Mundial 2018: Vela y Chicharito le dan triunfo a México 2-1 sobre Corea

Javier Hernandez (derecha) festeja el segundo gol de México junto a Hirving Lozano en el partido contra Corea del Sur por el Grupo F del Mundial, en Rostov, Rusia, el sábado 23 de junio de 2018. (AP Foto/Lee Jin-man)

Por LEÓN FELIPE GIRÓN

ROSTOV DEL DON, Rusia (AP) — Javier Hernández, Carlos Vela y miles de voces mexicanas conquistaron Rostov del Don. El Tri dominó a su rival, es amo del Grupo F del Mundial y, pese a que no tiene asegurada la clasificación, promete ir por más en Rusia.

Vela y Hernández firmaron los goles en cada tiempo y México selló su segundo triunfo de la justa al derrotar el sábado 2-1 a Corea del Sur. Con ello colocó un pie dentro de los octavos de final, instancia a la que podría avanzar por séptimo Mundial consecutivo.

Carlos Vela, de la selección de México, festeja luego de convertir un penal ante Corea del Sur en un encuentro del Mundial, efectuado el sábado 23 de junio de 2018, en Rostov del Don, Rusia (AP Foto/Eduardo Verdugo)

México ganó sus primeros dos partidos del torneo, algo que no conseguía desde 2002. Pero eso no es suficiente en un equipo que se atreve a soñar. A imaginar cosas agradables, increíbles o, ¿cómo más decirlo?

“No hay palabras para expresar esto, la verdad es que la realidad supera los sueños, hay que soñar, hay que imaginarse cosas chingonas”, declaró el “Chicharito” Hernández utilizando un término muy mexicano para referirse a logros extraordinarios y en clara referencia a un video que se volvió muy popular, donde usa la frase en una entrevista con la televisión.

Dentro y fuera de la cancha, México empieza a visualizar lo grande gracias a un triunfo que no solo desbordó emociones en la tribuna, sino que alivió dolores en el corazón de la ofensiva tricolor.

Menos de una semana después del deceso de su abuelo, Vela convirtió la pena personal en alegría al capitalizar por la vía del penal a los 26 minutos. Jang Hyun-soo desvió de manera torpe y clara con la mano un servicio de Andrés Guardado dentro del área. El árbitro serbio Milorad Mazic no dudó en apuntar al centro del área.

“Han pasado situaciones difíciles en mi familia y es por eso que el triunfo de hoy lo disfruto al máximo y muchísimo”, dijo Vela.

La tensión mexicana se alivió al promediar el segundo tiempo, cuando en una copia del gol que le dio a México un triunfo sin precedentes el domingo pasado sobre Alemania, ahora fue Hernández quien coronó un contragolpe a pase de Hirving Lozano y encontró el fondo de la red.

Son Heung-min descontó por los coreanos en tiempo agregado con un potente disparo fuera del área, en un premio a su esfuerzo personal al generar varias acciones de peligro que amenazaron con desbaratar tanto el orden en la zaga mexicana como otra brillante actuación del arquero Guillermo Ochoa, quien se quedó a segundos de firmar su cuarta blanqueada en una Copa del Mundo.

Por la noche, México necesitaba una derrota o un empate de Alemania para sellar su pasaje a octavos. Pero los alemanes remontaron con un tol en los descuentos y con 10 hombres, para superar 2-1 a los suecos.

Así, México es líder con seis, seguido por Suecia y Alemania con tres. Corea del Sur, en contraparte, quedó eliminada con dos derrotas.

“Claro que es mejor trabajar con resultados positivos, pero las alabanzas pueden ser una trampa, hay que seguir con el trabajo, por ahora que disfrute el pueblo mexicano”, destacó Hernández, quien llegó a los 50 goles con la camiseta tricolor. “Nosotros trabajaremos igual independientemente del resultado entre Alemania y Suecia”.

En el segundo tiempo y con la necesidad de ir al frente, el técnico Shin Tae-yong modificó su esquema a un ataque de tres, que dejó los espacios abiertos para que México buscara el contragolpe tal y como sucedió en su presentación ante Alemania. “Chicharito” capitalizó en una ocasión. Pero Vela, Lozano y Layún dejaron escapar claras oportunidades de sumar un marcador más abultado para el cuadro mexicano.

En tanto, el conjunto del colombiano Juan Carlos Osorio pudo soportar buena parte del vendaval coreano con orden en la zaga y apuntalando el medio campo en el complemento con el ingreso de Rafael Márquez. El gol de Son, un potente disparo que se anidó pegado al palo derecho de Ochoa, simplemente llegó demasiado tarde.

Sacudido por las críticas durante gran parte de su proceso de tres años en el banquillo mexicano, el colombiano Juan Carlos Osorio solo requirió de dos triunfos en el Mundial para conquistar el corazón de la afición mexicana, que se deleitó coreando “El Profe Osorio” en los minutos finales en reconocimiento a su labor

Y esta vez, en la Arena de Rostov, no se escuchó el grito considerado homofóbico y que esta semana le costó una multa de 10,000 francos suizos (10,026 dólares) a la Federación Mexicana de Fútbol.

“Es reconfortante y conmovedor ver cómo la afición acompaña a su selección, escuchando el himno”, dijo Osorio. “A mí me conmueve, me imagino a nuestros jugadores, a mis jugadores. Creo que muy pocas aficiones muestran la pasión desbordante por su selección”.

El desempeño del Tri ha espantado todo el pesimismo que le atosigó en las semanas previas al torneo, incluyendo un escándalo por una fiesta organizada por los jugadores en la Ciudad de México antes de embarcar hacia Rusia.

“Llegamos — y el mundo lo sabe— con críticas y con negatividad, pero la hemos asumido y canalizado”, afirmó Hernández. “Somos un equipo con humildad y talento, lo demás es un ruido externo que no queremos que nos desestabilice. Es lo único que nos importa, le ganamos a Alemania y Corea, rivales complicados y sigue Suecia. Queremos el primer lugar, pero hay que ir con calma”.

LA PENA COREANA

El defensor Jang desvió claramente el servicio de Andrés Guardado con la mano dentro del área, en un evidente penalti, la segunda pena máxima que comete el conjunto coreano en igual número de partidos. Dos penaltis y dos derrotas por un gol de diferencia tienen a Corea del Sur con un partido de trámite y las maletas hechas para volver a casa. Y el panorama no es mucho mejor.

“En dos juegos, hemos otorgado dos penales, y eso definitivamente es un problema”, dijo el técnico Shin. “Creo que nuestros defensas han perdido la confianza y eso es desafortunado”.