Alertan sobre más inundaciones por Florence en las Carolinas

PORTADA – Decenas de casas están rodeadas de agua tras el paso del huracán Florence en el condado de Pender, Carolina del Norte, el sábado 22 de septiembre de 2018. (Kristen Zeis/The Virginian-Pilot vía AP)

Por GARY D. ROBERTSON, MARTHA WAGGONER y ALAN SUDERMAN,  Associated Press

BLADENBORO, Carolina del Norte (AP) — Miles de habitantes de zonas costeras continuaban preocupados el domingo ante la posibilidad de tener que evacuar sus casas debido a que los niveles de los ríos siguen en aumento, más de una semana después de que el huracán Florence azotara las Carolinas.

Las autoridades pidieron a entre 6,000 y 8,000 personas del condado Georgetown, en Carolina del Sur, que estén preparadas para abandonar sus viviendas ante un “acontecimiento histórico”, debido a los pronósticos de próximas inundaciones de hasta 10 pies a causa de las precipitaciones por Florence, dijo la portavoz del condado, Jackie Broach-Akers.

La portavoz agregó que se espera que las inundaciones comiencen el martes en áreas próximas a los ríos Pee Dee y Waccamaw, y que los habitantes en las zonas de posibles anegaciones deberán dejar sus casas el lunes.

El director de gestión de emergencias del condado, Sam Hodge, indicó en un mensaje de video publicado por internet que las autoridades analizan de cerca las escalas de medición de los ríos, y la policía visitará las zonas amenazadas, casa por casa.

“Desde el personal en tierra hasta la tecnología de que estamos provistos, intentamos que el mensaje llegue”, declaró Hodge en el video, en que recomienda a la gente no esperar la orden oficial de evacuar si empiezan a sentirse inseguros.

En Carolina del Norte, cinco aparatos de medición de niveles del agua indicaban una etapa grave de inundación y otros cinco, una inundación moderada, según el Servicio Nacional de Meteorología.

Según las previsiones, el río Cape Fear subirá de nivel y permanecerá en etapa de inundación a principios de semana, y secciones de las carreteras Interestatales 95 y 40, continuarán anegadas por al menos otra semana.

Sin embargo, las inundaciones que ya están cediendo en una franja de la Interestatal 40 dejaron miles de peces descompuestos en el pavimento que fueron retirados por los bomberos. En los videos se ve a los bomberos que lanzan chorros de agua con mangueras para echar los peces a un lado de la carretera en el condado Penderlea, en el este de Carolina del Norte. El Departamento de Bomberos de Penderlea publicó en su página web: “Podemos agregar ‘el retiro de peces de la interestatal’ a la lista de cosas interesantes que los bomberos pueden experimentar”.

El director de Manejo de Emergencias de Carolina del Norte, Michael Sprayberry, dijo que los condados orientales continúan teniendo grandes inundaciones, como zonas próximas a los ríos Black, Lumber, Neuse y Cape Fear.

Dijo que los habitantes que se registren ante la Agencia Federal de Emergencias de Estados Unidos pueden comenzar a mudarse el lunes a hoteles. El programa será abierto inicialmente para residentes de nueve condados y después será ampliado. Un coordinador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA por sus siglas en inglés) dijo que unas 69,000 personas de Carolina del Norte se han registrado a la fecha para recibir asistencia.

Japón busca a docenas de desaparecidos por inundaciones

En esta imagen aérea se muestra una zona residencial anegada en Kurashiki, en la prefectura de Okayama, en el oeste de Japón, el 9 de julio de 2018. (Kyodo News vía AP)

Por HARUKA NUGA y MARI YAMAGUCHI

HIROSHIMA, Japón (AP) — Los rescatistas buscaban el lunes a las docenas de personas que siguen desaparecidas en el suroeste de Japón tras las fuertes lluvias. Los impactados residentes regresaron a sus enlodadas viviendas sin saber bien por dónde empezar las tareas de recuperación y limpieza dada la magnitud de los daños causados por las inundaciones y los deslaves.

No se pierdan – Saldo de muertos por fuertes lluvias asciende a 100

Rescatistas realizan una operación de búsqueda de sobrevivientes en la localidad de Kumano, en la prefectura de Hiroshima, en el oeste de Japón, el 9 de julio de 2018. (Sadayuki Goto/Kyodo News via AP)

Más de un centenar de personas están confirmadas o presuntamente muertas y al menos 80 más se encuentran desaparecidas, muchas de ellos en la zona de Hiroshima, la más afectada por el desastre.

Seiji Toda se mostró sorprendido e impotente al comprobar el estado del restaurante que abrió hace casi 40 años, lleno ahora de una capa de barro de alrededor de una yarda y con las ventanas rotas. Las mesas que había dejado cubiertas con manteles blancos limpios antes de irse, estaban llenas de lodo, con las sillas tiradas por el piso.

“Nunca había visto nada así”, dijo a la televisora TBS en el exterior de su negocio en Hiroshima, ataviado con un casco. Según señaló, será imposible limpiar todo el desastre a mano.

Justo al lado de su restaurante había montones de árboles rotos y otros escombros. Varios autos seguían semienterrados en el fango.

El conteo de las víctimas se vio dificultado por el enorme tamaño de la zona afectada por los aguaceros, inundaciones y deslaves registrados desde finales de la semana pasada. Las autoridades advirtieron que los deslaves podrían seguir incluso después de que amainen las precipitaciones en una tragedia que podría ser al peor en décadas.

Algunas viviendas quedaron arrasadas mientras que otras se inclinaban de forma peligrosa. Los ríos se desbordaron, convirtiendo poblaciones en lagos y dejando a docenas de personas varadas en los tejados, de donde fueron rescatados por lanchas y helicópteros del ejército. Miles de viviendas no tenían agua potable ni electricidad en Hiroshima y en otras zonas afectadas, donde muchos hacían fila ante tanques de agua bajo un sol abrasador con temperaturas de hasta 93 Fahrenheit.

El secretario jefe del gobierno nipón, Yoshihide Suga, dijo el lunes que había 90 fallecidos confirmados.

El primer ministro, Shinzo Abe, canceló el viaje que tenía previsto entre el 11 y el 18 de julio por Europa y Oriente Medio para supervisar la respuesta a la tragedia. Antes el lunes, el mandatario dijo que el gobierno amplió el operativo de búsqueda y rescate con 73,000 soldados y rescatistas adicionales.

“Los equipos de rescate están haciendo todo lo posible”, manifestó Abe.

Texas: Lluvias inundan zonas que fueron azotadas por Harvey

Unos autos abandonados aparecen en medio de una zona inundada, el miércoles 20 de junio del 2018, cerca de Mercedes, Texas. (Jason Hoekema/The Brownsville Herald via AP)

CORPUS CHRISTI, Texas (AP) — Las fuertes lluvias que se registraron en la costa de Texas han causado inundaciones en zonas que fueron azotadas por el huracán Harvey hace menos de un año.

El meteorólogo Tyler Castillo, del Servicio Nacional de Meteorología, dijo el miércoles que desde el martes se habían acumulado entren5 y 10 pulgadas de lluvia a lo largo de la costa de Texas y hasta 15 pulgadas en zonas aisladas. Port Aransas, que quedó devastado tras el paso de Harvey en agosto pasado, es una de las ciudades inundadas.

Chris Butler, quien vive en Port Aransas, dijo a la televisora KRIS que las corrientes eran tan altas en algunas partes de la carretera que conecta a la ciudad con Corpus Christi que los conductores estaban estacionándose en el terraplén central “por seguridad”.

El martes, fuertes lluvias más al norte, cerca de Beaumont, también causaron inundaciones. La televisora KHOU reportó que funcionarios de servicios de emergencia en el condado de Orange dijeron que hasta 15 casas quedaron inundadas, varias de las cuales seguían vacías luego que Harvey las dañara.

La casa de Chris Jenkins en el condado de Orange quedó inundada con 6 pulgadas de agua. Él y su familia habían regresado a la casa en marzo, luego que quedara inundada tras el paso de Harvey.

“Regresar y ver todo flotando en el piso, nada te puede preparar para eso”, dijo Jenkins a KHOU.

Inundaciones azotan centro y sur de EEUU

ELKHART, Indiana (AP) — Las autoridades en el centro de Estados Unidos abrieron el jueves albergues para asistir a personas forzadas a abandonar sus viviendas debido a crecidas causadas por fuertes aguaceros y nieve derretida.

Agencias oficiales de Wisconsin, Illinois, Ohio, Texas y Luisiana emitieron advertencias de inundaciones. La Cruz Roja dijo que abrió ocho albergues en el norte de Indiana, donde socorristas navegaban en balsas por las calles inundadas para sacar a gente de sus casas.

En Elkhart y la vecina Goshen, las autoridades locales declararon un estado de emergencia y pidieron que el tráfico automotor sea limitado a personal de emergencias.

Otras partes del centro del país estaban bajo alertas de tormenta invernal. Varios distritos escolares de Kansas cancelaron clases y muchos empleados estatales recibieron instrucciones de quedarse en casa.

En Michigan se declararon estados de emergencia en el área de Lansing, donde funcionarios recomendaron la evacuación de varios barrios. Funcionarios municipales pidieron a residentes de zonas vulnerables evacuar sus viviendas temporalmente.

Viviendas y calles estaban inundadas en el área de South Bend en Indiana, y meteorólogos pronosticaron que las aguas del río St. Joseph alcanzarán su punto más alto el jueves. Bomberos en Lake Station, Indiana, evacuaron a algunos residentes luego que de 15 a 20 casas se vieron rodeadas por la crecida.

En Illinois, las autoridades emitieron una orden de evacuación para residentes de la ciudad de Marseilles que viven junto al río Illinois.

Angustiosa búsqueda víctimas tras inundaciones en California

Por MARCIO JOSE SANCHEZ y ROBERT JABLON

MONTECITO, California (AP) — Centenares de socorristas hurgaban el jueves en medio del lodo hasta las rodillas y punzaban con varas para buscar cadáveres, mientras decrecían las esperanzas de encontrar a más sobrevivientes de los aludes de lodo que azotaron esta acaudalada ciudad en la costa de California. Las autoridades confirmaron que 17 personas han muerto y que otras ocho siguen desaparecidas.

En esta fotografía del miércoles 10 de enero de 2018, se muestra una casa que resultó dañada por las fuertes lluvias que azotaron a la ciudad de Montecito, California. (Mike Eliason/Departamento de Bomberos del condado de Santa Bárbara vía AP)

Muchas familias esperaban ansiosamente noticias sobre sus seres queridos, de los que no han sabido nada desde la tragedia del martes.

“Es una angustia esperar, esperar, sin saber qué vamos a encontrar. Tenemos que encontrarlos”, dijo Kelly Weimer, quien estaba buscando a sus padres ancianos Jim y Alice Mitchell. La pareja desoyó las órdenes de evacuar y se quedó en la casa para celebrar el cumpleaños número 89 del marido.

Hubo gente que fue rescatada tras estar más de un día atrapada en su vivienda.

Las autoridades del condado de Santa Bárbara causaron conmoción el jueves por la mañana, cuando informaron que el número de personas desaparecidas había aumentado de 16 a 48 personas. Sin embargo, poco después dijeron que habían cometido un error administrativo y que el número real de desaparecidos se había reducido a ocho.

Rescatistas de todo el estado se abrían paso en medio del fango y se abocaban a la ardua tarea de buscar sobrevivientes entre las ruinas. Perros adiestrados merodeaban entre los escombros, husmeando dentro de lo que una vez fueron viviendas.

Miembros del Departamento de Bomberos del condado de Los Ángeles trabajan el miércoles 10 de enero de 2018 para sacar un automóvil que quedó atrapado en los escombros que dejaron las fuertes lluvias en la ciudad de Montecito, California. (AP Foto/Marcio Jose Sanchez)

Devon Crail, residente de Santa Bárbara y de 39 años de edad, regresó a la casa de sus padres el miércoles para recoger pertenencias y medicinas que ellos no pudieron llevarse cuando evacuaron.

“Hablé con ellos como a las 4 de la mañana. Ellos habían tratado de abrir la puerta para salir y empezó a entrar el lodo. Tuvieron que cerrar la puerta y aguantarse allí hasta el amanecer y entonces pudieron salir”, relató Crail.

Socorristas de distintas partes de California excavaban el lodo en Montecito, un acaudalado vecindario al noroeste de Los Ángeles donde viven numerosas celebridades como Oprah Winfrey. Sin embargo, la tarea se dificultaba debido al estorbo de fango, rocas, autos dañados, edificios en ruinas y árboles caídos. Un jefe policial dijo que la escena le recordaba a las fotos de los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial.

Tras examinar la situación con más detenimiento, las autoridades redujeron la cifra de viviendas destruidas de 100 a 59, y aumentaron la cifra de las averiadas, de 300 a 446.

En total hubo 28 personas heridas. Doce de ellas fueron hospitalizadas, cuatro en condición crítica.

Estudio: NY podría sufrir graves inundaciones cada 5 años

Por FRANK ELTMAN (Associated Press)

NUEVA YORK — Dentro de las próximas tres décadas, las inundaciones que solían afectar el área de la ciudad de Nueva York una vez cada 500 años ahora podrían presentarse cada cinco años, de acuerdo con un nuevo estudio publicado el lunes.

Dicho estudio, realizado por investigadores de varias universidades y publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, atribuye el pronóstico al incremento en el nivel del mar a causa del calentamiento global.

“Es un tipo de advertencia”, dijo Andra Garner, científica de la Universidad Rutgers y coautora del estudio. “¿Cómo vamos a proteger nuestra infraestructura costera?”

Los investigadores basaron sus análisis en distintos modelos en los que se tomaron en cuenta las predicciones del incremento del nivel del mar y los posibles cambios en el trayecto de los huracanes en el futuro.

Muchos de los modelos contaban con una dosis de buenas noticias para la ciudad más grande de Estados Unidos: Los cambios climáticos podrían significar que las tormentas se vuelvan más violentas, pero también que pasen más lejos de la orilla, por lo que es poco probable que las marejadas incrementen de forma importante antes del año 2300.

Sin embargo, el creciente nivel del mar significa que las inundaciones de al menos 7.4 pies que azotaron el área de Nueva York cerca de cada 500 años hasta 1800, y que actualmente se registran cada 25 años, podrían darse cada cinco años entre 2030 y 2045.

Los investigadores no hicieron recomendaciones sobre lo que deberían hacer los funcionarios públicos para prepararse para dichos eventos.

“La idea es que este tipo de estudios proporcionen información que sea útil para las personas que toman esas decisiones”, comentó Garner. “Sabemos que cuando llegó Sandy en 2012, el metro y los túneles quedaron inundados, no hubo luz y partes de la ciudad quedaron realmente devastadas, así que este tipo de estudios dan un tipo de advertencia”.

El estudio prevé un aumento en el nivel del mar de entre 5 y 11 pulgadas en la ciudad de Nueva York entre el 2000 y el 2030.