Financiación y muro esperan a un Congreso dividido en EEUU

En la imagen, vista del Capitolio, Washington, el 12 de noviembre de 2018, antes de que el Congreso vuelta a reunirse un día más tarde por primera vez desde las elecciones de mitad de legislatura. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

Por LISA MASCARO,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El Congreso de Estados Unidos reanuda su actividad el martes en medio de un escenario político distinto. Los legisladores recién elegidos llegan a Washington, los partidos eligen a su nuevo liderazgo y los congresistas se alistan para un sprint legislativo antes de que los demócratas asuman el control de la Cámara de Representantes.

En los comicios de mitad de periodo de la semana pasada, los votantes le retiraron el control de la Cámara a los republicanos tras ocho años, creando una nueva dinámica política que supone un desafío para el presidente, Donald Trump, antes incluso de que el 116to Congreso eche a andar en enero.

En su último acto, los republicanos intentarán financiar el muro fronterizo prometido por Trump, lo que podría provocar un cierre parcial del gobierno federal en cuestión de semanas. Los demócratas, envalentonados por el resultado de los comicios, no están por la labor de cooperar para sufragar el muro. En su lugar, presionarán para proteger la investigación del fiscal especial Robert Mueller del secretario de Justicia interino, Matt Whitaker, quien ha criticado la pesquisa sobre la interferencia de Rusia en las presidenciales de 2016.

Las dos partes deben acordar un proyecto de ley de financiación federal para evitar el cierre parcial del gobierno a partir del 7 de diciembre.

“Los demócratas de la Cámara de Representantes son cualquier cosa menos hombres de paja”, escribió el lunes la líder de la formación en la cámara baja, Nancy Pelosi, a sus colegas, añadiendo que “vuelan alto y se enorgullecen” de la mayor barrida demócrata en la Cámara desde la elección del Watergate en 1974. La formación se hizo con al menos 32 escaños, a falta de algunas carreras por determinar.

“Tenemos una gran oportunidad, y por lo tanto una gran responsabilidad, para obtener resultados para el pueblo estadounidense”, añadió Pelosi. Los demócratas “necesitan estar unidos, encontrar un terreno común con los republicanos en nuestros compromisos legislativos y proteger nuestro terreno cuando debamos”.

Con este telón de fondo, docenas de nuevos legisladores de la Cámara y un puñado de senadores debutantes participaron en una sesión de orientación. Se tomaron las fotos oficiales, conocieron a sus compañeros y participaron en la que podría ser la elección más complicada de sus incipientes carreras: elegir a su liderazgo.

Trump se queja que presupuesto republicano no incluye muro

PORTADA – Presidente Donald Trump se cruza de brazos y permanece mudo mientras los periodistas lo acribillan a preguntas en la oficina oval de la Casa Blanca, Washington, 27 de agosto de 2018. (AP Foto/Evan Vucci, archivo)

Por MATTHEW DALY,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El presidente Donald Trump calificó como “ridículo” el plan presupuestario de los republicanos en el Congreso debido a que no incluye el financiamiento para el muro que quiere en la frontera con México.

Trump tuiteó el jueves que le gustaría saber “¿En dónde está el dinero para la seguridad fronteriza y el muro en este ridículo presupuesto?”. Agregó que: “¡Los republicanos ya deben ser más firmes!”.

El exabrupto de Trump podría complicar los esfuerzos del Partido Republicano para demorar una lucha –posiblemente complicada– por el financiamiento de la frontera hasta después de las elecciones de mitad de periodo programadas en noviembre.

El Senado aprobó el martes una propuesta de ley que destina dinero al Ejército y a algunas agencias civiles para el próximo año y ofrece un ajuste a corto plazo para mantener al gobierno funcionando hasta el 7 de diciembre.

El proyecto de ley provisional no incluiría el prometido muro de Trump a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México, aunque otras iniciativas que están siendo consideradas en la Cámara de Representantes y en el Senado proporcionan el financiamiento para el muro. Los dirigentes del Partido Republicano han dicho que prefieren resolver esa cuestión tras las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

Trump citó una columna del senador David Perdue en la que culpa a los demócratas de no conseguir el financiamiento para el muro.

“Lo que falta es que no podemos asegurar la frontera como es debido por el histórico nivel de obstrucción de los demócratas”, escribió Perdue.

El senador indicó que, aunque el Congreso ha avanzado sobre los proyectos presupuestarios, los dirigentes republicanos decidieron incluir su trabajo sin terminar en un paquete relacionado con el financiamiento para la defensa del país y “darlo por terminado” hasta el 7 de diciembre.

“Es una total y completa prestidigitación. Están cediendo a los demócratas del Senado, quienes hacen todo lo posible para frustrar la agenda del presidente Trump, incluidos los fondos para la seguridad fronteriza y el muro”, manifestó Perdue en su columna publicada en el Washington Examiner.

Perdue fue uno de siete senadores que se opusieron al proyecto de ley provisional que había sido aprobado por el Senado. Se tiene previsto que la Cámara de Representantes apruebe la iniciativa la semana próxima, días antes del plazo del 30 de septiembre para un cierre del gobierno.

México reitera que no pagará muro fronterizo de Trump

PORTADA – El secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, a la derecha, y el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, a la izquierda, participan en una conferencia de prensa en la embajada mexicana en Washington, el lunes 27 de agosto de 2018. (AP Foto/Pablo Martinez Monsivais)

WASHINGTON, D.C. — México jamás pagará el muro que el presidente Donald Trump está empeñado en construir en la frontera, reiteró el martes el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray.

Trump estaba reunido con el presidente de la FIFA el martes cuando dijo que su muro “será pagado, muy fácil, por México. A fin de cuentas, México lo pagará”.

El comentario fue emitido un día después de que Trump y el presidente Enrique Peña Nieto sostuvieron una conversación telefónica para celebrar un nuevo pacto comercial entre ambos países.

Videgaray dijo en un tuit que “con Estados Unidos hemos alcanzado un entendimiento comercial, y hoy hay perspectivas alentadoras para la relación entre ambos países”.

Sin embargo, agregó: “Lo que simplemente NUNCA va a suceder es que México pague por un muro. Eso nunca ha estado a discusión”.

Autoridades niegan haber pedido la construcción del muro fronterizo

ARCHIVO – El presidente Donald Trump sostiene la imagen de un prototipo del muro fronterizo, en San Diego, California, el 13 de marzo de 2018. (AP Foto/Evan Vucci)

SAN DIEGO, California (EFE) – Tanto autoridades del condado y la ciudad de San Diego, California, negaron el jueves a Efe haber pedido la construcción de un muro fronterizo con México, como aseveró esta semana el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“No, no ha habido ninguna acción por parte de esta Junta (de Supervisores del Condado) en relación con el muro fronterizo”, señaló a Efe Michael Workman, director de la Oficina de Comunicaciones del Condado San Diego.

Trump señaló a los periodistas durante una reunión de su gabinete realizada el miércoles que San Diego, el segundo condado más grande de California, ha “pedido avanzar con su sección del muro en California”.

“Y en lugar de no hacerlo y dejar que presionen por nosotros con el gobernador (de California Jerry) Brown hemos decidido hacerlo”, aseveró el presidente, quien en marzo pasado visitó San Diego para inspeccionar los ocho prototipos del polémico muro fronterizo.

La Junta de Supervisores de este condado sí aprobó recientemente una resolución para unirse a la demanda entablada por la administración federal contra las denominadas “políticas santuario” de California, que protege a los indocumentados, aunque en ella no se hacía mención al tema del muro fronterizo.

Por su parte, el alcalde de San Diego, Kevin Faulconer, respondió tajante a Efe que “la ciudad no ha hecho esta solicitud al gobierno federal”.

La ciudad de San Diego aprobó en septiembre pasado una resolución en la que manifestó su rechazo a la construcción del muro, una de las principales promesas de campaña del presidente y que el gobierno local considera que atenta contra la economía y medio ambiente de la región.

El Congreso ha destinado un presupuesto para reemplazar 14 millas de la valla primaria y otras 14 de la cerca secundaria que divide San Diego (California) y Tijuana (México), aunque aún no hay fecha para iniciar las obras.

Muro fronterizo: Lo que consiguió Trump… y lo que no

Por ELLIOT SPAGAT y LISA MASCARO

SAN DIEGO, California (AP) — El Congreso le dio a Donald Trump los 1,600 millones de dólares que quería este año para su muro “grande y hermoso” en la frontera con México, pero no le permitió cumplir a plenitud una de las principales promesas de su campaña presidencial.

A continuación un vistazo al estado de cosas en torno al muro:

¿QUÉ CONSIGUIÓ TRUMP?

Trump logró los 1,600 millones de dólares que buscaba en el presupuesto para este año, pero no consiguió la financiación de todo el proyecto a largo plazo que era su verdadero objetivo.

En enero el gobierno propuso una inversión de 25,000 millones de dólares a lo largo de diez años en este proyecto en la frontera con México a cambio de despejar el camino para la naturalización de 1.8 millones de jóvenes sin permiso de residencia que fueron traídos al país de niños y de medidas para restringir significativamente la inmigración legal. Esa gestión no prosperó.

Trump quería gastar 1,600 millones de dólares en un tramo nuevo de 60 millas en el Valle del Río Bravo, en Texas, que es la zona más transitada por inmigrantes sin papeles, y en 14 millas de San Diego, donde se reemplazará el muro ya existente.

Al final del cuentas podrá construir muros a lo largo de 90 millas, un poco más de lo que pensaba, pero deberá enfocarse mayormente en reemplazar las estructuras existentes que en construir muros nuevos. El dinero, por otro lado, llega con ciertas condiciones.

¿CÓMO SE VE EL MURO HOY Y CÓMO SE VERÁ DENTRO DE UN AÑO?

Actualmente hay barreras a lo largo de 654 millas, de las 1.954 millas de frontera con México. El dinero agregará un muro a lo largo de 33 millas en el Valle del Río Bravo, con lo que en total habrá 687 millas con barreras.

Se contempla asimismo la construcción de un nuevo muro de 40 kilómetros (25 millas) en la forma de diques que costará 445 millones de dólares. Ese cerco será cinco kilómetros (tres millas) más corto de lo que quería Trump ya que el Congreso prohibió la construcción en el Refugio de la Vida Silvestre de Santa Ana, en Texas.

El Congreso asignó 196 millones de dólares a nuevas barreras tipo balizas a lo largo de 300 millas del río Bravo, que abarca ciudades como Brownsville y McAllen. Se añadirán ocho millas de barreras en ese sector.

Habrá asimismo 252 millones de dólares para reemplazar 14 millas de muro en San Diego, como había solicitado Trump. Y 445 millones de dólares para reemplazar otras barreras ya existentes. No se dijo cuáles, pero esa suma alcanzaría para unas 45 millas.

La Contraloría del Congreso calcula que cada milla cuesta un promedio de 6.5 millones de dólares. Pero el terreno, los materiales y otros factores inciden en el precio de cada tramo. Erigir barreras en el río o en zonas verdes es más costoso que hacerlo en terrenos descampados, llanos.

¿CUÁLES SON LAS CONDICIONES?

Además de prohibir la construcción en el Refugio de Santa Ana, se exige que los muros a ser erigidos este año sigan diseños que ya demostraron ser efectivos. El gobierno quería innovar e incorporar elementos de ocho prototipos que encargó.

Los prototipos tienen una altura de 30 pies y son mucho más altos que los actuales.

La insistencia de Trump en que México debe pagar por el muro, por otro lado, no ha tenido la menor aceptación entre los mexicanos.

Cámara baja de EEUU aprueba dinero para el muro fronterizo

WASHINGTON (AP) — La Cámara de Representantes aprobó un presupuesto de 788,000 millones de dólares el jueves que incluye un primer pago por 1,600 millones para el controversial muro que el presidente Donald Trump desea construir en la frontera con México, además de más recursos para el Pentágono.

La votación de 235-192 termina con el bloqueo de leyes pendientes y da a Trump y a sus aliados republicanos de la cámara baja una victoria antes del receso de agosto.

La iniciativa de ley de 326 páginas cumplirá las promesas de los republicanos de revertir la capacidad militar. Además, dará a los veteranos un incremento de 5% en sus programas y un aumento de 2.4% en su sueldo.

Los líderes republicanos usaron la popularidad del Pentágono y de los programas de veteranos para impulsar el muro fronterizo prometido por Trump.

“Cada centavo que el presidente pidió para empezar a construir el muro en la frontera sur, lo tendrá”, dijo el líder de la mayoría en la cámara baja, Kevin McCarthy, representante de California. “Lo más importante es que estamos mandando más para ayudar al cuidado de salud de los veteranos y para reformar los sistemas anticuados de atención a veteranos”, agregó.

Aun con el aval de los representantes, se espera otra batalla sobre tema del muro fronterizo con los demócratas en el Senado para el otoño.

La Cámara de Representantes agregó al proyecto del muro una votación de procedimiento, con 230 votos a favor y 196 en contra, que impide a los demócratas otra votación. El muro no es bien visto por muchos estadounidenses y muchos de los legisladores republicanos más moderados se oponen a él.

Durante cada evento de su campaña presidencial, Trump prometió que México iba a pagar por el muro. Pero el gobierno mexicano ha dicho que no será así y que serán los contribuyentes estadounidenses los que tendrán que aportar el dinero.

Los críticos dicen que el muro existente es más que suficiente y que las partes de la frontera que no lo tienen son porque quedan muy lejos o porque la ley tribal, requerimientos ambientales y derechos de propiedad probada, han impedido cercar el resto.

Trump buscaba aumentar el presupuesto del Pentágono y recortes proporcionales de más de 50,000 millones de dólares, o del 10%, a agencias domésticas y ayuda exterior. Los representantes republicanos en el Congreso están respondiendo al añadir más a la defensa pero han reducido los recortes de Trump en programas domésticos como desarrollo comunitario e investigación médica.

Legisladores en EEUU niegan recursos para muro fronterizo

WASHINGTON (AP) — El Congreso de Estados Unidos reveló el lunes un plan de presupuesto de poco más de un billón de dólares que financiará la mayoría de las operaciones del gobierno federal hasta septiembre, pero le negó al presidente Donald Trump los fondos para un muro fronterizo y rechazó sus recortes propuestos a los programas nacionales populares.

Aunque Trump no logró el financiamiento para el muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, ganó un anticipo de 15.000 millones de dólares en su solicitud de fortalecer las fuerzas militares. Sin embargo, en eso tampoco logró todo lo que pidió. El plan presupuestario también rechazó los recortes pedidos por el mandatario a diversos programas sociales en el país.

Durante la campaña electoral del año pasado, Trump dijo en casi cada acto proselitista que México pagaría por el muro fronterizo de 3.200 kilómetros (2.000 millas), algo que el gobierno mexicano ha rechazado en repetidas ocasiones.

El gobierno de Trump había solicitado que el plan de gastos incluyera unos 1.400 millones dólares de los contribuyentes estadounidenses para erigir el muro y otros costos relacionados, pero el presidente cedió más tarde y dijo que el asunto podría esperar hasta septiembre.

En cambio, Trump obtuvo 1.500 millones de dólares para medidas de seguridad fronteriza, como camas adicionales en los centros de detención, así como mejoras en la infraestructura y tecnologías fronterizas, como en cuestión de vigilancia.

El proyecto de ley de 1.665 páginas acordado el domingo es producto de semanas de negociaciones y fue revelado en la madrugada del lunes. Provisionalmente, se programó que será sometido a una votación en la Cámara de Representantes el miércoles.

El proyecto de ley de gastos sería la primera pieza importante de legislación bipartidista que se presente durante los primeros meses de mandato de Trump en la Casa Blanca.

Los líderes del Partido Republicano objetaron que se intentara aprovechar la vital iniciativa presupuestaria para “eliminar” recursos a Planned Parenthood, una organización de clínicas comunitarias que proporcionan información y asistencia para el control de la natalidad y el aborto.

La Casa Blanca también se retractó de eliminar subvenciones a las “ciudades santuario” como se conoce a aquellos municipios que no comparten con las autoridades federales información sobre la condición migratoria de algunas personas.

La medida prevé financiamiento para el resto del año fiscal 2017, rechaza recortes a populares programas domésticos señalados por Trump, incluidas subvenciones a la investigación médica y para infraestructura.

Si la votación se efectúa sin complicaciones esta semana se eliminará cualquier amenaza de una paralización del gobierno, al menos hasta el 1 de octubre, cuando comienza el año fiscal 2018.

Trump ha presentado un presupuesto parcial para 2018 en el que prometía un incremento de 10% de los recursos al Pentágono, que se financiaría con recortes a la asistencia exterior y otros programas ajenos a la defensa que los negociadores protegieron en la medida.

La medida tiene garantizado el apoyo bipartidista en las votaciones que habrá durante la semana. La Cámara de Representantes y el Senado tienen hasta la medianoche del viernes para que aprueben la iniciativa a fin de evitar la paralización del gobierno.

Se desconoce aún cuánto apoyarán la iniciativa los conservadores del Partido Republicano y qué tan bien la acogerá la Casa Blanca.

La medida también prevé una restitución de 68 millones de dólares a la Ciudad de Nueva York y otros gobiernos locales por los gastos derivados de la protección a la Torre Tump y otras propiedades, una prioridad de legisladores como la representante demócrata Nita Lowe, de Nueva York.