Palabras de Trump sobre respuesta a María caen mal en P.Rico

PORTADA – El presidente Donald Trump habla durante una sesión informativa del huracán Florence en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en Washington, el martes 11 de septiembre de 2018. (AP Foto/Susan Walsh)

Por DANICA COTO y ANGELIKI KASTANIS,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — La afirmación del presidente Donald Trump de que la respuesta del gobierno federal al huracán María “fue un éxito increíble”, no fue bien recibida en Puerto Rico, en donde los isleños todavía pasan apuros para recuperarse de la tormenta de hace un año.

“Sentí indignación”, dijo Gloria Rosado, profesora universitaria de 62 años que vio por televisión la conferencia de prensa del mandatario la tarde del martes desde San Juan, y todavía estaba enfurecida un día después. “Inmediatamente me vino la imagen de mi esposo muerto… y las vidas que se perdieron”.

El esposo de Rosado, quien fue hospitalizado por complicaciones respiratorias y renales y, finalmente, tuvo un paro cardiaco, fue una de las 2,975 personas que se calcula que murieron como consecuencia del paso de María cuando los recursos médicos estaban exigidos más allá de su límite.

Para muchos, que Trump se jactara de que “fue uno de los mejores trabajos que se han hecho” es difícil de cuadrar con su realidad diaria: los apagones todavía son frecuentes, casi 60,000 viviendas sólo están cubiertas con techos improvisados incapaces de soportar un huracán categoría 1, y 13% de los municipios carecen de un servicio estable de teléfono o internet.

“¿Según Trump la respuesta federal en Puerto Rico fue un éxito?”, cuestionó la alcaldesa de San Juan en una serie de tuits. “Si cree que la muerte de 3,000 personas es un éxito, que Dios nos ayude a todos”.

Eso reencendió un añejo conflicto entre la alcaldesa y Trump, quien le respondió diciendo que era “totalmente incompetente” y dijo que la labor del gobierno federal en Puerto Rico “fue una tarea magnífica que ha sido menospreciada”.

Un reporte de julio de Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA), señaló varias fallas en su respuesta, incluido que subestimó la cantidad de agua y alimentos necesarios después de la tormenta y que no fueron suficientes trabajadores de asistencia hispanoparlantes a la isla.

La agencia también mencionó los retos que posiblemente estuvieron más allá de su control, como la mera fuerza de la tormenta y las dificultades logísticas de llegar a la isla caribeña a más de 1,000 millas de Estados Unidos continental.

Y muchos residentes dicen que los funcionarios locales también tienen parte de la culpa. El gobierno de Puerto Rico ha reconocido que sus planes de emergencia estaban diseñados para un huracán categoría 1, y que cometió fallas al tratar de seguir esos planes.

Ramón Ruiz, un comerciante de 56 años cuyo padre murió por problemas cardiacos el Día de Acción de Gracias tras haber resistido el paso del huracán solo en casa, recargado contra la puerta para evitar que se viniera abajo, está entre quienes dicen que tanto las autoridades locales como federales fueron lentos en su respuesta.

“Si no fuera por las iglesias y las instituciones privadas, nosotros realmente no hubiésemos recibido ayuda de nadie”, dijo Ruiz. “Nos están tratando como ciudadanos de segunda categoría… Si fuera otro estado, hubiese sido mucho más rápido”.

Poco después de que María golpeara la isla, Trump vistió Puerto Rico y fue muy criticado por arrojar toallas de papel a las víctimas de la tormenta en una forma que fue considerada insensible dada la magnitud del desastre.

Sus más recientes comentarios otra vez sacaron a la luz aquellos sentimientos.

“Ignoro sus comentarios porque ninguno de ellos hace sentido”, dijo Michelle Cruz, una empleada de aerolínea de 48 años cuya madre murió en diciembre de septicemia tras contraer una infección en un hospital durante una cirugía después de María. “Me molesta y duele, pero no le pongo atención”.

EEUU niega que trasladó fondos a agencia migratoria

WASHINGTON, D.C. (AP) — El gobierno estadounidense rechazó el miércoles la denuncia de un senador demócrata de que le quitó fondos a la agencia a cargo de desastres naturales y los transfirió al combate contra la inmigración ilegal.

El senador Jeff Merkley de Oregon había denunciado que el Departamento de Seguridad Nacional le había restado unos 10 millones de dólares a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en inglés) para destinarlos al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés).

La denuncia surgió justo cuando el huracán Florence amenaza a la costa oriental estadounidense.

Sin embargo, el Departamento de Seguridad Nacional dice que esos fondos vinieron de su cuenta de fondos disponibles para entrenamiento, materiales de oficina y gastos de mantenimiento del edificio sede. Añadieron que ese dinero no puede ser asignado a tareas de rescate durante emergencias. El presupuesto anual de la FEMA asciende a unos 15,000 millones de dólares.

Merkley no ofreció prueba alguna para fundamentar su denuncia.

FEMA dice que no dejará de enviar de ayuda a Puerto Rico

LA HABANA (AP) — La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos afirmó que no dejará de abastecer de agua y alimentos a Puerto Rico a pesar de los reportes de que pretendía hacerlo.

El portavoz de la dependencia, William Booher, dijo a The Associated Press que la agencia ha estado evaluando si es que suficientes tiendas y supermercados abrieron sus puertas antes del 31 de enero para justificar el cese de abastecimiento de agua y alimentos a los gobiernos municipales de la isla. Subrayó que no se ha tomado ninguna decisión y que las autoridades difundieron la fecha por error esta semana.

La FEMA (siglas en inglés de la agencia) está en proceso de reducir gradualmente la distribución de agua y alimentos a medida que las tiendas y mercados retoman sus actividades, indicó Booher, pero resaltó que durante el futuro previsible se continuará con el abastecimiento de ayuda en las localidades necesitadas.

Puerto Rico: FEMA rechaza participación en polémico contrato

WASHINGTON (AP) — La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos dijo el viernes que no tuvo nada que ver con la decisión de otorgar un contrato de 300 millones de dólares para restaurar la dañada red eléctrica de Puerto Rico. El contrato lo ganó una pequeña empresa de Montana, estado natal del secretario del Interior Ryan Zinke.

ARCHIVO – Esta foto del 15 de octubre del 2017 muestra a trabajadores de Whitefish Energy Holdings laborando para restaurar cables de electricidad dañados por el huracán María en Barceloneta, Puerto Rico. (AP Foto/Ramón Espinosa, Archivo)

En un comunicado, la agencia federal, conocida en inglés por sus siglas FEMA, dijo que si el contrato que ganó Whitefish Energy Holdings indica de alguna manera que fue aprobado por ellos es incorrecto. El contrato, que fue otorgado por la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) puertorriqueña, indica que el sistema de servicio público no pagaría gastos no permitidos bajo subvenciones de FEMA, pero también precisa: “El gobierno federal no es socio comercial de este contrato”.

FEMA dijo que no ha aprobado ningún pedido de reembolso de la AEE para cubrir reparaciones que se siguen haciendo al sistema eléctrico de la isla tras el paso del huracán María.

La agencia de desastres dijo que su evaluación preliminar denota preocupaciones significativas sobre cómo Whitefish logró el contrato y si es que los precios del contrato son razonables. La compañía, fundada hace dos años, solo tenía dos empleados a tiempo completo cuando la tormenta tocó tierra el 20 de septiembre. Desde entonces ha contratado a más de 300 trabajadores.

El Departamento del Interior de Estados Unidos ha negado que Zinke, excongresista de Montana, tuviera algo que ver en la asignación del contrato. Zinke conoce al director general de Whitefish, Andy Techmanski, “porque ambos viven en un pueblo pequeño donde todos se conocen”, dijo una portavoz. El hijo de Zinke trabajó durante un verano en un lugar de construcción de Whitefish.

Varios comités del Congreso han iniciado investigaciones sobre el contrato. Los términos de este acuerdo han desatado preguntas tanto de republicanos como demócratas.

La senadora Claire McCaskill, de Missouri, la demócrata de mayor rango en el Comité del Senado sobre Asuntos Gubernamentales y Seguridad Nacional, dijo que el contrato de Whitefish “crea todas las interrogantes que te puedas imaginar”.

El panel de seguridad nacional realizará una audiencia sobre el tema la próxima semana y dijo que funcionarios deberían de estar prestos para responder preguntas duras, dijo la senadora. Ella agregó que también quiere que el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional, que abarca a FEMA, investigue el asunto – la cual se añadiría a la lista de posibles pesquisas.

“Necesitamos respuestas de Whitefish, la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico y el gobierno federal. Y las necesitamos pronto”, puntualizó McCaskill.

Este artículo fue escrito por MICHAEL BIESECKER y MATTHEW DALY del Associated Press