Mayores mexicanos vuelven al mundo laboral de la mano de Starbucks

PORTADA – Gerardo Rojas Rodríguez, trabajador de una cafetería de la cadena Starbucks, atiende a clientes el jueves 30 de agosto de 2018, en Ciudad de México. A una edad en la que los achaques suelen llegar antes o después que los nietos, adultos mayores han vuelto al mundo laboral de la mano de un proyecto social de Starbucks y el Instituto Nacional de Personas Adultos Mayores de México (Inapam). (EFE/Sáshenka Gutiérrez)

Por JOSÉ ANTONIO TORRES

MÉXICO (EFE) – A una edad en la que los achaques suelen llegar antes o después que los nietos, Carmen y Miguel han vuelto al mundo laboral de la mano de un proyecto social de Starbucks y el Instituto Nacional de Personas Adultos Mayores de México (Inapam).

El mismo día que en México se celebra a los abuelos, el 28 de agosto, la cadena de café abrió en Ciudad de México su primera tienda en América Latina que está atendida por personas de 60 a 65 años, el inicio de la llamada tercera edad.

Carmen Lazo, de 60 años, acudió a la bolsa de trabajo de Inapam, entidad que coordina las políticas para este sector de la población, para buscar una oportunidad laboral, la cual encontró en este corporativo.

“Se me hizo interesante y dije voy a ver de qué se trata”, relata a Efe Carmen, quien trabajó dos décadas como secretaria antes de caer en el desempleo en el 2000, año en el que se volvió una emprendedora que tuvo un restaurante y un negocio de joyería de plata en un mercado callejero.

Única mujer en el grupo de nueve “adultos mayores” que atiende la cafetería cerca del barrio de Coyoacán, Carmen dijo a Efe que tomó el trabajo para completar las cotizaciones para su jubilación, aunque una vez dentro quedo encantada.

“Yo no había entrado nunca a una tienda de Starbucks, sabía del café y todo por mi hijo, que iba mucho y yo lo relacionaba con cosas de jóvenes, que era un lugar donde los jóvenes se reunían”, comenta.

Su familia, afirma, está encantada con lo que les cuenta de este nuevo empleo, donde tiene una jornada de seis horas, y al que van a recogerla cuando le toca cerrar la tienda por las noches.

La presencia de estos “ancianos” detrás de la barra, ha hecho que al pedir el café, los clientes usen el usted en lugar del tuteo y, respetuosamente, les dirigen un “don Miguel”, antes de hacer su pedido.

A Miguel Martínez, de 61 años, la oportunidad laboral le permitió dejar atrás el paro luego de 30 años como traductor de libros en inglés. El mercado de traducciones languideció y tomó la oferta de empleo que halló en el Inapam.

Asegura que un empleado de la cadena le dijo que en la compañía no había problema para trabajar con puro “senior” (adulto) “y no porque fueran mejores que los jóvenes, sino porque tenían menos compromisos, faltan menos, son más puntuales y saben tratar a todo el mundo”.

Miguel relató a Efe que le sorprendió lo que encontró en su nuevo empleo y, también, en el café. “Acudía mucho pero no era ‘fan’ ahora que me ha tocado identificarlo e irlo conociendo, pues ya voy entendiendo la parte de por qué las personas se enganchan con el café porque hay una diversidad y una riqueza impresionante”.

Christian Gurria, director de Starbucks México, resaltó a Efe la filosofía de inclusión de la empresa. “Empleamos muchos jóvenes que empiezan su vida laboral con nosotros”, destaca.

Relata que en 2011 empezó a explorarse con el Inapam la posibilidad de incorporar adultos de más de 60 años y que después de un tiempo se ha concretado hasta abrir la primera tienda de América Latina atendida por gente de la tercera edad.

Su llegada provocó un fenómeno interesante porque los jóvenes los acogían con un sentimiento de cuidado, protección y respeto y “hasta el lenguaje cambio a más respetuoso”, asegura.

Gurría explica que cuando se decidió abrir una tienda con personal de este rango de edad consideró que fuera de un solo nivel y que se adecuara para facilitar su trabajo y darles seguridad.

Entre los beneficios y prestaciones que se les otorgan están los descansos cada cierto tiempo, dos días de descanso a la semana y en el ramo de la salud un seguro de gastos médicos mayores, comentó.

El proyecto, que dio inicio con esta tienda, apunta a que para el cierre del 2019, la compañía de café más grande del mundo tenga al menos empleados a unos 120 adultos de más de 60 años.

Según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), México tiene una población de 12.4 millones de personas mayores de 60 años, equivalentes a un 10% de la población total que tiene el país.

Durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, poco más de 98,000 adultos mayores han vuelto al mercado laboral, tanto en empresas como Starbucks como en actividades voluntarias que les generan ingresos, de acuerdo con datos del Inapam.

Estudio demuestra que beber café puede aumentar longevidad

Por LINDSEY TANNER

CHICAGO, Illinois (AP) — Vamos: tómate esa taza de café. Incluso varias más. Un nuevo estudio demuestra que podría aumentar las posibilidades de una vida más larga, incluso para aquellos que toman hasta ocho tazas al día.

Según el estudio que incluyó a casi medio millón de adultos británicos, los bebedores de café tienen un menor riesgo de muerte en 10 años que quienes no lo toman.

Ese aparente aumento a la longevidad se vio con el café instantáneo, molido o descafeinado, resultado similar al de una investigación estadounidense. Es el primer gran estudio en indicar un beneficio incluso en las personas con fallas genéticas que afectan cómo sus cuerpos utilizan la cafeína.

En general, los bebedores de café tuvieron entre 10% y 15% menos probabilidades de morir que los abstinentes durante el seguimiento de una década. Las diferencias por cantidad de café consumido y variaciones genéticas fueron mínimas.

Los resultados no demuestran que tu cafetera es una fuente de la eterna juventud ni es motivo para que todos comiencen a tomar café, dijo Alice Lichtenstein, experta en nutrición de la Universidad Tufts que no formó parte de la investigación. Pero agregó que los resultados refuerzan estudios previos y ofrecen confianza adicional a los bebedores de café.

“No es difícil creer que algo que disfrutamos tanto, puede ser bueno para nosotros. O por lo menos no malo”, dijo Lichtenstein.

El estudio se publicó el lunes en la revista JAMA Internal Medicine.

No es claro cómo tomar café afecta la longevidad. La autora principal Erikka Loftfield, investigadora del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, dijo que el café contiene más de 1,000 compuestos químicos, incluyendo antioxidantes que ayudan a proteger células.

Otros estudios indican que las sustancias en el café podrían reducir la inflamación y mejorar cómo el cuerpo utiliza la insulina, que puede reducir la posibilidad de desarrollar diabetes. La tarea de explicar un posible beneficio de longevidad continúa, dijo Loftfield.

Para el estudio, los investigadores invitaron a 9 millones de británicos a participar; 498,134 mujeres y hombres entre los 40 y 69 años lo hicieron.

Los participantes llenaron cuestionarios sobre consumo diario de café, ejercicio y otros hábitos, y recibieron exámenes físicos, incluidas pruebas de sangre. La mayoría bebían café: 154,000 tomaban dos o tres tazas diarias y 10,000 bebían al menos ocho tazas diarias.

Durante la siguiente década, 14,225 participantes murieron, la mayoría de cáncer o enfermedad cardíaca.

Como en estudios previos, quienes toman café son más propensos a tomar alcohol y fumar, pero los investigadores tomaron esos factores en consideración y parece que tomar café los contrarrestó.

Juez respalda fallo sobre cancerígeno en el café

ARCHIVO – En esta fotografía de archivo del 22 de septiembre de 2017, un empleado vierte leche a un café en Los Ángeles. (AP Foto/Richard Vogel, archivo)

Por BRIAN MELLEY

LOS ÁNGELES, California (AP) — Un fallo judicial que les dio una sacudida a los bebedores de café a principios del año fue respaldado el lunes cuando un juez de Los Ángeles dijo que este grano que se vende en California debe traer advertencias de que podría causar cáncer.

Si te lo perdiste: Starbucks: Café debe llevar aviso sobre cáncer

El juez Elihu Berle de la Corte Superior dijo que Starbucks Corp. y otros tostadores del grano y minoristas no lograron demostrar que los beneficios de beber café superan cualquier riesgo generado por un carcinógeno que se produce durante el proceso de tostado. Tentativamente había tomado la misma decisión escrita en marzo.

Un grupo sin fines de lucro demandó a unas 90 compañías de café, incluidas Keurig Green Mountain Inc. y Peet’s Operating Co. Inc., bajo una ley estatal que requiere colocar advertencias en productos y en sitios donde hay sustancias químicas que pueden causar cáncer.

La industria del café no negó que la sustancia acrilamida se encuentre en esa bebida. Pero argumentó que se halla a niveles inocuos y que su producto debería estar exento de esa ley porque la sustancia química se genera naturalmente en el cocido, el cual es necesario para darle sabor.

El fallo final despeja el terreno para que el Consejo para la Educación e Investigación sobre Tóxicos procure obtener un interdicto permanente que derivaría en la colocación de etiquetas de advertencia ominosas, o en un compromiso de la industria para retirar la sustancia química de su producto, como lo hizo el sector que fabrica papas fritas hace años cuando el mismo grupo lo demandó.

El abogado Raphael Metzger, que representa a ese organismo sin fines de lucro, dijo esperar que la mediación lleve a algún tipo de acuerdo en el caso que se viene gestando desde hace ocho años. Si no se llega a ningún trato, en otra fase del juicio se determinarían penalizaciones civiles de incluso 2.500 dólares por cada persona expuesta al cancerígeno cada día desde que se presentó la demanda en 2010.

“En todos los años en que me he dedicado a esto nunca tuve un caso que llegara hasta este punto”, afirmó Metzger. “Ellos han perdido todas sus defensas y nosotros demostramos lo que decíamos. Lo único que falta por definir es la naturaleza y la forma del interdicto, y la cantidad de penalizaciones a ser evaluadas. No están en una posición agradable”.

Hace unos dos años, Berle había fallado en contra de la mejor defensa de la industria antes de emitir una decisión tentativa el 29 de marzo que rechazó una defensa secundaria.

En ese momento, la industria del café dijo que estaba sopesando todas las opciones a su alcance, incluidas apelaciones. Indicó que las advertencias de que es un cancerígeno serían engañosas, y mencionó que numerosos estudios han mostrado que beber café conlleva beneficios para la salud.

La industria del café y los abogados del caso no respondieron de inmediato a un correo electrónico para solicitarles comentarios, el cual fue enviado después del horario laboral.

Starbucks: Café debe llevar aviso sobre cáncer

Por BRIAN MELLEY

LOS ÁNGELES, California (AP) — Un juez de Los Ángeles falló que las compañías de café deben colocar una advertencia en sus productos sobre una sustancia cancerígena que se genera durante el proceso de tostado.

El juez de la Corte Superior Elihu Berle dijo el miércoles en una propuesta de decisión que Starbucks y otras empresas del ramo no demostraron que los beneficios de tomar café superaban cualquier riesgo. En una fase anterior del juicio, Berle indicó en un fallo que las compañías tampoco mostraron que el peligro representado por la sustancia química era insignificante.

El Consejo para la Educación y la Investigación sobre Tóxicos, un grupo sin fines de lucro, demandó a Starbucks y a otras 90 compañías con base en una ley estatal que obliga a las empresas a advertir sobre una amplia gama de sustancias en sus productos que pueden causar cáncer. Una de ellas es la acrilamida, un cancerígeno presente en el café.

“Los demandados no cumplieron con la carga de mostrar… que el consumo de café confiere un beneficio a la salud humana”, escribió Berle en su fallo propuesto.

Las empresas del ramo afirman que el compuesto está presente en niveles inocuos y que deberían estar exentas de la ley porque se genera de forma natural a partir del proceso de tostado de los granos para darles sabor. También arguyeron que el café es bueno para el organismo.

El fallo fue emitido a pesar de que en los últimos años han disminuido las preocupaciones frente a los posibles peligros del café, y algunos estudios han encontrado que tiene ciertos beneficios para la salud. En 2016, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, de la Organización Mundial de la Salud, retiró al café de su lista de “posibles cancerígenos”.

La demanda fue presentada bajo la Ley de Control del Cumplimiento de la Normativa sobre Agua Potable Segura y Productos Tóxicos, que los electores aprobaron en 1986. Esa ley permite a los ciudadanos, grupos de defensa y abogados presentar demandas a nombre del estado y cobrar una parte de las sanciones civiles.

Se atribuye a la ley la reducción de sustancias químicas que causan cáncer y defectos congénitos, como plomo en los tintes para el cabello, mercurio en los atomizadores nasales y arsénico en el agua embotellada. Sin embargo, también ha sido ampliamente criticada debido a los abusos en los que incurren los abogados que intimidan a las empresas en busca de soluciones extrajudiciales rápidas.

“El café ha demostrado una y otra vez ser una bebida saludable”, dijo William Murray, presidente y director general de la Asociación Nacional del Café, en reacción al fallo. Arguyó que la demanda “no contribuye a mejorar la salud pública”.

El caso se ventila desde hace ocho años y no ha concluido. En una tercera fase del juicio se determinarán sanciones civiles de hasta 2,500 dólares por persona expuesta a diario durante ocho años, una cifra astronómica en un estado de 40 millones de habitantes que probablemente no será impuesta.

El abogado Raphael Metzger, que presentó la demanda y consume a diario varias tazas de café, quiere que el sector elimine la sustancia en sus procesos. Las compañías cafeteras afirman que eso no es factible.

“Eliminarla es mejor para la salud pública que dejarla y advertirle a la gente”, agregó.

El cliente de Metzger presentó después un caso similar que fue retomado por el fiscal general estatal, en el que los fabricantes de papas fritas aceptaron en 2008 pagar tres millones de dólares y eliminar la acrilamida de sus productos.

Los fabricantes de papas fritas optaron por hacer eso en lugar de incluir etiquetas que advirtieran sobre el cáncer como las que llevan algunos productos, pero que son ampliamente ignoradas, en todo California.

Los estacionamientos tienen letreros que advierten sobre sustancias químicas peligrosas que pueden causar cáncer, defectos congénitos y otros daños reproductivos. Destacan que allí hay monóxido de carbono y otros gases de los escapes de los motores y que la gente no debe quedarse en el lugar más de lo necesario.