México: Mutilan a presunto ladrón, en alusión a candidato

El candidato presidencial mexicano Jaime Rodríguez, conocido como “El Bronco”, llega al pirmero de tres debates entre los candidatos en la Ciudad de México el domingo, 22 de abril del 2018. México realizará elecciones generales el 1 de julio. (AP Foto/Marco Ugarte)

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — El candidato presidencial independiente mexicano Jaime Rodríguez fue objeto de burlas cuando dijo que en México deberían cortarles la mano a los funcionarios que roben.

Pero en un país plagado ahora por grupos de autodefensa y violencia relacionada con el narcotráfico, la propuesta ya encontró un sangriento eco.

El candidato conocido como “El Bronco” hizo la propuesta en un debate presidencial el domingo. La traducción en lenguaje de signos que muestra al intérprete haciendo el gesto de cortar fue compartida ampliamente en las redes sociales.

El lunes, las autoridades del sureño estado de Guerrero encontraron un cuerpo mutilado en el puerto turístico de Acapulco, junto a un cartel escrito a manos que decía: “Ya lo Dijo el Bronco Cortarle las Manos a los lacrosos que roban. Aquí está el primero. ATT los Enterradores”.

México: Debate se enfoca en críticas a López Obrador

 Por MARIA VERZA

CIUDAD DE MEXICO, México (AP) — El aspirante de izquierda Andrés Manuel López Obrador acaparó el domingo la gran mayoría de las críticas de los otros cuatro candidatos a la presidencia de México durante el primer debate de cara a las elecciones del próximo 1 de julio, sin embargo insistió en estudiar formas de amnistía para pacificar el país, en su apuesta contra la corrupción y en crear un gobierno que represente “a pobres y a ricos”.

Pese a las arremetidas en su contra, López Obrador se mostró tranquilo y convencido de su victoria. “Esta es la última encuesta, no es para presumir, humildemente, pobremente”, dijo mostrando una gráfica que le daba el 48% de la intención de voto.

Los cinco candidatos debatieron durante dos horas con un formato más ágil que en campañas electorales anteriores, y donde los tres periodistas designados como moderadores no escatimaron preguntas incómodas aunque no todas recibieron respuesta.

La polémica propuesta de López Obrador de otorgar amnistía a algunos criminales acaparó el renglón de seguridad pública. El izquierdista subrayó que amnistía “no significa impunidad” sino hacer “todo para lograr la paz” y anunció que convocaría a una serie de expertos para definir un plan al que incluso invitó al papa Francisco.

Pero el resto de candidatos no cesaron en sus críticas.

“Te has convertido en un títere de los criminales”, le espetó el oficialista José Antonio Meade, quien lo acusó de estar en el lado de “los malos”.

Todos reconocieron que las políticas de seguridad no habían tenido buenos resultados, pero los cuatro aspirantes restantes apostaron por que las fuerzas armadas continuaran en la lucha contra la inseguridad.

Otro punto en común fue el fracaso de la lucha contra la corrupción, y hasta Meade, que fue miembro del gabinete durante el gobierno actual y es el candidato por el Partido Revolucionario Institucional del presidente Enrique Peña Nieto, reconoció que el principal problema es que “no investigamos”. Sin embargo, no llegó a contestar una pregunta directa de una de las moderadoras sobre si el mandatario es un político corrupto.

López Obrador apostó por “barrer” la corrupción desde arriba, acabar con los privilegios y subir los sueldos a los de abajo.

“Si esto es ser populista, que me apunten en el lista”, dijo. “No puede haber un gobierno rico con un pueblo pobre”, agregó en referencia a los más desfavorecidos que volvieron a situarse en el centro de su discurso, al igual que en la campaña de 2006.

“No es una elección más, es que las cosas cambien de verdad en el país”, afirmó el hombre que por tercera vez aspira a la presidencia de México. ”Yo lo que busco es la transformación del país y estamos a punto de lograrlo (…) Un gobierno que represente a pobres y a ricos. No les fallaré”.

Ricardo Anaya, segundo en las encuestas y líder de una coalición de derecha e izquierda, pasó gran parte de sus intervenciones mostrando gráficos e imágenes para apoyar sus acusaciones, en especial contra López Obrador, a quien tachó de incorporar a corruptos en sus filas.

Reiteró que está limpio de cualquier acusación en su contra y cuando López Obrador expresó su idea de convocar a consultas para poder revocar al presidente, dijo que eso era “peligrosísimo” y recordó que fue gracias a ese tipo de medidas que el venezolano Hugo Chávez se perpetuó en el poder.

Las posturas más sorprendentes llegaron del independiente Jaime Rodríguez “El Bronco”, quien habló de “mocharle [cortarle] la mano al que robe en el servicio público” como una medida para atajar la corrupción, una frase que, aclaró, no era una metáfora sino una propuesta literal.

También apostó por una policía cibernética o similar al FBI y no dudó en asegurar que México sería “grandioso” si tuviese un presidente que contestara los WhatsApp de sus ciudadanos, cómo asegura que hizo durante su periodo como gobernador del estado de Nuevo León, en el norte del país.

La política exterior fue uno de los temas ausentes salvo por una referencia de la independiente Margarita Zavala, ex primera dama y única mujer en la contienda, quien enumeró así a los enemigos de México.

“El eje de mi gobierno será defender a los mexicanos, defenderte a ti, defenderte de los corruptos, defenderte de los delincuentes, defenderte de (Donald) Trump, defenderte de los abusos de los partidos políticos, defenderte de las propuestas de Lopez Obrador”.