Exigen fin de acoso de patrocinadores de inmigrantes en EEUU

Exigen fin de acoso de patrocinadores de inmigrantes en EEUU

Menores migrantes juegan al fútbol en un refugio donde están retenidos en Homestead, Florida, el 18 de junio del 2018. Una nueva política del gobierno que facilita el arresto y deportación de familiares y allegados que pueden hacerse cargo de ellos mientras se resuelve su status inmigratorio ha hecho que se duplique el tiempo que los menores permanecen bajo la custodia del gobierno. (AP Photo/Wilfredo Lee, File)

Por FRANK BAJAK, Associated Press

La agencia federal encargada de asistir a los menores que piden asilo y que se han separado de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México asumió este año nuevas funciones: Ayudar a deportar a los parientes de esos jóvenes migrantes dispuestos a hacerse cargo de ellos.

En una carta enviada el miércoles a los jefes del Departamento de Salud y Servicios Humanos (DSSH) y del Departamento de Seguridad Nacional (DSN), 112 organizaciones defensoras de las libertades civiles y de los derechos de los inmigrantes, agrupaciones que velan por el bienestar de los menores y otros activistas exigen al gobierno el cese inmediato de lo que consideran una práctica ilegal.

El DSSH y el DSN están usando la información acerca de los familiares que residen en Estados Unidos y de otros potenciales patrocinadores que suministran los menores arrestados para “detener y deportar a esas familias”, dicen los autores de la nota. Agregan que muchas “familias están tan asustadas que prefieren no hacerse cargo de los menores”.

El nuevo papel de la Oficina de Reubicación de Refugiados, una unidad de la DSSH que se ocupa de reunir a los menores no acompañados con familiares hasta que se resuelva su estatus inmigratorio, comenzó en el marco de un acuerdo para compartir información firmado en abril con los organismos del DSN encargados de hacer cumplir las leyes de inmigración.

Las huellas digitales y la información personal de los posibles patrocinadores y de las personas que viven con ellos son enviadas a un banco de datos del DSN creado para rastrear los antecedentes policiales de la gente y que a partir de mayo empezó a ser usado para verificar su identidad, de acuerdo con documentos del gobierno.

La carta del miércoles aduce que las autoridades federales, estatales y municipales –y algunos gobiernos extranjeros– tienen acceso casi ilimitado al banco de datos, lo que puede hacer que potenciales patrocinadores respetuosos de las leyes sean sometidos a un escrutinio inapropiado.

Funcionarios federales dicen que el objetivo de compartir la información es proteger a los menores migrantes de traficantes y de otros abusos. Desde que comenzó a compartirse la información, el tiempo promedio que pasa un menor bajo custodia del gobierno se casi duplicó en más de dos meses.

Lo que es peor, según los activistas, es que el acuerdo transforma a los menores, la mayoría de ellos centroamericanos que le huyen a la violencia e impunidad de sus países, en delatores involuntarios.

“Los menores son usados como carnada para recabar una cantidad sin precedentes de información de las comunidades de inmigrantes”, dijo Becky Wolozin, abogada del Legal Aid Justice Center, que firmó la carta. El centro representa a menores migrantes en un tribunal federal en Virginia en el que se cuestiona la política de compartir la información, que es descrita como arbitraria y caprichosa.

Ni la agencia de reubicación de refugiados ni el DSN respondieron directamente a preguntas de la Associated Press sobre si el acuerdo viola las protecciones legales de los menores no acompañados, que por ley deben ser retenidos por las autoridades el menor tiempo posible.

Al menos 41 familiares o allegados que se encuentran en el país ilegalmente fueron arrestados con miras a su deportación por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (conocido por sus siglas en inglés, ICE) gracias a la información compartida, según Matthew Albence, alto funcionario del ICE, a partir del uso de información compartida. Hizo su comentario durante una vista legislativa en septiembre. Un vocero del ICE dijo que los arrestos tuvieron lugar entre principios de julio y principios de septiembre, pero no dio cifras actualizadas, como había solicitado la AP.

EEUU: Más jóvenes consumen marihuana en vaporizadores

PORTADA – En esta fotografía del 11 de abril de 2018 se muestra a una estudiante de 15 años utilizar un cigarrillo electrónico en Cambridge, Massachusetts. (AP Foto/Steven Senne, Archivo)

Por CARLA K. JOHNSON,  Associated Press

Casi uno de cada 11 estudiantes en Estados Unidos ha consumido marihuana en cigarrillos electrónicos, lo que aumenta la preocupación sobre la popularidad que han ganado estos vaporizadores entre los jóvenes, de acuerdo con un estudio publicado el lunes.

Los cigarrillos electrónicos generalmente contienen nicotina, pero el estudio publicado en la revista especializada JAMA Pediatrics muestra que 2.1 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria han usado los vaporizadores para inhalar marihuana.

Los dispositivos son en general considerados como una alternativa menos peligrosa de los cigarrillos normales, pese a la poca investigación que hay sobre sus efectos a largo plazo, incluido si ayudan a que las personas dejen de fumar.

El aumento en su uso entre los adolescentes ha alarmado a las autoridades de salud. La semana pasada, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) dio un plazo de 60 días a los cinco fabricantes más grandes de cigarrillos electrónicos para que elaboren planes para frenar el uso de sus productos entre los menores de edad.

Casi el 9% de los estudiantes encuestados en 2016 afirmó que consumió marihuana en un cigarrillo electrónico, se lee en el estudio. Ello incluyó a un tercio de aquellos que alguna vez utilizaron un vaporizador.

El número es preocupante “porque el consumo de cannabis entre los jóvenes puede tener consecuencias negativas en el aprendizaje y la memoria y podría afectar los logros académicos posteriores”, dijo Katrina Trivers, investigadora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los estudiantes que viven con un fumador de tabaco son más propensos a consumir marihuana en cigarrillos electrónicos.

No está claro si el consumo de la marihuana en estos vaporizadores está aumentando entre los jóvenes o se mantiene estable. La industria de estos dispositivos se ha hecho multimillonaria, pero es relativamente nueva.

Fue la primera vez que una pregunta sobre cigarrillos electrónicos con marihuana se incluye en un estudio como este, el cual utiliza una muestra representativa a nivel nacional de estudiantes en escuelas públicas y privadas. Más de 200,000 estudiantes participaron en el estudio de 2016.

La mitad de adolescentes del mundo sufre violencia escolar

NUEVA YORK (EFE) – La mitad de los estudiantes de 13 a 15 años de todo el mundo (150 millones) dice haber sufrido algún tipo de violencia de sus compañeros de la escuela o en su entorno.

Según un informe publicado hoy por Unicef, titulado “Una lección diaria: #STOPViolenciaInfantil en las escuelas”, el acoso y las peleas físicas interrumpen la educación de 150 millones de niños de entre 13 y 15 años a nivel global.

El informe indica que la violencia entre iguales, cuyo indicador es el número de niños que dicen haber sufrido acoso o haber participado en una pelea física en el último año, es algo generalizado en la educación de los niños en todo el mundo.

Esta realidad afecta el aprendizaje y el bienestar de los estudiantes, tanto en países pobres como ricos, según Unicef.

“La educación es clave para la construcción de sociedades pacíficas y, sin embargo, para millones de niños alrededor del mundo la escuela no es un lugar seguro”, lamentó Henrietta H. Fore, directora ejecutiva de Unicef.

Para Henrietta H. Fore, “cada día, muchos estudiantes, ya sea en persona o través de Internet, se enfrentan a una serie de peligros, desde peleas, presión para que formen parte de pandillas o intimidación a formas de disciplina violentas, acoso sexual o violencia armada”.

“Estas situaciones afectan su aprendizaje en el corto plazo, y a la larga pueden provocarles depresión, ansiedad y hasta llevarlos al suicidio. La violencia es una lección inolvidable que ningún niño debería de aprender”, advierte Henrietta H. Fore.

Los datos que maneja Unicef es que más de 1 de cada 3 estudiantes de entre 13 y 15 años en el mundo se ha sentido acosado, y casi la misma proporción se ha visto envuelta en peleas físicas.

Asimismo, 3 de cada 10 estudiantes en 39 países industrializados reconocen haber acosado a otros compañeros, y cerca de 720 millones de niños en edad escolar viven en países en los que el castigo corporal en la escuela no está completamente prohibido.

Aunque tanto los niños como las niñas corren el mismo riesgo de sufrir acoso escolar, las niñas tienen más probabilidades de ser víctimas de violencia psicológica y los niños y adolescentes están en mayor riesgo de violencia física y amenazas.

El informe señala que la violencia derivada del uso de armas, navajas o pistolas en las escuelas se sigue cobrando vidas.

Unicef y organizaciones afines proponen una serie de medidas “urgentes” para acabar con la violencia en las escuelas, como implementar políticas y legislaciones necesarias para proteger a los estudiantes de la violencia en las escuelas, reforzar las medidas de prevención y respuesta en las escuelas.

También pide instar a las sociedades y a los individuos a que respalden a los estudiantes a la hora de denunciar actos de violencia, y trabajar para cambiar la cultura dentro de las aulas, y en las sociedades y comunidades.

Recabar mejor información, desglosada, sobre violencia contra los niños en la escuela y en el entorno escolar, y compartir esos datos, sería otra de las medidas a seguir.

Jóvenes se la juegan y le dicen no a la cobertura médica

WASHINGTON (AP) — Julian Senn-Raemont no está muy convencido de que vaya a necesitar realmente una cobertura médica cuando quede afuera del plan de su padre dentro de un par de años, sin importar el rumbo que tome el debate en torno al tema en Washington ni el precio de los planes.

Julian Senn-Raemont posa para una foto en Woodstock, Illinois, el 12 de julio del 2017. Senn-Raemont, de 24 años, dice que no le gusta que lo obliguen a sacar un seguro médico y se propone no tener cobertura médica, al menos por un tiempo. (AP Photo/Nam Y. Huh)

Este músico de 24 años siempre tuvo una cobertura médica, pero no le gusta que lo obliguen por ley a contar con una y tampoco cree que la necesite a esta altura de su vida.

“Me voy con la ley de las probabilidades”, expresó Senn-Raemont, quien vive en Woodstock, Illinois, aludiendo a que la gente joven rara vez necesita ir al médico. Piensa no tener cobertura hasta que se case y tenga familia o hasta que consiga un trabajo que ofrece un plan médico. “Confío en que podré conseguir atención médica si la necesito”, manifestó.

La perspectiva de Senn-Raemont puede plantear un serio problema a los republicanos en su empeño por eliminar el plan de salud de Barack Obama. Las aseguradoras necesitan clientes jóvenes y saludables para poder mantener los precios bajos. El plan de Obama obliga a todo el mundo a sacar un seguro médico. El plan que elaboraron los republicanos no obliga a nadie, aunque aplica castigos a quienes se salen de un plan y ofrece planes muy básicos y baratos para los jóvenes.

Barato, sin embargo, no es lo mismo que gratis. Y gente como Senn-Raemont no quiere pagar.

Alexandra Flores fotografiada en la biblioteca del campus de la Universidad del Sur de la Florida de St. Petersburg el 11 de julio del 2017. Flores, una ayudante de bibliotecaria, dice que las garantías que le ofrecía el plan de salud de Barack Obama la ayudaron a tomar la decisión de continuar sus estudios. (Natalie Polson via AP)

Otros jóvenes adultos, por su parte, temen que si se permite que se impongan estos planes básicos, las coberturas más amplias serán muy caras y tal vez inalcanzables.

En Houston, Jimmieka Mills, de 29 años, paga 15 dólares al mes por un plan subsidiado por “Obamacare”, como se conoce a la ley de salud que impulsó Obama. Y teme que el Congreso debilitará las garantías de atención preventiva gratis, por lo que hizo una cita para que le hagan implantes anticonceptivos que duren varios años.

“Estoy asustada”, expresó. “Me estoy preparando para hibernar. Así me siento realmente”.

Los republicanos todavía están trabajando en el plan con el que esperan reemplazar al de Obama, pero el proyecto que barajan incluye una propuesta del senador conservador Ted Cruz que permitiría a las aseguradoras ofrecer planes con cobertura mínima siempre y cuando ofrezcan también planes que satisfacen los requisitos del Obamacare. Las aseguradoras, no obstante, podrían negar esa cobertura a personas con enfermedades preexistentes o cobrarles más.

La investigadora de la Universidad de Georgetown Sabrina Corlette dice que los jóvenes pueden dejarse tentar por el bajo precio de planes como el de Cruz, pero que primero deberían “leer la letra chica”.

“Puedes tener que pagar costos inesperados”, señaló Corlette. “Y si, Dios no lo permita, necesitas una mejor cobertura, no podrás obtenerla por al menos seis meses”. Para alentar a que la gente está cubierta permanentemente, el plan republicano establece una espera de seis meses para toda persona que pase dos meses sin cobertura médica. Y los planes básicos no cuentan como cobertura permanente.

Las propias aseguradoras cuestionaron esa política. La semana pasada una organización que las nuclea (el America’s Health Insurance Plans) dijo en un comunicado que esa propuesta crearía “condiciones desiguales” que generarían un “mercado inestable” para las coberturas médicas.

La ley actual dice que una persona de 50 años puede tener que pagar hasta tres veces lo que paga una de 20 por un plan de salud. El plan republicano haría que se le pueda exigir al cincuentón que page cinco veces lo que paga un veinteañero.

La Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso dijo que 22 millones de personas podrían quedarse sin seguro médico en la próxima década si se aprueba el plan republicano.

“En términos generales, el proyecto es malo para los jóvenes”, expresó Jen Mishory, directora ejecutiva de la organización Young Invincibles, que defiende los derechos de los jóvenes. “Es particularmente alarmante para los jóvenes más vulnerables, las personas de bajos recursos y la gente con enfermedades preexistentes”.

Bajo el plan de Obama, la tasa de jóvenes sin cobertura médica bajó del 29% al 16%.

Jackie Todd, de 28 años, de Chicago, dice que le gustaría sacar una maestría en dirección cinematográfica, pero no quiere exponerse a perder la cobertura médica que le da su actual trabajo. Tiene un problema de arritmia y dentro de dos años deberá cambiar un implante que le colocaron. “No puedo no tener seguro médico cuando llegue ese momento”, señaló.

“Los republicanos no creen que yo merezca igualdad de condiciones porque estiman que estar enferma es culpa mía”, se quejó.

Retan a estudiantes a dejar electrónicos en el verano

WASHINGTON (AP) — La directora de una escuela de Washington ofreció a cada estudiante 100 dólares si apagan sus dispositivos electrónicos un día a la semana durante las vacaciones de verano.

Diana Smith, directora de la Washington Latin Public Charter School, dijo a la prensa que pagará el dinero a cada nuevo alumno de octavo y noveno grados que pase los martes sin estar pegado a una pantalla. El reto de Smith cubre todos los aparatos electrónicos, incluyendo televisión, videojuegos y teléfonos celulares.

La directora dijo que le preocupa que los estudiantes estén gastando demasiado tiempo con las pantallas en lugar de dedicarse a actividades como deportes o ir a un museo.

Los estudiantes deben tener dos adultos mayores de 21 años que certifiquen que pasaron sin electrónicos los 11 días durante el transcurso de las vacaciones.

Aunque Smith podría tener que pagar 16.000 dólares si los 160 alumnos elegibles se abstienen, comentó que no cree que cobren el reto más de 50 estudiantes.

Alertan de juego entre jóvenes que consiste en asfixiarse

BERNARDS TOWNSHIP, Nueva Jersey, EE.UU. (AP) — Un estudiante en Nueva Jersey murió como resultado de un juego de asfixia, informó un funcionario escolar.

El periódico The Home News Tribune reportó el jueves que el superintendente del distrito de Bernards Township, Nick Markarian, les escribió a los padres que el estudiante participó en un juego conocido también como mono espacial, el juego del desmayo o “flatliner”.

Los participantes buscan lograr un estado eufórico suspendiendo brevemente el acceso de oxígeno al cerebro.

El funcionario recomendó que los padres hablen con sus hijos y revisen los historiales de búsquedas en internet.

El nombre y la edad del estudiante no fueron revelados.Hay un juego conocido también como mono espacial, el juego del desmayo o “flatliner”.

Muchos jóvenes se toman un descanso de las redes sociales

NUEVA YORK (AP) — Pese al estereotipo del adolescente pegado a su teléfono las 24 horas, casi el 60% de los jóvenes en Estados Unidos se han tomado un descanso de las redes sociales y la mayoría de ellos los han hecho voluntariamente, halló una encuesta.

La mayoría de los jóvenes valora la sensación de conectividad con familiares y amigos que las redes sociales les facilitan, pero algunos las asocian con emociones negativas, como la de sentirse abrumados o la de tener que estar fingiendo, según el sondeo de The Associated Press y el NORC Center for Public Affairs Research (Centro NORC para la Investigación de Asuntos Públicos), que abarcó a jóvenes de entre 13 y 17 años.

El trabajo, difundido el jueves, halló que en promedio, las pausas que hacen los jóvenes en su uso de las redes duran una semana o más y que por lo general son más largas para los hombres que para las mujeres.

Se les permitió a los adolescentes dar múltiples explicaciones para sus descansos de las redes. Casi las dos terceras partes de quienes realizaron esa pausa dijeron que lo hicieron voluntariamente. Amanda Lenhart, una experta en el uso de tecnologías por la gente joven, dijo que esto le sorprendió ya que estaba acostumbrada al estereotipo del muchacho “amarrado” a su teléfono celular.

Los adolescentes de hoy probablemente ni siquiera saben lo que es vivir sin redes sociales. MySpace fue fundada en 2003 y si hubiera sobrevivido tendría 14 años de edad. Facebook es apenas un año más joven. Instagram fue creada en 2010. Para que un adulto pueda entender lo difícil que es para los chicos de hoy divorciarse de las redes sociales, tendría que imaginarse estar una semana sin correo electrónico o teléfono.

El 38% de los jóvenes que dijeron haberse tomado un respiro de las redes sociales dijeron que lo hicieron porque la práctica estaba entorpeciendo su desempeño en la escuela o en su trabajo. Casi una cuarta parte dijo que estaban hartos del “conflicto y el drama” y el 20% dijo que estaban agotados de tener que estar al día con todo lo que pasa.

Casi la mitad de los jóvenes que se tomaron un descanso lo hicieron involuntariamente: el 38% dijo que lo hizo porque sus padres le prohibieron usar el teléfono o la computadora y el 17% dijo que lo hizo porque su dispositivo portátil se perdió, se le descompuso o se lo robaron.

Tener que dejar las redes forzosamente “es un desafío particular”, estimó Lenhart. “Cuando eso ocurre se sienten como que se están perdiendo la acción, que se les está privando de sus relaciones sociales, que se están perdiendo las noticias, la información importante”.

Alrededor de un 35% de los jóvenes dicen que jamás se han tomado un descanso de las redes, por temor a perderse algo importante o a perjudicar sus relaciones sociales. Algunos señalaron que las redes sociales se les han vuelto necesarias para tareas escolares o actividades extracurriculares.