Elvis Crespo explora el merengue con la electrónica

Por JORGE J. MUÑIZ ORTIZ

SAN JUAN, Puerto Rico (EFE) – El merenguero puertorriqueño Elvis Crespo, con más de 25 años de experiencia conquistando el género caribeño con éxitos como “Suavemente”, cuenta en conversación con Efe que enfrenta sus inquietudes musicales arriesgándose a explorar otros ritmos, como la electrónica por sus sonidos orgánicos.

Este representante de la música caribeña de 46 años experimenta con la electrónica al promocionar los sencillos “Azukita”, que hizo junto a Steve Aoki, el reguetonero boricua Daddy Yankee y el dúo latinoamericano de rap Play-N-Skillz, y “Bailar” con el DJ de origen mexicano Deorro.

A preguntas sobre qué es lo que le cautiva de la música electrónica, Crespo admitió que es por “su cultura de producción”, pues según dijo, los djs “se dejan llevar mucho por los sonidos orgánicos”, como incluir en sus temas el ruido que provoca un taladro.

“Eso le da personalidad a lo que hacen. Es una cultura muy real, muy genuina. Me he vinculado a un movimiento mundial y actual”, afirmó Crespo sobre su nuevo interés musical.

“Tengo la libertad creativa de manifestar mis inquietudes, creo en lo que hago, corro riesgos y soy inmune al fracaso. Si no funciona, reflexiono y sigo adelante. No me asustan los riesgos”, aseguró Crespo.

Esos riesgos musicales Crespo también los plasmó en su disco más reciente, “Diomedizao”, un homenaje al fallecido cantante colombiano Diomedes Díaz y que ahora promociona en Puerto Rico.

El álbum incluye ocho canciones adaptadas del vallenato y la cumbia hechas al ritmo de merengue.

Según Crespo, él y Díaz tienen “muchas cosas en común”, como el que ambos se criaron en una familia de bajos recursos económicos y fueron rechazados por agrupaciones por sus timbres de voz.

“Amo esta voz nasal. No tengo que decir que es Elvis Crespo el que está cantando. Abro la voz y ya la gente sabe que soy yo”, aseveró el intérprete boricua sobre su peculiar voz “chillona”, que le ha dado tanto éxito a través de su carrera, que arrancó a sus 15 años.

“Desde pequeño la tarima me cautivó y me sentí cómodo en ella”, afirmó Crespo, quien comenzó a conocerse a principios de la década del 90, cuando se unió a la orquesta Grupo Manía, con la cual grabó tres discos: “Explotó el bombazo”, “Dance Manía” y “Está de moda”.

“Grupo Manía fue la plataforma que realmente me llevó al otro nivel. Tengo que admitir y agradecer eso a Banchy Serrano. Él fue quien me convirtió en figura”, destacó Crespo sobre uno de los miembros originales de la agrupación.

Estando con Grupo Manía, Crespo se distinguió como compositor de algunos temas, como “Linda eh” y “Tu sonrisa”, y por utilizar frases capciosas como “¡Eh la cosa!” y “Pequeña, échate pa’ acá”, como una manera de cautivar más a sus seguidores, quienes fueron los que le recomendaron que tomara su carrera como solista.

Y así hizo Crespo, quien comenzó a trabajar en su primer disco a espaldas de los ejecutivos de la discográfica Sony, que le había pedido al merenguero que no grabara nada porque ellos iban a supervisar su proceso de grabación.

Sin embargo, según relató Crespo, él acudía de madrugada a un estudio de grabación a preparar ese primer disco, que originalmente se llamaría “Tu sonrisa”, pero todo cambió un día de octubre de 1997, cuando bañándose, empezó a cantar “Suavemente, bésame, que quiero sentir tus labios, besándome otra vez”.

El hijo de Crespo lo escuchó cantar, y mientras jugaban vídeojuegos, le imitó. En ese momento, Crespo sabía que el tema sería un éxito.

“Ella es mi Mona Lisa”, aseguró del tema, única canción en español que se escuchó en el transbordador Discovery en 1999.

Un mes más tarde de aquel día, Crespo fue llamado a una reunión con los directivos de Sony para preparar la producción, pero el artista les tenía una sorpresa: éste llevó un casete con los ritmos de dos canciones, incluyendo “Suavemente”, que salió al mercado el 14 de abril de 1998. El resto es historia.

“Fue la mejor decisión de mi vida, porque hay un Elvis Crespo antes y después de ‘Suavemente'”, recordó el merenguero de aquel momento, cuando se vendieron 50.000 copias en su primera semana y obtuvo una nominación a los Grammy.

“Yo me voy a ir de este mundo y ese álbum será un clásico y un referente. Es una joya, djs del mundo entero usan extractos de ese álbum para sus ritmos”, enfatizó Crespo.

Crespo honra a Diomedes Díaz, celebra 20 años de Suavemente

Por SIGAL RATNER-ARIAS

NUEVA YORK (AP) — Un golpe de inspiración de última hora cambió hace 20 años la suerte de Elvis Crespo y le mereció un éxito que ha trascendido generaciones: el clásico del merengue “Suavemente”.

“Es una canción muy especial en mi vida que salió de mi fragilidad como a las 12 del mediodía. El disco estaba ya grabado y tuve que convencer a los productores de que volviéramos al estudio para grabarla”, recordó el astro puertorriqueño nacido en Nueva York sobre su primer álbum, que terminó llevando el mismo título del tema.

“Esta canción cambió mi vida completamente”, añadió. “Estoy agradecido con Dios por haberme permitido tener una canción (tan representativa), pues hay excelente cantantes que no tienen una canción, y yo no soy un excelente cantante pero tengo ‘Suavemente’”.

La semana pasada Crespo lanzó el álbum “Diomedizao”, un homenaje al difunto músico colombiano Diomedes Díaz, con ocho canciones de vallenato y cumbia adaptadas al merengue: “Por qué razón”, “El cóndor herido”, “La ventana marroncita”, “Simulación”, “Tú eres la reina”, “La juntera”, “Fantasía” y “Sin medir distancias”.

“Yo vengo conociendo la música de Diomedes desde Ia niñez porque El Gran Combo de Puerto Rico grabó ‘Simulación’ en salsa y El Gran Combo fue una gran influencia en mi adolescencia”, dijo Crespo, quien ha destacado la coincidencia de que su padre se llama Diomedes y su madre se apellida Díaz.

El artista y había incluido 1999 el tema “No comprendo” del icono colombiano en su disco ganador del Grammy “Píntame”, así como “Ay la vida” en el álbum “Tatuaje” del 2014.

“Siempre la canciones de Diomedes son buenas amigas”, expresó.

La idea para el nuevo homenaje surgió hace unos dos años, cuando su esposa lo sentó a ver la telenovela “Cacique de la Junta”, sobre la vida de Díaz.

“Ahí entendí la historia de Diomedes, cómo vino de abajo, de la pobreza, igual que yo que poquito a poco fui logrando mis sueños a fuerza de trabajo. Le dije a mi esposa, ‘Siento que aquí hay un disco de Diomedes, un homenaje. Y a ella le encantó la idea”, relató.

Al homenaje a Díaz se suma un nuevo éxito que dijo que lo tiene viviendo “un momento mágico”: su reciente colaboración con Steve Aoki, Daddy Yankee y Play-N-Skillz “Azukita”.

“Me está dando la oportunidad de llegar a una multitud de oídos nuevos”, dijo del tema dance/electrónico, al tiempo que destacó el “gran momento” que está viviendo la música latina. “La música en español es una potencia y la música en este momento lo está presentando de esa forma. Somos una potencia mundial. Ya los franceses quieren hablar español, los rusos quieren aprender español…”.

El 14 de abril, en el 20mo aniversario de “Suavemente”, Crespo planea celebrar por partida doble, pues su esposa además estará cumpliendo cuatro décadas de vida.

“Haremos una fiesta llamada ‘40 y 20’”, dijo con evidente entusiasmo, haciendo un guiño a otro clásico del repertorio pop latinoamericano, esta vez de José José.