ONU: Latinoamérica no logra reducir el hambre

ONU: Latinoamérica no logra reducir el hambre

Por KATHIA MARTÍNEZ,  Associated Press

PANAMÁ (AP) — En los últimos tres años América Latina tuvo pocos avances en la reducción del hambre que padecen unas 39 millones de personas, un drama que golpea principalmente a poblaciones vulnerables que además enfrentan, paradójicamente, la amenaza de la obesidad.

De acuerdo con un informe de Naciones Unidas sobre seguridad alimentaria y nutrición en la región, desde 2015 el hambre aumentó en tres países: Argentina, Bolivia y Venezuela.

Según el documento el hambre golpea a 39.3 millones de personas, el 6.1% de la población regional. Haití es el país con mayor número de personas subalimentadas con 5 millones, el equivalente al 45.7% de su población. Le sigue Venezuela con 3.7 millones, el 11.7% de sus habitantes.

No obstante, en Haití el hambre se redujo en los últimos tres años, así como en Colombia, México y República Dominicana.

A ello se ha sumado el avance de la obesidad. Unas 250 millones de personas tienen sobrepeso en Latinoamérica, una realidad que preocupa a los especialistas.

“La obesidad se ha convertido en la mayor amenaza nutricional de América Latina y el Caribe. Casi uno de cada cuatro adultos es obeso. El sobrepeso afecta al 7.3% (3.9 millones) de los niños y niñas menores de cinco años, una cifra que supera el promedio mundial de 5.6%”, señaló el informe.

El representante regional del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Julio Berdegué, dijo que “la obesidad está creciendo descontroladamente… La situación es espantosa”.

Por su parte, Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud, indicó que aunque la desnutrición persiste en la región, en particular en las poblaciones vulnerables, la obesidad y el sobrepeso afectan de manera particular a esos grupos.

“Debemos avanzar en el acceso a la salud universal para que todas las personas puedan recibir la atención y medidas de prevención que necesitan por temas de malnutrición y sus consecuencias a largo plazo”, indicó.

El hambre, la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad afectan más a las personas de menores ingresos, a las mujeres, a los indígenas, a los afrodescendientes y a las familias rurales, según el informe.

Los cambios en los patrones de alimentación fueron señalados como la principal causa de la obesidad en los sectores más vulnerables. Si bien en esos grupos ha aumentado el consumo de alimentos saludables como la leche y la carne, muchas veces deben optan por productos con alto contenido en grasa, azúcar y sal porque tienen un menor costo.

El reporte indicó que 11 países han logrado mantener estable la cantidad de personas subalimentadas: Chile, Costa Rica, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú.

Por su lado, Brasil, Cuba y Uruguay son las tres naciones de la región con porcentajes de hambre inferiores al 2.5 % de su población.

El informe fue divulgado el miércoles en forma simultánea en Chile y Panamá.

Trump dice que líderes mundiales se rieron con él y no de él

TRUMP DICE QUE LÍDERES MUNDIALES SE RIERON CON ÉL Y NO DE ÉL​

El presidente Donald Trump habla durante una conferencia de prensa en el hotel Lotte New York Palace, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el miércoles 26 de septiembre de 2018, en Nueva York. (AP Foto/Evan Vucci)

NUEVA YORK, Nueva York (AP) — Nadie se ríe de Donald Trump.

El presidente dijo el miércoles que los reportes sobre que los líderes mundiales se rieron de él al comienzo de su discurso en una sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas eran “noticias falsas”.

“No se reían de mí. Estaban riéndose conmigo”, aseveró en una conferencia de prensa un día después de que sus homólogos se rieron mientras Trump comenzaba su intervención en la Asamblea y relataba los logros económicos de Estados Unidos bajo su mandato.

“Nos divertimos. No se rieron de mí”, dijo. “Entonces las noticias falsas decían que la gente se rió del presidente Trump. No se rieron de mí. La gente paso un buen rato conmigo. Lo estábamos haciendo juntos. Pasamos un buen rato. Ellos respetan lo que he hecho”.

Trump empezó su discurso del martes diciendo que la economía estadounidense estaba “en un auge nunca visto”. Puntualizó que su gobierno ha tenido más logros en menos de dos años de los que tuvieron cualquiera de sus predecesores en el mismo periodo.

Tras unos pocos comentarios de Trump, la audiencia –que incluía a muchos dirigentes de otros países que escuchaban una traducción a través de audífonos– comenzó a reírse. Algunos soltaron carcajadas.

Trump pareció sorprenderse, pero luego sonrió y dijo: “No esperaba esta reacción, pero está bien”.

Santos: Colombia es “ejemplo y modelo” de que paz es posible

Por RICARDO ZÚÑIGA (Associated Press)

NACIONES UNIDAS — Colombia es “la única buena noticia que Naciones Unidas tiene este año”, afirmó el martes el presidente Juan Manuel Santos después de brindar su último discurso ante la Asamblea General del organismo.

El mandatario dijo que ese fue el mensaje que le comunicó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, cuando se reunieron previo a su alocución.

“Es el único lugar en el mundo en que en vez de acumular armas, las estamos destruyendo”, expresó Santos en conferencia de prensa. “En un mundo marcado de violencia y de tensiones políticas, traemos un caso exitoso, un caso de paz que estamos empezando a construir”.

Santos se refería al proceso de paz con la guerrilla de las FARC, el tema principal de su mensaje en la Asamblea General, en el que además reiteró su preocupación por la “destrucción paulatina” de la democracia en Venezuela y “la persecución a la oposición política y la violación sistemática de los derechos de los venezolanos”.

Según el presidente, Colombia es un ejemplo para el mundo de que es posible lograr la paz en regiones afligidas por conflictos violentos.

“Si en Colombia pudimos terminar un conflicto armado que nos dejó cientos de miles de muertos y millones de víctimas y desplazados, hay esperanza para los conflictos que aún subsisten en el planeta”, expresó. “Ahora nos enfrentamos al reto de implementar lo acordado y de garantizar los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Aquí contamos, nuevamente, con la mano amiga de Naciones Unidas”, agregó.

También recordó que ahora la ONU verificará el cumplimiento del cese al fuego y de hostilidades a partir de octubre con el ELN, el otro grupo guerrillero con el que el gobierno colombiano negocia la paz.

Santos se hizo eco de las palabras sobre Venezuela de otros líderes como el presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo brasileño Michel Temer, con los que se reunió el lunes por la noche y que hablaron ante la Asamblea General antes que Santos.

Los mandatarios condenaron al gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, y Trump incluso indicó que los países latinoamericanos deben estar preparados para incrementar su presión sobre Caracas para lograr cambios democráticos.

“Hoy le he reiterado mi llamado al Secretario General y a toda la comunidad internacional a que apoyemos al pueblo venezolano en la búsqueda de una solución pacífica que los regrese al cauce del progreso, de la democracia y de la libertad”, señaló Santos.”

Una semana después que Trump insinuó que Colombia podría correr peligro de perder su certificación como socio en la lucha contra el narcotráfico por un aumento en la producción de coca, Santos, volvió a abogar por “nuevos enfoques y nuevas estrategias” en la lucha contra las drogas.

“Es necesario llegar a consensos en asuntos centrales como el de no criminalizar a los adictos, y entender el consumo de drogas como un asunto de salud pública y no de política criminal”, dijo. “Hagamos un serio y riguroso seguimiento de las experiencias regulatorias que se han puesto en marcha en diversas latitudes, y aprendamos de sus éxitos y también de sus dificultades”.

En la ONU, Trump amenaza con “destrucción total” de Norcorea

Por JONATHAN LEMIRE y DARLENE SUPERVILLE

NACIONES UNIDAS (AP) — En un combativo discurso en la Asamblea General de la ONU, el presidente estadounidense Donald Trump amenazó el martes con la “destrucción total” de Corea del Norte si no abandona su programa de armas nucleares.

El presidente Donald Trump ante la Asamblea General de la ONU el 19 de septiembre del 2017. Trump debutó el martes en la Asamblea con un discurso en que hizo alarde de las metas que ha logrado en el cargo. . (AP Photo/Seth Wenig)

Trump, que ha escalado la agresividad de su retórica en la crisis con Pyongyang, dijo ante murmullos de la concurrencia que “es tiempo de que las naciones del mundo confronten” a Kim Jong Un y que “la insensata búsqueda de armas nucleares” por Kim representa una amenaza “para todo el mundo, con una pérdida impensable de vidas humanas”.

“El ‘hombre de los cohetes’ está en una misión suicida para sí y su régimen”, dijo Trump usando su apodo para el líder norcoreano. Dijo de Estados Unidos: “Si nos vemos forzados a defendernos o a nuestros aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente Corea del Norte”.

Trump, que previamente ha advertido que desatará “fuego y furia” si Pyongyang no cesa sus ambiciones nucleares, dijo que “nadie ha mostrado mayor desprecio por otras naciones y por el bienestar de su pueblo que el régimen depravado de Corea del Norte”. Y fustigó a naciones que dijo habilitan y comercian con Corea del Norte, en una alusión a China, aunque no dio nombres.

Elegido con el lema nacionalista “Primero EEUU”, Trump argumentó que las naciones individuales deben actuar en interés propio, pero también unirse cuando se enfrentan con una amenaza común. Además de Corea del Norte, Trump llamó a las naciones a unirse para frenar el programa nuclear de Irán, ha dicho que el acuerdo nuclear con Teherán es “una vergüenza” para Estados Unidos, y derrotar a los “terroristas perdedores” que han desatado violencia en todo el mundo.

Hablar en la Asamblea General de la ONU es un hito para cualquier presidente, pero tiene un significado particular para Trump, un novicio en política exterior que ha preocupado a la comunidad internacional con su actitud impredecible. Ha sacado a Estados Unidos de acuerdos multinacionales, ponderado reducir la presencia militar del país en conflictos en el extranjero y sido criticado por otros líderes globales por sus declaraciones beligerantes hacia Corea del Norte.

En el discurso del martes, Trump alardeó además de lo que considera sus logros en el cargo, asegurando que a Estados Unidos “le ha ido muy bien” desde su elección.

Mencionó como ejemplos los buenos resultados en la bolsa de valores y el índice de desempleo, y prometió que las fuerzas armadas estadounidenses serán pronto más poderosas que nunca.

El mandatario además agradeció a los países que han ofrecido ayuda tras las recientes tormentas que han azotado al país y elogió al pueblo estadounidense calificándolo de “fuerte y resistente”.

También elogió al pueblo venezolano y dijo que la meta es restablecer la democracia y las libertades políticas, donde dijo que el socialismo has ido “implementado brutalmente”.

Trump critica a la ONU, aunque con tono comedido

Articulo por DARLENE SUPERVILLE y JONATHAN LEMIRE (Associated Press)

NACIONES UNIDAS — El presidente estadounidense Donald Trump debutó el lunes en la ONU para pedir a la organización de 193 países que reduzca su burocracia y sus costos y definir mejor su papel en el mundo.

El presidente estadounidense Donald Trump habla con la prensa tras salir de la sede de la ONU en Nueva York el lunes, 18 de septiembre del 2017. (AP Foto/Richard Drew)

Aunque Trump fustigó de nuevo a las Naciones Unidas, una entidad a la que criticó durante su campaña presidencial por sus costos, dijo que Estados Unidos “prometerá ser socio en su trabajo” para hacer de la ONU “una fuerza más efectiva” para la paz en el mundo.

“En años recientes, las Naciones Unidas no han alcanzado su potencial pleno debido a burocracia y mala administración”, dijo Trump. “No estamos teniendo resultados que se correspondan con esa inversión”.

Trump presionó a la ONU para que se centre “más en las personas y menos en la burocracia” y que cambie su modo de operar para no estar “atado a formas del pasado que no funcionan”. Insinuó además que Estados Unidos estaba pagando más de lo justo para que la organización internacional siga funcionando.

También elogió los pasos dados por la ONU en las etapas iniciales del proceso de reforma y no hizo ninguna amenaza de retirar el respaldo de su país. Su tono comedido contrastó marcadamente con su debut previo en un organismo internacional, cuando criticó en la sede de la OTAN en Bruselas a los países miembros por no pagar lo suficiente y se negó a respaldar explícitamente su acuerdo de defensa mutua.

Cuando era candidato, Trump tildó a la ONU de torpe e incompetente y hostil hacia Estados Unidos y a Israel, pero desde que asumió el cargo a suavizado el tono y en un encuentro reciente con embajadores de países del Consejo de Seguridad de la ONU que la organización “tiene gran potencial”.

Más recientemente, Trump elogió un par de votaciones unánimes del consejo a favor de intensificar las sanciones económicas sobre Corea del Norte en respuesta a sus pruebas de misiles y su desarrollo de un programa de armas nucleares.

El momento más importante para Trump será el martes, cuando pronunciará su discurso ante la Asamblea General, la principal instancia deliberativa del ente mundial. Existe intenso escepticismo a nivel internacional ante la retórica de Trump, como por ejemplo su insistencia de poner a “Estados Unidos Primero que Todo”, sus diatribas contra la organización y su respuesta a varias crisis internacionales. Será la primera vez que los líderes de tantas naciones estarán en el mismo salón que Trump.