Longoria, Ferrera, Saldaña y más marchan por voto latino

Longoria, Ferrera, Saldaña y más marchan por voto latino

De izquierda a derecha, Zoe Saldaña, Eva Longoria, Gina Rodríguez, América Ferrera y Rosario Dawson se unen a la New Florida Majority, la Florida Immigrant Coalition, el Center for Popular Democracy Action y el Latino Victory Project para encabezar "Latinas en Marcha", un mitin para exhortar a los latinos a votar en las elecciones legislativas estadounidenses, el domingo 4 de noviembre del 2018 en el vecindario de La Pequeña Habana en Miami. (Patrick Farrell/Miami Herald vía AP)

Por JOSH REPLOGLE,  Associated Press

MIAMI, Florida — Eva Longoria, Rosario Dawson, Zoe Saldaña, América Ferrera y Gina Rodríguez salieron a las calles de Miami, donde dirigieron a cientos de personas con cantos de “Sí se puede” en un intento por incentivar a la gente a votar en las elecciones legislativas de Estados Unidos.

Mientras las actrices buscan mejorar la participación de los votantes en general, su mensaje del domingo en la Pequeña Habana iba dirigido especialmente a la comunidad latina.

“Esta causa de lograr que la gente salga a votar es una de las cosas más importantes que podemos hacer como ciudadanos”, dijo Longoria el domingo a The Associated Press en una entrevista previa al evento. “Es nuestro trabajo”.

“No estamos aquí como celebridades ni como actrices ni por nuestras profesiones”, dijo Ferrera. “Yo soy hija de inmigrantes, soy una estadounidense de pura cepa. Sangro rojo, blanco y azul”.

El grupo no solo se reunió para el mitin. Más temprano, en un estudio, grabó anuncios en apoyo a varios candidatos. Aunque son conocidas por sus inclinaciones demócratas, insistieron en que el propósito es involucrar a todo el mundo.

“Yo voto como estadounidense y estoy aquí animando a mis compatriotas estadounidenses a que salgan a votar porque cuando nos presentamos, nuestra democracia funciona mejor para nosotros”, dijo Ferrera.

Se anticipa que el voto latino será clave en varias contiendas alrededor del país. Las actrices reconocieron que el bloque no es un monolito en términos de composición étnica o afiliación política.

“Somos mexicanos, dominicanos, puertorriqueños, cubanos, pero tenemos muchas más similitudes que diferencias”, dijo Longoria. “Para mí se trata de encontrar esos puntos comunes, y no solo como latinos sino como estadounidenses”.

Saldaña agregó: “Creo que es nuestro deber encontrar nuestras similitudes, que son nuestra gran fortaleza, unirlas y usarlas como una voz para hablarle al público estadounidense sobre la importancia de la representación”.

Dawson reconoció que muchos estadounidenses están desalentados por el tono de la política y muchos evitaban los comicios. Señaló que está tratando de animar a la gente pese a la retórica del momento: “Es tan desagradable y tan desencantadora y descorazonadora”.

Aun así, dijo que ella estaba decidida.

“Tengo una hija de 15 años”, señaló Dawson. “Ella no escucha, ella emula. Y si mamá se queda sentada esta vez, ¿qué le expresará eso a ella realmente?”.

“Todo está en juego” en primeras elecciones de la era Trump

“Todo está en juego” en primeras elecciones de la era Trump

Presidente Donald Trump saluda al finalizar un acto electoral en Chattanooga, Tennessee, 4 de noviembre de 2018. (AP Foto/Mark Humphrey)

Por STEVE PEOPLES,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El día del juicio final de la política estadounidense casi ha llegado.

Los votantes decidirán el martes quién ha ganado el debate de 25,000 millones de dólares entre la política de tierra arrasada del presidente Donald Trump y la campaña furibunda de los demócratas para poner fin al monopolio republicano en Washington y en gobernaciones a lo ancho del país.

Hay indicios de que una llamada “ola azul” ayudaría a los demócratas a ganar la mayoría en al menos una de las cámaras del Congreso. Pero dos años después de una elección que dio un mentís a todas las encuestas y pronósticos, nada es seguro en vísperas de la primera elección de la era de Trump.

“No creo que haya un demócrata en este país que no sienta alguna angustia desde la profunda decepción de 2016”, dijo Stephanie Schriock, presidenta de la organización EMILY’s List, que gastó casi 60 millones de dólares para apoyar a mujeres demócratas durante la campaña.

“Todo importa y todo está en juego”, añadió.

Están en juego el total de 435 bancas de la Cámara de Representantes y 35 de las 100 bancas del Senado, además de casi 40 gobernaciones y la relación de fuerzas en casi todas las legislaturas estatales.

Aunque él mismo no es candidato, Trump ha reconocido que las elecciones de mitad de mandato representan ante todo un referendo sobre su presidencia.

Si los demócratas ganan la mayoría en la cámara baja, que estrategas de ambos partidos coinciden en que es probable, podrían descarrilar los planes legislativos de Trump durante los próximos dos años. Más importante aún, quizás, es que tendrían poder legal para investigar los muchos deslices personales y profesionales del presidente.

Las elecciones del martes también pondrán a prueba la fuerza de una realineación de la era de Trump definida por la evolución de las divisiones por raza, género y sobre todo nivel educativo.

La coalición republicana que llevó al poder a Trump es cada vez más vieja, blanca, masculina y con menos probabilidades de tener título universitario. Los demócratas se apoyan más en las mujeres, las personas de color, los jóvenes y los graduados universitarios.

La realineación política, si es que existe, podría fijar un nuevo rumbo en la política estadounidense durante toda una generación.

Republicanos cada vez más blancos; demócratas más inclusivos

Republicanos cada vez más blancos; demócratas más inclusivos

Donald Trump habla en los jardines de la Casa Blanca tras la aprobación de un recorte de impuestos el 20 de diciembre del 2017 en Washington. Los presentes reflejan la composición del Partido Republicano, que tiene cada vez más blancos y menos representantes de minorías. (AP Photo/Evan Vucci)

Por LISA MASCARO,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — La disyuntiva que enfrenta el electorado el martes que viene se ve reflejada más vívidamente que en ningún otro sitio en la batalla por el control de la Cámara de Representantes. Los demócratas postulan más mujeres y candidatos de minorías que nunca, mientras que los republicanos tratan de conservar su mayoría apostando básicamente a hombres blancos.

Esta disparidad sigue una tendencia que se ha acentuado bajo el gobierno de Donald Trump, con dos partidos crecientemente en las antípodas tanto en cuando a políticas como en cuando a temas de género y raza. El resultado de esta dinámica es que, en una elección que tiene como trasfondo amenazas de bombas, violencia y un encendido debate sobre la inmigración, los dos grandes partidos ofrecen al electorado versiones radicalmente opuestas de liderazgo para el país.

Los demócratas postulan a 180 mujeres a la cámara baja, lo que es un récord, y podrían terminar con más de 100 en ese cuerpo. Los republicanos, en cambio, corren peligro de tener menos mujeres que en la actualidad por el retiro de algunas y las posibilidades de que otras no sean reelegidas. En términos generales, casi nueve de cada diez representantes republicanos serán hombres blancos cuando se reanude la sesión del Congreso en enero.

Las divisiones son más grandes todavía en el plano racial. Los republicanos cuentan actualmente con una docena de miembros de minorías en la Cámara de Representantes y esa cifra no cambiará mucho después de las elecciones. La ausencia de miembros de las minorías se hace evidente cuando hay reuniones grandes.

Los afroamericanos, hispanos y asiáticos, por su parte, son casi la mitad del bloque demócrata en la cámara baja. Y por primera vez, menos de la mitad de los candidatos demócratas a esa cámara son hombres blancos. Esto constituye “un cambio histórico”, según la Reflective Democracy Campaign, agrupación que promueve la diversidad en todos los órdenes de la vida.

Es previsible que después de la votación del martes el 87% de los representantes republicanos sean hombres blancos, comparado con solo el 37% de los demócratas, de acuerdo con David Wasserman, quien analiza asuntos raciales para el Cook Political Report.

Marc Hetherington, profesor of ciencias políticas de la sede de Chapel Hill de la Universidad de Carolina del Norte, dijo que la tendencia actual no es nueva. “Hay una explicación relativamente fácil: En los últimos 20 años el Partido Republicano se ha transformado en un partido de blancos”, manifestó. “Mientras que los demócratas han pasado a ser el partido de las minorías”.

Los expertos debaten si las bajas tasas de aprobación del Congreso –actualmente del 21%– responden al hecho de que los legisladores, sobre todo los republicanos, no reflejan el país que representan, según Matt Barreto, profesor de UCLA que además trata de movilizar el electorado hispano.

Los demócratas necesitan conquistar 23 bancas para tener la mayoría en la cámara baja el martes.

“La gente está frustrada”, comenta la optómetra Lisa Bennett, quien dice que quiere que los legisladores escuchen a los votantes. “No debería ser necesario que una se tenga que parar frente a un ascensor para gritarle a su representante”, acotó, aludiendo a un episodio ocurrido durante la confirmación del juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh.

La brecha en la diversidad de los dos grandes partidos ha ido aumentando desde las batallas por los derechos civiles de la década de 1960, años en los que los blancos gravitaron hacia los republicanos y ese partido perdió arrastre entre los negros.

Los republicanos se fijaron el objetivo de captar más votos de las minorías, sobre todo de los hispanos, después de los reveses del 2012, pero Trump dio marcha atrás con esa estrategia tras su victoria en el 2016, que demostró que pueden ganar restándole votos blancos a los demócratas.

Elección de medio término define liderazgo político

Elección de medio término define liderazgo político

Una persona deposita su formulario el primer día de votación anticipada en la Junta Electoral del Condado de Hamilton, el 10 de octubre de 2018, en Cincinnati. (AP/John Minchillo)

Por PATRICIA RUIZ

patriciaohio54@gmail.com

COLUMBUS, Ohio (LJL) — Cuando usted tenga en sus manos esta edición de La Jornada Latina, estaremos a pocos días de las elecciones de medio término.

El martes 6 de noviembre para el Congreso se elegirán 435 representantes para la Cámara, 35 de los 100 escaños del Senado, 36 de los 50 gobernadores y los legisladores estatales.

También, se elegirán fiscales generales, alguaciles y jueces y -en algunas localidades- se aprovecha para que se aprueben decisiones en diferentes áreas.

Actualmente, el Congreso está bajo el poder del partido Republicano y si los demócratas quieren tomar el control deben ganar 23 escaños en la Cámara de Representantes y dos escaños en el Senado.

Ohio es un ’triunvirato’, es decir, es uno de los 26 estados en el país con gobernación, cámara de representantes y senado en manos republicanas.

De los 33 escaños en el senado estatal 24 son conservadores.

En la cámara baja sólo 33 representantes son demócratas mientras los otros 66 son republicanos.

En Ohio, el Senador demócrata Sherrod Brown busca su reelección.

Para ocupar por los próximos cuatro años el cargo de gobernador del estado de Ohio están corriendo Richard Cordray por el partido Demócrata y Mike DeWine por el Republicano.

Ambos candidatos son reconocidos porque han ocupado cargos públicos en el estado y en la nación.

La participación en estas elecciones es muy importante y es el momento de que todas las personas que puedan votar se acerquen a las urnas y -a través del voto- dejen conocer su opinión.  Para que una persona pueda ejercer este derecho debe ser ciudadano del país por nacimiento o por naturalización y -en Ohio- debe tener 18 años cumplidos para la fecha de las elecciones. Además, debe vivir en el estado y estar registrado en la región donde vive, esto se hace al completar y enviar el Formulario Nacional de Inscripción para Votar para estas elecciones.  

Si usted va a estar ausente para la fecha de las elecciones necesita usar la papeleta de votación en ausencia que debe solicitar antes.

Las mujeres son parte importante en estas elecciones al igual que los votantes jóvenes, estos sobre todo se han impulsado luego de su participación y movilización de estudiantes después de la matanza de Parkland en Florida, cuando alzando su voz protestaron y movilizaron el país entero.

En este momento para los latinos es importante y necesario salir para ejercer el voto si queremos que nuestra voz se respete y valore.

Son muchas las decisiones tomadas en contra de los inmigrantes por Trump como la eliminación de DACA y del TPS, separación de familias en las fronteras, preguntas incómodas para el CENSO del 2020 y cambios en los requerimientos en las solicitudes para residencia.  

Esta es la oportunidad para que usted manifieste la aprobación o el rechazo a las políticas implementadas por Trump.

“Las organizaciones ahora están animando a toda la gente que normalmente no votarían para que se registren y que voten porque hemos visto y vivido las consecuencias de no votar. Ahora hay más movimiento porque no podemos tener en el gobierno a personas que no merecen estar en posiciones elegidas”, comentó la abogada Lili Vázquez.

“A los latinos les diría que voten, son inmigrantes y aun quienes ya tienen la ciudadanía americana, no salen, entonces ellos deben tener en cuenta que viven en este país y las decisiones que se tomen afectan bien o mal a la familia, a cada uno, a sus amigos, a los que están aquí y los que están por venir”, agregó Vázquez.

Si usted vive en el condado de Franklin (región de Columbus) y quiere votar antes del 6 de noviembre puede hacerlo en el Franklin County Board of Elections (1700 Morse Rd., Columbus, OH 43229). Puede ir de lunes a viernes de 8 a.m. a 5 p.m.

En el condado de Hamilton (región de Cincinnati) el proceso de votación anticipada empezó el 10 de octubre.

Trump atiza temores a los inmigrantes de cara a elecciones

Trump atiza temores a los inmigrantes de cara a elecciones

En esta fotografía de archivo del 13 de marzo de 2018, el presidente Donald Trump habla mientras revisa prototipos del muro fronterizo en San Diego. (AP Foto/Evan Vucci, Archivo)

Por CATHERINE LUCEY, JILL COLVIN y COLLEEN LONG,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — Miles de efectivos estadounidenses para detener una “invasión” de inmigrantes. Visiones de campamentos para quienes buscan asilo. Y el final de la garantía constitucional de ciudadanía por nacimiento.

En esta fotografía de archivo del 23 de marzo de 2016, un miembro del Congreso sostiene la Constitución en el Capitolio en Washington. (AP Foto/J. Scott Applewhite, archivo)

Con la mirada fija en las elecciones de la próxima semana, el presidente Donald Trump espeta duras declaraciones, promesas y acciones contra la inmigración con el fin de movilizar a sus simpatizantes y ayudar al Partido Republicano a mantener el control del Congreso. Su propia campaña de 2016 se concentró en los temores por la frontera, y ha sido el eje de su última semana antes de la contienda electoral de mitad de periodo.

“Esto no tiene nada que ver con las elecciones”, insiste el presidente. Pero el momento en que lo hace resulta llamativo.

Trump dijo que enviará más de 5,000 soldados a la frontera con México para intentar defenderse de la caravana de migrantes centroamericanos que avanza a pie a cientos de millas de distancia. Los campamentos no resolverían el enorme retraso que Estados Unidos tiene en el procesamiento de solicitantes de asilo. Y la mayoría de los expertos en leyes dicen que se necesitaría una nueva enmienda constitucional para reformar la actual que otorga la ciudadanía a cualquiera nacido en Estados Unidos.

Aun así, Trump hace declaraciones diarias sobre la inmigración en tuits, entrevistas y anuncios políticos en los días previos a las elecciones que los demócratas esperan que les dé el control de al menos parte del Congreso.

Desde hace mucho, Trump y varios asesores han considerado el tema de la inmigración como el grito de guerra más efectivo para su base de partidarios. Se esperaba que el presidente hiciera un anuncio sobre nuevas acciones en la frontera el martes, pero eso cambió para que en su lugar pudiera ir a Pittsburgh, en donde 11 personas fueron masacradas en una sinagoga el sábado.

Entre diversos tiroteos, el ataque más letal contra judíos en Estados Unidos y los paquetes con explosivos dirigidos a demócratas y medios, la caravana de migrantes, que lentamente avanza hacia el norte, se había disipado de los titulares de las primeras planas y la televisión por cable.

Pero con entrevistas en momentos oportunos en Fox y “Axios en HBO”, Trump revivió algunas de sus ideas más severas contra la inmigración:

-Una orden ejecutiva para derogar el derecho constitucional de ciudadanía de niños nacidos en Estados Unidos de padres extranjeros;

-La detención prolongada de cualquiera que cruce la frontera hacia Estados Unidos, incluso quienes buscan asilo, en “ciudades de carpas” levantadas “en todas partes”.

El gobierno también anunció el lunes su plan de desplegar 5,200 soldados en activo, más del doble de los 2,000 que están en Siria luchando contra el grupo Estado Islámico, para ayudar a mantener a raya a las caravanas.

La caravana principal, todavía en el sur de México, continúa reduciéndose –de 7,000 personas que la conformaban en un principio, a unas 4,000–, mientras que un grupo más pequeño aparentemente espera unirse a ellos.

Trump insiste en que sus medidas inmigratorias no tienen nada que ver con política, incluso mientras despotrica contra las caravanas en eventos de campaña.

“Llevo diciendo esto desde mucho antes de la elección. Llevo diciendo esto desde antes de pensar en postularme para el puesto. Tenemos que ser duros en la frontera”, dijo Trump a la conductora de Fox News Laura Ingraham, en una entrevista el lunes.

Sus detractores no lo creen.

“Nos manipula a todos”, dijo David W. Leopold, abogado de inmigración y consejero del grupo de apoyo a inmigrantes America’s Voice. “No se trata de encerrar a personas. No se trata de derecho de ciudadanía por nacimiento. Se trata de ganar la elección la próxima semana”.

La propuesta de Trump inevitablemente provocaría una acalorada batalla legal sobre si el presidente puede alterar la muy aceptada regla de que la Decimocuarta Enmienda otorga la ciudadanía a cualquier niño nacido en Estados Unidos, sin importar el estatus inmigratorio de sus padres.

Omar Jadwat, director del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Unión Americana de Libertades Civiles en Nueva York, dijo que la Constitución es muy clara.

“Si naciste en Estados Unidos, eres ciudadano estadounidense”, dijo. “Es indignante que el presidente piense que puede ignorar las garantías constitucionales con una orden ejecutiva”.

James Ho, un juez conservador de la corte federal de apelaciones designado por Trump, escribió en 2006, antes de su nombramiento, que la ciudadanía por nacimiento “está protegida para hijos de personas indocumentadas de la misma manera como lo está para los descendientes de los pasajeros del Mayflower”.

Incluso el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, quien suele apoyar a Trump, dijo en la radio WVLK de Kentucky: “Bueno, obviamente no puedes hacer eso. No puedes poner fin a la ciudadanía por nacimiento con un decreto”.

Sin embargo, Trump dice que sus abogados le aseguraron que el cambio “puedo hacerlo por decreto”, un argumento que ha hecho desde sus primeros días como candidato, cuando dijo que la ciudadanía por nacimiento era un “imán para la inmigración ilegal” y juró acabar con ella.

“Somos el único país donde llega una persona y tiene un bebé, y ese bebé es esencialmente un ciudadano de Estados Unidos”, dijo en un extracto de entrevista en Axios transmitido el martes.

No es el caso. Según un estudio de 2010 del Centro de Estudios de Inmigración, un grupo que apoya las restricciones inmigratorias, al menos 30 países otorgan ciudadanía por nacimiento.

El vicepresidente Mike Pence dijo que la administración “consideraba medidas que reconsiderarían la ciudadanía por nacimiento”.

“Todos sabemos lo que dice la Decimocuarta Enmienda. Todos valoramos el lenguaje de la Decimocuarta Enmienda. Pero la Corte Suprema de los Estados Unidos nunca ha fallado si debe o no, si el lenguaje de la Decimocuarta Enmienda, sujeto a jurisdicción, aplica específicamente para la gente que está en el país ilegalmente”, dijo en un evento de Politico.

El Instituto de Política Migratoria, una organización no partidista, calcula que hay más de 4 millones de niños nacidos en Estados Unidos menores a 18 años que tienen un padre inmigrante que viven en el país de manera ilegal.

Una persona familiarizada con el debate al interior de la Casa Blanca dijo que el tema de la ciudadanía por nacimiento ha surgido varias veces en el Ala Oeste, y no sin algunos detractores. No obstante, los abogados de la Casa Blanca esperan trabajar con el Departamento de Justicia para desarrollar una justificación legal para la medida. La persona no estaba autorizada para discutir el debate sobre políticas, así que habló bajo condición de anonimato.

En la entrevista del lunes con Fox, Trump dijo que Estados Unidos también planea construir campamentos para albergar a los migrantes que soliciten asilo, quienes serían detenidos hasta que sus casos sean resueltos. Actualmente, algunos de ellos, en particular las familias, son dejados en libertad mientras sus casos se procesan porque no hay suficiente espacio para albergarlos.

“Vamos a levantar carpas en todas partes”, dijo el presidente. “Serán muy bonitas y van a esperar, y si no reciben asilo, se van”.

El país tiene un enorme retraso en casos de inmigración –unos 700,000– y cada vez hay más familias que cruzan la frontera desde Centroamérica, grupos que no pueden simplemente regresarse en la frontera. Pero los expertos se cuestionan la legalidad y practicidad de lo que equivaldría a una detención indefinida.

Las opciones son sólo dos de muchas posibilidades actualmente discutidas: hacer cambios a la ley de asilo y simplemente prohibir que miembros de las caravanas migrantes ingresen al país, utilizando el mismo mecanismo que la prohibición decretada por el presidente al arribo de personas de ciertos países musulmanes.

Los funcionarios de la administración dicen que es poco probable que se tomen decisiones hasta pasadas las elecciones, en parte por el tiroteo en la sinagoga y el caso de las bombas caseras.

Sin embargo, algunos en el Congreso aplauden a Trump.

El representante republicano Steve King, de Iowa, quien ha presentado una iniciativa de ley para acabar con la ciudadanía por nacimiento, dijo que Trump hábilmente tomaba el control de un tema que sin duda lo ayudaría en las elecciones.

“Esa habilidad de moverse por instinto sin dudarlo, por eso es presidente”, dijo King.

Les permiten votar, pero pocos inmigrantes lo hacen en EEUU

Les permiten votar, pero pocos inmigrantes lo hacen en EEUU

Personas emitiendo su voto en la Municipalidad de San Francisco el 7 de junio del 2016. (AP Photo/Jeff Chiu, File)

Por OLGA R. RODRÍGUEZ,  Associated Press

SAN FRANCISCO, California — San Francisco ha pasado a ser la ciudad más grande del país que permite a extranjeros que no son ciudadanos, incluidos los que están en el país sin permiso, votar en elecciones locales, pero la perspectiva de que el gobierno de Donald Trump conozca sus identidades parece estar alejándolos de las urnas: solo 35 no ciudadanos se empadronaron.

El voto de los extranjeros que no son ciudadanos es ilegal a nivel estatal y nacional, pero varias ciudades lo permiten en comicios locales. En San Francisco pueden hacerlo solo para elegir juntas escolares.

El electorado aprobó en el 2016 una medida que permite a padres o custodios de menores que estudian en las escuelas de San Francisco opinar sobre la educación de los chicos participando en la elección de los miembros de la junta escolar, sin importar su status inmigratorio. En la misma elección, Donald Trump llegó a la presidencia y desde entonces lanzó una intensa campaña contra la inmigración ilegal.

“Vivimos en un estado sin precedentes de animosidad hacia nuestra comunidad de inmigrantes y eso hace que la gente no vote”, declaró la supervisora (concejal) Sandra Fewer, ex integrante de la junta escolar de San Francisco y quien apoya el voto de los residentes que no son ciudadanos.

Las personas que no tienen la ciudadanía deben suministrar su dirección y fecha de nacimiento al empadronarse. Muy poca gente lo ha hecho.

Un Comité de Educación de Votantes Chino-Estadounidenses ha estado realizando campañas para alentar a la gente a votar, pero sus voluntarios no registraron una sola persona sin ciudadanía, ni siquiera extranjeros con permiso de residencia, según su director ejecutivo David Lee.

“La gente está muy asustada porque el gobierno de Trump es visto como muy contrario a la inmigración”, dijo Lee. “Hay una preocupación legítima de que su información puede ser entregada a las autoridades federales y que pueden terminar siendo detenidos o deportados”.

La de Lee y otras organizaciones comunitarias que han estado invitando a empadronarse advierten sobre los riesgos que ello implica. El departamento municipal que se ocupa del empadronamiento también advierte en sus formularios y en folletos que la información puede ser compartida y podría ser vista por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y otras dependencias del gobierno.

San Francisco es una “ciudad santuario” que limita su colaboración con las autoridades inmigratorias nacionales. Ha mantenido fuertes enfrentamientos con el gobierno central y demandó a la administración de Trump en relación con las protecciones que se pueden ofrecer a las personas que están en el país ilegalmente.

Quienes promovieron el voto de los no ciudadanos en algunos comicios locales dicen que el objetivo es darles voz en la junta escolar.

El Distrito Escolar de San Francisco no toma nota de si los padres o los alumnos son ciudadanos o no, pero dijo que el 29% de sus 54,000 estudiantes están aprendiendo inglés y que hablan mayormente chino o español en sus casas. Al menos 40,000 de los 885,000 residentes de la ciudad están en el país sin permiso, de acuerdo con estimados del gobierno.

Harmeet Dhillon, abogada integrante del Comité Nacional Republicano, dijo que permitir a los no ciudadanos emitir un voto devalúa los derechos de los ciudadanos.

“El voto es un privilegio sagrado, un derecho sagrado de los ciudadanos. No se lo debe trivializar con fines políticos”, sostuvo.

Agregó que no le sorprende que pocos extranjeros no ciudadanos se inscriban para votar.

“Corren un gran riesgo legal y todo para qué”, señaló.

San Francisco no es la única ciudad que permite el voto de no ciudadanos. En Maryland, donde se calcula que el 15% de los residentes son extranjeros, al menos seis ciudades autorizan su voto en elecciones locales.

En Massachusetts, las ciudades de Amherst, Cambridge, Newton y Brookline también aprobaron el voto de no ciudadanos, pero no pueden implementar esas medidas porque necesitan el visto bueno de la legislatura estatal, que no ha intervenido, según Ron Hayduk, profesor adjunto de ciencias políticas en la Universidad Estatal de San Francisco.

“El voto de los no ciudadanos es un tema muy delicado, por eso no se ha difundido tanto”, manifestó Hayduk.

Norma García, de la Agencia de Desarrollo Económico de Mission, que promueve los derechos de los inmigrantes, dijo que espera que los extranjeros que no son ciudadanos voten si cambia el clima político en el futuro.

“Las cifras (de gente que vota) no son lo que quisiéramos, pero confiamos en que la participación aumentará cuando cambien los vientos políticos”, expresó.

Jesse & Joy promueven el voto latino en EEUU con conciertos

Jesse & Joy promueven el voto latino en EEUU con conciertos

En esta foto del 10 de abril del 2018, Jesse, a la izquierda, y Joy, del dúo pop Jesse & Joy, posan en la Ciudad de México. (AP Foto/Berenice Bautista, Archivo)

Por SIGAL RATNER-ARIAS,  Associated Press

NUEVA YORK, Nueva York — Jesse & Joy comienzan el martes una serie de conciertos íntimos titulada “Electriza El Voto!”, cuyo fin es promover la participación de los hispanos en las elecciones legislativas de noviembre, independientemente de a quién le den su voto.

“Para Jesse y para mí es importante que la gente sepa que no nos interesa por quién puede ser que voten, el simple hecho de ser activos en esta elección es ahora lo más importante”, dijo Jesse en una entrevista telefónica reciente desde México, donde se encontraban empacando para emprender este viaje.

El par de hermanos mexicanos-estadounidenses se unió al grupo defensor de los derechos de los latinos UnidosUS, antes conocido como el Consejo Nacional de La Raza, para actuar esta semana en pequeños recintos en los estados fronterizos de California, Texas y Arizona, empezando el martes en San Diego.

La cantante explicó que quisieron hacer una serie de presentaciones acústicas muy exclusivas, con guitarra y voz, “pero que detrás de esto esté el mensaje de que en la unión está la fuerza, de que todos nosotros podemos hacer un cambio muchísimo más grande del que nos podemos imaginar siempre y cuando seamos responsables y podamos ejercer nuestro derecho y registrarnos, votar”.

“Lo estamos haciendo porque sentimos mucha responsabilidad y sabemos lo que pasa cuando una familia está unida, las maravillosas cosas que pueden pasar”, dijo por su parte Jesse.

Ambos se expresaron consternados por la reciente separación de familias que ingresan al país cruzando de manera ilegal la frontera en busca de una vida mejor.

“Jesse y yo somos hermanos… Cuando vemos que las familias están siendo separadas pues imagínate, nos desgarra pues el alma”, dijo Joy.

“Nos destroza el corazón”, agregó Jesse. “Yo creo que más que nunca estamos sintiendo esa responsabilidad de que hagan escuchar su voz”.

Ya en julio del 2017, el dúo había dedicado el video de su canción “Un besito más”, que le escribieron a su difunto padre, a los inmigrantes deportados.

Jesse relató que se sintieron motivados a hacerlo luego que una chica les contara, durante una gira por Estados Unidos, su experiencia con su madre y esta canción. Por su manera de hablar, ellos inicialmente asumieron que su mamá había fallecido. “Sin embargo, cuando le dimos el pésame, ella nos contó que su seguía viva, solamente que había sido deportada”.

“Estamos viviendo en una época en la cual escuchamos deportación, escuchamos números, escuchamos cifras y definitivamente ya nos desprendimos de qué son esas historias, ya estamos como desensibilizados, ya nos parece tan cotidiano”, lamentó la intérprete de éxitos como “¡Corre!”, “Me soltaste” y “Ecos de amor”.

Durante la serie de conciertos “Electriza El Voto!”, que pasará el miércoles por Pomona, California; el jueves por Tucson, Arizona, y el sábado y domingo por San Antonio y Dallas, Texas, habrá información sobre cómo registrarse para votar así como una sesión de preguntas y respuestas con el dúo ganador de seis Latin Grammy y un Grammy.

“Para Jesse y para mí, el poder dedicarnos a la música siempre ha sido un gran privilegio, ha sido una enorme bendición”, dijo Joy. “Para nosotros es súper importante devolver de la manera que podamos y creemos en usar la misma música como una tracción, como algo para llamar la atención, para llevarlo a un trasfondo muchísimo más grande que nos deje esta satisfacción como seres humanos”.

Expansión de seguro de salud es tema electoral en EEUU

Expansión de seguro de salud es tema electoral en EEUU

En esta fotografía del 27 de junio de 2017 se muestra a una manifestante durante una protesta contra una iniciativa para reemplazar el programa de asistencia médica del expresidente Barack Obama en Salt Lake City, Utah. (AP Foto/Rick Bowmer, Archivo)

Por GRANT SCHULTE y GEOFF MULVIHILL,  Associated Press

LINCOLN, Nebraska — Durante casi una década, la oposición a los programas de asistencia médica del expresidente Barack Obama ha sido un mensaje ganador en los estados de tendencia republicana.

En el caso de Nebraska, dicho mensaje les ha ayudado a ganar cada puesto gubernamental, a tener el control de la legislatura y a ocupar los escaños en el Congreso del estado.

Por lo que el apoyo que Bob Tatum recibió cuando les preguntó a los residentes de Nebraska si apoyarían una iniciativa para expandir el Medicaid –uno de los pilares de la reforma de salud de Obama– fue una sorpresa total.

“Parece haber mucho más apoyo del que había esperado”, comentó Tatum, quien vive en una localidad lejana cerca de la frontera estatal con Colorado.

Le tomó poco más de una semana reunir más de 100 firmas en el condado de Perkins, donde cerca del 70% de los 1,963 votantes registrados son republicanos.

Tatum, de 66 años, también es republicano, pero difiere de las posturas de la mayoría de los funcionarios electos del partido. Apoya la expansión del programa Medicaid debido a que su trabajo como conductor de ambulancia lo mantiene en contacto con gente que no puede pagar un seguro de gastos médicos, pero gana demasiado para poder ser beneficiario del programa de asistencia médica para los pobres o discapacitados.

Nebraska no es el único estado conservador donde los residentes se oponen a un proyecto de ley dirigido a no expandir el Medicaid.

El electorado de otros dos estados de tendencia republicana, Idaho y Utah, también decidirá en noviembre si amplía el programa de asistencia médica a estadounidenses de bajos ingresos.

En Montana, una iniciativa busca aumentar el impuesto sobre el tabaco para mantener un financiamiento al Medicaid que pronto caducará.

La asistencia médica se ha convertido en un tema electoral clave de cara a las elecciones legislativas de mitad de periodo programadas para noviembre.

Demócratas con viento a favor a dos meses de las elecciones

PORTADA – Capitolio de EEUU fotografiado al amanecer del 10 de octubre del 2017. Los demócratas tienen viento a favor de cara a las elecciones de noviembre, en las que podrían conquistar numerosas bancas en la cámara baja. (AP Photo/J. Scott Applewhite, File)

Por JULIE PACE,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El control del Congreso y el futuro de la presidencia de Donald Trump están en juego al completarse esta semana las primarias, dando paso a dos meses de intensas campañas en las que se pondrá a prueba hasta qué punto los demócratas pueden plantear una oposición efectiva y la capacidad de Trump de movilizar a las bases republicanas.

Hay mucho en juego para los dos partidos.

Tras la apabullante derrota del 2016, los demócratas derrochan confianza sobre sus perspectivas de recuperar el control al menos de la Cámara de Representantes, que despejaría el camino para que inicien una serie de investigaciones sobre Trump e incluso pongan en marcha un proceso para destituirlo. El resultado de la votación, en la que hay una cantidad sin precedentes de candidatas mujeres y de minorías, ayudará a marcar el derrotero a seguir con miras a las elecciones presidenciales del 2020.

Los republicanos, por su parte, han observado alarmados cómo los habitantes de los suburbios, sobre todo las mujeres, les dan la espalda más que nada por su desdén hacia Trump. Ello podría costarles varias bancas legislativas importantes. Sus líderes, no obstante, confían en retener el control del Senado, lo que los ayudaría a contrarrestar las investigaciones sobre Trump que impulsarían los demócratas.

La historia no favorece a Trump. El partido oficialista generalmente sufre grandes pérdidas en las elecciones de mitad de término después de la llegada de un nuevo presidente. A pesar de la solidez de la economía, los índices de aprobación del presidente son bajos y la Casa Blanca está en el centro de numerosas controversias, incluida la investigación el fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa en las últimas elecciones y una posible obstrucción de la justicia por parte de Trump.

A pesar del viento en contra, Trump reboza confianza. Se ha involucrado en la campaña y cree que es capaz de movilizar el voto de sus más ardientes partidarios y de contrarrestar el entusiasmo que transmiten los demócratas. Sus colaboradores dicen que planea asistir a numerosos actos proselitistas en estados reñidos.

“El gran interrogante es si el presidente puede movilizar a su base y genera el mismo fervor” que se percibe entre los demócratas, manifestó Josh Holmes, asesor del líder del bloque republicano en el Senado Mitch McConnell. “Porque el centro no votará por los republicanos”.

Efectivamente, el turbulento verano de Trump parece haber alienado a muchos moderados e independientes, según admiten los propios republicanos. Una encuesta interna conseguida por la Associated Press reveló que los índices de aprobación de Trump entre los independientes en distritos legislativos reñidos bajaron un 10% entre junio y agosto.

Un dirigente republicano involucrado en la consulta atribuyó esa caída a la desaprobación del desempeño de Trump en su encuentro con Vladimir Putin y a la política de separar familias de inmigrantes sin permiso de residencia en la frontera con México. El funcionario no estaba autorizado a hablar en público de estos temas y por ello pidió no ser identificado.

Esta impopularidad de Trump compromete las bancas de varios legisladores republicanos.

Los demócratas necesitan conquistar 23 bancas para tomar el control de la cámara baja. Expertos de ambos partidos estiman que hay unas 40 bancas en juego en noviembre, descontadas aquellas en las que no hay contiendas competitivas.

Corry Bliss, quien dirige un “súper PAC” (comité de acción política que recauda fondos para una causa) que responde al líder del bloque republicano en la Cámara de Representantes Paul Ryan, admite que ese partido enfrente un “panorama difícil” que podría costar numerosas bancas.

Varios legisladores demócratas ya experimentaron en carne propia lo duro que será conservar sus bancas, incluido el representante Joe Crowley, influyente figura en el Congreso, que perdió con la novata Alexandria Ocasio-Cortez, de 28 años, en las primarias. Esta mujer de origen puertorriqueño es una de varios candidatos jóvenes, de minorías, que doblegaron a figuras con mucha más trayectoria, en un reflejo del deseo de muchos demócratas de impulsar un cambio generacional.

Como consecuencia de ello, hay más candidatas mujeres y de minorías que nunca entre los demócratas, incluida Ayanna Pressley, quien venció a Michael Capuano, un político que buscaba su 11mo mandato en la cámara baja en representación de Massachusetts, y que no tendrá oposición en noviembre.

La participación de los demócratas en elecciones especiales ha sido bastante alta.

“Tenemos un fuerte viento a favor”, afirmó Tom Pérez, presidente del Comité Nacional Demócrata.

En medio de tanto optimismo, los demócratas admiten que es poco probable que se alcen con el control del Senado, ya que las contiendas más competitivas son en estados que ganó Trump.

Además, sienten que la banca de Dakota del Norte en poder de Heidi Heitkamp es muy vulnerable. Trump ganó ese estado por 36 puntos en el 2016. Y senadores demócratas enfrentan contiendas reñidas en Missouri, Indiana y Montana.

Los demócratas, no obstante, no pierden la esperanza de que la ola de entusiasmo en sus filas y el malestar con Trump les permitan ganar terreno en territorios tradicionalmente republicanos, como Tennessee y Texas, donde el representante Beto O’Rourke le está dando a Ted Cruz una batalla mucho más intensa que la anticipada.

EEUU: elecciones en Ohio, Kansas no declaran ganador

PORTADA – Troy Balderson, candidato republicano al 12do distrito congresional de Ohio, saluda a sus seguidores tras conocer el resultado de las primarias, el 7 de agosto de 2018, en Newark, Ohio. (AP Foto/Jay LaPrete)

STEVE PEOPLES y JULIE CARR SMYTH,  Associated Press

WESTERVILLE, Ohio — Dos elecciones, una primaria y otra por una banca en el Congreso, que pusieron a prueba la influencia de Donald Trump y tuvieron en elevado costo económico para demócratas y republicanos, arrojaron un ajustado conteo que no permitió declarar un ganador en la madrugada del miércoles. Sin embargo, el presidente reclamó la victoria en una de ellas.

En Ohio, Trump se atribuyó el mérito del resultado del candidato republicano Troy Balderson y habló de “gran victoria” pese a que la elección podría decidirse en un recuento. Los demócratas también podrían celebrar su actuación en un distrito controlado por sus rivales durante décadas.

“No nos vamos a detener ahora”, dijo ante sus entusiastas seguidores el demócrata Danny O’Connor, quien retomará la campaña contra Balderson para las elecciones generales de mitad de legislatura en noviembre.

En las primarias republicanas a gobernador de Kansas, un estado controlado por el partido, el candidato respaldado en la víspera por Trump, el secretario de Estado Kris Kobach, libraba una ajustada pugna con el actual gobernador, Jeff Colyer.

Las elecciones celebradas el martes en cinco estados, igual que muchas anteriormente, pusieron a prueba la persistencia de los fervorosos seguidores de Trump y el impulso de la resistencia del Partido Demócrata contra el mandatario.

Los resultados ayudarán a determinar tanto el panorama político como la posición de Trump dentro de su propio partido mientras los republicanos defienden sus mayorías en el Senado y la Cámara de Representantes este otoño.

En Kansas, los republicanos se enfrentaban entre sí en una inusual pelea por el puesto de gobernador en la que Trump alineó del lado del aspirante.

Si el divisivo Kobach, el candidato del presidente, gana las primarias, algunos republicanos temen que puedan perder el control del estado en noviembre. La pugna se estrechará más si el empresario Greg Orman logra entrar en la boleta; el lunes presentó peticiones con más de 10,000 firmas que podrían convertirlo en el aspirante independiente con mayores opciones en décadas.

En Ohio, el guion de la elección especial resultaba familiar: un experimentado partidario de Trump, Balderson, enfrentaba el firme desafío de O’Connor, un demócrata de nueva generación, en un distrito congresional controlado por los republicanos durante más de tres décadas. El ganador se quedará con el escaño que ocupó Pat Tiberi durante nueve mandatos antes de renunciar para pasarse al sector privado.

Balderson y O’Connor reanudarán su disputa en apenas tres meses para las generales. Tras la votación del martes, quedaban al menos 3,367 boletas provisionales por revisar. Esto sería suficiente para que O’Connor pudiese forzar un nuevo conteo.

The Associated Press no declara ganadores en contiendas sujetas a recuentos automáticos.

La jornada electoral extraordinaria incluyó además casi una docena de elecciones congresionales. Pese a lograr apenas un puñado de triunfos, los demócratas pueden tener motivos para el optimismo: en casi todas las votaciones especiales desde la primavera de 2017, tuvieron mejores resultados que su partido en esas contiendas dos años antes.

En Michigan, la exdiputada estatal Rashida Tlaib podría convertirse en la primera mujer musulmana que logra un escaño en el Congreso tras ganar la nominación demócrata para presentarse sin oposición alguna en noviembre.