Cada vez más migrantes abandonados en frontera México-EEUU

Cada vez más migrantes abandonados en frontera México-EEUU

Foto sin fecha suministrada por la Patrulla de Fronteras que muestra un sector del Desierto de Arizona en la frontera con México. Las autoridades estadounidenses dicen que los coyotes están abandonado grandes cantidades de migrantes, incluidos menores, en zonas desérticas aisladas como esta. (Tucson Sector Border Patrol via AP)

Por ANITA SNOW,  Associated Press

PHOENIX, Arizona — Los coyotes han estado abandonando en las últimas semanas grandes grupos de centroamericanos en el desierto de Arizona, del lado estadounidense de la frontera con México, poniendo en peligro a cientos de menores, según la Patrulla de Fronteras.

En total, más de 1,400 migrantes quedaron librados a su suerte tras ser abandonados por coyotes en el desierto ardiente –o, en al menos un caso, bajo una fuerte tempestad– desde el 20 de agosto. Un grupo llegó a tener 275 personas.

“Hemos visto grupos grandes en el pasado, pero nunca nada como esto”, declaró al agente de la Patrulla de Fronteras Daniel Hernández. “Esto causa alarma porque se está comprometiendo su seguridad”.

Hernández dijo que el caso más reciente involucró a 61 personas rescatadas por agentes la semana pasada en medio de una tormenta que hacía crecer un río en una región aislada. “Pudo haber sido una situación mucho, mucho peor si la lluvia continuaba”, dijo el agente.

A diferencia de lo que ocurre en Texas, donde los migrantes se entregan tras cruzar el río Bravo, los coyotes de Arizona han estado abandonando a grupos de familias migrantes en un remoto camino de tierra cerca del Monumento Nacional Organ Pipe Cactus al oeste del paso fronterizo de Likeville. En verano las temperaturas llegan a los 120 grados Fahrenheit.

A veces se les deja agua y comida a los migrantes, pero no siempre. Y en general requieren atención médica por lesiones en la espalda o los tobillos, y también por heridas.

A los coyotes “no les interesa la seguridad ni el bienestar de estas familias”, declaró el jefe del sector de Tucson de la Patrulla de Fronteras Rodolfo Karish la semana pasada.

También la semana pasada fueron encontrados dos grandes grupos de guatemaltecos y hondureños cerca de Yuma. Agentes de la Patrulla de Fronteras dijeron que 108 personas fueron detectadas poco antes de la medianoche del 2 de octubre a casi media milla al oeste del Puerto de San Luis y cinco horas más tarde dieron con 56 centroamericanos a una milla al este del mismo cruce.

En el pasado, el grueso de las personas que cruzaban ilegalmente la frontera eran mexicanos varones. Pero ahora la norma son los centroamericanos que viajan en familia y menores no acompañados.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Arizona empezó a liberar el domingo a cientos de detenidos que están a la espera de una vista judicial, diciendo que no estaba en condiciones de alojar “el volumen increíblemente alto” de familias de migrantes que son pilladas en la frontera.

El senador republicano Jon Kyl pidió el miércoles a la directora del Departamento de Seguridad Nacional y a otros funcionarios que investiguen formas de hacer frente a una ola de migrantes que desborda las capacidades de la oficina de Yuma y de otras partes del sur de Arizona. Hablando en una audiencia del Senado, dijo que temía por gente que está siendo amenazada “por una gran cantidad de personas que ingresan ilegalmente… algunas de las cuales podrían no estar pidiendo asilo”.

Nielsen dijo que no sabe cuántas personas pidieron asilo en el sur de Arizona, pero que lo averiguaría.

Bajo las leyes federales y los tratados internacionales, la gente puede conseguir asilo en Estados Unidos si tiene razones fundadas para temer ser perseguida en su país, pero el gobierno de Donald Trump dice que abunda las solicitudes de asilo fraudulentas y quiere que se apliquen parámetros más rígidos para aprobar esa solicitudes.

Aproximadamente ocho de cada diez personas que piden asilo pasan una entrevista inicial y son retenidas en centros de detención de inmigrantes o liberados tras pagar una fianza, a la espera de que sus casos sean procesados en los tribunales. Muchas solicitudes son rechazadas.

Hernández indicó que los coyotes les dicen a los migrantes que pidan asilo u otro status que les permita permanecer en Estados Unidos, pero que en las entrevistas queda claro que vienen para mejorar su situación económica y que algunos de los principales destinos son Charleston (Carolina del Sur), Oakland (California) y Homestead (Florida).

Ali Noorani, director ejecutivo de Foro Nacional sobre Inmigración, con sede en Washington, dijo que el gobierno no tiene los recursos para lidiar con la ola de migrantes y que “se debería usar parte de ese dinero para erradicar las causas de la pobreza y la violencia en Guatemala y para procesar los pedidos de asilo de forma justa”.

Los centroamericanos generalmente se quejan de la violencia en sus países al pedir asilo. Los migrantes detenidos en las últimas semanas venían de Honduras y El Salvador, donde, igual que en Guatemala, hay una gran presencia pandillas como la MS-13.

Entre el 1ro de octubre del 2017 y el 31 de agosto de este año se casi duplicó la cantidad de guatemaltecos y se más que duplicó la de salvadoreños comparado con el mismo período del año previo. Las estadísticas más recientes del Servicio de Protección de Aduanas y Fronteras señalan que hubo un aumento en la cantidad de familias y menores no acompañados apresados en la frontera.

De los más de 90,000 migrantes que viajaban en familia apresados durante esos 11 meses, casi la mitad eran de Guatemala. El resto de Honduras, El Salvador y México.

Políticos mexicanos condenan militarización fronteriza

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — Los políticos mexicanos hicieron a un lado sus diferencias el jueves para condenar la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de desplegar tropas de la Guardia Nacional en la frontera común y el presidente Enrique Peña Nieto se les unió.

El agente de la Patrulla Fronteriza Eduardo Olmos camina cerca de la reja que separa a Tijuana, México, de San Diego, California, el 22 de junio de 2016. (AP Foto/Gregory Bull, File)

“Los mexicanos podemos tener diferencias entre nosotros, y más aún en tiempos de elecciones, pero estaremos siempre unidos en la defensa de la dignidad y la soberanía de nuestro país”, manifestó Peña Nieto en un video divulgado a través de Twitter. “Independientemente de sus naturales diferencias, todos (los candidatos) coincidieron en rechazar medidas contrarias a una buena vecindad”.

El mandatario mencionó a los cuatro candidatos, entre ellos el izquierdista y líder en las encuestas Andrés Manuel López Obrador, a quien criticó en el pasado por querer echar por tierra algunas de las reformas estructurales aprobadas durante su gobierno.

López Obrador declaró el miércoles que no aceptaría “el uso de la fuerza, la militarización de la frontera”.

“Los problemas no se resuelven así. La paz y la tranquilidad son frutos de la justicia”, agregó tras apostar por hacer una cadena humana en la frontera como símbolo de protesta.

El presidente, por su parte, se dirigió de forma directa a su homólogo estadounidense.

“Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones”.

El Senado mexicano aprobó el miércoles una resolución donde solicita suspender la cooperación con Estados Unidos en materia de inmigración ilegal y tráfico de drogas, “en tanto el presidente Donald Trump no se conduzca con la civilidad y el respeto que el pueblo de México merece”.

El candidato presidencial Ricardo Anaya fue más allá al señalar que México debería limitar la cooperación antiterrorista hasta que la Guardia Nacional sea retirada. Anaya encabeza una coalición de izquierda y derecha de cara a las elecciones del 1 de julio.

El aspirante del partido en el gobierno, José Antonio Meade, declaró por su parte que “independientemente de nuestras diferencias políticas, es momento para que todos los candidatos presidenciales nos unamos en la defensa de la soberanía y la dignidad de la nación… para externar nuestro repudio y rechazo a este tipo de medidas”.

Otros tomaron la decisión de Trump con humor después que el gobierno mexicano enfatizara el miércoles a través de su cancillería que los miembros de la guardia “no portarán armas, ni realizarán funciones de control migratorio o aduanero”.

El periódico El Heraldo publicó el jueves el titular “Despliega EU Guardia… de chocolate”.

En la frontera, el rechazo a la medida era unánime.

“Nos parece que esta actitud de militarizar la frontera es una agresión más a México que no lo merecemos”, dijo Ramón Galindo, representante del gobernador en Ciudad Juárez, en la frontera con El Paso, Texas. El funcionario recordó, además, que nada de eso cambiará la realidad fronteriza.

Jorge de Santiago, un trabajador de maquiladora cuya vivienda se encuentra junto a la frontera, coincidía. “Nos parece muy mal pero no le hace, es puro populismo, es nada más para asustar a la gente”.

Trump quiere enviar al ejército a la frontera con México

Por JILL COLVIN

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump dijo el martes que quiere emplear el ejército para asegurar la frontera con México hasta que se construya el muro que ha prometido.

En un almuerzo con gobernantes de países del Báltico, Trump dijo que comunicó su idea al secretario de Defensa, James Mattis.

“Vamos a hacer las cosas militarmente hasta que tengamos un muro y la seguridad como se debe”, dijo, y añadió que se trata de un “gran paso”.

Previamente, funcionarios del gobierno dijeron que están elaborando un paquete legislativo para cerrar las “rendijas” en la ley de inmigración, después que el presidente reclamó a los legisladores republicanos que aprueben un proyecto inmediatamente, recurriendo incluso a la “opción nuclear” si es necesario para sacarlo adelante.

Los pedidos de Trump de utilizar la “opción nuclear” (modificar las normas del Senado para que baste una mayoría simple de 51 votos en lugar de 60 para aprobar una ley) han sido rechazados por el presidente del bloque mayoritario, Mitch McConnell.

“La gran Caravana de Gente desde Honduras, que está cruzando México y acercándose a nuestra Frontera de ‘Leyes Débiles’ debe ser detenida antes de llegar. La fuente de beneficios del TLCAN está en juego, lo mismo que la ayuda exterior a Honduras y otros países que lo permitan. ¡El Congreso debe ACTUAR YA!”, tuiteó Trump el martes al amanecer. También tuiteó sobre las “caravanas” el domingo y el lunes.

El presidente ha multiplicado los tuits sobre la inmigración y la frontera en los últimos días. Ha declarado “muertas” las protecciones para los dreamers, acusado a los demócratas que permitir “fronteras abiertas, drogas y crímenes” y advertido a México que detenga el paso de las “caravanas” de inmigrantes, de lo contrario, Estados Unidos abandonará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Trump está furioso desde que comprendió que la gran ley de gastos que sancionó el mes pasado casi no destina fondos al “enorme y hermoso” muro fronterizo que ha prometido a sus partidarios. El paquete de 1.3 billones de dólares asignó 1,200 millones al muro, la mayor parte de los cuales sería para reparar los tramos existentes, pero no para construir nuevos.

Las medidas que quiere el gobierno incluyen derogar las salvaguardas especiales que protegen a los menores migrantes que cruzan la frontera solos. Bajo la ley vigente, los niños no acompañados que vienen de países no fronterizos son entregados al Departamento de Salud y remitidos a largos procesos judiciales de deportación en lugar de ser deportados.

Otra medida sería que el Congreso anule un fallo judicial de 1997 que obliga al gobierno a entregar los niños migrantes detenidos a sus padres, parientes adultos u otros guardianes mientras se desarrolla su proceso.

Las propuestas parecen ser las mismas de una lista de expresión de deseos difundida por la Casa Blanca en octubre, pero que no tuvieron apoyo durante las negociaciones sobre el muro.