EEUU: Suspenden deportación de familias reunificadas

De izquierda a derecha, Miriam, Christian e Iris escuchan mientras Mario narra su separación de su hijo en la frontera durante una conferencia de prensa en Annunciation House, un albergue para refugiados, el lunes 25 de junio de 2018, en El Paso, Texas. (AP Foto/Matt York)

Por ELLIOT SPAGAT y COLLEEN LONG

SAN DIEGO, California (AP) — Un juez federal ordenó el lunes detener temporalmente las deportaciones de familias migrantes reunificadas tras ser separadas en la frontera, mientras el gobierno de Donald Trump se apresura para cumplir con un plazo que vence el 26 de julio para regresar a miles de niños con sus padres.

No se pierdan en La Jornada Latina – Salvadoreña separada de hijo debe permanecer detenida

El juez federal de distrito Dana Sabraw impuso una prórroga de al menos una semana a raíz de una solicitud de la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que mencionó “rumores persistentes y crecientes… de que podrían efectuarse deportaciones masivas en forma inminente e inmediata en cuanto se realice la reunificación”.

Scott Stewart, abogado del Departamento de Justicia, se opuso a la postergación, pero no se refirió a los rumores en la corte.

La ACLU solicitó que los padres tengan cuando menos una semana para decidir si pedirán asilo en Estados Unidos después de que los reunifiquen con sus hijos. El juez no quiso tomar una decisión sobre ese asunto hasta que el gobierno esboce sus objeciones por escrito para el próximo lunes.

Lee Gelernt, abogado de la ACLU, les dijo a los reporteros que estaba “extremadamente complacido” por la suspensión y que los padres necesitan tiempo para reflexionar junto con sus hijos y asesores si solicitarán asilo o no.

“Es difícil imaginar una decisión más profunda o trascendental”, señaló.

La audiencia en San Diego se efectuó mientras el gobierno acelera las reunificaciones en ocho instalaciones no identificadas del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas. Las familias están desperdigadas por todo el país, los adultos en centros de detención y los niños en albergues supervisados por el gobierno.

Annunciation House, un albergue en El Paso, indicó que el gobierno ha comenzado a transportar a niños en una “cantidad tremenda de vuelos” a El Paso y otras partes. El director Rubén García dijo estar preparándose para recibir hasta a 100 familias reunificadas cada día.

A fines del mes pasado, Sabraw le ordenó al gobierno reunificar a los miles de niños y sus padres a los que las autoridades separaron por la fuerza en la frontera a principios de año. Fijó un plazo que vencía el 10 de julio para los niños menores de 5 años, y le dio al gobierno hasta el 26 del mismo mes para que reunifique a más de 2,500 menores de entre 5 y 17 años.

El juez elogió al gobierno el lunes por un plan presentado el fin de semana para reunificar a los niños de más edad. En el plan se pide efectuar exámenes de ADN y otras medidas de verificación sólo si surgen interrogantes durante la revisión de antecedentes.

Jonathan White, de la Oficina para la Reubicación de Refugiados, le aseguró al juez que ya se efectuaron algunas reunificaciones de niños de más edad, y que “nuestra intención es reunificar a los niños con prontitud”.

El juez elogió el testimonio de White, y dijo: “Lo que se ha hecho es un gran inicio para lograr una cifra mayor de reunificaciones muy, muy rápido”.

EEUU: Niños migrantes más pequeños ya están con sus familias

En esta imagen tomada de un video, Javier Garrido Martínez, izquierda, y Alan García, con sus hijos de cuatro años, asisten a una conferencia de prensa en Nueva York, 11 de julio de 2018. Estuvieron separados de sus hijos durante dos meses. (AP Foto/Robert Bumsted)

Por COLLEEN LONG

WASHINGTON, D.C. (AP) — El gobierno estadounidense dijo el jueves que todos los niños más pequeños separados de sus familias como resultado de la política migratoria de tolerancia cero han sido reunidos con sus padres.

Pero casi la mitad de los niños menores de 5 años siguen separados de sus familias por razones de seguridad, la deportación de sus padres y otros problemas, dijo el gobierno.

Una corte ordenó al gobierno reunir las familias separadas entre principios de mayo y el 20 de junio, cuando el presidente Donald Trump decretó el fin de las separaciones, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) inició una demanda en nombre de una mujer separada de su hijo y la jueza federal Dana Sabraw ordenó reunir a todos los niños con sus padres.

La ACLU dijo que estudiaba la declaración del gobierno y respondería más tarde.

Para el jueves por la mañana, 57 niños estaban reunidos con sus padres, informaron funcionarios del gobierno.

“A lo largo del proceso de reunificación, nuestro objetivo ha sido el bienestar de los niños y devolverlos a un ambiente sano”, de acuerdo con un comunicado de los titulares de los tres organismos a cargo del proceso. “Desde luego, resta una enorme cantidad de trabajo arduo y obstáculos similares que enfrentan nuestros equipos al reunir a las familias restantes. El gobierno de Trump no afronta esta misión con ligereza”.

Los funcionarios dijeron que 46 niños no podían se reunidos con sus padres; una docena de ellos habían sido deportados y el gobierno buscaba entrar en contacto con ellos. Nueve estaban presos por la policía judicial por otros delitos y se desconocía el paradero de un adulto, dijeron.

En otros 22 casos había problemas de seguridad, prosiguieron. Once adultos tenían prontuarios criminales que incluían crueldad hacia los niños, homicidio o contrabando de personas. En siete casos no se pudo demostrar que fueran los padres, uno tenía un certificado de nacimiento falso y uno presuntamente había abusado del niño.

Inmigración: EEUU incumple el plazo para reunir a familias migrantes

José Jr., de 3 años y natural de Honduras, recibe ayuda de una trabajadora del Southern Poverty Law Center antes de reunirse con su padre, el 10 de julio de 2018, en Phoenix. (AP Foto/Ross D. Franklin)

Por ELLIOT SPAGAT y MIKE HOUSEHOLDER

SAN DIEGO, California (AP) — Algunos menores inmigrantes regresaron con sus padres, pero otros seguían en centros lejos de sus familias. Funcionarios del gobierno de Donald Trump incumplieron el martes el plazo contemplado en una orden judicial para reunir a decenas de niños con las familias de las que fueron separados a la fuerza en la frontera de Estados Unidos.

En la ciudad de Grand Rapids, Michigan, Ever Reyes Mejía salió de un centro del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), cargando a su sonriente hijo y su mochila. A bordo de un automóvil, padre e hijo se alejaron de la instalación.

Un niño y una niña que habían estado bajo custodia temporal se reunieron con sus padres hondureños en el centro tres meses después de su separación.

Los tres padres estaban “abrazándolos y diciéndoles que todo estaba bien y que nunca más se volverían a separar”, dijo Abril Valdés, abogada de cuestiones de inmigración. Los niños estaban “completamente felices de estar otra vez con sus padres”.

A finales del mes pasado, Dana Sabraw, juez de distrito de San Diego, dio al gobierno federal un plazo de 14 días para reunir a infantes de menos de cinco años con sus padres, y de 30 días en el caso de los niños de más edad.

No estuvo claro de inmediato cuántos de los menores abandonaron los centros de detención el martes ni cuántos se quedaron.

Para intentar cumplir el plazo, el gobierno elaboró una lista de 102 candidatos a la reunificación, que quedó reducida a 75 nombres tras exámenes que incluyeron pruebas de ADN tomando material del interior de la boca de los pequeños.

Los abogados del Departamento de Justicia dijeron al tribunal que, de esos 75, las autoridades podían garantizar que 38 regresarían con sus padres al final del martes. Otros 17 podrían correr la misma suerte si se recibían los resultados de las pruebas de ADN y se comprobaban los antecedentes de los progenitores a tiempo.

Por otra parte, los letrados federales indicaron a un juez federal en San Diego que el gobierno no cumpliría con el plazo en el caso de otros 20 niños menores a 5 años ya que necesitaba más tiempo para ubicar a los padres, quienes ya fueron deportados o liberados en Estados Unidos.

Sabraw mostró poco interés en ampliar los plazos a menos que el gobierno pudiese ofrecer buenas razonas en casos concretos.

“Estos son plazos firmes. No son metas ambiciosas”, señaló el magistrado el martes.

Preguntado por el incumplimiento del plazo, Trump contestó: “Bueno, tengo una solución. Díganle a la gente que no venga a nuestro país de forma ilegal. Esa es la solución”.

El gobierno defendió el uso de este tipo de pruebas y dijo que describió padres con antecedentes penales graves, cinco adultos cuyo ADN mostró que no eran los progenitores de los niños que reclamaban y un caso de abuso infantil creíble.

“Nuestro proceso puede no ser tan rápido como algunos querrían, pero no hay duda de que está protegiendo a los menores”, señaló Chris Meekins, funcionario del Departamento de Sanidad que ayudó a dirigir el proceso.

El gobierno enfrenta un segundo plazo, el 26 de julio, para reunir a unos 2,000 niños mayores a 5 años que también fueron separados de sus familias por las autoridades en los últimos meses.

Tras semanas de angustia, niños migrantes verán a sus padres

Un niño y su madre, ambos inmigrantes de Guatemala, hablan con la prensa el 22 de junio del 2018 en Linthicum, Maryland. (AP Photo/Patrick Semansky, File)

Por ELLIOT SPAGAT

SAN DIEGO, California (AP) — Las autoridades estadounidenses comenzaron el martes a reunir a niños menores de 5 años con sus padres, tras haberlos separado a la fuerza en la frontera con México por haber entrado al país ilegalmente.

En LaJornadaLatina.com – Trump a familias separadas: “Que no vengan ilegalmente”

Por lo menos 54 menores serán reunidos con sus padres antes del plazo impuesto por un tribunal, dijo un abogado del gobierno, aproximadamente la mitad del centenar de niños cubiertos por la orden. Los funcionarios estaban revisando los casos de otros cinco niños para tratar de resolver sus casos antes de que se cumpla el plazo.

El lunes, el gobierno del presidente Donald Trump reconoció que no podría cumplir con el plazo fijado por un juez para reunir a niños menores de 5 años con sus padres, a los que separó bajo su entonces vigente política de “tolerancia cero”.

Trump aseguró el martes que la solución para el problema de cómo el gobierno cumplirá con el plazo judicial para reunificar a familias migrantes separadas es “que no vengan a este país ilegalmente”.

Antes de salir de la Casa Blanca rumbo a una cumbre en Europa, Trump respondió a preguntas sobre el tema diciendo: “Esa es la solución, que no vengan a este país ilegalmente, que vengan como hacen otros, legalmente”.

El presidente también criticó a los demócratas que han pedido desmantelar al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), afirmando que ello demuestra que los demócratas “quieren fronteras totalmente abiertas y no les importa la criminalidad”.

Los padres que han sido detenidos por el ICE “en su mayoría” están siendo trasladados a lugares cerca de sus hijos y las familias serán dejadas en libertad, afirmó Sarah Fabian, abogada del Departamento de Justicia. Explicó que se publicarán los lugares de los reencuentros, pero que los niños han sido llevados a refugios en distintos puntos del país.

Más de 2.000 niños fueron separados a la fuerza de sus padres cuando intentaban cruzar sin permiso la frontera, como parte de la política de “tolerancia cero”.

El presidente firmó una orden ejecutiva el 20 de junio revocando la política ante el oprobio generalizado que causó. La semana pasada el secretario de Departamento de Salud de Estados Unidos (HHS por sus siglas en inglés) Alex Azar dijo que en total hubo “menos de 3,000” niños separados de sus padres.

El mes pasado, el juez federal Dana Sabra en San Diego estableció un plazo de 14 días para que las autoridades estadounidenses reúnan a niños menores de 5 años con sus padres y un plazo de 30 días para los niños más grandes. El plazo de 30 días se cumple el 26 de julio.

Lee Gelernt, un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), exigió al gobierno garantías de que expertos de esa organización podrán asistir a los familiares en el momento delicado. Los padres estarán en libertad mientras sus procesos siguen su curso en los tribunales migratorios aunque algunos probablemente tendrán que tener monitores atados a los tobillos. Se calcula que los procesos migratorios pueden tardar meses o incluso años.

El lunes, una jueza federal de Los Ángeles rechazó una petición del gobierno de mantener detenidas juntas a las familias de inmigrantes y describió la solicitud como un intento “cínico” de deshacer un añejo acuerdo judicial.

La juez de distrito Dolly Gee dijo que el gobierno federal no había presentado nueva evidencia para justificar la revisión de la orden judicial que limita la detención de niños que cruzaron la frontera de manera ilegal.

El Departamento de Justicia le había pedido a Gee alterar el acuerdo de 1997 para poder mantener a las familias juntas detenidas a largo plazo.

ACLU: Muchos niños no regresarán con sus familias en plazo

Por ELLIOT SPAGAT

SAN DIEGO, California (AP) — El gobierno de Donald Trump no cumplirá con el plazo ordenado por una corte para reunir a los niños migrantes que fueron separados de sus padres en la frontera de Estados Unidos con México, indicó la Unión Americana de Libertades Civiles.

No se pierdan en LaJornadaLatina.com:  ¿Qué ocurre tras un cateo rutinario del ICE? y Niño de 1 año comparece ante corte de inmigración

El gobierno federal entregó a la ACLU (por sus siglas en inglés) una lista de 102 niños menores de 5 años y el grupo señaló el domingo por la noche que “parece probable que menos de la mitad se reunirán” con sus padres antes de la fecha límite del martes.

El Departamento de Justicia pidió al juez de distrito Dana Sabraw por más tiempo la semana pasada, pero el viernes el juez rechazó otorgar una prórroga y dijo que solo consideraría algunos casos específicos. Ordenó que ambas partes discutieran dichos casos especiales y se los informaran el lunes.

Durante el fin de semana, el departamento trabajó para allanar un camino hacia la unión de familias y preparó un informe para la corte.

Los niños fueron separados de sus padres en la frontera sur luego de que el secretario de Justicia Jeff Sessions anunció en mayo una política de “cero tolerancia” para detener a las personas que ingresaran al país de forma ilegal. Mientras los padres eran procesados judicialmente, los niños fueron colocados bajo el cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés).

Trump cambió el curso el 20 de junio debido a la indignación que generó la medida y a los exhortos de que se mantuvieran unidas las familias.

El 26 de junio, Sabraw fijó que el martes era la fecha límite para reunir a los niños menores a 5 años con sus familias y que el 26 de julio vencía el plazo para el resto. Sabraw, quien fue nombrado por el entonces presidente George W. Bush, escribió que la “situación ha alcanzado un nivel de crisis” y que las “circunstancias caóticas” fueron provocadas por el propio gobierno.

El secretario del HHS Alex Azar dijo el jueves que había “menos de 3.000 niños” separados de sus padres. Anteriormente, había dicho que eran 2.047 infantes.

“Es muy decepcionante que el gobierno del presidente Trump no reunirá ni a la mitad de los niños menores a 5 años con sus padres”, dijo Lee Gelernt, abogado de la ACLU. “Estos niños ya han sufrido bastante por su política y cada día que pasan separados de sus padres aumenta ese dolor”.

La ACLU interpuso una demanda en marzo a nombre de una mujer de la República Democrática del Congo que fue separada de su hija de cinco meses tras solicitar asilo en un cruce fronterizo de San Diego y de una solicitante de asilo brasileña que fue separada de su hijo luego de que fue detenida en agosto cerca de la frontera estatal de Texas y Nuevo México.

Trump enfrenta plazo firme para reunificar a familias

Una protesta contra la política del gobierno de Donald Trump de separar a familias de inmigrantes, en El Paso, Texas, el 26 de junio del 2018. (AP Photo/Matt York)

Por ELLIOT SPAGAT, MICHAEL BALSAMO y WILL WEISSERT

MCALLEN, Texas (AP) — El gobierno de Donald Trump ahora enfrenta un plazo claro para reunificar a las familias inmigrantes que separó en la frontera con México, luego de que un juez federal le ordenó reunir a miles de niños con sus padres dentro de 30 días, incluso más pronto si se trata de menores de cinco años.

No se pierdan en LaJornadaLatina.com – Padres migrantes separados de hijos comparten sus historias

El plazo fue fijado el martes por la noche por el juez Dana Sabraw en San Diego, luego que la orden ejecutiva firmada por el presidente Trump derogando la política de separación familiar desató un caos e incertidumbre, pues el gobierno no aclaró cuándo podrán los padres volver a ver sus hijos. “Esta situación ha alcanzado niveles de crisis”, escribió Sabraw.

Su fallo presenta al gobierno de Trump una amplia variedad de problemas logísticos y no queda claro cómo podrá cumplir con el plazo.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS por sus siglas en inglés), que está a cargo de los menores, refirió cualquier pregunta al Departamento de Justicia, que a su vez, dijo que el fallo “hace más imperativo que nunca que el Congreso finalmente actúe para darle a las agencias federales del orden la habilidad de hacer cumplir las leyes y de mantener unidas a las familias… Sin esta acción por parte del Congreso, el caos en la frontera continuará”.

Sabraw, quien fue designado por el entonces presidente George W. Bush, dijo que los niños menores de 5 años deben ser devueltos a sus padres dentro de 14 días.

Además decretó una prohibición nacional contra toda separación de familias en el futuro, a menos que se determine que el padre no esté en condiciones de ejercer sus responsabilidades o no desea quedarse con el menor y le ordenó al gobierno facilitar el contacto telefónico entre todo hijo y sus padres dentro de 10 días.

El caso fue presentado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que demandó en marzo en nombre de un niña de 7 años de edad que había sido separada de una madre congolesa y en nombre de un joven de 14 años que había sido separado de su madre brasileña.

“Correrán las lágrimas de alegría en los centros de detención de todo el país cuando las familias se enteren que podrán ser reunificadas”, dijo Lee Gelernt, un abogado de la ACLU.

Más de 2,000 menores de edad han sido separados de sus padres en semanas recientes y colocados en albergues administrados por el gobierno, en ocasiones a cientos de kilómetros de distancia, bajo la política de separar a familiares detenidos luego de entrar ilegalmente a territorio estadounidense.

Ante el oprobio mundial causado por la política, Trump firmó la semana pasada una orden ejecutiva poniendo fin a la práctica, pero sigue reinando la confusión.

Más donaciones y voluntarios para familias separadas en EEUU

Fotografía tomada el 24 de junio de 2018 en la que aparecen Eli Fernández, miembro de la organización Catholic Charities of the Rio Grande Valley, y la voluntaria Natalie Montelongo frente a una pila de cajas sin ordenar con donaciones enviadas a través del servicio de Amazon, en McAllen, Texas. (AP Foto/Manuel Valdés)

Por MANUEL VALDÉS

MCALLEN, Texas (AP) — A medida que más gente en Estados Unidos ha visto cómo las autoridades migratorias han separado a los niños de sus padres en la frontera con México, han aumentado también las acciones de solidaridad con los migrantes. Un centro de apoyo para solicitantes de asilo en McAllen, Texas, dice que les han llegado tantas donaciones, como cajas con ropa, que han tenido que alquilar espacio adicional para almacenamiento.

El centro, dirigido por la organización Catholic Charities of the Rio Grande Valley (Caridades Católicas del Valle del Río Grande), dijo que alrededor del Día del Padre, hace una semana, comenzó a llegar la oleada de paquetes enviados a través de Amazon, con camisas, pantalones, ropa interior y muchos otros artículos, a un centro de descanso para los migrantes en McAllen, fronteriza con Reynosa, México.

En los paquetes venían notas de apoyo, como una que leía: “Como alguien que tiene un padre que haría cualquier cosa por su hijo, espero que esto ayude a algunos de los padres que entran por sus puertas con las mismas ideas”.

Las cajas comenzaron a llegar a medida que la gente de todo el país comenzaba a enterarse de la política de tolerancia cero del presidente Donald Trump, que hasta hace poco incluyó separar a los niños de sus familias.

“De repente empezaron a recibir como mil cajas al día y luego más y más. Tuvieron que venir y asegurar espacio aquí. Se llenó y consiguieron otro espacio y ese se llenó”, dijo Natalie Montelongo, nativa de la cercana ciudad de Brownsville y que voló desde Washington DC para ofrecerse como voluntaria en el centro.

Creó en Amazon una lista de necesidades para la organización, con el tipo de artículos que necesitaba el refugio, y publicó el enlace en las redes sociales.

Además de las recibidas a través de Amazon, las donaciones también llegaron a la vieja usanza. Los residentes locales acudieron personalmente para dejar lo que pudieron. Caravanas de voluntarios de todo el país viajaron a McAllen con donaciones y dinero en efectivo.

Todos los días, autobuses repletos de migrantes son transferidos de las instalaciones federales a una estación central en McAllen. Allí, los voluntarios del centro de apoyo a los migrantes ayudan a encontrar autobuses adecuados y compran los boletos correspondientes. Ya como grupo, los llevan caminando hasta el refugio, a tres cuadras de distancia, donde pueden ducharse, comer y recoger ropa nueva, medicamentos y productos de higiene.

La bibliotecaria de Colorado Wyne Cler vio un mensaje en Facebook de un amigo de un amigo en el que pedían voluntarios. Incluso con su limitado español se puso a trabajar, recaudó unos 4.000 dólares en un día y trajo a su hija. Pasó horas haciendo todo lo posible para ayudar a los migrantes en el centro y tratando de alegrarles el día con abrazos fuertes y sonrisas. Cler explicó que ella y su familia huyeron de Vietnam al terminar la guerra.

“Este no es mi Estados Unidos. Cuando entramos en el ‘75 fuimos recibidos con los brazos abiertos y no nos separaron. Toda mi familia llegó aquí a salvo”, agregó Cler.

Pentágono dice que albergará inmigrantes en dos bases

ARCHIVO – En esta fotografía de archivo del viernes 27 de abril de 2018, el secretario de Defensa, Jim Mattis, escucha una pregunta durante una reunión en el Pentágono, en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin, Archivo)

Por LOLITA C. BALDOR

BASE EIELSON DE LA FUERZA AÉREA, Alaska (AP) — El Pentágono se dispone a construir campamentos temporales para inmigrantes en dos bases militares, dijo el domingo el secretario de Defensa, Jim Mattis.

El funcionario no dijo en cuáles instalaciones, pero señaló que se trabaja en los detalles, como la capacidad que podría necesitarse. El Pentágono había mencionado inicialmente cuatro posibles bases, pero Mattis ha señalado ahora que son dos.

El Pentágono dijo la semana pasada que pondría espacio disponible en bases militares para unos 20,000 menores inmigrantes que llegaron solos a Estados Unidos y que fueron detenidos después de que cruzaron ilegalmente la frontera con México. Se desconocía el domingo si las bases albergarían solo a menores o también a familias.

En declaraciones a reporteros que viajaban con él a Asia, Mattis señaló que las fuerzas armadas ya han albergado a personas antes, entre ellos vietnamitas que huían de su país, así como a estadounidenses tras desastres naturales.

“Consideramos que eso es una función de logística bastante apropiada” para el Departamento, declaró Mattis.

El Departamento de Defensa aceptó la petición de facilitar albergue temporal que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) le presentó en medio de una creciente batalla política en torno a los migrantes detenidos.

El HHS ha evaluado las instalaciones en cuatro bases militares: La Base Little Rock de la Fuerza Aérea en Arkansas, y tres más en Texas: la Base Dyess de la Fuerza Aérea, la Base Goodfellow de la Fuerza Aérea y Fort Bliss.

El Pentágono ha dicho que no participará en la operación de los albergues temporales, que serán controlados por el HHS.

El Pentágono dijo a miembros del Congreso en un memorándum que le solicitaron tener las instalaciones disponibles desde julio hasta finales de año.

EEUU: 500 niños migrantes ya regresaron con sus familias

En esta fotografía pueden apreciarse tiendas de lona, a la derecha, utilizadas para albergar a familiares separados de sus hijos en el puerto de ingreso en Fabens, Texas, el jueves 21 de junio de 2018. (AP Foto/Matt York)

Por Colleen Long

EL PASO, Texas (AP) — Un funcionario del gobierno de Donald Trump dice que unos 500 de los más de 2,000 niños separados de sus familias en la frontera han regresado con éstas desde mayo.

No se pierdan en La Jornada Latina – Melania Trump visita a niños migrantes detenidos en Texas

El funcionario dijo el jueves que esos niños fueron separados de sus padres como parte de la política de “cero tolerancia” en la que se enjuicia penalmente a cualquier persona sorprendida cruzando la frontera estadounidense ilegalmente. El funcionario carece de autorización para dar la cifra y habló con The Associated Press a condición de guardar el anonimato.

Muchos de los niños fueron devueltos a sus familias unos días después de haber sido separados de ellas, afirmó el funcionario, quien señaló que no está seguro de cuántos de los niños que fueron devueltos a sus familias siguen detenidos con ellas, o cuántos ya no están en el país.

El funcionario dijo que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas y el Departamento de Salud y Servicios Humanos trabajan para establecer un proceso centralizado de reunificación en el Centro de Detención Port Isabel cerca de Los Fresnos, Texas.

EEUU: Mujer de 99 años protesta por separación de familias

WOODSTOCK, Vermont (AP) — Una mujer de Vermont de 99 años que cumplirá 100 este fin de semana se unió a las protestas contra la separación de niños inmigrantes de sus familias en la frontera con México.

Jane Kurtis, quien reside en Woodstock, dijo que sabía que tenía que hacer algo tras escuchar la noticia de la separación de las familias.

“Me revolvió el estómago, como cuando uno va a vomitar”, declaró a la televisora WPTZ-TV.

La protesta duró aproximadamente una hora el jueves. Los manifestantes sostenían letreros frente a los automóviles que pasaban y marcharon alrededor de un parque en Woodstock.

Kurtis dijo que Estados Unidos nunca debería separar a los niños de sus familias.

Después de separar más de 2.300 niños de sus padres, el gobierno del presidente Donald Trump dio marcha atrás esta semana y dijo que las familias serán detenidas juntas.