Depto. de Justicia duda de honestidad de ciudades santuario

WASHINGTON (AP) — El Departamento de Justicia puso en duda  algunas de las llamadas ciudades santuario hayan respondido con honestidad a la pregunta de si cumplen la ley de informarles a las autoridades federales de inmigración sobre el estatus migratorio de las personas que tienen detenidas.

En esta fotografía de archivo del 9 de junio de 2017 se ve la atestada sala donde se efectúa una audiencia sobre seguridad pública y seguridad nacional de una comisión de la legislatura de Massachusetts en Boston. Muchas ciudades que apoyan a los inmigrantes sin permiso de residencia se ven obligadas a arrestarlos en cumplimiento de las leyes vigentes. Uno de los casos más notables es el de El Paso, Texas, donde el 80% de la población es hispana y cuya cárcel aloja un promedio de 700 extranjeros sin papeles diarios. (AP Foto/Stephan Savoia, archivo)

En un comunicado de tono enérgico, el departamento señaló que algunas de las 10 jurisdicciones investigadas insisten en que acatan la ley, al tiempo que se oponen en forma desafiante a cooperar con las acciones para detener y deportar a los inmigrantes que viven sin permiso en el país.

El Departamento de Justicia dijo que revisa las políticas de las jurisdicciones para determinar si procede cancelarles algunas subvenciones federales por no lograr demostrar que acatan la ley federal de inmigración.

Las ciudades incluyen a Nueva York, Chicago, Nueva Orleans y Filadelfia, que en su carta le dijo al departamento que cumple la ley, aun cuando se opone a recabar información sobre el estatus migratorio de sus residentes.

En la lista también figuran dos estados, California y Connecticut, así como los condados Miami-Dade en Florida; Cook en Illinois; Milwaukee en Wisconsin, y Clark en Nevada.

El inspector general del departamento seleccionó a esas localidades por tener normativas que obstruyen la capacidad de la policía local para informar a las autoridades federales sobre el estatus migratorio de las personas detenidas.

Las ciudades rechazaron esa opinión, y señalaron que sus normativas se ajustan a la sección específica de la ley federal que les prohíbe a las municipalidades obligar a los funcionarios locales a que impidan que cierta información llegue a las autoridades federales de inmigración.

“Están asumiendo posturas contradictorias”, dijo Leon Fresco, quien encabezó la Oficina de Litigación sobre Inmigración del Departamento de Justicia durante el gobierno del presidente Barack Obama. “Las ciudades están diciendo: de ninguna manera haremos nada en la práctica que incremente la cantidad de acciones policiales para regular la inmigración que están llevándose a cabo en nuestra ciudad. Dicho eso, si un funcionario federal nos pide información, le proporcionaremos esta información”.

Columbus aprueba ley que protege a migrantes

COLUMBUS, Ohio, EE.UU. (AP) — El Concejo Municipal de Columbus, Ohio, votó a favor de una orden ejecutiva propuesta por el gobernador Andrew Ginther para proteger a los migrantes en esta ciudad, se informó el martes.

La nueva norma se opone a la ley estatal que señala que es posible arrestar o negar algún servicio a una persona con base en su estatus migratorio.

Aunque la ley es similar a otras que ya existen en las llamadas ciudades santuario, las autoridades de Columbus puntualizaron la ciudad no entra en esta categoría. Las ciudades santuario se refieren a aquellas entidades que cooperan poco o nada con las autoridades federales de inmigración en cuanto a la persecución de personas que viven en Estados Unidos sin autorización.

El presidente Donald Trump ha amenazado con retirar los fondos federales a las ciudades santuario.

Por otra parte, el único candidato republicano para concejal, Kieran Cartharn, dijo que esta nueva ordenanza pone en jaque fondos federales y lastima a la gente de Columbus.

El presidente del concejo, Zach Klein, dijo a la televisora WCMH-TV que la norma trata sobre “la decencia humana y para que haya oportunidades para todos”.

La ley entrará en vigor en 30 días.

Chicago lanza campaña de bienvenida a los inmigrantes

CHICAGO (AP) — Chicago lanzó una campaña en la que elogia la contribución de los inmigrantes a la ciudad justo cuando el presidente Donald Trump ha implementado medidas más estrictas para controlar la inmigración.

La campaña lleva el nombre de “One Chicago” (“Un solo Chicago”), y su objetivo es asegurarles a los inmigrantes que son bienvenidos en la tercera ciudad más grande de Estados Unidos.

El alcalde Rahm Emanuel la inauguró oficialmente en un evento el domingo, en el que habló emocionado sobre la llegada de su abuelo al país a los 13 años de edad.

Un nuevo sitio web llamado “One Chicago” muestra videos de inmigrantes que narran cómo fueron a dar a Chicago, y también proporciona vínculos a otros sitios de internet donde los inmigrantes pueden buscar ayuda jurídica y de otro tipo. La campaña también incluye anuncios de servicio público por toda la ciudad.

El gobierno de Trump ha amenazado con recortarle el financiamiento federal a las ciudades que, como Chicago, se han declarado “santuarios” para los inmigrantes que temen ser deportados.

Juez bloquea decreto de Trump contra “ciudades santuario”

SAN FRANCISCO (AP) — Un juez federal de San Francisco bloqueó el martes la orden del gobierno del presidente Donald Trump que recortaría financiamiento a comunidades que limiten su cooperación con las autoridades de inmigración.

El juez William Orrick emitió el fallo temporal a raíz de una demanda sobre el decreto de Trump contra las llamadas “ciudades santuario”. La decisión será vigente mientras la demanda es dirimida en la corte.

El gobierno federal y dos gobiernos locales de California que entablaron demandas contra el decreto discreparon sobre el alcance de la orden ejecutiva.

San Francisco y el condado Santa Clara alegaron que representa miles de millones de dólares en financiamiento federal.

Pero un abogado del Departamento de Justicia, Chad Readler, dijo recientemente en una audiencia que aplicaba a un número limitado de subvenciones.

Readler dijo que el decreto involucraba menos de un millón de dólares a nivel nacional y que quizá en nada afectaría a San Francisco.