Reveladoras historias de víctimas del huracán María en PR

PORTADA – Tres remolques para llevar cadáveres estacionados frente al Instituto de Ciencias Forénsicas de San Juan el 2 de octubre del 2017. Los remolques fueron instalados allí luego del paso del huracán María por Puerto Rico. (AP Photo/Carlos Giusti, File)

Por OMAYA SOSA, MICHAEL WEISSENSTEIN y ANA CAMPOY,  Associated Press

SAN JUAN, Puerto Rico — Ramona González no se ahogó cuando el huracán María dejó a Puerto Rico bajo el agua. No murió durante la tempestad ni por la destrucción causada por los vientos de 154 millas por hora.

Esta mujer incapacitada de 59 años falleció un mes después de una septicemia, causada por una úlcera que no fue tratada, según su familia.

Juan Manuel González (izq) y María González Muñoz posan el 4 de septiembre en San Juan con un retrato de Jesús y fotos de su hermana Ramona, una mujer incapacitada que falleció a los 59 años de una septicemia. (AP Photo/Ramón Espinosa)

Durante y después de la tormenta fallecieron miles de personas, incluida gente desafortunada como González que hubiera podido sobrevivir. Este fue un desastre que se gestó lentamente y duró meses, en el que la gente no recibió el tratamiento que necesitaba, por más que el presidente estadounidense Donald Trump elogie la respuesta de su gobierno.

Un año después de que María recorriese el Caribe, periodistas de la Associated Press, del portal noticioso Quartz y del Centro de Periodismo Investigativo de Puerto Rico prepararon el relato más detallado que se ha hecho hasta ahora de los últimos días de las víctimas de la tormenta, entrevistando en persona a 303 familiares de los muertos y revisando los relatos de otros 202, para dar a conocer las historias de víctimas hasta ahora anónimas.

Trump puso en duda el jueves la cifra de víctimas ampliamente aceptada, diciendo en un tuit que “no murieron 300 personas” cuando María azotó Puerto Rico poco después del paso de Irma por la zona en septiembre del 2017. Sostuvo que la cifra puede haber sido inflada “por los demócratas para hacerme ver lo peor posible”, contabilizando muertes por vejez entre las causadas por el temporal.

La investigación conjunta, no obstante, refleja cómo la población más vulnerable fue víctima de las condiciones creadas por las tormentas.

Personas incapacitadas y ancianos debieron irse de hospitales desbordados a pesar de que padecían úlceras que terminaron causando infecciones mortales. Se acabó el oxígeno con fines médicos. Los pacientes con problemas renales recibieron tratamientos acortados en centros de diálisis que no tenían combustible para los generadores ni agua fresca, a pesar de que a las autoridades locales y federales se les había pedido que se les diese prioridad a estos temas, según activistas.

Gloria Rosado Ortiz posa con una foto de su finado marido Ernesto Curiel en San Juan el 4 de septiembre del 2018. (AP Photo/Ramón Espinosa)

Está el caso de Ernesto Curiel, un diabético que falleció de un paro cardíaco después de bajar y subir durante semanas diez pisos dos veces al día para sacar insulina de la única nevera que funcionaba en su edificio. O el de Alejandro González Vázquez, de 47 años, que no podía conseguir la medicina antipsicótica que necesitaba y se suicidó en vez de abordar un avión para que lo llevase de vuelta a Estados Unidos. O el de Juana Castro Rivera, de 52 años, quien falleció de leptospirosis, una enfermedad causada por agua contaminada. Después de varias visitas a una clínica de barrio, se le hizo el diagnóstico apropiado en un hospital de una municipalidad vecina, pero ya era demasiado tarde.

Junto con las condiciones derivadas de las tormentas, cada muerte tiene una compleja mezcla de causas, que pueden incluir condiciones preexistentes graves y decisiones individuales de pacientes, médicos y otro personal, lo que hace que resulte difícil atribuir responsabilidades definitivamente en todos los casos. Pero familiares y expertos dicen que muchas personas podrían haber sobrevivido si Puerto Rico y el gobierno federal hubieran tenido una mejor preparación y una mejor respuesta ante la emergencia.

“Estaba buscando ayuda. Aquí no vino nadie”, declaró María González Muñoz, de 66 años, quien cuidó durante 30 días a su hermana en su casa sin luz.

La casa de González se encuentra a 3 millas del centro de convenciones donde miles de miembros del personal de emergencias instalaron su cuartel general durante un mes después del paso del huracán. María y su hermano llevaron a Ramona dos veces a un hospital y trataron de que fuese admitida en un barco con fines médicos de la Armada estadounidense en el puerto de San Juan, pero no pudieron salvar a su hermana.

“Aquí no vino nadie preguntando, nadie del gobierno”, manifestó. “Ella duró un mes”.

La cifra real de muertes causadas por el huracán ha sido objeto de controversias desde los primeros días, en buena medida por la naturaleza casi única del desastre.

Residentes de Utuado, Puerto Rico, se aglomeran frente a tuberías que traían agua de un riachuelo el 14 de octubre del 2017, tras el paso del huracán María que causó devastación en la isla. (AP Photo/Ramón Espinosa, File)

Los huracanes más letales en la historia de Estados Unidos mataron a la mayoría de sus víctimas con fuertes vientos e inundaciones en las horas y días inmediatamente previos y posteriores a su llegada a tierra. El Centro Nacional de Huracanes dice que cuando Katrina azotó Luisiana y otros estados en el 2005, causó 1,500 muertes directas y 300 indirectas, por ataques cardíacos y falta de equipo médico.

En Puerto Rico décadas de abandono y una fuerte crisis fiscal hicieron que la red eléctrica se viniese abajo y causase el apagón más prolongado en la historia de Estados Unidos cuando María cruzó la isla el 20 de septiembre del 2017. Cientos de muerte ocurridas en las semanas posteriores al paso del temporal se debieron a fallas en el equipo médico y a un calor sofocante que debilitó más todavía a las víctimas.

Investigadores de la Universidad de George Washington contratados por el gobierno de Puerto Rico calcularon el mes pasado que 2,975 personas fallecieron por María en los seis meses siguientes, una cifra que en Puerto Rico se considera oficial.

Si bien Trump insistió esta semana en que los esfuerzos de su gobierno por rescatar a Puerto Rico fueron un “éxito increíble”, funcionarios locales y federales han sido muy criticados por una planificación inadecuada y por su respuesta al huracán. El informe de la universidad señaló que la isla no tenía un plan adecuado para comunicarse con sus ciudadanos y para responder a una tormenta. Comprobó asimismo que no había planes para mantener la comunicación con la ciudadanía en medio de una crisis. El Centro de Periodismo Investigativo comprobó en mayo que el departamento de salud de la isla no tenía planes de emergencia para hospitales y otras instalaciones.

En cuanto al gobierno de Trump, más de la mitad del personal federal de emergencia de Puerto Rico no estaba calificado para las tareas que se le asignó en octubre del 2017, un mes después de la llegada del temporal, de acuerdo con un informe del 5 de septiembre de la Contraloría del Congreso.

Ni el gobernador de Puerto Rico ni el secretario de salud respondieron a pedidos de comentarios. El secretario de seguridad pública dijo que estaba dispuesto a hablar, pero no estuvo disponible para hacerlo antes de la publicación de este informe.

Un informe de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (conocida por sus siglas en inglés, FEMA) dijo que se subestimó la cantidad de alimentos y de agua fresca que se necesitaban, y lo difícil que iba a ser hacer llegar esos abastecimientos a la isla. En Puerto Rico había escasez de todo en parte porque otro huracán, Irma, había golpeado dos semanas antes, afectando sobre todo las Islas Vírgenes Estadounidenses. Tampoco había demasiado personal debido a unos incendios forestales y otros desastres naturales.

En un artículo publicado por USA Today, el director de FEMA Brock Long dijo que el informe no era una admisión de que las cosas no se habían hecho bien.

“Nada más lejos de la verdad”, escribió. “El informe es un documento transformador cuyo objetivo es tomar nota de nuestros éxitos”.

La hermana de Ramona González dijo que sufría desde hacía tiempo de un trastorno mental degenerativo que la dejó en un estado tal que no podía levantarse de la cama desde dos años antes del huracán. Sin electricidad ni aire acondicionado, le surgieron úlceras que se fueron agravando. Fue admitida en hospitales de San Juan atestados y dada de alta dos veces, por más de que sus familiares dijeron que no podían tratar sus úlceras.

Desesperados, los hermanos de Ramona trataron de sacarla de la isla en el UNSN Comfort, un barco que hace de hospital de la Armada que había llegado a Puerto Rico el 3 de octubre. Pero los pacientes no podían presentarse directamente, sino que tenían que ser enviados por el principal hospital público de San Juan, lo que era un trámite complicado. María González trató infructuosamente de hacer llegar un informe médico del hospital privado de su hermana al hospital público para que fuese admitida en el barco.

“Llamé a alguien del centro médico porque pusieron un número y entonces alguien me contactó y me dijo que no tenía que ser como un doctor de allá mismo”, relató María González. “Le dije que ella estaba bien mala y que la dejasen por lo menos unos días porque el calor la estaba matando”.

El 19 de octubre Trump dijo que le daba a la respuesta del gobierno un “A más”, o 10 sobre 10.

“Hicimos un gran trabajo”, sostuvo.

Ramona González falleció en el hospital al día siguiente. Su médico no respondió llamadas telefónicas ni mensajes de texto pidiendo comentarios.

Tom VanLeunen, portavoz de Comando de Transporte Marítimo de la Armada, dijo que el Comfort regresó a San Juan el 26 de octubre y ancló en un muelle más accesible al público, lo que permitió que más de 6,000 pacientes fueran vistos antes de que partiese nuevamente el 20 de noviembre.

En el último año, el Centro de Periodismo Investigativo (CPI), Quartz y la AP consiguieron cientos de informes sobre puertorriqueños que creían que sus parientes fallecieron por la tormenta. Los nombres fueron cotejados con los de un banco de datos con certificados de defunción del gobierno puertorriqueño después de una demanda del CPI.

De los que fueron cotejados, los periodistas entrevistaron a la mayor cantidad posible de familiares de los muertos y revisaron las respuestas que recibió el proyecto a través de consultas online cuando no era posible hacerlo en persona.

La mayoría de las muertes del banco de datos son consideradas indirectas, es decir, que no fueron causadas por los vientos o las inundaciones sino más probablemente por factores como la falta de luz, de agua fresca y de medicinas después de la tormenta. No fueron entrevistados los médicos de los pacientes y los certificados de defunción no vinculan los decesos con el huracán. El gobierno puertorriqueño reconoce que debió decir que cientos, si no miles, de muertes debieron ser asociadas con el temporal pero no lo fueron debido a la falta de entrenamiento de los médicos o desconocimiento acerca de cómo llenar los certificados de defunción.

Un análisis de cada muerte desde la llegada de María hasta fines del 2017 indicó que los casos fatales de septicemias –complicaciones potencialmente mortales derivadas de infecciones– subieron casi un 44%, hasta 325, en comparación con los promedios de los tres años previos. Las muertes relacionadas con fallas renales subieron un 43% y sumaron 211.

El análisis reveló asimismo grandes aumentos en las muertes relacionadas con trastornos respiratorios, accidentes y suicidios, además de un incremento en las muertes de personas de 30 a 44 años, a pesar de la creencia generalizada de que el desastre afectó mayormente a la gente de edad avanzada.

La doctora Cruz María Nazario, epidemióloga y profesor de la facultad de medicina de la Universidad de Puerto Rico, dijo que el sistema médico de la isla no había funcionado debido a una falta de preparación a largo plazo que se prolongó hasta los días previos a la llegada de María.

“Son muertes que se pudieron haber evitado”, expresó Nazario.

El gobernador de Puerto Rico Pedro Rosselló dijo la semana pasada que su gobierno había tomado nuevas medidas para mejorar la preparación para un desastre como María, aunque advirtió sobre las limitaciones que tiene este territorio estadounidense debido a la crisis económica que enfrenta.

Rosselló dijo que hay dos depósitos llenos de agua y alimentos que operan en las costas sur y norte, y que pronto abrirán otros dos. Antes de María no había ninguno.

Indicó también que el gobierno tiene ahora una lista que identifica las poblaciones vulnerables, incluidas las personas que viven en asilos de ancianos, y que se están instalando líneas especiales directas de emergencia en algunos asilos y otros sitios vulnerables.

Puerto Rico tiene una de las incidencias de problemas renales más altas de Estados Unidos, pero los planes de emergencia locales y federales daban baja prioridad al suministro de combustible y agua para diálisis, a pesar de las gestiones de activistas, según Ángela Díaz, directora ejecutiva del Consejo Renal de Puerto Rico, organización sin fines de lucro que trata de mejorar las condiciones de los pacientes con problemas renales.

Con el suministro de agua suspendido debido a la tormenta de categoría 4, los 46 centros privados de diálisis se quedaron pronto sin el agua especial usada en la diálisis, obligándolos a racionarla, manifestó.

“Se estuvo desde allá desde el mismo lugar donde estaba FEMA. Allí, a gritos prácticamente, se les decía, ‘mira, en tal sitio no hay agua, no llegó el agua’”, relató Díaz. “Ellos llegaron. Pero el pensamiento al principio fue los que son privados tienen que responder”.

Orlando López Martínez sufrió de diabetes por décadas. El mal afecta los riñones y lo obligó a someterse a diálisis hacia fines del 2014. Cuando llegó María, acababa de operarse un pie infectado.

El centro privado del sector occidental de Puerto Rico donde recibía cuatro horas y media de diálisis tres veces por semana cerró y no recibió tratamiento cuatro días en más de una semana, de acuerdo con familiares y amigos.

Cuando reabrió, racionó la diálisis y López recibió dos horas por sesión, menos de la mitad de lo que recibía antes de la tormenta, dijeron sus allegados.

“La cara era de un color bien diferente. Bien pálido. Al coger la diálisis cambió, se puso trigueño. Pero en esos días se veía blanco, como amarilla, la cara. Bien mala”, declaró Lady Diana Torres, la madre de la hija de diez años de López, Paola.

López falleció el 10 de octubre. Tenía 48 años. La causa oficial de la muerte fue un ataque cardíaco causado por fallas renales.

No hubo respuesta en el teléfono del médico principal de López.

Este mes, Paola escribió acerca de su padre cuando su maestra pidió a la clase que hablasen de personas que consideraban sus héroes.

“En mis recuerdos, tengo a mi súper héroe fuerte y protector, que me cuida y me ama”, dijo la niña. “Quien tuvo muchas batallas, pero en la última batalla, el huracán María lo derrotó”.

Palabras de Trump sobre respuesta a María caen mal en P.Rico

PORTADA – El presidente Donald Trump habla durante una sesión informativa del huracán Florence en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en Washington, el martes 11 de septiembre de 2018. (AP Foto/Susan Walsh)

Por DANICA COTO y ANGELIKI KASTANIS,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — La afirmación del presidente Donald Trump de que la respuesta del gobierno federal al huracán María “fue un éxito increíble”, no fue bien recibida en Puerto Rico, en donde los isleños todavía pasan apuros para recuperarse de la tormenta de hace un año.

“Sentí indignación”, dijo Gloria Rosado, profesora universitaria de 62 años que vio por televisión la conferencia de prensa del mandatario la tarde del martes desde San Juan, y todavía estaba enfurecida un día después. “Inmediatamente me vino la imagen de mi esposo muerto… y las vidas que se perdieron”.

El esposo de Rosado, quien fue hospitalizado por complicaciones respiratorias y renales y, finalmente, tuvo un paro cardiaco, fue una de las 2,975 personas que se calcula que murieron como consecuencia del paso de María cuando los recursos médicos estaban exigidos más allá de su límite.

Para muchos, que Trump se jactara de que “fue uno de los mejores trabajos que se han hecho” es difícil de cuadrar con su realidad diaria: los apagones todavía son frecuentes, casi 60,000 viviendas sólo están cubiertas con techos improvisados incapaces de soportar un huracán categoría 1, y 13% de los municipios carecen de un servicio estable de teléfono o internet.

“¿Según Trump la respuesta federal en Puerto Rico fue un éxito?”, cuestionó la alcaldesa de San Juan en una serie de tuits. “Si cree que la muerte de 3,000 personas es un éxito, que Dios nos ayude a todos”.

Eso reencendió un añejo conflicto entre la alcaldesa y Trump, quien le respondió diciendo que era “totalmente incompetente” y dijo que la labor del gobierno federal en Puerto Rico “fue una tarea magnífica que ha sido menospreciada”.

Un reporte de julio de Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA), señaló varias fallas en su respuesta, incluido que subestimó la cantidad de agua y alimentos necesarios después de la tormenta y que no fueron suficientes trabajadores de asistencia hispanoparlantes a la isla.

La agencia también mencionó los retos que posiblemente estuvieron más allá de su control, como la mera fuerza de la tormenta y las dificultades logísticas de llegar a la isla caribeña a más de 1,000 millas de Estados Unidos continental.

Y muchos residentes dicen que los funcionarios locales también tienen parte de la culpa. El gobierno de Puerto Rico ha reconocido que sus planes de emergencia estaban diseñados para un huracán categoría 1, y que cometió fallas al tratar de seguir esos planes.

Ramón Ruiz, un comerciante de 56 años cuyo padre murió por problemas cardiacos el Día de Acción de Gracias tras haber resistido el paso del huracán solo en casa, recargado contra la puerta para evitar que se viniera abajo, está entre quienes dicen que tanto las autoridades locales como federales fueron lentos en su respuesta.

“Si no fuera por las iglesias y las instituciones privadas, nosotros realmente no hubiésemos recibido ayuda de nadie”, dijo Ruiz. “Nos están tratando como ciudadanos de segunda categoría… Si fuera otro estado, hubiese sido mucho más rápido”.

Poco después de que María golpeara la isla, Trump vistió Puerto Rico y fue muy criticado por arrojar toallas de papel a las víctimas de la tormenta en una forma que fue considerada insensible dada la magnitud del desastre.

Sus más recientes comentarios otra vez sacaron a la luz aquellos sentimientos.

“Ignoro sus comentarios porque ninguno de ellos hace sentido”, dijo Michelle Cruz, una empleada de aerolínea de 48 años cuya madre murió en diciembre de septicemia tras contraer una infección en un hospital durante una cirugía después de María. “Me molesta y duele, pero no le pongo atención”.

Puerto Rico: Red eléctrica sería restaurada en 2 meses más

Trabajadores de la brigada de reparaciones eléctricas retiran viejos cables de un poste en San Germán, Puerto Rico, el miércoles 30 de mayo de 2018. (AP Foto/Ramón Espinosa)

Por DANICA COTO

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — Podría tomar otros dos meses restaurar por completo la electricidad en Puerto Rico, mientras las cuadrillas desplegadas en toda la isla trabajan en fortalecer la red ante el inicio de una nueva temporada de huracanes, indicó el jueves el director de la Autoridad de Energía Eléctrica a The Associated Press.

Walter Higgins, el nuevo director general de la empresa puertorriqueña de electricidad, señaló que la compañía le otorgó recientemente un contrato de 500 millones de dólares a MasTec, con sede en Florida, para ayudar en las labores de restauración y que planea construir una red más eficiente. Higgins señaló que también se le otorgó un contrato por 900 millones a Cobra Energy y que se finaliza un tercer contrato.

“Todos quisiéramos haber avanzado más”, dijo sobre las tareas para restaurar la energía para los más de 11,000 clientes que siguen sin luz a más de ocho meses del paso del huracán María por Puerto Rico como tormenta de categoría 4.

De acuerdo con los cálculos de Higgins, se requerirían entre 5,000 y 8,000 millones de dólares para reforzar la red, y señaló que las islas cercanas de Vieques y Culebra serían los primeros lugares en donde se construiría una red con estándares más modernos. El proyecto comenzaría dentro de los próximos cuatro meses. Esto incluiría la instalación de nuevos postes, cables y transformadores, así como medidores inteligentes y fuentes de poder renovables por un estimado de entre 150 y 160 millones de dólares.

Dijo que tomará años modernizar y fortalecer la red eléctrica de Puerto Rico, y que es muy pronto para decir lo que sucederá si es que y cuando se privaticen las operaciones de la compañía de luz. El Senado de la isla aprobó la noche del miércoles una propuesta que permitiría la privatización de activos de la Autoridad de Energía Eléctrica, que tiene una deuda pública de 9,000 millones de dólares y tiene una infraestructura casi 30 años más vieja que el promedio de la industria. El gobernador aún no firma la medida.

“Lo que está haciendo el Senado es comenzar a modernizar el sistema eléctrico de Puerto Rico, proceso que se debió haber comenzado hace años”, dijo el senador opositor Eduardo Bhatia.

Higgins dijo que cree que lo mejor será privatizar la generación de energía y luego otorgar una concesión por transmisión y distribución. Si una compañía fuera simplemente a adquirir a la Autoridad de Energía Eléctrica, el gobierno federal tiene el derecho de exigir un reembolso por los más de 3,800 millones de dólares que ha invertido hasta ahora en las labores de reconstrucción, destacó Higgins, quien añadió que el gobierno estadounidense accedió a pagar todas las labores de restauración de energía de emergencia durante otros tres meses.

Adicionalmente, las empresas privadas de electricidad no pueden recibir fondos federales tras un desastre natural, y si una compañía no pudiera enfrentar pérdidas relacionadas a las tormentas, podría declararse en bancarrota, advirtió Higgins.

“Puerto Rico tuvo suerte de que, con este desastre, pudo recibir la ayuda”, manifestó. “Esto está funcionando tanto de manera oportunista como financiera… Si vas a tener esta crisis, probablemente esta es la manera como debería de ocurrir. Detesto tener que decir esto”.

En el futuro, Puerto Rico debe de comenzar a usar más gas natural licuado, que a su vez conllevaría a que los clientes paguen menos por electricidad, dijo Higgins. Los pagos mensuales de los clientes de la isla son más o menos el doble del promedio de lo que pagan los residentes del territorio continental, aunque Puerto Rico ha estado reduciendo su dependencia en el petróleo. Higgins dijo que si bien el carbón es ahora el recurso más barato para abastecer a la isla de electricidad, no está a favor de su uso.

La empresa de electricidad ahora está finalizando planes para prepararse para la temporada de huracanes en el Atlántico que comienza el 1 de junio. Higgins agregó que todavía hay trabajo por hacer para finalizar acuerdos bilaterales de ayuda, que según dijo se alcanzaron hace dos meses. El gobierno de Puerto Rico ha sido criticado duramente por no haber activado esos acuerdos sino hasta más de un mes después del paso de María, que luego permitió que cuadrillas del territorio continental ayudaran a restaurar la electricidad a la isla.

Ricky Martin es homenajeado por su labor humanitaria

 Por CLAUDIA TORRENS

NUEVA YORK (AP) — Ricky Martin recibirá la noche del jueves de manos de Lin-Manuel Miranda un premio por sus esfuerzos para eliminar el tráfico humano y ayudar a reconstruir a Puerto Rico tras el paso del huracán María.

El premio a la labor humanitaria se entregará durante la gala de la Hispanic Federation, una organización sin ánimo de lucro que trabaja a favor del bienestar de los hispanos en Estados Unidos. Se espera que también acudan a la cita personalidades como la actriz estadounidense Gina Rodriguez y el músico panameño Rubén Blades.

“Ricky Martin ha alzado su voz con pasión y ha actuado para proteger y celebrar los derechos de los niños, los individuos LGBTQ y los hispanos, con su trabajo humanitario más reciente enfocado en ayudar a Puerto Rico a recuperarse de una catástrofe”, dijo José Calderón, presidente de la Hispanic Federation, en un comunicado. “Su compasión, dedicación y activismo sirven como modelo para muchos de nosotros”.

La Fundación Ricky Martin, que el superastro boricua, ha colaborado con varios grupos para concienciar sobre el tráfico humano. El cantante ha hablado ante el Congreso estadounidense y la ONU sobre el tema, con el objetivo de urgir medidas que prevengan y penalicen el problema. Tras el huracán María, que azotó a Puerto Rico en septiembre, su fundación envió aviones con suministros de primera necesidad para los habitantes de la isla.

El artista de 46 años se casó recientemente con el artista visual sirio Jwan Yosef. Entre sus últimos trabajos, está el lanzamiento del exitoso sencillo “Fiebre” con el dúo Wisin y Yandel, y su actuación en la serie televisiva “The Assassination of Gianni Versace” como Antonio D’Amico, pareja del diseñador al momento de su muerte.

Miranda, el compositor y dramaturgo creador del megaéxito de Broadway “Hamilton”, presidirá la gala de la Hispanic Federation, que se celebrará en el Museo de Historia Natural de Nueva York.

EEUU recortó préstamo de ayuda para Puerto Rico

Por DANICA COTO

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — El Departamento del Tesoro de Estados Unidos recortó en más de la mitad un préstamo de ayuda por desastres a Puerto Rico, dijo el martes el gobernador de la isla Ricardo Rosselló, quien pidió ayuda al Congreso federal.

Rosselló dijo que los funcionarios federales redujeron la cifra de 4,700 a 2,000 millones de dólares sin dar ninguna explicación, a casi cinco meses después de que el Congreso aprobó el préstamo. El gobernador advirtió que la medida pone a la isla en un “peligroso dilema financiero” y que su gobierno pudiera verse forzado a recortar algunos servicios esenciales, mientras la isla continúa batallando para recomponerse luego del paso del huracán María.

“Cualquier interrupción material a los servicios públicos de Puerto Rico solo empeorará la emigración de nuestra población al territorio continental, además de que prolongará y profundizará la crisis económica de Puerto Rico”, señaló Rosselló.

Decenas de miles de puertorriqueños huyeron de la isla a territorio continental luego del paso del huracán de categoría 4 por el territorio estadounidense, que de antemano intentaba reestructurar una porción de su deuda pública de 73,000 millones de dólares.

Rosselló dijo que parece que el Departamento del Tesoro impuso ciertas restricciones al préstamo para que fuera “extremadamente difícil para Puerto Rico acceder a los fondos cuando lo que más necesita es la ayuda federal”. Agregó que los funcionarios del departamento le habían dicho a su gobierno la semana pasada que no tenían intención de condonar el préstamo.

El Congreso aprobó el préstamo en octubre para ayudar a Puerto Rico a recuperarse de las secuelas del huracán, el cual dejó decenas de muertos y daños materiales por cerca de 94,000 millones de dólares. Cerca del 15% de los usuarios siguen sin electricidad y más de 700 familias todavía viven en hoteles.

La semana pasada, la compañía eléctrica de Puerto Rico obtuvo un préstamo de emergencia de 300 millones de dólares que ayudará a que pueda seguir operando, pero solamente hasta finales de marzo, de acuerdo con una junta federal que supervisa las finanzas de la isla. La junta dijo que planea pedir más préstamos en las próximas semanas.

El Departamento del Tesoro indicó el martes por la noche que el lunes había discutido con funcionarios federales y con los miembros de la junta los términos y condiciones bajo los cuales se ofrecerían los préstamos “para proteger las inversiones federales de los contribuyentes mientras se garantiza que los fondos estén disponibles rápidamente cuando sean necesarios”.

Agregó que Puerto Rico podrá acceder sin problemas a los fondos siempre y cuando su balance de efectivo esté por debajo de los 800 millones de dólares, y que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA por sus siglas en inglés) espera prestar 5 millones de dólares a cada municipalidad.

En enero, funcionarios del Departamento del Tesoro y de la FEMA enviaron una carta a las autoridades de Puerto Rico en la que indicaron que retendrían el préstamo temporalmente debido a que no creían que el gobierno tuviera una escasez de efectivo como lo había dado a conocer anteriormente.

Funcionarios federales dijeron que el dinero sería enviado a través del programa federal Community Disaster Loan una vez que el balance de efectivo de la isla disminuya a un cierto nivel.

Rosselló dijo que las reuniones con los funcionarios del Departamento del Tesoro están en curso, incluso cuando pidió al Congreso que interviniera.

EEUU: Retienen préstamo de emergencias a Puerto Rico

Por DANICA COTO

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — Un préstamo de emergencia de 5,000 millones de dólares pedido por Puerto Rico para lidiar con los efectos del huracán María ha sido retenido temporalmente por las autoridades federales, que dicen que la isla no sufre una escasez de efectivo como ha advertido reiteradamente en meses recientes.

Funcionarios de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y del Departamento del Tesoro dijeron en una carta al director de la agencia fiscal de la isla que Puerto Rico tenía un saldo central de efectivo superior a 1,500 millones de dólares en los meses posteriores al azote del huracán. Los funcionarios dijeron además que el gobierno local dio a conocer documentos a finales de diciembre que mostraban que tenía casi 7,000 millones de dólares disponibles en efectivo. La carta fue publicada inicialmente por el periódico El Nuevo Día.

Los funcionarios dijeron que el gobierno federal va a crear una política de saldo de efectivo para determinar cuándo serán entregados los fondos vía el Programa de Préstamos por Desastres Comunitarios. Dijeron en la carta que el nivel de saldo de efectivo de la política será decidido por el gobierno federal en consultas con funcionarios puertorriqueños y una junta federal que supervisa las finanzas de la isla. Una vez que el saldo caiga al nivel determinado, los fondos serán entregados, dijeron.

Sin embargo, apuntaron que las 78 municipalidades de Puerto Rico pueden solicitar préstamos de manera independiente.

El anuncio se produce apenas semanas después que la junta rechazó una propuesta de ley que habría creado un fondo de emergencias de 100 millones de dólares para comunidades que lidian con las secuelas del huracán.

La carta fue enviada en momentos en que funcionarios locales advierten que las compañías de electricidad y agua y alcantarillado de Puerto Rico se quedarán sin dinero este mes. Ambas compañías dijeron que sus fondos se han agotado luego que la tormenta causó un estimado de 95,000 millones de dólares en daños, dejando sin electricidad toda la isla. Casi 40% de los usuarios siguen a oscuras, casi cuatro meses después del paso del huracán.

Voceros del gobernador Ricardo Rosselló y Gerardo Portela, director de la Agencia Fiscal de la isla, no respondieron a mensajes en busca de comentario.

El miércoles, Rosselló anunció que había firmado una medida que prohíbe que la compañía de electricidad cobre a usuarios por electricidad producida por generadores, luego que un creciente número de puertorriqueños se quejaron de haber recibido esas cuentas.

También el miércoles, la junta federal de control dijo que realizará una audiencia pública el viernes sobre por qué existen casi 7,000 millones de dólares en cuentas de gobiernos locales, de dónde salió el dinero y cómo será utilizado.

Más de 80 trabajadores de electricidad van a Puerto Rico

RICHMOND, Virginia (AP) — Más de 80 trabajadores de una empresa de electricidad con sede en Virginia viajarán próximamente a Puerto Rico para participar de los trabajos de restauración de la red arrasada hace unos meses por el huracán María.

El periódico Virginian-Pilot informó que los trabajadores de Dominion Energy formarán parte del contingente de 1,500 empleados de empresas de electricidad que irán a la isla en enero.

Dominion Energy dijo en un comunicado que enviará 56 piezas de equipamiento y vehículos a San Juan el 2 de enero, un equipo de especialistas en seguridad y logística el 10 y el resto el 15 de enero.

Según el Edison Electric Institute, la asociación que representa a las compañías de electricidad privadas, el contingente elevará el número total de trabajadores a más de 5,500.

Se prevé que los trabajadores pasarán al menos un mes en el territorio.

Lin-Manuel anuncia fondo de recuperación en Puerto Rico

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — El creador del musical de Broadway “Hamilton”, Lin-Manuel Miranda, hizo sándwiches, se tomó selfies y anunció una alianza con un grupo sin fines de lucro para un fondo de recuperación de 2.5 millones de dólares para Puerto Rico durante su viaje a la isla el martes.

Lin-Manuel Miranda junto a un mural en La Placita de Güisin, en Vega Alta, Puerto Rico, el martes 7 de noviembre del 2017. (AP Foto/Carlos Giusti)

Miranda dijo que siete grupos locales ya recibieron subvenciones de la Federación Hispana, con sede en Nueva York, la cual ayuda a las agencias latinas. La organización dijo que otorgará al menos 25 subvenciones que van de 50,000 a 100,000 dólares a proyectos de reconstrucción. Una parte de la subvención puede utilizarse para labores de ayuda de emergencia, incluidos alimentos, agua o refugio, indicaron las autoridades.

El huracán María arrasó con Puerto Rico el 20 de septiembre como tormenta de categoría 4. A su paso destruyó casas y la red de suministro eléctrico, y dejó a cientos de miles de personas sin empleo. Casi 40 de los 78 municipios de Puerto Rico continúan sin energía y cerca del 20% de la isla sigue sin agua.

“El camino a la recuperación de Puerto Rico no es sencillo ni depende únicamente de la ayuda del gobierno estadounidense”, señaló Miranda. “Juntos fomentaremos, financiaremos y ejecutaremos soluciones prácticas y viables mantener a la isla en el camino de la recuperación en los próximos años”.

Para el miércoles, Miranda tenía programado reunirse con estudiantes de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

“Los Simpson” prometen ayudar a Puerto Rico en nuevo video

NUEVA YORK (AP) — Puerto Rico, aún en recuperación por el huracán María, recibe una mano de una fuente inesperada: “Los Simpson”.

En un nuevo video publicado en YouTube, el barman de la serie animada de comedia recauda dinero tras recibir un cálido mensaje de la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz.

Mo obliga al borrachín Barney a finalmente pagar su cuenta, de unos sustanciosos 25,000 dólares, que promete donar a UNICEF, One America Appeal y Save the Children.

También critica al presidente Donald Trump, quien arrojó rollos de papel absorbente cuando visitó la isla.

“Yo personalmente sé lo que se siente que venga alguien y te tire toallas de papel”, dice Moe. “En mi caso fue papel higiénico en llamas, pero el principio es el mismo: es humillante”.

Puerto Rico dice que se quedará sin dinero por huracán María

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — El agobiado gobierno de Puerto Rico advirtió que enfrentará una carencia de efectivo para el final del año y solicitará miles de millones de dólares adicionales en ayuda federal para lidiar con los costos causados por el huracán María.

Funcionarios dijeron que la devastadora tormenta impuso enormes costos de emergencia al tiempo que causó una caída aproximada de 50% en la recaudación de impuestos en la isla, empeorando una recesión que lleva ya 11 años.

“La severidad de la tormenta dislocó la economía de la isla”, de acuerdo con Gerardo Portela, director ejecutivo de la autoridad fiscal de Puerto Rico. Agregó que la falta de electricidad ha profundizado la crisis.

ARCHIVO – En esta foto del 15 de octubre del 2017, un trabajador de Whitefish Energy Holdings repara cables del tendido eléctrico dañadas por el huracán María en Barceloneta, Puerto Rico. (AP Foto/Ramon Espinosa)

Portela dijo que no estaba claro cuánto costará reconstruir Puerto Rico, pero agregó que la isla sufrió daños estimados entre 45,000 millones y 95,000 millones de dólares. Hasta ahora, el Congreso estadounidense ha aprobado casi 5,000 millones de dólares para la isla.

Decenas de miles de personas han dejado Puerto Rico, miles de negocios siguen cerrados y la compañía de electricidad está generando apenas 30% de su generación normal. Además, 20% de la población sigue sin agua.

El gobierno dijo que registrará una reducción de 1,700 millones de dólares en efectivo como resultado de la baja en las recaudaciones de impuestos, además de otros 1,180 millones por la caída en los ingresos por los servicios de electricidad y agua. Las dos agencias están funcionando actualmente con sus reservas monetarias. Portela dijo que Puerto Rico inevitablemente enfrentará una crisis de efectivo.

La advertencia fue hecha en una reunión organizada por la junta federal de control que supervisa actualmente las finanzas de la isla. La directora ejecutiva de la junta, Natalie Jaresko, dijo que los gastos de la recuperación son substanciales y que no todos serán pagados por el gobierno federal.

“Tenemos que trabajar con todos los recursos posibles”, dijo.

Jaresko resaltó además la necesidad de cifras específicas sobre la cantidad de puertorriqueños que han dejado la isla para tener una idea mejor del impacto económico. Algunos expertos han dicho que el territorio de 3.4 millones de habitantes pudiera perder más de 10% de su población para el 2019. Casi un millón de personas se han ido ya a causa de la crisis.

Jaresko dijo que la junta realizará tres sesiones públicas en las próximas semanas para tener una mejor comprensión de los efectos del huracán en la economía y otros sectores.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos dijo el lunes que las condiciones en Puerto Rico son “alarmantes” más de un mes después del azote de la tormenta.

“El huracán ha agravado la penosa situación en la isla causada por la deuda y las medidas de austeridad”, dijo la oficina en una declaración.


Este artículo fue escrito por DANICA COTO del Associated Press