concedieron la victoria a Horn, y la tarjeta del estadounidense Waleska Roldan, de 117-111, fue la más criticada. El estadounidense Chris Flores y el argentino Ramón Cerdan dieron puntajes más ajustados de 115-113.

Pacquiao tenía una cláusula de revancha en el contrato, de modo que el filipino de 38 años podría negociar un combate con Horn antes que termine el año.

La OMB tuiteó el domingo una foto de las tarjetas de los jueces, y tras la petición de una pesquisa publicó otro mensaje el miércoles en el que indicó que “el criterio de un réferi o juez no puede revocarse, salvo en caso de fraude o violación de las leyes, que no es el caso en Pac vs Horn”.

Pacquiao llegó al combate con récord de 59-6-2, pero la última de sus 38 victorias por nocaut fue en 2009. Horn no había perdido en sus 17 peleas previas, pero nunca había enfrentado a un boxeador con los méritos de Pacquiao.

Horn ignora críticas tras victoria polémica sobre Pacquiao

BRISBANE, Australia — Manny Pacquiao se había marchado ya de la ciudad, sin decir mucho. Mientras, en las redes sociales seguían surgiendo críticas al réferi y a los jueces de la pelea por el título welter de la Organización Mundial de Boxeo, que perdió el filipino por decisión unánime ante Jeff Horn.

El australiano Jeff Horn festeja luego de vencer al filipino Manny Pacquiao por decisión unánime en una pelea por el cetro welter de la Organización Mundial de Boxeo, el domingo 2 de julio de 2017 en Brisbane (AP Foto/Tertius Pickard)

Pero numerosos australianos, desde fanáticos hasta políticos, siguieron festejando el lunes el triunfo de Horn, un púgil de 29 años, prácticamente desconocido en el mundo del boxeo hasta hace unos días y quien antes se desempeñaba como profesor en una escuela.

Al flamante campeón no le importan mucho las críticas, que comenzaron el domingo en una entrevista para la televisión tan pronto como terminó la denominada “Batalla de Brisbane”.

“Siempre habrá reacciones de la gente que dirá que tuve suerte o cualquier cosa. Siempre habrá gente negativa, que dirá que no gané la pelea. Yo creo que gané la pelea”, comentó Horn, invicto en 18 combates desde 2013, cuando se convirtió en profesional. “Todos tienen el derecho de dar su opinión. Estoy seguro de que acá he ganado más seguidores de los que he perdido”.

Pacquiao se abstuvo de ofrecer la conferencia de prensa posterior al pleito. Sus colaboradores lo justificaron, al informar que había requerido siete puntos de sutura en cada una de las heridas que sufrió cerca de la coronilla. Tampoco hubo oportunidad de entrevistar al senador filipino en los vestuarios.

Algunos críticos equipararon la pelea con un robo y cuestionaron de nuevo la integridad del boxeo.

Inmediatamente después del combate, Pacquiao dijo que debía respetar la decisión, y destacó que en el contrato había una cláusula para celebrar una revancha. Luego, dijo que estaba seguro de haber ganado la pelea, en declaraciones a un canal noticioso de Filipinas.

Los entrenadores de Pacquiao la emprendieron contra el réferi por no tomar medidas para frenar los cabezazos propinados por Horn, quien también sujetó a su contrincante por el cuello en varias ocasiones. Resaltaron también las estadísticas, según las cuales, Pacquialo lanzó dos veces más golpes de poder en comparación con su rival.

Entrevistado por el ABS-CBN News Channel, “Pacman” agradeció a sus seguidores por cuestionar el fallo de los jueces.

“Gracias por el apoyo y por creer que gané la pelea”, manifestó. “Rezo para que esto no afecte o arruine el negocio del boxeo”.

Surgieron reportes de que una dependencia gubernamental en Filipinas buscaba que la OMB abriera una investigación sobre el resultado. El organismo divulgó las tarjetas de los jueces el domingo por la noche.

Los tres dieron la victoria a Horn. La anotación más criticada fue la del estadounidense Waleska Roldan, quien dio 117-111. Su compatriota Chris Flores dictaminó 115-113, al igual que el argentino Ramón Cerdán.

Pacquiao, de 38 años, tuvo la oportunidad de noquear a su contrincante en el noveno asalto, cuando lo acorraló contra las sogas y lo metió en serios predicamentos ante 51,051 espectadores en el Suncorp Stadium. Pero el 11 veces monarca mundial no pudo completar la tarea.

“Manny Pacquiao es un guerrero, absolutamente, una leyenda del deporte. Tal vez no se preparó lo suficiente para esta pelea, no lo sé”, dijo Horn. “Supongo que si hay una revancha y da lo mejor que tiene, obtendrá un mejor resultado. Tampoco lo sé”.

Pacquiao define su futuro frente a Horn en Australia

BRISBANE, Australia — El entrenador Freddie Roach acepta que Manny Pacquiao tendrá dos alternativas después de enfrentar a Jeff Horn: Buscar un segundo combate frente a Floyd Mayweather o contemplar el retiro.

Y cualquiera de esas opciones puede fortalecerse el domingo, cuando el filipino, 11 veces monarca mundial, exponga su cinturón welter de la Organización Mundial de Boxeo ante Horn, australiano de 29 años.

“Manny está en una situación en que debe ganar. Quiere una revancha con Mayweather”, comentó Roach el martes, en un gimnasio contiguo al Suncorp Stadium, donde se espera una multitud de 50,000 espectadores deseosos de presenciar la “Batalla de Brisbane. “Con Mayweather hay que lucir bien ante un rival, hay que impresionar”.

Roach ha entrenado durante años a Pacquiao, y considera que su pupilo de 38 años puede obsequiarle todavía algunas victorias.

“Si tiene dificultades en esta pelea, todo podría terminar”, advirtió Roach.

Se preguntó específicamente a Roach qué ocurriría si Horn (16-0-1 con 11 nocauts) consiguiera la victoria sobre Pacquiao.

“Depende de cómo perdiera, probablemente le recomendaría que se retirara”, reconoció.

Desde luego, nadie espera que Pacquiao (59-6-2 con 38 nocauts) pase apuros ante un boxeador que se desempeña también como profesor de escuela y que disputará el duelo más importante de su carrera.

El entrenamiento definido por Roach ha constado de 50 rounds en ciertos días. La preparación, relajada en su comienzo, se ha intensificado.

“Espero lo mejor de Manny en esta pelea. Busco una gran victoria acá”, manifestó Roach. “Queremos buscar cosas más grandes y mejores”.

En 2015, Pacquiao perdió la pelea ante Mayweather. Después, ha vencido a Tim Bradley y a Jessie Vargas por decisión. Quiere una nueva oportunidad frente a “Money”.

“Si hay una oportunidad, ¿por qué no? Yo estoy dispuesto”, dijo Pacquiao acerca de una potencial revancha con Mayweather, quien ha visitado un par de veces el gimnasio de Roach, aunque no para hablar de negocios. “Primero hay que enfocarse en esta pelea. No quiero subestimar… a Horn pensando en otra pelea. Este combate no se ha terminado”.

Horn se convirtió en profesional en 2013, un año después de llegar a los cuartos de final en los Juegos Olímpicos de Londres. Ha enfrentado a 10 púgiles considerados entre los 15 mejores de su categoría durante 17 pleitos profesionales.

Pero no se ha medido a nadie del calibre de Pacquiao.

Las Vegas será la sede del combate entre Golovkin y Álvarez

LAS VEGAS (AP) — La muy esperada pelea por el título de peso medio entre Gennady Golovkin y Saúl “Canelo” Álvarez, pactada para el 16 de septiembre, se realizará en Las Vegas.

El promotor y ex boxeador Oscar De La Hoya anunció el lunes que la T-Mobile Arena superó al AT&T Stadium de Texas en la contienda por ser la sede del combate. La pelea será televisada a través de un sistema de pago por evento desde la arena de 20.000 localidades que además es el hogar de la UFC.

Golovkin, el invicto kazajo de fuerte pegada, defenderá sus títulos de peso medio ante Álvarez, el pelirrojo que es el boxeador actual de mayor renombre en México. Álvarez, cuya única derrota fue ante Floyd Mayweather Jr., superó ampliamente a su compatriota Julio César Chávez Jr. el mes pasado en Las Vegas.

“Todos quieren ir a Las Vegas, pasar un buen rato y ver una gran pelea”, declaró De La Hoya.

Golovkin (37-0, 33 nocauts) es favorito en las apuestas 2-1 sobre Álvarez (49-1-1, 34 nocauts) en un enfrentamiento que tardó varios años en concretarse. El “Canelo” es un ex campeón mundial welter y súper welter que subió a las 164 libras para combatir contra Chávez Jr.

De La Hoya dijo haberse reunido con funcionarios de varias sedes que pretendían ser sede de la pelea, entre ellos el Dodger Stadium y el Madison Square Garden. Al final se decidió por el destello y el alboroto de Las Vegas sobre un lugar de mayor capacidad en el estadio donde juegan los Cowboys de Dallas.

“En el fondo se encuentra el factor de entretenimiento”, subrayó. “A la gente le gusta irse de juerga antes y después de la pelea”.

Se espera que sea el evento boxístico de mayores ganancias en pago por evento desde que Mayweather y Manny Pacquiao se enfrentaron hace dos años en una pelea que decepcionó a la mayoría de los aficionados.

Cotto peleará con Kamegai por título súper welter

Miguel Cotto disputará su primera pelea en casi dos años cuando enfrente en agosto al japonés Yoshihiro Kamegai por el título vacante del peso súper welter de la OMB, anunció el miércoles la empresa promotora Golden Boy Promotions.

El excampeón mundial puertorriqueño no pelea desde que perdió por decisión unánime ante el mexicano Saúl “Canelo” Alvarez el 21 de noviembre de 2015 en un combate por el título del peso mediano.

Cotto (40-5, 33 KO), que cumple 37 años en octubre, es el único púgil puertorriqueño que ha ganado títulos en cuatro divisiones.

“Estoy muy emocionado por estar de vuelta y presentar una pelea de alto nivel para los fanáticos”, dijo el boricua en un comunicado. “Kamegai es un gran peleador, duro, y estaré listo para enfrentarlo y conquistar el título mundial”.

Kamegai, de 34 años, tiene marca de 27-3-2, con 24 triunfos por nocaut.

“Sé muy bien a quién me voy a enfrentar en el cuadrilátero, pero el récord y la historia de Cotto no importarán una vez intercambiemos golpes”, señaló el japonés.

La pelea se realizará el 26 de agosto en el StubHub Center en Carson, California.