Trump: Tropas en frontera con México podrían llegar a 15,000

Trump: Tropas en frontera con México podrían llegar a 15,000

El presidente Donald Trump habla con la prensa sobre querer cambiar la Decimocuarta Enmienda en Washington, el miércoles 31 de octubre de 2018. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

Por ZEKE MILLER y ROBERT BURNS,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El presidente Donald Trump dijo el miércoles que el número de militares enviados a la frontera entre México y Estados Unidos podría llegar a 15,000, aproximadamente el doble del número que el Pentágono dijo que actualmente tiene planeado para una misión cuyas dimensiones cambian todos los días.

El Pentágono dijo que “más de 7,000” soldados serían enviados a la frontera suroeste para apoyar a los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. Los funcionarios dijeron que el número podría llegar a un máximo de 8,000 bajo los planes actuales.

El número de efectivos ha cambiado a un paso vertiginoso, mientras Trump toma una postura dura contra la inmigración a pocos días de las elecciones de medio periodo.

Apenas la semana pasada, los funcionarios indicaban que se enviarían entre 800 y 1,000 efectivos. El lunes, funcionarios anunciaron que se desplegarían unos 5,200. Al día siguiente, un general de la Fuerza Aérea que dirige el operativo dijo que irían más que el número inicial anunciado y rechazó específicamente los reportes de que podría llegar a 14,000, pues “eso no es congruente con lo que hemos estado planeando”.

El general de la Fuerza Aérea Terrence O’Shaughnessy, responsable del Comando Norte de Estados Unidos, dijo a la prensa que el número podría exceder al contingente inicial de 5,200, pero no dio un cálculo aproximado del total final.

Sólo 24 horas después, Trump arrojó nueva incertidumbre al panorama, tomando por sorpresa al Pentágono.

Con la mirada fija en las elecciones de la próxima semana, Trump ha espetado duras declaraciones, promesas y acciones contra la inmigración con el fin de movilizar a sus simpatizantes y ayudar al Partido Republicano a mantener el control del Congreso. Su propia campaña de 2016 se concentró en los temores por la frontera, y ha sido el eje de su última semana antes de la contienda electoral de mitad de periodo.

“En lo referente a la caravana, nuestras fuerzas armadas están listas”, dijo Trump el miércoles. “Tenemos alrededor de 5,800. Subiremos a una cifra entre 10,000 y 15,000 elementos, además de la Patrulla Fronteriza, el ICE y el resto del personal en la frontera”, dijo, refiriéndose al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas por sus iniciales en inglés.

Posteriormente dijo a ABC News: “Debemos tener un muro de gente”.

Sus comentarios son el giro más reciente en una historia que ha lanzado al Pentágono al ámbito político, generando interrogantes sobre si el secretario de Defensa Jim Mattis permitiría que el ejército fuera utilizado en un ardid político.

“No hacemos ardides”, dijo Mattis el miércoles.

Trump refutó la noción de que “sembraba miedo” o de que utiliza el tema con fines políticos, pero su retórica cada vez más dura en los últimos días de campaña pone en duda esa negativa. Trump ha arengado en contra de la inmigración ilegal, incluyendo varias caravanas de migrantes centroamericanos que lentamente se abren paso hacia la frontera con Estados Unidos. La caravana más grande se encuentra a casi 1,000 millas de la frontera.

También prometió poner fin a la liberación de los detenidos con la instalación de carpas para mantener arrestados ahí a quienes ingresen ilegalmente al país. Y esta semana aseguró que podría promulgar un decreto para poner fin de manera unilateral al derecho de ciudadanía por nacimiento para los hijos de padres que no son estadounidenses.

Los comentarios de Trump del miércoles dejaron pensativos a algunos en el Pentágono. Funcionarios dicen que no tienen planes para desplegar a 15,000 soldados. El número posiblemente podría llegar a 10,000, contando los 2,100 efectivos de la Guardia Nacional que han estado en la frontera durante varios meses en una misión por separado, aunque relacionada. El número de soldados en servicio señalados para ser desplegados se mantenía en 7,000 el miércoles, pero podría llegar a 8,000.

El despliegue de 15,000 efectivos en la frontera estaría cerca del nivel de presencia militar de Estados Unidos en Afganistán. Y podría ser más del doble del número de personas que se cree forman parte de las caravanas.

El miércoles Trump no dio marcha atrás de su propuesta controversial de derrocar el mismo concepto de ciudadanía estadounidense. En un tuit, dijo que el derecho a la ciudadanía para bebés nacidos de no ciudadanos en suelo estadounidense “terminará de una forma u otra”.

También afirmó que los términos del “derecho de ciudadanía por nacimiento” no “están cubiertos por la Decimocuarta Enmienda”.

Sin embargo, el texto que introduce la Causa de Ciudadanía de la enmienda dice que: “Todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos y sujetas a la jurisdicción del mismo, son ciudadanos de Estados Unidos y del estado en el que residen”. La propuesta de ciudadanía sin duda provocaría una larga batalla legal sobre si el presidente puede alterar el concepto aceptado desde hace mucho de que la Decimocuarta Enmienda otorga ciudadanía a cualquier niño nacido en suelo estadounidense, sin importar el estatus inmigratorio de sus padres.

El presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan aseveró el martes que “obviamente” Trump no podría cambiar esa norma con una orden ejecutiva. Su comentario le ganó una reprimenda de Trump cuando tuiteó el miércoles que Ryan “debería enfocarse en mantener la mayoría, más que en dar sus opiniones sobre la ciudadanía por nacimiento, ¡algo de lo que no sabe nada!”.

En conferencia de prensa antes de dejar la Casa Blanca para un evento de campaña en Florida, Trump comparó su plan de actuar bajo decreto con la decisión del presidente Barack Obama de utilizar una acción ejecutiva para promover protecciones y un estatus laboral legal para algunas personas traídas sin autorización a Estados Unidos siendo niños.

“Si él puede hacer el DACA, nosotros podemos hacer esto por orden ejecutiva”, dijo Trump usando el acrónimo en inglés del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. Trump y el Departamento de Justicia han argumentado que la acción de Obama fue ilegal.

Desde hace mucho, Trump y varios asesores han considerado el tema de la inmigración como el grito de guerra más efectivo para su base de partidarios. Se esperaba que el presidente hiciera un anuncio sobre nuevas acciones en la frontera el martes, pero eso cambió para que en su lugar pudiera ir a Pittsburgh, en donde 11 personas fueron masacradas en una sinagoga el sábado.

Tareas de soldados desplegados por Trump tienen limitaciones

Tareas de soldados desplegados por Trump tienen limitaciones

Esta foto del 29 de octubre del 2018 proporcionada por la Fuerza Aérea de Estados Unidos muestra a efectivos del C-17 Globemaster III con el Escuadrón 3rd Airlift, con sede en la Base de la Fuerza Aérea Dover, empujando un cargamento en Fort Knox, Kentucky, en apoyo a la Operación Patriota Leal. (Airman 1st Class Zoe M. Wockenfuss/Fuerza Aérea de Estados Unidos via AP)

Por ASTRID GALVAN,  Associated Press

PHOENIX, Arizona — Los más de 5,200 soldados que el presidente Donald Trump planea enviar a la frontera con México estarán limitados en sus acciones por una ley federal que impide al ejército realizar labores policiales en territorio estadounidense.

Esta foto del 27 de octubre del 2018 muestra al presidente Donald Trump habaldo con reporteros sobre la masacre en la sinagoga de Pittsburgh, en la Base de la Fuerza Aérea Andrews, en Maryland. (AP Foto/Andrew Harnik)

Eso significa que los efectivos no podrán detener a migrantes, confiscar drogas a narcotraficantes o participar directamente en operativos para detener a la caravana de migrantes centroamericanos, que actualmente avanza por México a unas 1,000 millas del punto más cercano de la frontera estadounidense.

En vez de eso, su papel será bastante parecido al de los cerca de 2,000 efectivos de la Guardia Nacional que han sido desplegados en la frontera en los últimos seis meses, con tareas como dar apoyo aéreo para misiones fronterizas, instalar barreras de concreto y reparar y dar mantenimiento a vehículos. El nuevo despliegue incluirá a policías militares, ingenieros de combate y helicópteros equipados con tecnología avanzada para ayudar a detectar personas de noche.

La extraordinaria operación militar se emprende una semana antes de la elección de medio período presidencial, y mientras Trump trata de capitalizar en las urnas los temores sobre la caravana y la inmigración. El martes, el mandatario reiteró sus advertencias extremas, y calificó a la caravana de migrantes que huyen de la violencia y la pobreza en Centroamérica de “invasión”.

“¡Nuestras fuerzas armadas los están esperando!”, tuiteó.

R. Gil Kerlikowske, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza entre 2014 y 2017, dijo que el ejército no puede detener a los solicitantes de asilo que se presenten en los cruces fronterizos en busca de protección, y que los agentes de la Patrulla Fronteriza no han tenido problemas para arrestar a las personas que ingresan ilegalmente al país.

“Lo veo como una maniobra política y un desperdicio tanto de los recursos militares como del dinero de los contribuyentes”, dijo Kerlikowske, quien estuvo al frente de la agencia durante un elevado flujo de migrantes centroamericanos en 2014. “Creo que es un gran error utilizar a militares en activo y asignarlos a esas tareas. No creo que sea más que una complacencia del presidente de cara a las elecciones”.

Avanzando mayormente a pie, la caravana de unos 4,000 migrantes y otro grupo mucho más pequeño de cientos de personas están a semanas, o tal vez meses, de llegar a la frontera estadounidense. Miles de migrantes ya desistieron, han solicitado estatus de refugiado en México o han optado por regresar a casa en los autobuses que el gobierno mexicano les paga, y es probable que el grupo se reduzca aún más durante el resto de la ardua travesía.

Otra caravana más pequeña que viajó este año tenía solo unos 200 migrantes al llegar al cruce fronterizo de Tijuana-San Diego.

Y pese a la retórica subida de tono, el total de migrantes detenidos en la frontera es bastante más bajo que el de años previos. Agentes de la Patrulla Fronteriza realizaron solo un cuarto de los arrestos que hicieron en el 2000, el punto álgido de la inmigración ilegal, cuando la agencia tenía la mitad del personal que ahora tiene. El perfil de los migrantes también ha cambiado, de mayormente hombres mexicanos que viajan solos a familias centroamericanas con niños.

Esta foto del 10 de abril del 2018 proporcionada por el Departamento Militar de Texas muestra a un soldado de la Guardia Nacional de Texas vigilando el río Grande en el condado de Starr, Texas, tras haber sido desplegado a la frontera con México. (Sgt. Mark Otte/Departamento Militar de Texas via AP)

Los migrantes que lleguen a la frontera ahora verán una mayor cantidad de efectivos militares, aunque el trabajo de estos será mayormente de apoyo.

Eso se debe a que las fuerzas armadas están sujetas a la Ley Posse Comitatus, vigente desde el siglo XIX, que restringe su participación en actividades policiales. A menos que el Congreso lo autorice específicamente, el personal militar no puede tener contacto directo con los civiles, incluyendo migrantes, dijo Scott R. Anderson, del Instituto Brookings.

El general de la Fuerza Aérea Terrence O’Shaughnessy, jefe del Comando Norte de Estados Unidos, dijo el martes que se enviarán al menos 5,239 tropas a la frontera suroeste mientras el Pentágono trabaja para cumplir con los requerimientos del Departamento de Seguridad Nacional.

“Los 5,239 seguirán adelante y habrá fuerzas adicionales a los 5,239”, dijo y resaltó que la cifra “no es el máximo”.

Cuestionado sobre el uso de armas, O’Shaughnessy dijo que las tropas en activo han recibido instrucciones claras sobre el uso de fuerza y que habrá entrenamiento individual y por unidades para asegurarse de que sepan lo que pueden y no pueden hacer. Por lo general, los elementos del ejército estadounidense tienen autorización para utilizar la fuerza en defensa propia.

Sin embargo, los soldados desplegados estarán limitados a brindar apoyo similar a las funciones que realizan los efectivos de la Guardia Nacional que Trump ya ha enviado a la frontera.

Estos efectivos han realizado 1,500 horas de vuelo en Arizona desde que fueron desplegados a principios de año. También han reparado más de 1,000 vehículos de la Patrulla Fronteriza y realizado 1,000 horas de trabajo de almacén e inventario, de acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

En un caso, un grupo de agentes de la Patrulla Fronteriza que rastreaban narcotraficantes en agosto en el remoto desierto de Arizona llamaron a un helicóptero de la Guardia Nacional para que siguieran a los sospechosos y guiaran a los agentes en tierra hasta que los arrestaran. La operación terminó con varios arrestos y la confiscación de 465 libras de marihuana.

O’Shaughnessy dijo que ya había alrededor de 1,000 soldados en Texas y que la cifra aumentará posiblemente antes del miércoles a por lo menos 1,800. Posteriormente se realizarán los despliegues en Arizona y California. Todos los elementos irán a bases de tránsito en cada entidad y hasta el momento no hay ninguno en la frontera, puntualizó.

No quedó claro por qué el gobierno había decidido enviar soldados en activo dado que podrán realizar pocas tareas de apoyo porque la Guardia Nacional ya está haciendo esto.

La Guardia Nacional de California se ha comprometido al despliegue de 400 elementos para la misión fronteriza del presidente hasta el 31 de marzo. Jerry Brown, el único gobernador demócrata en los cuatro estados limítrofes con México y un asiduo crítico de Trump, condicionó su respaldo a que las tropas no estén involucradas en la aplicación de leyes migratorias ni en la construcción de barreras fronterizas.

Brown dijo que las tropas de California ayudarían a combatir a las pandillas transnacionales así como al tráfico de drogas y armas.

En Nuevo México, 118 elementos de la Guardia hay ayudado en el mantenimiento y reparación de vehículos, operaciones de inspección de cargamentos, vigilancia y comunicaciones.

El gobernador de Texas Greg Abbott envió a 400 elementos a la frontera en abril. El mayor general John Nichols, responsable de la Guardia Fronteriza de Texas, dijo al Congreso en julio pasado que sus tropas desempeñaron “distintos papeles de apoyo”, incluyendo la conducción de vehículos, monitoreo de seguridad y funciones administrativas.

Trump ordena despliegue militar en la frontera sur

Trump ordena despliegue militar en la frontera sur

El presidente Donald Trump se aleja del podio después de una conferencia de prensa en la Casa Blanca, el lunes 30 de julio de 2018, en Washington. (AP Foto/Evan Vucci, ARCHIVO)

Por ROBERT BURNS y JILL COLVIN,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El gobierno del presidente Donald Trump planea enviar a 800 efectivos militares o más para reforzar la seguridad en la frontera con México bajo la instrucción de un presidente que busca transformar los miedos en materia migratoria en votos para las próximas elecciones, mientras una caravana de miles de migrantes atraviesa México.

Se espera que el secretario de Defensa, Jim Mattis, firme una orden y despliegue a los efectivos a la frontera, para que apoyen a las fuerzas de la Guardia Nacional que ya están ahí, informó el jueves un funcionario de Estados Unidos. El hecho ocurre en momentos en los que Trump ha llamado la atención sobre la caravana de migrantes centroamericanos que lentamente atraviesan el sur de México a pie.

“Aquellos en la caravana, den la vuelta”, tuiteó Trump el jueves. “No permitiremos a gente entrar a Estados Unidos ilegalmente. Regresen a su país y, si quieren, ¡soliciten la ciudadanía como lo hacen millones más!”.

Trump, quien ha afirmado sin fundamentos aparentes que entre la caravana había “personas del Medio Oriente”, tuiteó la mañana del jueves que “¡las leyes inspiradas en los demócratas nos complican detener a la gente en la frontera!” y dijo que utilizará al ejército para lo que llamó una “Emergencia Nacional”.

Las fuerzas adicionales proveerán lo que un funcionario llamó apoyo logístico a la Patrulla Fronteriza, con vehículos, carpas y equipo. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque el plan aún no estaba definido en su totalidad ni se había anunciado formalmente.

No es inusual que la Guardia Nacional ayude con la seguridad fronteriza. Aunque las fuerzas en servicio a veces son enviadas para emergencias nacionales como huracanes o inundaciones, rara vez son desplegadas en la frontera sur. Los temores de militarizar la frontera se incrementaron por un incidente de mayo de 1997 cuando un Marine en una misión antinarcótica mató de un disparo a un joven de 18 años que pastoreaba cabras en Redford, Texas.

En la situación actual, los efectivos en servicio no estarán en misiones de seguridad que involucren armas que puedan ocasionar un incidente similar.

Unos 2,000 efectivos de la Guardia Nacional ya se encuentran en la frontera, de acuerdo con disposiciones anteriores del Pentágono.

A principios de este año, Trump ordenó que se desplegaran miembros de la Guardia Nacional en la frontera entre México y Estados Unidos como respuesta a un incremento en el número de cruces ilegales. Sin embargo, esos miembros permanecen bajo control de los gobernadores estatales en donde están basados y sus actividades se limitan a tareas de apoyo, como ofrecer vigilancia.

De aprobar Mattis, como se espera, los 800 efectivos adicionales, sería en respuesta a la petición del Departamento de Seguridad Nacional, que dirige a la Patrulla Fronteriza, dijo un funcionario estadounidense.

Congreso EEUU aprueba aumento salarial para tropas

FOTO DE PERFIL – Esta foto del 27 de marzo del 2008 muestra el Pentágono, en Washington. La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el jueves, 26 de julio del 2018, una propuesta de ley de defensa que daría a las fuerzas armadas un aumento salarial de 2.6%, el mayor en nueve años. (AP Foto/Charles Dharapak/ARCHIVO)

Por MATTHEW DALY,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. (AP) — La Cámara de Representantes aprobó el jueves una propuesta de ley de defensa que daría a las fuerzas armadas un aumento salarial de 2.6%, el mayor en nueve años.

La medida debilita un esfuerzo para sancionar al gigante chino de telecomunicaciones ZTE y le permite al presidente Donald Trump anular sanciones contra países que han comprado armas rusas pero que ahora quieren comprar armamento estadounidense.

El secretario de defensa Jim Mattis había solicitado esa exención, diciendo que ayudaría a países como India que están tratando de “alejarse de la órbita rusa”.

Mattis dijo en una carta al Congreso que la exención no beneficiaría a Rusia. “Solamente beneficiará a Estados Unidos y los países dispuestos a buscar una relación de seguridad con nosotros”, incluyendo Vietnam e Indonesia, dijo.

La propuesta no financia el pedido de Donald Trump de una “Fuerza Espacial” como rama militar independiente.

La medida fue negociada por legisladores de las dos cámaras luego que versiones diferentes fuesen aprobadas en cada una de ellas. Fue aprobada 359-54 y ahora pasa al Senado.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders aplaudió la aprobación de la propuesta y llamó a una aprobación rápida en el Senado. Sanders dijo que la medida “apoya el pedido del presidente de un aumento salarial para nuestras tropas y mantiene la posición del gobierno de paz por medio de la fuerza”.

EEUU considera alojar a menores migrantes en bases militares

La secretaria estadounidense de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, testifica ante la Comisión de Seguridad del Senado, el 15 de mayo de 2018, en el Capitolio, Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

Por LOLITA C. BALDOR y ALAN FRAM

WASHINGTON (AP) — El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés) está considerando la posibilidad de alojar en bases militares a los menores pillados cuando ingresaban ilegalmente solos al país o que fueron separados de sus padres por el gobierno.

Dos funcionarios describieron la propuesta a The Associated Press y uno de ellos señaló que el departamento contemplaría cuatro bases en Texas y Arkansas. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque el plan no se hizo público ni es definitivo.

El HHS, que supervisa unos 100 albergues en 14 estados para menores detenidos en la frontera, evalúa de forma rutinaria nuevas instalaciones para ofrecer alojamiento temporal, explicó en un comunicado sin ofrecer más detalles sobre planes concretos.

El departamento asume la custodia de los menores que cruzan solos la frontera en un plazo de 48 horas, así como de los que son separados de sus familias cuando los progenitores son acusados de delitos o cuando existen dudas sobre el bienestar del niño.

Durante una oleada de ingresos ilegales de menores centroamericanos en 2014, el HHS empleó bases militares en California, Oklahoma y Texas para alojarlos de forma temporal.

El Departamento de Seguridad Nacional tiene un espacio limitado para albergar a familias enteras, apenas unas 2,700 camas en tres centros de detención en Texas y Pennsylvania. Solo en abril, los migrantes que entraron al país como familia representaron casi 10,000 de las detenciones efectuadas por las autoridades fronterizas. Además hubo 4,300 menores no acompañados.

Casi uno de cada cuatro arrestos hechos por la Patrulla de Fronteras en la frontera con México entre octubre y abril fue de alguien que venía en familia. Esto implica que cualquier aumento significativo en los procesos judiciales hará seguramente que los padres sean separados de sus hijos mientras enfrentan cargos y están presos.

La secretaria de Seguridad Nacional Kristjen Nielsen justificó la práctica del gobierno de Donald Trump de separar a los niños de sus padres cuando la familia es procesada por ingresar ilegalmente al país, diciéndole el martes a una comisión senatorial que “todos los días” se separa a los hijos de padres que enfrentan procesos penales en Estados Unidos.

Nielsen, quien dirige el departamento desde diciembre, fue cuestionada por senadores demócratas días después de que el secretario de Justicia Jeff Sessions dijera que una política de “tolerancia cero” hacia las personas que ingresan ilegalmente al país podría hacer que más familias sean separadas mientras los padres enfrentan procesos judiciales.

En un fuerte cruce con la senadora Kamala Harris, Nielsen dijo que su departamento no separa a padres e hijos para desalentar la inmigración ilegal. Sostuvo que, simplemente, si una persona cruza la frontera ilegalmente, “enfrentará un proceso judicial. Violó las leyes de Estados Unidos”.

Cuando Harris le preguntó qué significa eso para un niño de cuatro años cuya familia es acusada de haber ingresado ilegalmente al país, Nielsen insistió: “Procesaremos a los padres que violaron las leyes, como hacemos todos los días en Estados Unidos”.

Los menores quedan bajo la custodia de los Servicios Humanos y de Salud en un plazo de 48 horas, señaló. Y acto seguido el departamento busca gente con la que se puedan quedar mientras sus padres permanecen bajo custodia, agregó.

“Estarán separados de sus padres”, expresó Harris. “Igual que hacemos en Estados Unidos todos los días”.

Nielsen aceptó las críticas de la senadora demócrata Claire McCaskill, quien dijo que el gobierno podría hacer mucho más por supervisar a los menores que entrega a algún familiar para asegurarse de que están a salvo.

“Estoy totalmente de acuerdo con usted”, dijo Nielsen.

Destacó, no obstante, que hay lineamientos que buscan asegurarse de que los menores no quedan en manos de personas que han cometido delitos.

“Es nuestro deber protegerlos, colocarlos en un medio seguro”, manifestó Nielsen.

La semana pasada Trump criticó a Nielsen en una reunión de gabinete por no hacer lo suficiente para contener los ingresos ilegales y no aceptó su explicación de que su departamento enfrenta restricciones legales sobre lo que puede hacer, según personas al tanto de lo sucedido.

La dependencia negó una versión de The New York Times según la cual Nielsen casi renuncia por ese episodio.

Avión militar que cayó en Georgia traía a 9 puertorriqueños

Una nube de humo se alza del lugar donde un avión de la Guardia Nacional Aérea cayó cerca de Savannah, Georgia, el miércoles 2 de mayo de 2018. (Minh Phan vía AP)

Por RUSS BYNUM

PORT WENTWORTH, Georgia. (AP) — Nueve puertorriqueños tripulaban un avión C-130 de la Guardia Nacional Aérea para darlo de baja en Arizona cuando se estrelló el miércoles contra una autopista en Georgia, indicaron las autoridades. Aparentemente todos murieron.

El avión chocó contra la carretera estatal 21 momentos después de despegar del Aeropuerto Internacional Savannah/Hilton Head, lo que generó una enorme bola de fuego. Las personas que estaban en tierra se salvaron por escaso margen.

“Milagrosamente no cayó sobre ningún automóvil ni casa”, dijo Gena Bilbo, portavoz de la policía del condado Effingham. “Es un camino muy transitado”.

Aparentemente, el fuselaje del enorme avión se desplomó sobre el espacio que divide la autopista, y los pedazos de las alas, de una envergadura de 132 pies, quedaron esparcidos en los carriles en ambas direcciones. La única parte que permaneció intacta fue la cola, indicó Chris Hanks, portavoz de la Asociación de Bomberos Profesionales de Savannah.

El avión tenía más de 60 años de estar en operación, dijo Isabelo Rivera, general responsable de cuestiones administrativas en la Guardia Nacional de Puerto Rico. Pertenecía al Escuadrón Aéreo 156 y fue utilizado para rescatar a estadounidenses que quedaron varados en las Islas Vírgenes Británicas después del paso del huracán Irma y para el traslado de suministros a Puerto Rico luego de que el huracán María azotara la isla el año pasado.

“Los aviones que tenemos en Puerto Rico, no es noticia que son de los aviones más viejos que hay en el inventario”, dijo Rivera. La Guardia Nacional de la isla tiene otras cinco aeronaves similares, dos de las cuales no están en uso debido a que requieren mantenimiento.

Es muy pronto para determinar la causa del accidente, señaló. La aeronave recibió mantenimiento en la base de Savannah el mes pasado.

Los nueve tripulantes habían ayudado en las labores de reconstrucción tras el paso del huracán, destacó Rivera.

Aparente ninguno sobrevivió, dijo un funcionario en Georgia, que habló con The Associated Press bajo condición de anonimato debido a que no está autorizado para divulgar la cifra de muertos.

No se han dado a conocer los nombres de las víctimas hasta que se notifique a sus familias, pero Rivera indicó que la mayoría de ellas ya se enteró de la noticia y vinieron a la base.

El automovilista Mark Jones dijo al periódico Savannah Morning News que vio al avión estrellarse en la carretera justo frente a él, a menos de una milla del aeropuerto.

“No pareció que cayó en picada, sino que aparentemente perdió sustentación y se desplomó encima de la carretera”, señaló Jones. “Aún estoy temblando”.

Políticos mexicanos condenan militarización fronteriza

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — Los políticos mexicanos hicieron a un lado sus diferencias el jueves para condenar la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de desplegar tropas de la Guardia Nacional en la frontera común y el presidente Enrique Peña Nieto se les unió.

El agente de la Patrulla Fronteriza Eduardo Olmos camina cerca de la reja que separa a Tijuana, México, de San Diego, California, el 22 de junio de 2016. (AP Foto/Gregory Bull, File)

“Los mexicanos podemos tener diferencias entre nosotros, y más aún en tiempos de elecciones, pero estaremos siempre unidos en la defensa de la dignidad y la soberanía de nuestro país”, manifestó Peña Nieto en un video divulgado a través de Twitter. “Independientemente de sus naturales diferencias, todos (los candidatos) coincidieron en rechazar medidas contrarias a una buena vecindad”.

El mandatario mencionó a los cuatro candidatos, entre ellos el izquierdista y líder en las encuestas Andrés Manuel López Obrador, a quien criticó en el pasado por querer echar por tierra algunas de las reformas estructurales aprobadas durante su gobierno.

López Obrador declaró el miércoles que no aceptaría “el uso de la fuerza, la militarización de la frontera”.

“Los problemas no se resuelven así. La paz y la tranquilidad son frutos de la justicia”, agregó tras apostar por hacer una cadena humana en la frontera como símbolo de protesta.

El presidente, por su parte, se dirigió de forma directa a su homólogo estadounidense.

“Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones”.

El Senado mexicano aprobó el miércoles una resolución donde solicita suspender la cooperación con Estados Unidos en materia de inmigración ilegal y tráfico de drogas, “en tanto el presidente Donald Trump no se conduzca con la civilidad y el respeto que el pueblo de México merece”.

El candidato presidencial Ricardo Anaya fue más allá al señalar que México debería limitar la cooperación antiterrorista hasta que la Guardia Nacional sea retirada. Anaya encabeza una coalición de izquierda y derecha de cara a las elecciones del 1 de julio.

El aspirante del partido en el gobierno, José Antonio Meade, declaró por su parte que “independientemente de nuestras diferencias políticas, es momento para que todos los candidatos presidenciales nos unamos en la defensa de la soberanía y la dignidad de la nación… para externar nuestro repudio y rechazo a este tipo de medidas”.

Otros tomaron la decisión de Trump con humor después que el gobierno mexicano enfatizara el miércoles a través de su cancillería que los miembros de la guardia “no portarán armas, ni realizarán funciones de control migratorio o aduanero”.

El periódico El Heraldo publicó el jueves el titular “Despliega EU Guardia… de chocolate”.

En la frontera, el rechazo a la medida era unánime.

“Nos parece que esta actitud de militarizar la frontera es una agresión más a México que no lo merecemos”, dijo Ramón Galindo, representante del gobernador en Ciudad Juárez, en la frontera con El Paso, Texas. El funcionario recordó, además, que nada de eso cambiará la realidad fronteriza.

Jorge de Santiago, un trabajador de maquiladora cuya vivienda se encuentra junto a la frontera, coincidía. “Nos parece muy mal pero no le hace, es puro populismo, es nada más para asustar a la gente”.

Trump ordena despliegue de tropas en frontera con México

Por JILL COLVIN

WASHINGTON (AP) — Asegurando que la situación ha alcanzado un “punto crítico”, el presidente Donald Trump firmó el miércoles una proclama en la que ordena la movilización de elementos de la Guardia Nacional en la frontera con México para combatir la inmigración ilegal.

ARCHIVO – En esta fotografía de archivo del 21 de junio de 2006, miembros de la Guardia Nacional de California trabajan junto a la frontera con México el miércoles 21 de junio de 2006, cerca del puerto de ingreso de San Ysidro en San Diego. (AP Foto/Denis Poroy, archivo)

“El desgobierno que persiste en nuestra frontera sur es fundamentalmente incompatible con la protección, la seguridad y la soberanía del pueblo estadounidense”, escribió Trump en un memorándum en el que autoriza la medida. Agregó que su gobierno no tenía “otra opción más que actuar”.

La proclama fue firmada horas después de que Trump prometió tomar “medidas enérgicas hoy” en materia migratoria y un día después de que dijo que quería usar al ejército para proteger la frontera sur hasta que se construya su prometido muro.

La secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen dijo que el mandatario había estado trabajando con gobernadores de los estados fronterizos del suroeste del país para alcanzar acuerdos sobre dónde se desplegarían los elementos de la Guardia Nacional y cuántos participarían.

Nielsen insinuó que algunas tropas podrían empezar a llegar incluso desde el miércoles por la noche, aunque otros funcionarios gubernamentales advirtieron que aún se trabaja en los detalles, como la cantidad de tropas, las ubicaciones y el momento de su llegada.

Trump ha estado frustrado por la falta de progreso en la construcción de un muro en la frontera con México, la promesa más distintiva de su campaña, así como por un incremento reciente en los cruces fronterizos ilegales, los cuales habían disminuido durante los primeros meses de su presidencia y con ello le habían dado a Trump un logro a destacar.

Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional, hace un gesto mientras habla sobre la inmigración ilegal ante la prensa en la Casa Blanca en Washington, el miércoles 4 de abril de 2018. (AP Foto/Susan Walsh)

Las leyes federales prohíben el uso de soldados en servicio activo para labores policiales dentro de Estados Unidos, a menos que el Congreso lo autorice específicamente. Pero durante los últimos 12 años, los presidentes han enviado tropas de la Guardia Nacional a la frontera para incrementar la seguridad y para que apoyen en la vigilancia y de otras formas.

Nielsen dijo que el plan sería similar a un operativo de 2006 en el que el presidente George W. Bush envió tropas para que ayudaran a personal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza con labores no policiales mientras se contrataba y entrenaba a agentes fronterizos. El presidente Barack Obama también envió a unos 1,200 efectivos en 2010 para fortalecer el combate al narcotráfico y la inmigración ilegal.

Los gobernadores de las cuatro entidades estadounidenses fronterizas con México respaldaron la decisión en gran medida. La oficina del gobernador de California Jerry Brown, un demócrata que ha discutido con Trump en cuestiones de inmigración, dijo que cualquier solicitud federal sería examinada rápidamente para determinar la mejor forma en que el estado pueda ayudar.

Por otro lado, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México indicó que Nielsen le dijo al canciller mexicano Luis Videgaray que las tropas emplazadas en la frontera “no portarán armas ni realizarán funciones de control migratorio o aduanero”.

Los senadores mexicanos exhortaron al presidente Enrique Peña Nieto a que suspenda temporalmente la cooperación con Estados Unidos en cuestiones de inmigración y seguridad. En una declaración no vinculante aprobada el miércoles por unanimidad, los senadores pidieron que el gobierno de México suspenda los esfuerzos conjuntos “de lucha contra la delincuencia organizada transnacional en tanto el presidente Donald Trump no se conduzca con la civilidad y el respeto que el pueblo de México merece”.

Trump aprobará enviar soldados a la frontera con México

Por JILL COLVIN y LOLITA C. BALDOR

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump y los gobernadores de estados fronterizos trabajan para desplegar “inmediatamente” a la Guardia Nacional en la frontera con México para detener la inmigración ilegal, y posiblemente algunas tropas llegarían el miércoles en la tarde, informó Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional.

“La amenaza es real”, dijo Nielsen en una reunión con la prensa durante la tarde, y agregó que Trump estaba firmando la proclama para que el despliegue entre en vigor. “Es hora de actuar”.

El anuncio fue efectuado horas después de que Trump mencionara “medidas enérgicas hoy” contra la inmigración, un día después de que dijo que desea usar a las fuerzas armadas para asegurar la frontera sureña hasta que se construya su “muro grande y hermoso”.

Trump le dijo a la prensa el martes que había conversado con el secretario de Defensa, Jim Mattis, sobre la idea de utilizar a las fuerzas armadas en la frontera.

“Vamos a hacer las cosas militarmente. Hasta que podamos tener un muro y la seguridad como se debe, vamos a resguardar nuestra frontera con las fuerzas armadas”, dijo, y añadió que se trata de un “gran paso”.

Trump ha estado frustrado por la falta de progreso en la construcción del muro. Previamente, ha sugerido usar el presupuesto del Pentágono para pagar por su construcción, bajo el argumento de que es una prioridad de seguridad nacional, pese a las regulaciones estrictas que prohíben gastos que no sean autorizados por el Congreso.

El gobierno federal ya ha enviado fuerzas armadas a la frontera, mediante el despliegue de efectivos de la Guardia Nacional. En 2006, bajo la Operación Jump Start, se enviaron 6,000 elementos a fin de aumentar la seguridad y vigilancia. Para esa operación se usaron agentes de la Guardia Nacional con el fin de ayudar a la Patrulla Fronteriza con tareas no relacionadas a la aplicación de leyes mientras se contrataba y capacitaba a nuevos agentes.

Durante el segundo año esa cifra bajó a unos 3,000.

A lo largo de los dos años, unos 29,000 efectivos de la Guardia Nacional participaron en las misiones, a medida que se rotaba el despliegue de los efectivos.

Los uniformados de la Guardia fueron usados para labores de apoyo de vigilancia, comunicaciones, asuntos administrativos, espionaje, análisis y, en algunos casos, la instalación de infraestructura de seguridad fronteriza. Durante los dos años, se construyeron más de 30 millas de cercas y 13 millas de carretera y se instalaron más de 86 millas de barreras para vehículos.

No se usaron soldados estadounidenses activos en la operación porque hay normas que prohíben que se usen los llamados soldados del Título 10 para labores policiales y similares dentro de Estados Unidos.

Además, el expresidente Barack Obama envió unos 1,200 agentes de la Guardia Nacional a la frontera con México en el 2010 para apoyar el combate contra el contrabando de drogas y la inmigración ilegal. Al igual que las veces anteriores, los efectivos realizaron tareas de espionaje, vigilancia, análisis y otras labores de apoyo mientras se contrataba y capacitaba a más agentes de aduanas y de la Patrulla Fronteriza

Por ese entonces, funcionarios enfatizaron que los efectivos de la Guardia Nacional no serían enviados al frente ni interactuarían con gente que cruza la frontera.

Trump quiere enviar al ejército a la frontera con México

Por JILL COLVIN

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump dijo el martes que quiere emplear el ejército para asegurar la frontera con México hasta que se construya el muro que ha prometido.

En un almuerzo con gobernantes de países del Báltico, Trump dijo que comunicó su idea al secretario de Defensa, James Mattis.

“Vamos a hacer las cosas militarmente hasta que tengamos un muro y la seguridad como se debe”, dijo, y añadió que se trata de un “gran paso”.

Previamente, funcionarios del gobierno dijeron que están elaborando un paquete legislativo para cerrar las “rendijas” en la ley de inmigración, después que el presidente reclamó a los legisladores republicanos que aprueben un proyecto inmediatamente, recurriendo incluso a la “opción nuclear” si es necesario para sacarlo adelante.

Los pedidos de Trump de utilizar la “opción nuclear” (modificar las normas del Senado para que baste una mayoría simple de 51 votos en lugar de 60 para aprobar una ley) han sido rechazados por el presidente del bloque mayoritario, Mitch McConnell.

“La gran Caravana de Gente desde Honduras, que está cruzando México y acercándose a nuestra Frontera de ‘Leyes Débiles’ debe ser detenida antes de llegar. La fuente de beneficios del TLCAN está en juego, lo mismo que la ayuda exterior a Honduras y otros países que lo permitan. ¡El Congreso debe ACTUAR YA!”, tuiteó Trump el martes al amanecer. También tuiteó sobre las “caravanas” el domingo y el lunes.

El presidente ha multiplicado los tuits sobre la inmigración y la frontera en los últimos días. Ha declarado “muertas” las protecciones para los dreamers, acusado a los demócratas que permitir “fronteras abiertas, drogas y crímenes” y advertido a México que detenga el paso de las “caravanas” de inmigrantes, de lo contrario, Estados Unidos abandonará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Trump está furioso desde que comprendió que la gran ley de gastos que sancionó el mes pasado casi no destina fondos al “enorme y hermoso” muro fronterizo que ha prometido a sus partidarios. El paquete de 1.3 billones de dólares asignó 1,200 millones al muro, la mayor parte de los cuales sería para reparar los tramos existentes, pero no para construir nuevos.

Las medidas que quiere el gobierno incluyen derogar las salvaguardas especiales que protegen a los menores migrantes que cruzan la frontera solos. Bajo la ley vigente, los niños no acompañados que vienen de países no fronterizos son entregados al Departamento de Salud y remitidos a largos procesos judiciales de deportación en lugar de ser deportados.

Otra medida sería que el Congreso anule un fallo judicial de 1997 que obliga al gobierno a entregar los niños migrantes detenidos a sus padres, parientes adultos u otros guardianes mientras se desarrolla su proceso.

Las propuestas parecen ser las mismas de una lista de expresión de deseos difundida por la Casa Blanca en octubre, pero que no tuvieron apoyo durante las negociaciones sobre el muro.