Mattis defiende uso de soldados en la frontera EEUU-México

Esta foto proporcionada por la Fuerza Aérea de EEUU muestra a soldados a su llegada al Aeropuerto Internacional de Valley, el jueves 1 de noviembre del 2018, en Harlingen, Texas, para realizar las primeras misiones en la frontera con México. (Alexandra Minor/Fuerza Aérea de EEUU vía AP)

Por ROBERT BURNS,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El secretario de Defensa estadounidense Jim Mattis defendió el miércoles el uso de soldados para custodiar la frontera con México, diciendo que de cierta forma es buen entrenamiento para la guerra. Señaló que el despliegue es similar a uno efectuado en 1916 para combatir al revolucionario mexicano Francisco Villa.

En declaraciones a la prensa cuando se disponía a visitar a efectivos estadounidenses en la frontera sur en Texas, Mattis declinó hacer una proyección sobre el costo de la misión. Afirmó que las cifras que le han entregado a la fecha “no son nada correctas”, y dijo creer que “muy pronto sabremos el costo real. Así que los mantendremos al tanto a medida que se sepan los costos reales”.

En un plazo de una semana o 10 días los 5,800 soldados desplegados actualmente en la misión fronteriza habrán realizado todas las tareas solicitadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, señaló Mattis, aunque el Pentágono y el Departamento de Seguridad Nacional están preparando labores adicionales. No dijo cuándo pudiera concluir la misión; los actuales despliegues podrían finalizar el 15 de diciembre según lo previsto, pero eso podría cambiar.

Además de los 5,800 soldados en activo que ya están en la zona fronteriza, unos 2,100 efectivos de la Guardia Nacional proveen apoyo desde abril en la región.

Los detractores han cuestionado el uso de militares en la frontera sin que exista una amenaza perceptible a la seguridad, aunque el presidente Donald Trump ha dicho que la caravana de migrantes centroamericanos que viajan hacia el norte a través de México equivale a una invasión. Desde los comicios Trump no ha hablado mucho sobre el tema, y hasta la fecha no ha habido ninguna amenaza fronteriza.

A la pregunta de si cree que exista una amenaza a la seguridad en la frontera que justifique el uso de soldados en activo, Mattis señaló que difiere del criterio de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, que lo acompañó el miércoles a la zona limítrofe.

Nielsen y Mattis conversaron con altos comandantes y pronunciaron un mensaje ante la tropa. Mattis dijo a los soldados que su misión es “apoyar” a Aduanas y Protección Fronteriza.

“En este momento ése es nuestro papel y sólo ése”, apuntó.

“Los ojos de todo el mundo en este momento –ciertamente que los de todos los estadounidense– están sobre ustedes”, les dijo Mattis a los soldados, indicándoles que participan en una misión “no convencional”.

“Estamos aquí debido al número de ilegales que dicen van a intentar cruzar ilegalmente hacia nuestro país”, afirmó, aparentemente refiriéndose a los miles de migrantes que avanzan por México hacia el norte.

Un soldado le preguntó a Mattis cuáles son los planes a corto y largo plazo de la misión militar.

Mattis dijo que el objetivo a corto plazo es colocar suficiente alambre y otras barreras en los lugares fronterizos como lo solicitó Aduanas y Protección Fronteriza. El objetivo a largo plazo es “algo por determinar”, agregó.

“Cuando uno está en algo como esto”, señaló Mattis, “es dinámico e imprevisible. Habrá que ver”.

Indicó que los oficiales militares le han dicho que el emplazamiento de tropas ha sido “un muy buen entrenamiento” porque equivale a un ensayo de las exigencias logísticas —tales como colocar carga en aeronaves— que deben efectuarse en tiempos de guerra.

En sus declaraciones más amplias sobre la misión fronteriza orquestada a toda prisa, Mattis argumentó que encaja en un patrón histórico que se remonta a principios del siglo XX. Hizo notar que el presidente Woodrow Wilson envió a la frontera a decenas de miles de integrantes de la Guardia Nacional y tropas en activo en 1916 en respuesta a un ataque de los revolucionarios mexicanos.

“Eso ocurrió hace más de un siglo, y en ese tiempo la amenaza eran las tropas de Pancho Villa, revolucionarios que cruzaron la frontera e ingresaron a Estados Unidos”, afirmó.

Trump: Tropas en frontera con México podrían llegar a 15,000

Trump: Tropas en frontera con México podrían llegar a 15,000

El presidente Donald Trump habla con la prensa sobre querer cambiar la Decimocuarta Enmienda en Washington, el miércoles 31 de octubre de 2018. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

Por ZEKE MILLER y ROBERT BURNS,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El presidente Donald Trump dijo el miércoles que el número de militares enviados a la frontera entre México y Estados Unidos podría llegar a 15,000, aproximadamente el doble del número que el Pentágono dijo que actualmente tiene planeado para una misión cuyas dimensiones cambian todos los días.

El Pentágono dijo que “más de 7,000” soldados serían enviados a la frontera suroeste para apoyar a los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. Los funcionarios dijeron que el número podría llegar a un máximo de 8,000 bajo los planes actuales.

El número de efectivos ha cambiado a un paso vertiginoso, mientras Trump toma una postura dura contra la inmigración a pocos días de las elecciones de medio periodo.

Apenas la semana pasada, los funcionarios indicaban que se enviarían entre 800 y 1,000 efectivos. El lunes, funcionarios anunciaron que se desplegarían unos 5,200. Al día siguiente, un general de la Fuerza Aérea que dirige el operativo dijo que irían más que el número inicial anunciado y rechazó específicamente los reportes de que podría llegar a 14,000, pues “eso no es congruente con lo que hemos estado planeando”.

El general de la Fuerza Aérea Terrence O’Shaughnessy, responsable del Comando Norte de Estados Unidos, dijo a la prensa que el número podría exceder al contingente inicial de 5,200, pero no dio un cálculo aproximado del total final.

Sólo 24 horas después, Trump arrojó nueva incertidumbre al panorama, tomando por sorpresa al Pentágono.

Con la mirada fija en las elecciones de la próxima semana, Trump ha espetado duras declaraciones, promesas y acciones contra la inmigración con el fin de movilizar a sus simpatizantes y ayudar al Partido Republicano a mantener el control del Congreso. Su propia campaña de 2016 se concentró en los temores por la frontera, y ha sido el eje de su última semana antes de la contienda electoral de mitad de periodo.

“En lo referente a la caravana, nuestras fuerzas armadas están listas”, dijo Trump el miércoles. “Tenemos alrededor de 5,800. Subiremos a una cifra entre 10,000 y 15,000 elementos, además de la Patrulla Fronteriza, el ICE y el resto del personal en la frontera”, dijo, refiriéndose al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas por sus iniciales en inglés.

Posteriormente dijo a ABC News: “Debemos tener un muro de gente”.

Sus comentarios son el giro más reciente en una historia que ha lanzado al Pentágono al ámbito político, generando interrogantes sobre si el secretario de Defensa Jim Mattis permitiría que el ejército fuera utilizado en un ardid político.

“No hacemos ardides”, dijo Mattis el miércoles.

Trump refutó la noción de que “sembraba miedo” o de que utiliza el tema con fines políticos, pero su retórica cada vez más dura en los últimos días de campaña pone en duda esa negativa. Trump ha arengado en contra de la inmigración ilegal, incluyendo varias caravanas de migrantes centroamericanos que lentamente se abren paso hacia la frontera con Estados Unidos. La caravana más grande se encuentra a casi 1,000 millas de la frontera.

También prometió poner fin a la liberación de los detenidos con la instalación de carpas para mantener arrestados ahí a quienes ingresen ilegalmente al país. Y esta semana aseguró que podría promulgar un decreto para poner fin de manera unilateral al derecho de ciudadanía por nacimiento para los hijos de padres que no son estadounidenses.

Los comentarios de Trump del miércoles dejaron pensativos a algunos en el Pentágono. Funcionarios dicen que no tienen planes para desplegar a 15,000 soldados. El número posiblemente podría llegar a 10,000, contando los 2,100 efectivos de la Guardia Nacional que han estado en la frontera durante varios meses en una misión por separado, aunque relacionada. El número de soldados en servicio señalados para ser desplegados se mantenía en 7,000 el miércoles, pero podría llegar a 8,000.

El despliegue de 15,000 efectivos en la frontera estaría cerca del nivel de presencia militar de Estados Unidos en Afganistán. Y podría ser más del doble del número de personas que se cree forman parte de las caravanas.

El miércoles Trump no dio marcha atrás de su propuesta controversial de derrocar el mismo concepto de ciudadanía estadounidense. En un tuit, dijo que el derecho a la ciudadanía para bebés nacidos de no ciudadanos en suelo estadounidense “terminará de una forma u otra”.

También afirmó que los términos del “derecho de ciudadanía por nacimiento” no “están cubiertos por la Decimocuarta Enmienda”.

Sin embargo, el texto que introduce la Causa de Ciudadanía de la enmienda dice que: “Todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos y sujetas a la jurisdicción del mismo, son ciudadanos de Estados Unidos y del estado en el que residen”. La propuesta de ciudadanía sin duda provocaría una larga batalla legal sobre si el presidente puede alterar el concepto aceptado desde hace mucho de que la Decimocuarta Enmienda otorga ciudadanía a cualquier niño nacido en suelo estadounidense, sin importar el estatus inmigratorio de sus padres.

El presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan aseveró el martes que “obviamente” Trump no podría cambiar esa norma con una orden ejecutiva. Su comentario le ganó una reprimenda de Trump cuando tuiteó el miércoles que Ryan “debería enfocarse en mantener la mayoría, más que en dar sus opiniones sobre la ciudadanía por nacimiento, ¡algo de lo que no sabe nada!”.

En conferencia de prensa antes de dejar la Casa Blanca para un evento de campaña en Florida, Trump comparó su plan de actuar bajo decreto con la decisión del presidente Barack Obama de utilizar una acción ejecutiva para promover protecciones y un estatus laboral legal para algunas personas traídas sin autorización a Estados Unidos siendo niños.

“Si él puede hacer el DACA, nosotros podemos hacer esto por orden ejecutiva”, dijo Trump usando el acrónimo en inglés del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. Trump y el Departamento de Justicia han argumentado que la acción de Obama fue ilegal.

Desde hace mucho, Trump y varios asesores han considerado el tema de la inmigración como el grito de guerra más efectivo para su base de partidarios. Se esperaba que el presidente hiciera un anuncio sobre nuevas acciones en la frontera el martes, pero eso cambió para que en su lugar pudiera ir a Pittsburgh, en donde 11 personas fueron masacradas en una sinagoga el sábado.

Pentágono enviará 5,200 efectivos a la frontera con México

Pentágono enviará 5,200 efectivos a la frontera con México

El comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Kevin McAleenan, derecha, escucha al jefe del comando norte, general Terrence O'Shaughnessy, en conferencia de prensa en Washington, 29 de octubre de 2018. (AP Foto/Susan Walsh)

Por ROBERT BURNS, COLLEEN LONG y JILL COLVIN,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El Pentágono se apresta a enviar 5,200 efectivos a la frontera con México, un operativo militar extraordinario cuando restan siete días para unas elecciones en las que el presidente Donald Trump quiere concentrar la atención en una lenta “invasión” de migrantes centroamericanos.

El número de efectivos duplica con creces la de los que combaten al Estado Islámico en Siria, que suman 2,000.

Dos caravanas de migrantes, principalmente a pie y en busca de asilo, todavía se encuentran a cientos de millas de la frontera entre México y Estados Unidos.

Ávido de mantener la atención de los votantes concentrada en la inmigración ilegal durante la recta final hacia las elecciones, Trump acentuó sus sombrías advertencias al tuitear, “Ésta es una invasión de nuestro País, ¡y nuestras Fuerzas Armadas los esperan!”.

Y en una entrevista con HBO declaró que quiere derogar el derecho constitucional de ciudadanía de los niños nacidos en Estados Unidos de padres no ciudadanos.

Preguntado sobre la legalidad de semejante decreto, Trump dijo, “me han dicho que puedo hacerlo por decreto”. Añadió que “somos el único país del mundo donde llega una persona y tiene un bebé y ese bebé es esencialmente un ciudadano de Estados Unidos”. Un estudio de 2010 revela que 30 países tienen el derecho de ciudadanía por nacimiento.

Los migrantes que completen la ardua travesía terrestre hacia la frontera enfrentan grandes obstáculos –tanto físicos como burocráticos– a su aspiración a permanecer en Estados Unidos.

En una entrevista el lunes por la noche, Trump dijo que se levantarían “ciudades de carpas” para los solicitantes de asilo.

“Vamos a levantar carpas en todas partes”, dijo el presidente a Fox News. “Serán muy bonitas y van a esperar y si no consiguen asilo, se van”.

Bajo las normas vigentes, los migrantes que superan una entrevista inicial suelen quedar en libertad hasta que sus casos son resueltos por un tribunal de inmigración, un proceso que suele tomar años.

Trump negó que su intención sea ayudar a los candidatos republicanos en las elecciones de mitad de período del martes próximo: “Esto no tiene nada que ver con las elecciones”, dijo.

La “Operación Patriota Fiel” fue descrita por el jefe del Comando Norte como una ayuda a Aduanas y Protección Fronteriza para “endurecer la frontera sur” reforzando las defensas en torno a los puntos de entrada al país. Se usarán helicópteros para descender sobre migrantes que intenten cruzar ilegalmente, dijo el general Terrence O’Shaughnessy.

Un funcionario dijo que además de los 5,200, el Pentágono puso en alerta a otros 2,000 a 3,000 efectivos para el caso de que sea necesario. El funcionario habló bajo la condición de anonimato.

Se instalarán alambradas de púas en los espacios abiertos entre los puertos de entrada.

“No permitiremos que un grupo grande entre a Estados Unidos en forma ilegal e insegura”, dijo el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Kevin McAleenan.

Ejército de EEUU suspende el despido de reclutas migrantes

PORTADA – En esta fotografía del martes 3 de julio de 2018 se muestra a un recluta paquistaní que recientemente fue dado de baja del Ejército de Estados Unidos. (AP Foto/Mike Knaak)

MARTHA MENDOZA y GARANCE BURKE,  Associated Press

El ejército de Estados Unidos ha suspendido, al menos temporalmente, el despido de reclutas inmigrantes que se alistaron buscando una vía para obtener la ciudadanía.

Un memorándum al que tuvo acceso The Associated Press el miércoles y fechado el 20 de julio, detalla las órdenes dadas a oficiales de alto rango del ejército para que dejen de procesar, con efecto inmediato, las bajas de los hombres y mujeres que se entraron en un programa especial para inmigrantes.

No estuvo claro cuántos soldados se vieron afectados por la medida, y el Pentágono no respondió a las peticiones para realizar comentarios.

“A partir de este momento, se suspende el procesamiento de todas la bajas involuntarias”, dice el memo firmado por el subsecretario del ejército para asuntos de personal y reservistas, Marshall Williams.

Hace un mes la AP informó que decenas de reclutas inmigrantes recibían la baja o la cancelación de sus contratos. Algunos dijeron que no se les explicó el motivo. A otros, el ejército les dijo que los consideraba un riesgo para la seguridad porque tenían familiares en el exterior o porque el Departamento de Defensa había investigado sus antecedentes.

A principios del mes pasado, el Pentágono dijo que no había cambios en las directivas y que continuaban las averiguaciones de antecedentes. Y a mediados de julio, el ejército anuló una baja, la del reservista brasileño Lucas Calixto, de 28 años, que había presentado una demanda. Los abogados presentaron una demanda colectiva la semana pasada para proteger a un grupo más amplio de reservistas y reclutas, exigir la revocación de las bajas y detener las bajas futuras.

Una orden judicial que toma como referencia el memo del 20 de julio pide al ejército que aclare cómo afecta la baja de Calixto y otros demandantes. En un pasaje del memo, Williams ordenó a los jefes militares que recomienden si el deben emitir instrucciones relacionadas con el programa.

Margaret Stock, una abogada de inmigración y teniente coronel retirada del ejército que ayudó a crear el programa de reclutamiento, dijo el miércoles que el memo demuestra la existencia de una política.

“El ejército reconoce que ha dado de baja indebidamente a cientos de soldados”, dijo. “El paso siguiente debería ser derogar las bajas indebidas”.

Los reclutas y reservistas dados de baja a los que se pudo consultar el miércoles dijeron que, por lo que sabían, sus bajas seguían vigentes.

Congreso EEUU aprueba aumento salarial para tropas

FOTO DE PERFIL – Esta foto del 27 de marzo del 2008 muestra el Pentágono, en Washington. La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el jueves, 26 de julio del 2018, una propuesta de ley de defensa que daría a las fuerzas armadas un aumento salarial de 2.6%, el mayor en nueve años. (AP Foto/Charles Dharapak/ARCHIVO)

Por MATTHEW DALY,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. (AP) — La Cámara de Representantes aprobó el jueves una propuesta de ley de defensa que daría a las fuerzas armadas un aumento salarial de 2.6%, el mayor en nueve años.

La medida debilita un esfuerzo para sancionar al gigante chino de telecomunicaciones ZTE y le permite al presidente Donald Trump anular sanciones contra países que han comprado armas rusas pero que ahora quieren comprar armamento estadounidense.

El secretario de defensa Jim Mattis había solicitado esa exención, diciendo que ayudaría a países como India que están tratando de “alejarse de la órbita rusa”.

Mattis dijo en una carta al Congreso que la exención no beneficiaría a Rusia. “Solamente beneficiará a Estados Unidos y los países dispuestos a buscar una relación de seguridad con nosotros”, incluyendo Vietnam e Indonesia, dijo.

La propuesta no financia el pedido de Donald Trump de una “Fuerza Espacial” como rama militar independiente.

La medida fue negociada por legisladores de las dos cámaras luego que versiones diferentes fuesen aprobadas en cada una de ellas. Fue aprobada 359-54 y ahora pasa al Senado.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders aplaudió la aprobación de la propuesta y llamó a una aprobación rápida en el Senado. Sanders dijo que la medida “apoya el pedido del presidente de un aumento salarial para nuestras tropas y mantiene la posición del gobierno de paz por medio de la fuerza”.

Ejército de EEUU da de baja a inmigrantes

En esta fotografía del martes 3 de julio de 2018 se muestra a un recluta paquistaní que recientemente fue dado de baja del Ejército de Estados Unidos. (AP Foto/Mike Knaak)

Por MARTHA MENDOZA y GARANCE BURKE

SAN ANTONIO, Texas (AP) — Algunos reservistas y reclutas del Ejército de Estados Unidos que se enrolaron por la posibilidad de naturalizarse estadounidenses están siendo dados de baja abruptamente, de acuerdo con información obtenida por The Associated Press.

La AP no pudo determinar cuántos hombres y mujeres que se enrolaron través del programa de reclutamiento especial han sido dados de baja del Ejército, pero abogados de inmigración dijeron que conocen a más de 40 que han sido dados de baja o cuyo estatus se ha vuelto cuestionable, lo que pone en riesgo su futuro.

“Era mi sueño servir en el ejército”, dijo el reservista Lucas Calixto, un inmigrante brasileño que interpuso una demanda contra el Ejército la semana pasada. “Dado que este país ha sido muy bueno conmigo, pensé que era lo menos que podía hacer para devolver algo al país que adopté”.

Algunos de los miembros del Ejército dijeron que no les notificaron la razón por la que habían sido dados de baja. Otros que exigieron respuestas afirmaron que les informaron que habían sido catalogados como riesgos de seguridad debido a que tenían familiares en el extranjero, o porque el Departamento de Defensa no había completado sus revisiones de antecedentes.

Portavoces del Pentágono y del Ejército señalaron que, debido al litigio en curso, no podían explicar las bajas ni responder a preguntas sobre si había cambios en las políticas de alguna de las fuerzas armadas.

A los inmigrantes elegibles se les pide tener un estatus legal en Estados Unidos, como una visa de estudiante, para poder enrolarse. Más de 5.000 inmigrantes se enrolaron al programa en 2016 y un estimado de 10.000 sirve hoy en día en las fuerzas armadas. La mayoría se va al Ejército, pero algunos también van a otras ramas militares.

Para naturalizarse estadounidenses, los miembros de las fuerzas armadas necesitan una designación de servicio honorable, la cual pueden obtener incluso después de sólo unos días en el campo de entrenamiento. Sin embargo, a los miembros que fueron dados de baja recientemente, les habían aplazado su entrenamiento básico para que no pudieran naturalizarse.

Margaret Stock, abogada de inmigración con sede en Alaska y una teniente coronel retirada de las Reservas del Ejército que ayudó a crear el programa de reclutamiento de inmigrantes, dijo que en los últimos días se ha visto abrumada por reclutas que han sido dados de baja repentinamente.

Todos tienen contratos firmados de reclutamiento y prestaron el juramento del Ejército, indicó Stock. Muchos eran reservistas que habían asistido a simulacros, recibido un salario y capacitación, mientras que otros habían estado en un programa de “ingreso aplazado”, agregó.

“Los inmigrantes han servido al Ejército desde 1775”, puntualizó Stock. “No habríamos ganado la revolución sin ellos y no vamos a ganar la guerra mundial contra el terrorismo hoy sin inmigrantes”.

Según Stock, en los casos que conoció, el Departamento de Defensa dijo que no pudo someter a los soldados a las exhaustivas comprobaciones de antecedentes, que incluyen revisiones de la CIA, el FBI y la Agencia Nacional de Inteligencia, además de entrevistas de contrainteligencia. Por ello, por defecto, no cumplen con los requisitos de antecedentes exigidos.

“Es un círculo vicioso”, dijo.

La AP entrevistó a Calixto y a reclutas de Pakistán e Irán, y todos ellos se mostraron devastados por sus inesperadas bajas.

“Ahora, la gran sensación que tenía cuando me alisté se ha esfumado”, declaró Calixto, de 28 años. “No entiendo por qué está ocurriendo esto”.

Con la esperanza de revertir la decisión, la semana pasada presentó una demanda en Washington D.C. alegando que el Departamento de Defensa no le dio oportunidad de defenderse ni de recurrir el fallo. Agregó que no recibió otro motivo concreto más allá de “seguridad personal”.

Calixto, que reside en Massachusetts y llegó a Estados Unidos cuando tenía 12 años, señaló en una entrevista por correo electrónico acordada a través de su abogado, que se unió al Ejército por patriotismo.

En la demanda, Calixto dijo que se enteró de su salida del cuerpo poco después de ser ascendido a soldado de segundo rango.

El paquistaní que habló con AP dijo que le comunicaron su expulsión en una llamada telefónica a unas semanas del que habría sido el final de su carrera militar.

“Había tantas lágrimas en mis ojos que mis manos no podían moverse lo suficientemente rápido para limpiarlas todas”, dijo. “Estaba desolado, porque amo Estados Unidos y estaba muy honrado de poder servir a este gran país”.

El soldado pidió que su identidad quedase en el anonimato porque teme ser obligado a regresar a Pakistán, donde podría tener problemas por haber formado parte del ejército estadounidense.

Partes del expediente militar del joven de 22 años revisadas por AP señalaron que era tan leal a Estados Unidos que la relación con su familia y su prometida en Pakistán no lo convertían en una amenaza de seguridad. Sin embargo, los documentos muestran que el Ejército alegó que esos vínculos con el extranjero eran preocupantes.

Un ciudadano iraní que viajó a Estados Unidos para estudiar un título de posgrado en ingeniería contó a la AP que se alistó en el programa con el objetivo de lograr formación médica. Dijo que se sentía orgulloso de “hacerlo todo de forma legal y vivir una vida honrada”. Se enteró de su salida del ejército hace unas semanas.

“Es terrible porque puse mu vida en peligro por este país, pero siento que me están tratando como si fuera basura”, dijo hablando bajo condición de anonimato por temor a su seguridad.

Políticos mexicanos condenan militarización fronteriza

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — Los políticos mexicanos hicieron a un lado sus diferencias el jueves para condenar la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de desplegar tropas de la Guardia Nacional en la frontera común y el presidente Enrique Peña Nieto se les unió.

El agente de la Patrulla Fronteriza Eduardo Olmos camina cerca de la reja que separa a Tijuana, México, de San Diego, California, el 22 de junio de 2016. (AP Foto/Gregory Bull, File)

“Los mexicanos podemos tener diferencias entre nosotros, y más aún en tiempos de elecciones, pero estaremos siempre unidos en la defensa de la dignidad y la soberanía de nuestro país”, manifestó Peña Nieto en un video divulgado a través de Twitter. “Independientemente de sus naturales diferencias, todos (los candidatos) coincidieron en rechazar medidas contrarias a una buena vecindad”.

El mandatario mencionó a los cuatro candidatos, entre ellos el izquierdista y líder en las encuestas Andrés Manuel López Obrador, a quien criticó en el pasado por querer echar por tierra algunas de las reformas estructurales aprobadas durante su gobierno.

López Obrador declaró el miércoles que no aceptaría “el uso de la fuerza, la militarización de la frontera”.

“Los problemas no se resuelven así. La paz y la tranquilidad son frutos de la justicia”, agregó tras apostar por hacer una cadena humana en la frontera como símbolo de protesta.

El presidente, por su parte, se dirigió de forma directa a su homólogo estadounidense.

“Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones”.

El Senado mexicano aprobó el miércoles una resolución donde solicita suspender la cooperación con Estados Unidos en materia de inmigración ilegal y tráfico de drogas, “en tanto el presidente Donald Trump no se conduzca con la civilidad y el respeto que el pueblo de México merece”.

El candidato presidencial Ricardo Anaya fue más allá al señalar que México debería limitar la cooperación antiterrorista hasta que la Guardia Nacional sea retirada. Anaya encabeza una coalición de izquierda y derecha de cara a las elecciones del 1 de julio.

El aspirante del partido en el gobierno, José Antonio Meade, declaró por su parte que “independientemente de nuestras diferencias políticas, es momento para que todos los candidatos presidenciales nos unamos en la defensa de la soberanía y la dignidad de la nación… para externar nuestro repudio y rechazo a este tipo de medidas”.

Otros tomaron la decisión de Trump con humor después que el gobierno mexicano enfatizara el miércoles a través de su cancillería que los miembros de la guardia “no portarán armas, ni realizarán funciones de control migratorio o aduanero”.

El periódico El Heraldo publicó el jueves el titular “Despliega EU Guardia… de chocolate”.

En la frontera, el rechazo a la medida era unánime.

“Nos parece que esta actitud de militarizar la frontera es una agresión más a México que no lo merecemos”, dijo Ramón Galindo, representante del gobernador en Ciudad Juárez, en la frontera con El Paso, Texas. El funcionario recordó, además, que nada de eso cambiará la realidad fronteriza.

Jorge de Santiago, un trabajador de maquiladora cuya vivienda se encuentra junto a la frontera, coincidía. “Nos parece muy mal pero no le hace, es puro populismo, es nada más para asustar a la gente”.

Trump ordena despliegue de tropas en frontera con México

Por JILL COLVIN

WASHINGTON (AP) — Asegurando que la situación ha alcanzado un “punto crítico”, el presidente Donald Trump firmó el miércoles una proclama en la que ordena la movilización de elementos de la Guardia Nacional en la frontera con México para combatir la inmigración ilegal.

ARCHIVO – En esta fotografía de archivo del 21 de junio de 2006, miembros de la Guardia Nacional de California trabajan junto a la frontera con México el miércoles 21 de junio de 2006, cerca del puerto de ingreso de San Ysidro en San Diego. (AP Foto/Denis Poroy, archivo)

“El desgobierno que persiste en nuestra frontera sur es fundamentalmente incompatible con la protección, la seguridad y la soberanía del pueblo estadounidense”, escribió Trump en un memorándum en el que autoriza la medida. Agregó que su gobierno no tenía “otra opción más que actuar”.

La proclama fue firmada horas después de que Trump prometió tomar “medidas enérgicas hoy” en materia migratoria y un día después de que dijo que quería usar al ejército para proteger la frontera sur hasta que se construya su prometido muro.

La secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen dijo que el mandatario había estado trabajando con gobernadores de los estados fronterizos del suroeste del país para alcanzar acuerdos sobre dónde se desplegarían los elementos de la Guardia Nacional y cuántos participarían.

Nielsen insinuó que algunas tropas podrían empezar a llegar incluso desde el miércoles por la noche, aunque otros funcionarios gubernamentales advirtieron que aún se trabaja en los detalles, como la cantidad de tropas, las ubicaciones y el momento de su llegada.

Trump ha estado frustrado por la falta de progreso en la construcción de un muro en la frontera con México, la promesa más distintiva de su campaña, así como por un incremento reciente en los cruces fronterizos ilegales, los cuales habían disminuido durante los primeros meses de su presidencia y con ello le habían dado a Trump un logro a destacar.

Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional, hace un gesto mientras habla sobre la inmigración ilegal ante la prensa en la Casa Blanca en Washington, el miércoles 4 de abril de 2018. (AP Foto/Susan Walsh)

Las leyes federales prohíben el uso de soldados en servicio activo para labores policiales dentro de Estados Unidos, a menos que el Congreso lo autorice específicamente. Pero durante los últimos 12 años, los presidentes han enviado tropas de la Guardia Nacional a la frontera para incrementar la seguridad y para que apoyen en la vigilancia y de otras formas.

Nielsen dijo que el plan sería similar a un operativo de 2006 en el que el presidente George W. Bush envió tropas para que ayudaran a personal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza con labores no policiales mientras se contrataba y entrenaba a agentes fronterizos. El presidente Barack Obama también envió a unos 1,200 efectivos en 2010 para fortalecer el combate al narcotráfico y la inmigración ilegal.

Los gobernadores de las cuatro entidades estadounidenses fronterizas con México respaldaron la decisión en gran medida. La oficina del gobernador de California Jerry Brown, un demócrata que ha discutido con Trump en cuestiones de inmigración, dijo que cualquier solicitud federal sería examinada rápidamente para determinar la mejor forma en que el estado pueda ayudar.

Por otro lado, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México indicó que Nielsen le dijo al canciller mexicano Luis Videgaray que las tropas emplazadas en la frontera “no portarán armas ni realizarán funciones de control migratorio o aduanero”.

Los senadores mexicanos exhortaron al presidente Enrique Peña Nieto a que suspenda temporalmente la cooperación con Estados Unidos en cuestiones de inmigración y seguridad. En una declaración no vinculante aprobada el miércoles por unanimidad, los senadores pidieron que el gobierno de México suspenda los esfuerzos conjuntos “de lucha contra la delincuencia organizada transnacional en tanto el presidente Donald Trump no se conduzca con la civilidad y el respeto que el pueblo de México merece”.

Trump aprobará enviar soldados a la frontera con México

Por JILL COLVIN y LOLITA C. BALDOR

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump y los gobernadores de estados fronterizos trabajan para desplegar “inmediatamente” a la Guardia Nacional en la frontera con México para detener la inmigración ilegal, y posiblemente algunas tropas llegarían el miércoles en la tarde, informó Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional.

“La amenaza es real”, dijo Nielsen en una reunión con la prensa durante la tarde, y agregó que Trump estaba firmando la proclama para que el despliegue entre en vigor. “Es hora de actuar”.

El anuncio fue efectuado horas después de que Trump mencionara “medidas enérgicas hoy” contra la inmigración, un día después de que dijo que desea usar a las fuerzas armadas para asegurar la frontera sureña hasta que se construya su “muro grande y hermoso”.

Trump le dijo a la prensa el martes que había conversado con el secretario de Defensa, Jim Mattis, sobre la idea de utilizar a las fuerzas armadas en la frontera.

“Vamos a hacer las cosas militarmente. Hasta que podamos tener un muro y la seguridad como se debe, vamos a resguardar nuestra frontera con las fuerzas armadas”, dijo, y añadió que se trata de un “gran paso”.

Trump ha estado frustrado por la falta de progreso en la construcción del muro. Previamente, ha sugerido usar el presupuesto del Pentágono para pagar por su construcción, bajo el argumento de que es una prioridad de seguridad nacional, pese a las regulaciones estrictas que prohíben gastos que no sean autorizados por el Congreso.

El gobierno federal ya ha enviado fuerzas armadas a la frontera, mediante el despliegue de efectivos de la Guardia Nacional. En 2006, bajo la Operación Jump Start, se enviaron 6,000 elementos a fin de aumentar la seguridad y vigilancia. Para esa operación se usaron agentes de la Guardia Nacional con el fin de ayudar a la Patrulla Fronteriza con tareas no relacionadas a la aplicación de leyes mientras se contrataba y capacitaba a nuevos agentes.

Durante el segundo año esa cifra bajó a unos 3,000.

A lo largo de los dos años, unos 29,000 efectivos de la Guardia Nacional participaron en las misiones, a medida que se rotaba el despliegue de los efectivos.

Los uniformados de la Guardia fueron usados para labores de apoyo de vigilancia, comunicaciones, asuntos administrativos, espionaje, análisis y, en algunos casos, la instalación de infraestructura de seguridad fronteriza. Durante los dos años, se construyeron más de 30 millas de cercas y 13 millas de carretera y se instalaron más de 86 millas de barreras para vehículos.

No se usaron soldados estadounidenses activos en la operación porque hay normas que prohíben que se usen los llamados soldados del Título 10 para labores policiales y similares dentro de Estados Unidos.

Además, el expresidente Barack Obama envió unos 1,200 agentes de la Guardia Nacional a la frontera con México en el 2010 para apoyar el combate contra el contrabando de drogas y la inmigración ilegal. Al igual que las veces anteriores, los efectivos realizaron tareas de espionaje, vigilancia, análisis y otras labores de apoyo mientras se contrataba y capacitaba a más agentes de aduanas y de la Patrulla Fronteriza

Por ese entonces, funcionarios enfatizaron que los efectivos de la Guardia Nacional no serían enviados al frente ni interactuarían con gente que cruza la frontera.

Trump quiere enviar al ejército a la frontera con México

Por JILL COLVIN

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump dijo el martes que quiere emplear el ejército para asegurar la frontera con México hasta que se construya el muro que ha prometido.

En un almuerzo con gobernantes de países del Báltico, Trump dijo que comunicó su idea al secretario de Defensa, James Mattis.

“Vamos a hacer las cosas militarmente hasta que tengamos un muro y la seguridad como se debe”, dijo, y añadió que se trata de un “gran paso”.

Previamente, funcionarios del gobierno dijeron que están elaborando un paquete legislativo para cerrar las “rendijas” en la ley de inmigración, después que el presidente reclamó a los legisladores republicanos que aprueben un proyecto inmediatamente, recurriendo incluso a la “opción nuclear” si es necesario para sacarlo adelante.

Los pedidos de Trump de utilizar la “opción nuclear” (modificar las normas del Senado para que baste una mayoría simple de 51 votos en lugar de 60 para aprobar una ley) han sido rechazados por el presidente del bloque mayoritario, Mitch McConnell.

“La gran Caravana de Gente desde Honduras, que está cruzando México y acercándose a nuestra Frontera de ‘Leyes Débiles’ debe ser detenida antes de llegar. La fuente de beneficios del TLCAN está en juego, lo mismo que la ayuda exterior a Honduras y otros países que lo permitan. ¡El Congreso debe ACTUAR YA!”, tuiteó Trump el martes al amanecer. También tuiteó sobre las “caravanas” el domingo y el lunes.

El presidente ha multiplicado los tuits sobre la inmigración y la frontera en los últimos días. Ha declarado “muertas” las protecciones para los dreamers, acusado a los demócratas que permitir “fronteras abiertas, drogas y crímenes” y advertido a México que detenga el paso de las “caravanas” de inmigrantes, de lo contrario, Estados Unidos abandonará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Trump está furioso desde que comprendió que la gran ley de gastos que sancionó el mes pasado casi no destina fondos al “enorme y hermoso” muro fronterizo que ha prometido a sus partidarios. El paquete de 1.3 billones de dólares asignó 1,200 millones al muro, la mayor parte de los cuales sería para reparar los tramos existentes, pero no para construir nuevos.

Las medidas que quiere el gobierno incluyen derogar las salvaguardas especiales que protegen a los menores migrantes que cruzan la frontera solos. Bajo la ley vigente, los niños no acompañados que vienen de países no fronterizos son entregados al Departamento de Salud y remitidos a largos procesos judiciales de deportación en lugar de ser deportados.

Otra medida sería que el Congreso anule un fallo judicial de 1997 que obliga al gobierno a entregar los niños migrantes detenidos a sus padres, parientes adultos u otros guardianes mientras se desarrolla su proceso.

Las propuestas parecen ser las mismas de una lista de expresión de deseos difundida por la Casa Blanca en octubre, pero que no tuvieron apoyo durante las negociaciones sobre el muro.