Centro Guadalupe reconoce a madres latinas

Anamaría Perales, Ramona Reyes, Alma Santos, atrás Rachel Lustig (CEO del Servicios Católicos) Sandra Flarry, Lourdes Barroso De Padilla, la Dra. Anahí Ortiz y Sabree Akinyele, (LJL/Patricia Ruiz)

Por PATRICIA RUIZ

patriciaohio54@gmail.com

COLUMBUS, Ohio El 18 de mayo de 2018, el Centro Nuestra Señora de Guadalupe realizó la tercera cena para honrar a las madres latinas que participan en las actividades de esta organización.

La celebración fue dirigida por Ramona Reyes y Alma Santos, quienes mantienen el contacto permanente en la comunidad.

Con este evento, el Centro Nuestra Señora de Guadalupe, buscaba reconocer a las mujeres que, de muchas formas, mantienen a la familia unida.

“Celebramos a nuestras madres que son parte esencial de nuestro pilar de construcción de la comunidad; es importante para nosotros honrar y reconocer a las mujeres que ayudan a mantener unidas a nuestras familias y a menudo descuidan su propia salud y bienestar. En este día queremos que sean revitalizadas para que puedan seguir sirviendo a sus familias”, dijo Ramona  Reyes al inicio del evento.

La celebración comenzó a las 9 a.m., cuando un grupo de alumnas de cosmetología de Downtown Columbus High School participaron dando a las madres un tiempo para su arreglo y cuidado personal que incluía cabello, maquillaje y manicure, todo con cita previa.

Las madres después posaron para el fotógrafo profesional Augusto Sáenz quien, además de la sesión personal, les entregó una foto enmarcada.

La cena se hizo en West Mound Elementary School con apoyo de Molina Health Care, Belle Harbour, Latina Mentoring Academy, Touch of Class y la escuela elemental de Valleywiew.

El sonido alegre y la música que ambientó el evento estuvieron a cargo del mariachi Cristo Rey.

El Mariachi Cristo Rey interpretó hermosas melodías mexicanas y alegró la tarde en este evento. (LJL/Patricia Ruiz)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ramona Reyes junto a una de las madres asistentes: Margarita Revilla, sus hijos y la abuelita Irma González Santos. (LJL/Patricia Ruiz)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ramona Reyes y la directora de West Mound Elementary School Imogine Johnson. (LJL/Patricia Ruiz)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rachel Lustig, CEO de Servicios Católicos, saluda a las madres y familias asistentes al evento. (LJL/Patricia Ruiz)

¡Feliz día para todas las madres de Columbus!

Juanita Elia Rodríguez con sus nietos Alan Villarreal Ortiz y Mia Ortiz Hernández. (Cortesía /Selene Villarreal)

PATRICIA RUIZ

patriciaohio54@gmail.com

COLUMBUS, Ohio  — Mayo es el mes dedicado a la mujer, a la madre y en Estados Unidos, como en muchos países del mundo, se rinde y se honra de muchas formas a ese ser que es el centro y pilar del hogar, celebrando el Día de la Madre.

También mayo es el mes dedicado a la salud femenina.

En esta fecha, en las escuelas de los países latinos hay eventos especiales con la asistencia de las madres y abuelitas donde los alumnos del plantel escolar hacen dramatizaciones, bailables, poesías, y entregan a las homenajeadas trabajos elaborados por ellos como tarjetas, flores y adornos, sin olvidar la celebración religiosa con misas y cantos alusivos.

Esta fiesta tiene sus antecedentes en la antigua Grecia, cuando se honraba a Rhea, la madre de Zeus, Poseidón y Hades.

Los primeros cristianos adoptaron estas celebraciones honrando a la virgen María, la madre de Jesús, tradición que con muchas variaciones de fechas se conserva hasta hoy.

Sin embargo, ya para muchos y, de acuerdo con la época que se vive a nivel mundial, la celebración de la Fiesta de la Madre ha tenido un carácter comercial, pues hay publicidad, promociones en todas las áreas de mercadeo enfocadas para impulsar el adquirir regalos y compras de todo tipo.

¡A todas las madres latinas de Columbus, les deseamos un feliz día!

 

Patricia Nieto con sus hijos. (LJL/Patricia Ruiz)

 

Adriana de la Peña con su nieta Emma. ((LJL/Patricia Ruiz)

 

Alejandra Arévalo con su nieta Julissa Escogido Herrera. (Cortesía/Alejandra Arévalo)

 

Lina Alonso con su nieta Camila Tellez Lammy. (LJL/Patricia Ruiz)

Madre, la definición perfecta de amor, entrega y sacrificios

Madre, es una palabra llena de sentimientos cuyo significado va más allá de lo expresado en diccionarios y textos literarios.  “Mamá” es la definición de amor que conjuga entrega, dedicación total y muchos sacrificios por el bienestar de sus hijos.

Por MARCO TRUJILLO

mtrujillo@cchbinc.com  

CINCINNATI, Ohio — En este mes que se festeja a las mamás, sería tan bonito decir que el día de las madres es mágico, que cada mamá la va a pasar de maravilla en compañía de todos sus hijos y seres queridos, pero lamentablemente no siempre es así.

¡Retrocedamos un poco para saber de lo que estamos hablando y recapacitemos!

Para empezar, sin ella no existiríamos, pues fue quien nos dio la vida y esto no es algo fácil.

Muchas mamás han tenido a sus bebés prematuramente y aunque su embarazo quizás fue más corto, tuvieron que ir al hospital por meses para amamantar y dar calor a su bebé, siempre con el temor de que algo saliera mal y les pudieran llamar en cualquier momento para darles una mala noticia.

También, hay mamás que tuvieron que someterse a tratamientos largos, costosos y muy dolorosos, muchos de ellos fallaron a la primera y tuvieron que seguir intentándolo una y otra vez hasta lograrlo.

Otras presentaron embarazos de alto riesgo poniendo en peligro su vida y quedándose en cama casi todo el embarazo.

Quienes trajeron al mundo a sus bebés por cesárea, además del dolor de la herida, también tuvieron que cargar y amamantarlos casi inmediatamente.

Y qué decir de aquellas que cargaron en su vientre a más de un bebé por 40 semanas.

Para convertirse en madre, la mujer enfrenta dolor, cansancio, fatiga y cambios en su cuerpo.

En un parto normal, el dolor equivale a 20 huesos rotos al mismo tiempo.

En otros casos, quienes -por alguna razón no logran concebir- se comprometen en el más hermoso gesto de amor, adoptando a pequeños indefensos, muchas veces abandonados, que de no ser por ellas… quien sabe cuál hubiese sido su destino.

Recordemos que un bebé es totalmente vulnerable incapaz de sobrevivir por sí solo.

Es increíble cómo -en todo momento de la vida- una madre pone a sus hijos siempre antes que ella.

Cuando tienen hambre y no siempre hay comida para toda la familia, ¿sabes quien prefiere comer poquito o no comer?

Cuando quieren juguetes o detalles especiales,  ¿sabes quien prefiere privarse de cosas para que sus hijos tengan eso que desean?

Una madre siempre está pendiente de sus hijos.

No importa si hubo divorcio o situaciones que separan la familia.  

No importa si son bebés o adultos, mamá siempre los verá como niños y siempre estará muy orgullosa de ellos.  

Hay madres que tienen hijos con necesidades especiales; otras con unos que han cometido delitos graves, madres que van felices y orgullosas por la calle con hijos que son diferentes y que toda la gente voltea a verlos.  Ellas siempre están ahí, protegiéndolos y mostrándoles su amor.

¿Y qué hacemos nosotros como hijos?

Cuando somos chicos hacemos “berrinche”, no nos gusta la comida, les gritamos y las tratamos mal.

Cuando somos adultos, ellas ya no son tan fuertes ni tan útiles porque están envejeciendo.

Algunos simplemente nos olvidamos de ellas, ya sea porque vivimos en otro país o porque simplemente ya no nos interesan; otros las envían a hogares de ancianos, no las visitan y hasta las dejamos plantadas con cenas o comidas que preparan con tanto amor para nosotros…sus niños.

¿Y qué sucede cuando perdemos a nuestra madre y  por fin entendemos que no la volveremos a ver?

¿Qué pasa cuando ya no podemos decirle “te quiero”?

Te invito a recapacitar y que te des cuenta que todavía hay mucho que se puede hacer.

Si tienes la gran dicha de tener a tu mamá viva dale gracias a Dios.

Disfrútala, ámala, complácela en lo que puedas porque la vida se va en un segundo y los remordimientos quedan para siempre.

¡Feliz día a todas las madres latinas!

Y a mi madre, en especial, quiero desearle el mejor de todos los días.

¡Te amo mamá con todo mi corazón, soy tan feliz de tenerte un año más!