Cruz Azul sigue buscando acabar sequía; visita a Monterrey

Cruz Azul sigue buscando acabar sequía; visita a Monterrey

ARCHIVO - En esta imagen, tomada el 4 de noviembre de 2018, el defensa de Pumas Luis Quintana (izquierda) intenta frenar al centrocampista de Cruz Azul Javier Salas durante un partido de la liga mexicana de fútbol en la Ciudad de México (AP Foto/Anthony Vazquez)

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — Cruz Azul realiza este miércoles una escala más en el largo periplo que sólo encontrará un feliz destino si le permite conjurar una sequía de títulos que está por cumplir 21 años. El obstáculo inmediato es Monterrey, que ha recuperado el buen fútbol que se esperaba de su plantel estelar, de cara a la ida de las semifinales del Apertura mexicano.

La otra llave en la ronda de los cuatro mejores se abre el jueves, con el clásico capitalino de alta tensión entre los Pumas y el América.

Cruz Azul, que terminó la temporada regular en la cima de la tabla, acumula seis partidos sin perder, y viene de eliminar a Querétaro, que cerró el certamen en el octavo puesto. Los dirigidos por el portugués Pedro Caixinha lucen favoritos en el duelo ante Monterrey, que fue quinto durante la campaña pese a contar con un elenco en el que sobresale su poderoso tridente ofensivo conformado por el argentino Rogelio Funes Mori, el colombiano Avilés Hurtado y el local Rodolfo Pizarro.

La falta de buenos resultados durante la temporada derivó en críticas contra el técnico uruguayo Diego Alonso, quien sustituyó para esta campaña al argentino Antonio Mohamed.

Pero el adagio en México reza que la liguilla es un certamen diferente, y Monterrey eliminó en los cuartos de final a Santos, que se ubicó un peldaño por encima durante la temporada regular.

“El mérito es de los jugadores. Hemos pasado muchos momentos difíciles, pero ahora vamos mejorando”, declaró Alonso tras asegurar el boleto a semifinales como visitante en la ciudad norteña de Torreón, el feudo de Santos.

Además, Cruz Azul no puede fiarse ante ningún rival en estas instancias del torneo. Y debe recordar que la principal adversidad está en su propia historia.

El conjunto capitalino se coronó por última vez en el Invierno de 1997. Durante más de dos décadas transcurridas desde entonces, acumula numerosos capítulos en los que ha dejado escapar triunfos de manera inconcebible en la liguilla –el recuerdo más amargo es el de la final del Clausura 2013, cuando desperdició una ventaja de dos goles en los descuentos de la final y terminó cayendo por penales ante el América, su acérrimo rival.

La mala fortuna de La Máquina en los encuentros de vida o muerte ha procreado un verbo que sus seguidores odian y que los rivales les echan en cara a menudo. El verbo “Cruzazulear” define la indeseable capacidad que ha mostrado este club para permitir que los triunfos se le escurran de las manos en los momentos menos oportunos.

Caixinha llegó al club para dirigir el Clausura 2018, con la misión de convertir el dichoso verbo en lengua muerta. Con esa misma encomienda, el equipo contrató a mediados de este año como director deportivo a Ricardo Peláez, quien ocupaba ese puesto en el América que conquistó aquel campeonato de 2013.

“No podemos creer que por la posición que tuvimos en la tabla o por tener un buen plantel vamos a ganar”, advirtió el arquero Jesús Corona en declaraciones a medios locales a su llegada a Monterrey, en el norte del país. “Ellos tienen también una gran plantilla, y todo se tiene que demostrar en la cancha”.

La fórmula Caixinha-Peláez le dio ya a Cruz Azul el título de copa. En la final, La Máquina dio cuenta precisamente del Monterrey, como visitante, por lo que el duelo de semis que comienza este miércoles y concluye el domingo en el estadio Azteca tendrá sabor a revancha.

“Para ellos va a ser una revancha”, recalcó el mediocampista azul Rafael Baca. “Haber ido a su cancha a arrebatarles un trofeo como fue la Copa Mx no fue cualquier cosa… Ellos van a salir a matarnos”.

También los Pumas buscarían vengarse del equipo que los eliminó en los cuartos de final del torneo pasado. Pero cuando los universitarios enfrentan al América, no hay necesidad de antecedentes inmediatos para garantizar intensidad.

Una de las rivalidades más enconadas del fútbol mexicano ofrecerá un nuevo capítulo el jueves en el estadio Olímpico, la casa de los Pumas, quienes fueron terceros durante la campaña regular.

América se ubicó en el segundo puesto y cerrará como local el domingo en el Azteca.

“Desde que arrancó el torneo no nos veían como un equipo fuerte, pero demostramos que sí”, dijo el volante argentino de Pumas, Víctor Malcorra, cuyo conjunto eliminó a Tigres en los cuartos de final.

Las Águilas ocuparon el segundo puesto en el certamen regular, pero pasaron angustia y se quedaron a un gol de caer ante Toluca en los cuartos de final.

“Es un clásico y sabemos muy bien lo que significa para los aficionados”, comentó Herrera tras el duelo de vuelta ante Toluca. “Nos mataremos porque nuestra gente esté contenta y lleguemos a la final”.

EEUU y México conversan, aún sin acuerdo migratorio

EEUU y México conversan, aún sin acuerdo migratorio

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, centro, habla con reporteros el lunes 3 de diciembre en la embajada mexicana en Washington. (AP Foto/Luis Alonso Lugo)

WASHINGTON, D.C. (AP) — El nuevo canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se reunió el lunes con la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, cuando ambos países buscan maneras de controlar el flujo migratorio de centroamericanos hacia el norte.

Ebrard dijo que “encontré una recepción cordial y respetuosa” al reunirse con Nielsen. Sin embargo, ninguna de las dos partes anunció acuerdo alguno tras su reunión en Washington.

Esta fue la primera reunión de Ebrard con Nielsen desde que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador asumiera el cargo el sábado.

El gobierno del presidente Donald Trump busca la ayuda de México con la oleada de centroamericanos que aspiran al asilo en Estados Unidos.

Una posibilidad sería que esperen el resultado del trámite en México, que se ha pronunciado a favor de mayores inversiones estadounidenses en América Central para crear empleos y convencer así a la población a permanecer en sus comunidades.

AMLO promete no defraudar a los mexicanos

AMLO promete no defraudar a los mexicanos

En esta imagen de archivo, tomada el 20 de noviembre de 2017, el entonces aspiranten a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, llega al Auditorio Nacional, en la Ciudad de México. AMLO, como se le conoce popularmente, asumirá la presidencia del país el 1 de diciembre de 2018. (AP Foto/Marco Ugarte, archivo)

Por CHRISTOPHER SHERMAN y MARÍA VERZA, Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO, México — Primero con solemnidad en el Congreso. Luego en el Zócalo ante miles de personas y con el humo del copal de una emotiva ceremonia indígena todavía humeando. El nuevo presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador subrayó sus tres compromisos básicos de gobierno –“no mentir, no robar y no traicionar al pueblo de México” — y afianzó su cercanía con los mexicanos con una frase que por la noche le valió la ovación de miles: “Ya no me pertenezco, soy del pueblo”.

Una mujer corre a estrechar la mano del nuevo presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador mientras él recorre las calles de Ciudad de México rumbo a Palacio Nacional tras su juramentación el sábado 1 de diciembre de 2018. (AP Foto/Christian Palma)

A este político de 65 años que ya ha roto moldes con un nuevo estilo de hacer política, le tomó más de una década conseguir cruzarse sobre el pecho la banda presidencial y es consciente de las expectativas de los más de 30 millones de mexicanos que votaron por él. Por eso, cerró su primer discurso como jefe de Estado recordando a un joven que habló con él desde una bicicleta mientras estaba camino a asumir el poder.

“Me dijo: tú no tienes derecho a fallarnos. Y ése es el compromiso que tengo con el pueblo: no tengo derecho a fallar”, dijo ante invitados que estallaran en aplausos y ovaciones.

Luego gritó “¡Viva México!” y comenzó la entonación del himno nacional.

Poco antes del mediodía del sábado, López Obrador juró como el primer presidente de izquierda en la historia reciente de México con la promesa de lograr cambios profundos en una sociedad que en los últimos años ha padecido una violencia y corrupción creciente. Su llegada al Ejecutivo marca, además, un punto de inflexión en uno de los experimentos de apertura de mercado y privatización más radicales del mundo.

“Hoy no sólo inicia un nuevo gobierno, hoy inicia un cambio de régimen político”, dijo desde la tribuna de la Cámara de Diputados.

Durante años, México tuvo una economía cerrada controlada por el Estado, pero desde la entrada en vigor del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio en 1986, la nación firmó más acuerdos de libre comercio que casi cualquier otro país y privatizó casi todos los sectores de su economía, a excepción del petróleo y la electricidad. Ahora, sin embargo, López Obrador ofrece un discurso inaudito en el país desde la década de 1960: quiere construir más refinerías de petróleo estatales y anima a los mexicanos a “no comprar en el extranjero (…) vamos a producir en México lo que consumimos”.

López Obrador reiteró su lema de “por el bien de todos, primero los pobres” pero hizo guiños a los mercados al garantizar seguridad jurídica para los inversores nacionales y extranjeros. Por ello, apostó por “una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México”.

Sin embargo, fue contundente al apostar por el perdón y sus palabras fueron por primera vez interrumpidas, y no con aplausos, sino con gritos de justicia.

“Propongo al pueblo de México que pongamos un punto final a esta horrible historia y mejor empecemos de nuevo. En otras palabras, que no haya persecución a los funcionarios del pasado y que las autoridades encargadas desahoguen en absoluta libertad los asuntos pendientes”.

El nuevo presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador camina con líderes indígenas antes de una ceremonia tradicional en el Zócalo de Ciudad de México el sábado 1 de diciembre de 2018. (AP Foto/Eduardo Verdugo)

Esta posición, así como la de perpetuar la permanencia del ejército en las calles, aunque reconvertidos en una Guardia Nacional, le ha valido desde hace semanas diversas críticas, ya que la inseguridad y la violencia es una de las mayores preocupaciones de los mexicanos.

“No pretendo que cambie todo en dos meses, ni en seis años, pero si baja la violencia sí se van a desarrollar cosas buenas”, comentó Amira Rozenbaum, una señora que escuchó todo el discurso en la recién abierta residencia de Los Pinos y quien dijo entender que el nuevo presidente no quiera venganza para no “desequilibrar” el país. Sin embargo, agregó, “estamos cansados de que los presidentes se salgan con la suya, tiene que haber justicia”.

En su discurso en el Congreso por la mañana, López Obrador agradeció la asistencia de la amplia delegación de mandatarios extranjeros, pero hizo especial énfasis a la amplia delegación enviada por el presidente Donald Trump y que encabezaron el vicepresidente Mike Pence y su hija Ivanka como símbolo del trato “respetuoso” que dijo haber recibido desde que ganó las elecciones el 1 de julio.

“Con el único que no quiere pelearse López Obrador es con Trump porque sabe que él si puede descarrilar su proyecto”, dijo el columnista Raymundo Riva Palacio. “Están dispuestos a hacerles el trabajo sucio”, agregó en alusión a la disposición de México a albergar a los miles de migrantes que están en su frontera norte mientras tramitan el asilo en Estados Unidos.

Por otra parte, el nuevo presidente garantizó que el suyo será un gobierno honesto que peleará por disminuir la desigualdad, uno de los grandes problemas que enfrenta el país.

“Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes”, dijo. “Ésa es la causa principal de la desigualdad económica y social, y también de la inseguridad y de la violencia que padecemos”.

En sus dos largos discursos, López Obrador reiteró tanto sus promesas de campaña como las realizadas durante todo el periodo de transición: lucha frontal contra fraudes electorales, no aumentar los precios de la gasolina –situación que generó gran enojo entre la población durante la gestión de su predecesor– la cancelación de la reforma educativa, atención médica gratuita en zonas marginadas y numerosos programas para jóvenes, campesinos, indígenas y, en general, para los sectores más marginados que serán su prioridad.

El baño de masas comenzó en el Congreso, cuando legisladores lo rodeaban y detenían para saludarlo y tomarse fotografías con sus celulares, y llegó a su cénit en el Zócalo, donde tuvo lugar una ceremonia indígena de purificación, algo sin precedentes en la toma de posesión de un presidente de México pese a la gran población indígena que tiene el país y que es el sector con más necesidades de la población.

“Tenemos mucha esperanza de que México vivirá una transformación”, le dijo la sacerdotisa oaxaqueña Carmen Santiago tras entregarle el bastón de mando, el símbolo de poder de los pueblos originarios, pero le recordó que solo hay una vía para gobernar: “mandar obedeciendo al pueblo”.

López Obrador logró una aplastante victoria en las elecciones del 1 de julio tras dos fracasadas candidaturas a la presidencia, y es el primer líder desde la Revolución Mexicana que se hizo un nombre como líder activista. Considera su llegada al poder como la “cuarta transformación” del país, luego de la independencia mexicana de España, las reformas liberales que acabaron con el dominio de la Iglesia en 1850 y la revolución (1910-1917).

Su predecesor, Enrique Peña Nieto, deja el cargo con un índice de aprobación en mínimos históricos, que algunas encuestas sitúan entre el 20 y el 24%. Peña Nieto no logró frenar el aumento de la delincuencia ni gestionar la llegada de miles de migrantes centroamericanos a la frontera con Estados Unidos, donde están acampados, lo que hace que esos dos asuntos sean los retos más inmediatos para la nueva presidencia.

Trump sigue presionando para muro fronterizo

Trump sigue presionando para muro fronterizo

El presidente Donald Trump en una fotografía de archivo del lunes 26 de noviembre de 2018, en Biloxi, Mississippi, durante un acto proselitista en apoyo a la senadora Cindy Hyde-Smith. (AP Foto/Alex Brandon)

Por CATHERINE LUCEY y LISA MASCARO, Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El presidente estadounidense Donald Trump mantuvo la presión el lunes sobre los congresistas demócratas para que aprueben el financiamiento de su prometido muro en la frontera con México, al tiempo que la legislatura mostraba indicios de querer aprobar una medida de emergencia para evitar un cierre parcial del gobierno.

Los demócratas tienen escaso interés en darle a Trump los 5,000 millones de dólares que quiere para la frontera y algunos republicanos vacilan en gastar más de los 1,600 millones ya asignados, pero el presidente ha indicado que quiere pelear por esos fondos, uno de los gastos más fuertes del Congreso dirigido por los republicanos antes de que asuma la mayoría demócrata el 1 de enero.

Trump tuiteó el lunes: “Nos ahorraríamos Miles de Millones de Dólares si los Demócratas nos dieran los votos para construir el Muro”. No ofreció evidencia de cómo se crearían tales ahorros y volvió a amenazar con cerrar “toda la Frontera en el Sur si es necesario”.

El presidente invitó a los dos principales dirigentes demócratas, el senador Chuck Schumer y la representante Nancy Pelosi, a una reunión en la Casa Blanca el martes, pero ésta podría ser aplazada.

Parecía posible que el 7 de diciembre se diera un cierre parcial del gobierno federal, pero Trump dijo a los reporteros el sábado a bordo del avión presidencial que estaría dispuesto a firmar una extensión de fondos por dos semanas para permitir las ceremonias de estado en honor del difunto expresidente George H.W. Bush, que falleció el viernes.

Trump se preparaba para un enfrentamiento decisivo con el Congreso, en sus intentos por conseguir miles de millones de dólares para el muro.

El sábado dijo a los periodistas a bordo del avión presidencial que estaba dispuesto a firmar una iniciativa que extendería los fondos del gobierno por dos semanas a fin de brindarle un funeral de Estado al expresidente George H.W. Bush, quien falleció el viernes.

“Sin duda lo estudiaría y probablemente lo firmaría”, dijo. La Casa Blanca prevé que será de entre siete y 14 días, dijo un funcionario que no estaba autorizado a hablar públicamente.

No obstante, los demócratas prefieren una extensión de una semana a medida que continúan las conversaciones. Schumer ha insinuado que podría haber unos 3,000 millones para el muro: los 1,600 ya asignados más 1,300 millones de este año fiscal que el gobierno no ha gastado y ha dicho que el país no debería tener que soportar un cierre del gobierno debido al “berrinche de Trump”.

Al Congreso le restan apenas dos semanas de sesiones con una larga lista de tareas pendientes antes del receso de Navidad y Año Nuevo.

Tiene en estudio un enorme proyecto de reforma de la justicia penal y las sentencias, un proyecto de ley agraria que es prioritario para el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, y otros asuntos.

McConnell dijo a la prensa en Louisville el sábado que corresponde a Trump “lograr un acuerdo con los demócratas”. Añadió: “creo que ése es el camino para conseguir la firma y evitar el cierre del gobierno”.

La mayor parte del gobierno federal tiene sus fondos para el año fiscal que finaliza el 30 de septiembre de 2019, pero está trabado en cuanto a los fondos para el muro y algunas agencias federales. Las asignaciones federales para éstas finalizan el viernes a medianoche.

Maradona no puede coronar su temporada en México

ARCHIVO - En esta foto de archivo del 27 de junio de 2018, Diego Armando Maradona, entonces técnico de la selección de Argentina, da indicaciones durante un partido de octavos de final de la Copa del Mundo ante México, en Johannesburgo, Sudáfrica (AP Foto/Martin Meissner, archivo)

CIUDAD DE MÉXICO, México — El argentino Diego Armando Maradona no pudo coronar una gran primera temporada en México con el primer título de su carrera como entrenador luego que sus Dorados de Sinaloa dilapidaron una ventaja de dos goles al perder 4-2 ante el Atlético San Luis el domingo por la noche para terminar subcampeones de la segunda división mexicana con marcador global de 4-3.

Sinaloa llegó al encuentro disputado en el estadio Alfonso Lastras de San Luis con una ventaja de 1-0 que logró en casa y tomó una delantera de dos anotaciones luego de un gol del argentino Jorge Córdoba a los 32 minutos, pero su compatriota Nicolás Ibáñez empató el partido a los 45 antes de que Edson Rivera pusiera la pizarra combinada 3-1 para los visitantes a los 56.

Parecía que Maradona, quien presenció el encuentro desde la tribuna porque fue expulsado en la ida, podría llevarse el primer título de su carrera como técnico, pero Diego Barbosa anotó en su propia meta a los 66 para darle vida a San Luis, el español Ian González mandó el partido a la prórroga a los 75 y el argentino Leandro Torres consiguió el tanto de la victoria a los 103.

El domingo por las noches empezó a circular un video en las redes sociales en que el exastro argentino de 58 años estalla contra aficionados del conjunto local y tiene que ser contenido por un grupo de personas para evitar que se lanzara a los golpes. En el video de poco más de medio minuto, al parecer grabado desde los pasillos del estadio Alfonso Lastras, un enfurecido Maradona grita una gran cantidad de insultos y trata de zafarse para enfrentar a hinchas que aparentemente se habrían burlado por la derrota.

Como jugador, Maradona se coronó campeón de liga con Boca Juniors y con el Nápoles de Italia en dos ocasiones, además de ganar una Copa del Rey con el Barcelona y se consagró campeón con la selección argentina en el Mundial de 1986 en México. Pero como entrenador, no logró campeonatos en su paso por Mandiyú y Racing, ambos de su país, ni con el Al Wasl y Al Fujairah de los Emiratos Árabes y ahora se quedó corto con Dorados.

Con la selección argentina alcanzó los cuartos de final en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Maradona toma crédito por un campeonato con el Al Fujairah de la segunda división, que antes de ascender a la máxima categoría en los Emiratos Árabes tuvo que ganar una promoción ya cuando el entrenador argentino había dejado el cargo.

Aunque Maradona se quedó en la orilla en su primera temporada en México, la campaña puede considerarse quizá como el mejor trabajo de su carrera como timonel.

Maradona sorprendió al mundo del fútbol al anunciar que dirigiría en México en una ciudad considerada como la cuna del narcotráfico en el país. El equipo se encontraba en una precaria situación con tres puntos luego de seis fechas y ubicado en el 13er puesto entre 16 equipos.

Parecía un movimiento desesperado de mercadotécnica de los dirigentes de Dorados, que siempre insistieron que se trataba de un fichaje deportivo.

Maradona les dio la razón paulatinamente y a pesar de que se perdió algunos entrenamientos por las molestias que le provoca una artrosis en las rodillas, sacó al equipo del bache al perder solo un partido el resto de la temporada para avanzar a la liguilla como séptimo sembrado. En la fase final, los Dorados dejaron fuera a los dos primeros favoritos, Zacatecas y Ciudad Juárez.

En la final tuvo en la lona al Atlético San Luis, un equipo que opera con el apoyo del Atlético de Madrid español, y Maradona se tuvo que conformar con el subcampeonato.

Nuevo presidente mexicano inicia mandato a todo vapor

Nuevo presidente mexicano inicia mandato a todo vapor

El nuevo presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, centro, participa de una ceremonia indígena tradicional en el Zócalo, la plaza central de Ciudad de México, 1 de diciembre de 2018. (AP Foto/Marco Ugarte)

Por MARÍA VERZA, Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO, México — El flamante presidente mexicano inició el lunes su mandato a todo vapor, con la promesa de gobernar como ciudadano común y poner fin a décadas de secreto, seguridad y el lujo del que gozaron sus predecesores en el cargo.

Andrés Manuel López Obrador mostraba el pelo algo revuelto en su primera conferencia de prensa presidencial, que comenzó a las 7 de la mañana del lunes.

“¿Qué no es un cambio el que yo estoy aquí informándoles?”, preguntó a la prensa López Obrador. En el pasado los presidentes mexicanos pocas veces ofrecían conferencias de prensa, pero López Obrador prometió hacerlo casi todos los días, de forma similar a como cuando fue alcalde de la Ciudad de México entre 2000 y 2005.

López Obrador realizó su primer vuelo como presidente el domingo, al abordar un avión comercial con el resto de los pasajeros. Una de sus promesas es la de vender el avión presidencial como una medida de austeridad.

Arribó al Palacio Nacional en la capital en el mismo auto compacto blanco que usaba antes de asumir el sábado. Rechazó la guardia militar utilizada por presidentes anteriores y viaja con una pequeña comitiva de asesores que proporcionan seguridad. Suele volar en clase turista.

“Me siento seguro, protegido y apoyado por los mexicanos”, dijo López Obrador.

También afirmó que el número de asesinatos disminuyó el sábado y domingo, en sus dos primeros días en el cargo. En los primeros diez meses de 2018, hubo un promedio de poco más de 80 homicidios por día.

Sin embargo, López Obrador dijo que el promedio durante el fin de semana fue de 50, según los primeros reportes. Aclaró que esos totales son preliminares y que todavía están bajo revisión.

Maradona acaricia primer título en México

ARCHIVO - En esta foto de archivo del 27 de junio de 2018, Diego Armando Maradona, entonces técnico de la selección de Argentina, da indicaciones durante un partido de octavos de final de la Copa del Mundo ante México, en Johannesburgo, Sudáfrica (AP Foto/Martin Meissner, archivo)

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — El sueño de Diego Armando Maradona por alcanzar un título como técnico en México está cada vez más cerca de cumplirse. Pero el astro argentino no estará en el banquillo para perseguir esa meta.

Los Dorados de Sinaloa se apoyaron en un gol de Edson Rivera para vencer 1-0 a San Luis el jueves, en el choque de ida por la final de la segunda división local, del que Maradona fue expulsado en los descuentos.

Rivera marcó a los 73 minutos para los Dorados de Maradona, quien aceptó el cargo en septiembre, cuando el equipo tenía apenas tres puntos y estaba en el sótano de la tabla.

El astro argentino, quien dirigió a la selección de su país en el Mundial de Sudáfrica 2010, tomó el mando del Gran Pez y sólo perdió un partido más durante el resto de la temporada regular para clasificarse como séptimo a la liguilla, donde dejó fuera al segundo favorito Zacatecas en primera ronda y al primero Ciudad Juárez, en las semifinales.

A los Dorados les basta cualquier empate en el partido de vuelta que se realizará el domingo por la noche para conseguir el cetro de la segunda categoría. Para lograr el ascenso a la máxima división, el equipo del “Pelusa” requiere coronarse en este torneo y después ganar un duelo contra el equipo que resulte campeón del Clausura 2019.

Sólo ascendería directamente si se corona en ambos certámenes.

En el segundo minuto de los descuentos, Maradona reclamó airadamente una supuesta, además de enfrascarse en una discusión con el técnico rival Alfonso Sosa. El árbitro expulsó al estratega de Dorados, quien por lo tanto tendrá que mirar desde el graderío el cotejo decisivo.

Reubican a migrantes centroamericanos en Tijuana, México

Un migrante hondureño trepa el cerco fronterizo que separa Tijuana, México, de San Diego, Estados Unidos, antes de cruzar para el lado estadounidense con su hijo, en Tijuana, el jueves 29 de noviembre del 2018. (AP Foto/Ramón Espinosa)

TIJUANA, México (AP) — Las autoridades en la ciudad fronteriza de Tijuana, México, comenzaron a reubicar a los migrantes centroamericanos que llegaron en caravana, trasladándolos de un refugio atiborrado que estaba cerca de la frontera a un salón de eventos que está más alejado.

El jueves por la noche, más de 200 migrantes abordaron autobuses en el complejo deportivo ubicado cerca de la frontera para ir a su nuevo refugio temporal, ubicado a unas 10 millas de la garita fronteriza más cercana.

El gobierno municipal dijo que las autoridades federales están a cargo de la reubicación.

Entre tanto, varios migrantes se treparon o arremolinaron en la barrera fronteriza durante la noche y fueron detenidos por funcionarios estadounidenses.

Expertos han expresado su preocupación por las condiciones insalubres en el complejo deportivo donde había más de 6,000 migrantes, el doble de su capacidad. Había basura y muchos casos de personas con piojos e infecciones respiratorias.

“Roma” es nombrada mejor película por críticos de Nueva York

En esta imagen sin fecha difundida por Netflix, Alfonso Cuarón en el plató de "Roma" en la Ciudad de México. (Carlos Somonte/Netflix vía AP)

Por JAKE COYLE, Associated Press

NUEVA YORK, Nueva York— En la que podría ser la primera barrida de la aclamada cinta de Alfonso Cuarón basada en sus memorias, “Roma” dominó los premios del Círculo de Críticos de Cine de Nueva York el jueves, obteniendo el premio a mejor película, mejor director y mejor cinematografía.

El impresionante apoyo para “Roma” del grupo de críticos no fue una sorpresa. La película de Cuarón ha sido elogiada como una obra maestra desde que ganó el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia. Se espera que compita por el Oscar a mejor película, entre otras categorías, en los Premios de la Academia y Netflix ha puesto su peso completo detrás de la campaña para la temporada de premios. Cuarón creó esta película en blanco y negro a partir de sus años de infancia en la Ciudad de México y fue su propio director de fotografía.

Los críticos votaron por Ethan Hawke como mejor actor por su papel en “First Reformed” de Paul Schrader y le dieron a Schrader el premio a mejor guion. Estos triunfos fueron otro impulso para la angustiante historia sobre un pastor lleno de dudas (Hawke), que se llevó los mismos premios en los Premios Gotham del lunes.

Aunque la selección de grupos de críticos como el Círculo de Críticos de Nueva York y la Asociación de Críticos de Cine de Los Angeles suele desviarse de las cintas favoritas de la temporada de premios, su prestigio y sincronía pueden hacer que películas y actores menos escuchados lleguen a los Oscar. Esto podría ocurrir con la elección del grupo a mejor actriz, Regina Hall, protagonista de la comedia independiente de Andrew Bujalski “Support the Girls”, sobre la mesera de un bar deportivo de Texas. Hall superó a Lady Gaga (“A Star Is Born”) y a Olivia Colman (“The Favourite”).

Los premios para actores de reparto fueron para contendientes más aclamados: Regina King por su interpretación como matriarca en la adaptación de “If Beale Street Could Talk” de Barry Jenkins basada en la novela de James Baldwin; y Richard E. Grant como el conspirador libertino de Melissa McCarthy en el drama de falsificación literaria “Can You Forgive Me?”.

Tras dejar las categorías principales a “Roma”, los críticos votaron por la continuación de “Ida”, “Cold War” de Pawel Pawlikowski, como mejor película de lengua extranjera. El premio a mejor documental fue para “Minding the Gap”, el debut del director Bing Liu sobre un trío de amigos que andan en patineta en Rockford, Illinois. La tierna película de Bo Burnham sobre el paso a la edad adulta, “Eighth Grade”, se llevó el premio a mejor ópera prima.

Tras sus reseñas favorables, “Spider-Man: Into the Spider-Verse” fue elegida como mejor película animada por encima de “Incredibles 2” de Pixar.

Los críticos también entregaron premios especiales para el curador del Museo de la Imagen en Movimiento, David Schwartz, quien se retira de su puesto, y a la colección de DVDs de Kino Classics “Pioneers: First Women Filmmakers”.

Nuevo presidente izquierdista promete transformar México

Nuevo presidente izquierdista promete transformar México

En esta imagen de archivo, tomada el 16 de septiembre de 2018, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, saluda a seguidores en el inicio de una gira por todo el país tras ganar las elecciones, en Mazatlán, México. (AP Foto/Eduardo Verdugo, archivo)

Por MARK STEVENSON, Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO, México — El presidente entrante de México, Andrés Manuel López Obrador, es sociable, franco y espontáneo, aunque tal vez demasiado para los mercados financieros, que se han tambaleado antes de su toma de posesión el sábado.

López Obrador es el primer presidente desde la Revolución Mexicana que ganó popularidad como líder activista, y ve su llegada al poder como la “cuarta transformación” del país luego de la independencia de España, las reformas liberales que acabaron con el dominio de la Iglesia en 1850 y la revolución (1910-1917).

Sus llamados a una cruzada contra la corrupción y su preocupación por la gente de a pie suelen asumir proporciones de misión moral, con un celo que se traslada a sus proyectos más personales, como un costoso ferrocarril rural, que desconciertan o alarman a los críticos.

Entonces, ¿a quién escuchará? Está bastante claro que escucha a los mercados financieros, al menos cuando hacen ruido ante la posibilidad de tener un presidente que en el pasado criticó a una “mafia de poder” en la que incluyó a importantes figuras del mundo empresarial.

Una agencia de calificación rebajó la perspectiva de México a “negativa” y el peso y las bolsas cayeron en las últimas semanas luego de las señales contradictorias del equipo de López Obrador, que forzaron al próximo mandatario a ofrecer un mensaje conciliador.

“Se va a dar mucha confianza a los inversionistas. Los que inviertan en empresas, acciones, en el mercado financiero van a tener aseguradas esas inversiones y van a obtener buenos rendimientos porque va a haber un auténtico estado de derecho”, explicó en un mensaje grabado cuatro días antes de asumir la presidencia.

AMLO, como se le conoce popularmente, se jacta de escuchar a la gente y sometió sus proyectos estrella a una serie de “referéndums” no oficiales que ganó con un apoyo abrumador, aunque la participación fue de apenas un 1% del electorado. “Siempre vamos a estar buscando mayor legitimidad, respaldo ciudadano”, manifestó.

Al mismo tiempo, el hombre que construyó su carrera política sobre la defensa de los pobres enfrenta un desafío enorme e inmediato: los miles de empobrecidos migrantes centroamericanos acampados en condiciones precarias en la frontera con Estados Unidos y los miles más que van en camino. Donald Trump amenazó con cerrar los cruces fronterizos para impedir su entrada y López Obrador, que en su día fue calificado de impulsivo, parece dispuesto a calmar las tensiones aceptando proporcionar un mejor alojamiento para los migrantes mientras esperan, durante meses y en suelo mexicano, su oportunidad para pedir asilo en Estados Unidos.

El próximo presidente mexicano califica a sus críticos en el país de “fifí” –una palabra coloquial mexicana para describir algo elitista o frívolo– y dice que tienen que pasar más tiempo los pobres y la gente de las pequeñas aldeas.

AMLO, que lideró las protestas contra la contaminación por hidrocarburos en su estado natal, el pantanoso Tabasco, se muestra amistoso, aunque algo obstinado y con una suerte de carisma. Ciertamente, ningún otro político en la historia del país ha estrechado tantas manos ni recorrido más pequeñas y polvorientas ciudades industriales que él durante más de 12 años de campaña por la presidencia.

Ese estilo cercano se hace eco de la autocracia popular de su héroe de la década de 1930, Lázaro Cárdenas, quien nacionalizó la industria petrolera como dirigente casi todopoderoso. Pero muchos están preocupados por el respeto de López Obrador hacia la oposición o los controles establecidos en las últimas décadas para limitar el poder presidencial.

“Creo está reconstruyendo el presidencialismo de hace 30 o 40 años”, dijo José Antonio Crespo, analista político del Centro de Investigación y Docencia Económicas de México, añadiendo que lo combina con su estilo personal “desordenado, ambiguo, contradictorio y caprichoso”.

Por otra parte, muchos de los que contribuyeron a su aplastante victoria electoral el pasado 1 de julio esperan su toma de posesión con la enorme esperanza de que aparte del poder a los tecnócratas orientados al mercado y cree empleos y mejores salarios.

Francisco Javier Martínez Cárdenas, un vendedor callejero de 59 años que utiliza muletas y padece presión arterial alta, esperaba en línea para votar en uno de los “referéndums” de López Obrador la semana pasada. “Es algo innovador”, señaló. “Nunca nos consultaban. Antes, cuando los gobiernos decidieron algo, uno se enteraba tal vez meses, años después, en los periódicos”.

Gustavo de la Vega, un diseñador industrial de 30 años que también participó en la consulta, pero en contra de algunos de los proyectos, apuntó que “tengo mucha esperanza (…) pero él no tiene un cheque en blanco”.

Uno de los asuntos en la boleta era el proyecto de AMLO para un “tren maya” que uniría centros turísticos de como Cancún y Tulum con la ciudad colonial de Mérida, las ruinas de la selva de Palenque y Calakmul, en la península del Yucatán. Se anunció la fecha de inicio de la obra, valorada en 7,500 millones de dólares, pese a que no hay una declaración de impacto ambiental, ni un estudio serio de sostenibilidad económica ni se consultó con comunidades indígenas como requiere la ley.

López Obrador rechazó a los expertos que lideraron una campaña contra el plan, acusándolos de no estar en contacto con la población.

“Miren lo que no saben los abajo firmantes”, escribió AMLO. “Lo digo con respeto y reconozco que la mayoría son personas muy inteligentes, pero, aunque parezca increíble, les falta baño de pueblo”.

El dirigente ha adoptado un enfoque similar con los principales problemas del país.

Por ejemplo, quiere construir una costosa refinería nueva para devolver a México, que ahora importa gran parte de su gasolina, a sus días de gloria de la década de 1970, aunque muchos analistas dicen que esto solo sumará problemas a la endeudada petrolera estatal.

AMLO no ha presentado ningún plan para frenar a los grupos que perforan los oleoductos gubernamentales un promedio de 40 veces al día, saqueando una importante fuente de ingresos de la nación, además de provocar explosiones ocasionales y de emplear a vecindarios enteros como escudos humanos.

Además, ha sido poco claro en las medidas que adoptará para hacer frente a los cárteles del narcotráfico, secuestradores y extorsionadores que incrementaron la tasa de homicidios en México a niveles históricos.

Frente a los llamados para que los soldados regresen a sus cuarteles y dejen de ejercer de autoridades civiles, el mandatario propuso la creación de una Guardia Nacional bajo control militar para sustituir a las policías federal y militar.

Pero ese proyecto también carece de detalles. “No tiene estrategias de acción, no dice cómo se van a hacer las cosas”, dijo Raúl Benítez, experto en seguridad y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Hasta el momento, sin embargo, López Obrador ha sorprendido con su manejo de la política internacional pese a no tener apenas experiencia en ese campo, y se enfrentó a Trump y a su a veces amenazador lenguaje hacia México.