Cristiano no jugará partido por tercer lugar con Portugal

KAZÁN, Rusia — Cristiano Ronaldo no jugará el partido por el tercer lugar de la Copa Confederaciones con la selección de Portugal para conocer a sus hijos mellizos que nacieron antes de que empezara el torneo.

“Estoy muy contento por finalmente poder estar con mis hijos por primera vez”, escribió el astro de Real Madrid en su página de Facebook después de perder ante Chile por penales el miércoles en las semifinales de la Confederaciones.

El partido por el tercer lugar será el domingo en Moscú contra el perdedor de la otra semifinal del jueves entre Alemania y México.

Cristiano agradeció la comprensión de la dirigencia de la selección portuguesa.

La federación lusitana indicó que el goleador les avisó sobre el nacimiento de sus mellizos antes del inicio del torneo, y señaló que ahora quedó liberado “para que pueda conocer a sus hijos”.

Cristiano también tiene un hijo de siete años, que lleva su mismo nombre.

Europa vs. Latinoamérica en semis de la Confederaciones

SOCHI, Rusia — Tres viajaron a Rusia con sus mejores figuras, jugadores de la talla de Cristiano Ronaldo, Alexis Sánchez y Javier Hernández. El otro ni siquiera se molestó en convocar a su plantel habitual, y de todas formas está aquí.

El jugador de Portugal, Cristiano Ronaldo, derecha, anota un gol de penal contra Nueva Zelanda en la Copa Confederaciones el sábado, 24 de junio de 2017, en San Petersburgo, Rusia. (AP Photo/Pavel Golovkin)

Las semifinales de la Copa Confederaciones que se disputan el miércoles y el jueves presentan dos duelos clásicos de Europa contra Latinoamérica, como suele ocurrir en este torneo que sirve como aperitivo para el Mundial del próximo año en Rusia.

El campeón europeo Portugal, con un Cristiano insaciable que busca redondear una temporada de ensueño tras conquistar un doblete con el Real Madrid, enfrenta primero a Chile en Kazán, un día antes del duelo en Sochi entre Alemania, con su equipo juvenil carente de las estrellas que ganaron el Mundial de 2014, y una selección mexicana que busca sumar su segundo título de la Confederaciones tras el que logró como anfitrión en 1999.

Afuera quedaron la anfitriona Rusia, Australia, Camerún y Nueva Zelanda, después de una fase de grupos que produjo pocas sorpresas y que se caracterizó más por las polémicas ocasionadas por los ensayos con el sistema de videoarbitraje.

A continuación un vistazo a los partidos de los que surgirán los dos equipos que se medirán el domingo por la corona en San Petersburgo:

PORTUGAL-CHILE EN KAZÁN

El jugador de Chile, Martín Rodríguez, centro, festeja tras anotar un gol contra Australia en la Copa Confederaciones el domingo, 25 de junio de 2017, en Moscú. (AP Photo/Pavel Golovkin)

Se trata de una cita entre eternas promesas en el fútbol que finalmente florecieron en los últimos años.

Dotado de una generación virtuosa encabezada por Sánchez, Arturo Vidal y el portero Claudio Bravo, Chile desplegó su característico juego de todo o nada en la primera fase, la que saldó como segundo del Grupo B con dos empates 1-1 ante Alemania y Australia, así como una victoria por 2-0 sobre Camerún.

Bravo apenas debutó en el último partido contra Australia, luego de estar inactivo desde fines de abril por una lesión. En ese mismo encuentro el domingo en Moscú, el técnico Juan Antonio Pizzi otorgó descanso a varios titulares, una estrategia que podría haberle costado el triunfo y el primer lugar del sector. Por lo tanto, ahora le toca jugar las semifinales con apenas dos días de descanso, y ante un oponente que tiene 24 horas más de reposo.

“Nuestra propuesta es muy exigente, el esfuerzo es muy grande que tienen que hacer los jugadores”, admitió Pizzi. “Los equipos rivales lo saben, tienen otra forma de jugar, no tienen tanta iniciativa. En su mayoría son equipos que emparejan y en base a los errores que podemos cometer recuperan el balón”.

Portugal está cómodo con asumir ese papel, utilizando la misma táctica con la que conquistó su primer título europeo el año pasado en Francia. Cristiano y su socio en ataque André Silva estarán al acecho ante cualquier despiste de la zaga chilena para poner a prueba a Bravo.

Los lusitanos ganaron su sector con triunfos ante Rusia (1-0) y Nueva Zelanda (4-0), y un empate frente a México (2-2).

“Es muy difícil salir campeón de la Europa”, afirmó Pizzi al enumerar las virtudes de su próximo rival. “Tiene un jugador (Cristiano) que públicamente y futbolísticamente es determinante, que tiene un entrenador (Fernando Santos) que hace mucho que está trabajando, con mucha experiencia, que se rodea de un grupo de jugadores de primer nivel y que va a ser muy difícil”.

De todas formas, los jugadores de Chile advierten que Portugal se topará con un grupo que conquistó dos títulos consecutivos de la Copa América (2015, 2016) y que se codea con las grandes selecciones desde el Mundial de 2010.

“Es una selección potente, que viene de ganar la Euro, con funcionamiento como equipo bastante bueno”, indicó el capitán Bravo. “Pero debemos preocuparnos por nosotros”.

ALEMANIA-MEXICO EN SOCHI

Timo Werner, de la selección de Alemania, festeja con su compañero Kerem Demirbay, tras anotar el segundo tanto ante Camerún, durante un partido de la Copa Confederaciones, realizado el domingo 25 de junio de 2017 en Sochi, Rusia (AP Foto/Martin Meissner)

México no tiene buenos antecedentes frente al gigante europeo, que le ha ganado en sus cuatro duelos oficiales anteriores, incluyendo las semifinales de la Confederaciones de 2005 en Alemania.

El plantel dirigido por Juan Carlos Osorio tuvo que remontar el marcador en los tres compromisos del Grupo A, donde empató con Portugal (2-2) y derrotó a Nueva Zelanda y Rusia por 2-1. El “Tri” terminó segundo en la zona detrás de los monarcas europeos por diferencia de goles.

El campeón de la CONCACAF, un asiduo participante en esta cita intercontinental, ahora enfrentará a una Alemania que no se toma el torneo tan en serio. El técnico Joachim Loew otorgó vacaciones de verano a la gran mayoría de los jugadores que ganaron la Copa del Mundo en Brasil, con la idea de probar a algunas de las jóvenes figuras del fútbol teutón que podrían ser protagonistas en 2022 en Catar.

Afuera quedaron estrellas como Mesut Oezil, Thomas Mueller y Toni Kroos, y en su lugar Alemania apostó a jugadores como Timo Werner y Lars Stindl, que con dos dianas cada uno están empatados con Cristiano Ronaldo como máximos artilleros del campeonato.

Incluso con un grupo inexperto y que se juntó por primera vez unos 10 días antes de la Confederaciones, Alemania ganó su sector con triunfos sobre Camerún (3-1) y Australia (3-2), además de un empate con Chile (1-1).

“El equipo está trabajando por mucho tiempo a un gran nivel y se ven los resultados”, afirmó el volante mexicano Jonathan Dos Santos. “Es un partido difícil, pero se le puede ganar a quien sea”.

Osorio tendrá que buscar su mejor combinación de futbolistas, algo que ha venido ensayando desde que tomó las riendas del “Tri” en 2015. En 27 partidos en el banquillo mexicano, el colombiano jamás ha repetido una alineación.

Lo seguro es que no contará con Andrés Guardado, uno de sus baluartes del mediocampo que está suspendido por acumulación de tarjetas.

Osorio: Grito de mexicanos es “un tema de interpretación”

SOCHI, Rusia (AP) — El técnico de México, Juan Carlos Osorio, catalogó como un asunto de “interpretación” el grito que emiten a coro los hinchas de la selección, el cual provocó el martes una nueva advertencia de la FIFA durante la Copa Confederaciones.

La foto muestra a dos aficionados mexicanos, con máscaras de luchadores, antes del encuentro entre la selección de su país y Portugal, correspondiente a la Copa Confederaciones y realizado el domingo 18 de junio de 2017 en Kazán, Rusia (AP Foto/Martin Meissner)

El director del comité disciplinario de la FIFA, Anin Yeboah, “decidió emitir una advertencia contra la Federación Mexicana de Fútbol por la conducta inapropiada de un pequeño grupo de fanáticos mexicanos que realizaron gritos insultantes y discriminatorios” contra los gays el domingo en el partido contra Portugal en Kazán, indicó el organismo rector.

La FIFA ha impuesto varias multas a la federación por un coro en el que los fanáticos mexicanos utilizan una palabra ofensiva contra los gays cuando el portero del equipo contrario realiza un saque de meta.

“Eso es un cántico, la interpretación me parece que está ahí al debate”, dijo Osorio el martes en una rueda de prensa en la víspera del segundo partido ante Nueva Zelanda. “Algunos lo entienden como un atropello, como un insulto, pero entendiendo primero que no soy mexicano; dos, que estoy muy orgulloso de dirigir la selección; tres, que creo entender el propósito del grito, no tiene nada que ver con eso (insultar)”, agregó el timonel colombiano.

“Es un tema de interpretación y algo que se tiene que manejar entre federación y FIFA”, agregó.

La FIFA anunció en la antesala de la Copa Confederaciones que sería más estricta para controlar este grito, que se ha popularizado entre los fanáticos de otros países latinoamericanos. Chile, el campeón de Sudamérica y que también participa en este torneo que sirve de ensayo para el Mundial de 2018, ha sido sancionado con otras multas por el grito de sus seguidores.

El organismo rector del fútbol mundial indicó que los árbitros podrían detener los partidos si los hinchas persisten con esta conducta.

Los mexicanos realizaron el grito a todo pulmón cuando el portero de Portugal realizó su primer saque de meta en el empate 2-2 del domingo, aunque luego bajaron el volumen y al final era casi inaudible. Ello representó un cambio respecto de la conducta mostrada por los hinchas en México, donde distintas campañas no han conseguido reducirle los decibeles al grito considerado ofensivo.

FIFA advierte: nada de gritos ofensivos en Confederaciones

SAN PETERSBURGO, Rusia — Advertencia de la FIFA a los hinchas de México y Chile en la Copa Confederaciones: nada de gritos ofensivos hacia la comunidad gay durante la Copa Confederaciones.

El organismo rector anunció que implementará una supervisión más estricta para evitar incidentes ofensivos en el torneo que comienza el sábado, y quiere que los árbitros detengan los partidos si los fanáticos insisten en corear una palabra popularizada por los mexicanos en el fútbol latinoamericano.

La secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura, dijo el viernes que atajar este tipo de problema es “exactamente el propósito” de las medidas antidiscriminación que implementarán en el campeonato que sirve como ensayo para la Copa del Mundo.

“Los fanáticos tienen que entender que ponen en riesgo el partido al negarse a respetar las reglas del juego limpio”, dijo Samoura en una rueda de prensa en la víspera del partido inaugural entre Rusia y Nueva Zelanda.

México debuta el domingo ante Portugal, en Kazán, y Chile juega ese mismo día ante Camerún, en Moscú.

Ambas selecciones han sido multadas por la FIFA un total de 17 veces combinadas por los cánticos ofensivos de sus seguidores durante partidos por las eliminatorias para el Mundial del próximo año. Los hinchas gritan un término peyorativo hacia la comunidad gay cuando el portero del equipo contrario realiza un saque de meta.

La federación chilena ha sido multada 210,000 dólares y no podrá jugar cuatro partidos en su Estadio Nacional en Santiago, mientras que su contraparte mexicana ha recibido multas por 120,000.

“Hemos platicado entre nosotros y el sentimiento es que no va a parar el grito”, señaló en Kazán el hincha mexicano Gabriel Galván, uno de los líderes de la barra mexicana La Ola Verde que sigue a la selección en torneos internacionales. “Nadie cree que realmente vayan a parar un partido”.

Samoura dijo que las advertencias que se realizarán por los altavoces de los cuatro estadios antes de los partidos en la Copa Confederaciones pueden dar pie a los árbitros a detener y hasta dar por terminado un encuentro.

“Si las sanciones y la educación no funcionan, entonces tenemos que llevarlo más allá”, dijo la funcionaria, quien dijo tienen preparado un mensaje en contra del racismo del exfutbolista Diego Maradona, que será presentado el sábado.

El protocolo implementado ahora por la FIFA ha sido utilizado desde hace varios años por la UEFA, y quedó en evidencia en la Eurocopa de 2012 en Polonia y Ucrania cuando el delantero de Italia, Mario Balotelli, dijo que iba a irse de la cancha si era insultado por los hinchas por ser negro.

En los partidos de la liga rusa se reportaron 89 incidentes de racismo y de ultraderecha la temporada pasada.

“Agradecemos a la FIFA”, dijo el viceministro ruso Vitaly Mutko. “Le damos la bienvenida a esta decisión que implementa un sistema estricto”.

Sin embargo, Mutko insinuó que el racismo en el fútbol ya no es un problema endémico en Rusia.

“No vemos ningún gran problema aquí”, dijo el también encargado del comité organizador del Mundial. “Este es un problema que no es meramente ruso. Existe en todos lados”.

Comienza la (¿última?) Copa Confederaciones

MOSCÚ — Ha sido mercadeada como una especie de ensayo para la Copa del Mundo, lo que quizás haya contribuido a que algunos países, como la actual campeona del mundo, Alemania, no se la tomen tan en serio.

El jugador de México, Javier Aquino, reacciona tras fallar una oportunidad de gol contra Estados Unidos en un partido por las eliminatorias mundialistas el domingo, 11 de junio de 2017, en Ciudad de México. México debuta en la Copa Confederaciones contra Portugal el domingo, 18 de junio. (AP Photo/Eduardo Verdugo)

En cambio, la Copa Confederaciones no es ningún chiste para México y Chile, que encaran el torneo con lo mejor que tienen. La competición arranca el sábado con el duelo entre la anfitriona Rusia y Nueva Zelanda en el nuevo estadio de San Petersburgo, una de las principales obras para el Mundial del próximo año en el país.

Desde medidas de seguridad hasta la tecnología de videoarbitraje, Rusia y la FIFA probarán de todo en la Confederaciones que se disputará del 17 de junio al 2 de julio en Moscú, San Petersburgo, Sochi y Kazán. Estas cuatro ciudades, y siete más, serán las sedes en la Copa del Mundo de 2018.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ha insinuado que esta podría ser la última edición de la Confederaciones, un torneo ideado a principios de la década de los 90 por Arabia Saudí y que desde 1997 organiza oficialmente el ente rector del futbol mundial. Desde 2001 se realiza cada cuatro años en el país que acogerá el Mundial al año siguiente, con la participación de ocho equipos: los monarcas de cada una de las seis confederaciones continentales, el campeón del mundo y el anfitrión.

“Estamos evaluando todas las posibilidades”, expresó Infantino en noviembre, anticipando que bajo el formato actual el torneo de 2021 tendría que disputarse en pleno verano en Catar, sede del Mundial de 2022. “¿Deberíamos jugarla en junio, debería ser en noviembre? ¿Tenemos que replantearnos el formato?”.

El jugador de la selección de Chile, Eduardo Vargas, derecha, festeja un gol en un amistoso contra Rumania el martes, 13 de junio de 2017, en Cluj, Rumania. Chile debuta en la Copa Confederaciones contra Camerún el domingo 18 de junio en Moscú. (AP Photo/Mihaela Bobar)

La venta de boletos fue menor a lo que los organizadores esperaban. Chile tendrá el mayor contingente de hinchas extranjeros, un dato sorprendente tomando en cuenta que sus seguidores tendrán que viajar unos 10.000 kilómetros para llegar al primer partido de su selección, el domingo contra Camerún en Moscú.

Alemania utiliza el torneo para probar su nueva camada de jugadores. El técnico, Joachim Loew, convocó apenas a tres futbolistas del plantel que ganó en 2014 en Brasil y usará a figuras en ascenso como Joshua Kimmich (22 años), Timo Werner (21) y Niklas Sule (21).

“Es una oportunidad para que muchos jóvenes talentosos se den a conocer”, señaló Lukas Podolski, exdelantero de la selección germana que disputó la Confederaciones de 2005 celebrada en su país.

Alemania, que juega la Confederaciones por tercera ocasión, debuta el lunes contra Australia en Sochi en un partido del Grupo B, que arrancará en la víspera con el Chile-Camerún.

Dotaos de la mejor generación de futbolistas de su historia, los chilenos disputan por primera vez el campeonato intercontinental gracias a la coronación en la Copa América de 2015 en su propio suelo. A esa victoria le siguió el título de la Copa América Centenario el año pasado en Estados Unidos. En ambas finales derrotaron a Argentina en la definición por penales.

Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Claudio Bravo, Eduardo Vargas y Charles Aránguiz encabezan el plantel dirigido por Juan Antonio Pizzi, quien tomó las riendas el año pasado en reemplazo del ahora timonel de Argentina, Jorge Sampaoli.

Al menos para su primer encuentro ante el campeón de África, Chile no contará con su portero y capitán Bravo, quien no se ha recuperado de una lesión de gemelos que sufrió a fines de abril con su club, el Manchester City.

Chile empató 1-1 con Rusia y cayó 3-2 ante Rumania en un par de fogueos.

“Todos los jugadores están sanos, con excepción de Claudio, y tenemos muy buena preparación para enfrentar este torneo”, expresó Pizzi. “También destaco el compromiso de los jugadores, quienes están luchando por dejar bien puesto al país en este prestigioso certamen. Veo las ganas que tienen, la condición en la que están. Me deja tranquilo para competir en la Copa Confederaciones”.

México también apostó todo a su séptima participación en la Confederaciones, un torneo que ganó en 1999 como país anfitrión.

Poco después de empatar 1-1 con Estados Unidos el domingo por las eliminatorias mundialistas, el técnico del “Tri” Juan Carlos Osorio viajó a Rusia con figuras como Javier “Chicharito” Hernández, Andrés Guardado, Giovani Dos Santos y Carlos Vela. México alineará un plantel alternativo para disputar la Copa de Oro de la CONCACAF en julio.

México debutará el domingo en Kazán nada menos que ante el monarca europeo, Portugal, que cuenta con su referente Cristiano Ronaldo.

“Creo que uno mejora a través de la competencia, y el fútbol mexicano no tiene la oportunidad de competir contra los europeos con tanta frecuencia”, señaló recientemente Osorio. “Esta es una gran oportunidad, y no la vamos a dejar pasar por alto”.

Para los organizadores, la Confederaciones servirá para ensayar las medidas antiterrorismo y contra los hooligans que se implementarán a mayor escala durante el Mundial.

De igual manera, la FIFA probará el sistema de videoarbitraje que ya fue utilizado en el reciente Mundial Sub20 en Corea del Sur. El brasileño Sandro Ricci, el paraguayo Enrique Cáceres y el canadiense Joe Fletcher estarán en la cabina el sábado en San Petersburgo, revisando los videos para asistir al árbitro principal del partido inaugural entre Rusia y Nueva Zelanda, el colombiano Wilmar Roldán.

“Nuestro objetivo es eliminar los errores evidentes, los errores que la gente recuerda años después”, indicó Massimo Busacca, director de arbitraje de la FIFA. “El fútbol pedía esto, y estamos intentando buscar las maneras de que la tecnología nos ayude a tomar las decisiones más difíciles”.