J Balvin insulta a Maduro en redes sociales

POR JORGE RUEDA

CARACAS, Venezuela (AP) — El presidente Nicolás Maduro, que suele versionar las letras y ritmos de reggaetón para alabar su gestión y atacar sin clemencia a sus opositores, probablemente deje fuera un tema que J Balvin parece anunciar con una grosería y un apodo despectivo para el mandatario.

El astro colombiano escribió en su cuenta de Twitter “Dime F… U Maburro!!” y publicó en Instagram un fragmento de seis segundos de un video que da indicios a un remix de la canción “Dime” del boricua Bad Bunny, en la que apareció como colaborador junto con De La Ghetto y Arcángel.

Un publicista de Balvin no pudo confirmar de inmediato si se trata de una nueva versión del tema o simplemente una manifestación del artista contra Maduro o aquellos que lo respaldan.

En el breve vídeo se ve a Balvin y otros cantantes vestidos de traje y corbata haciendo señales obscenas con el dedo medio, derrochando licor y cantando: “Tienes la actitud de Maduro, pues, quédate con ese burro”.

El colombiano laureado con el Latin Grammy sumó así su voz de protesta a las de artistas que incluyen al español Alejandro Sanz, el colombiano Carlos Vives y los puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee, quienes se han referido en sus redes sociales e incluso conciertos sobre la severa crisis política, social y económica que agobia a los venezolanos.

En la cuenta de Instagram de Balvin, el vídeo tuvo más de 1.6 millones de reproducciones en las primeras 17 horas.

Maduro, heredero político del fallecido presidente Hugo Chávez que el 20 de mayo buscará la reelección tras seis años de mandato, es visto como el responsable de la delincuencia galopante, una inflación de cuatro dígitos y la escasez generalizada de productos básicos como alimentos y medicinas.

Aunque la crisis ha socavado su popularidad, el mandatario aún podría ganar la reelección luego de que organismos controlados por el gobierno, como el Consejo Nacional Electoral y la Contraloría General, dejaron afuera de la contienda a los principales líderes opositores y declararon ilegales a varios de los más importantes partidos. También parece jugar a favor del gobernante el hecho que la oposición dividida se debate encarnizadamente entre aquellos que están dispuestos a votar en esos comicios y aquellos que llaman a boicotear la elección por considerar que se trata de un fraude.

Maduro ha sido blanco de críticas de organizaciones defensoras de los derechos humanos por el desempeño de los cuerpos de seguridad en la contención de las protestas antigubernamentales del 2017, en las que murieron más de 120 personas.

EEUU impone sanciones contra Nicolás Maduro

WASHINGTON (AP) — El gobierno de Estados Unidos impuso el lunes sanciones financieras contra el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, luego de que el fin de semana se realizara la elección de una Asamblea Constituyente que le da a su partido poder prácticamente ilimitado.

Las sanciones congelan cualquier activo que Maduro pueda tener en jurisdicciones de Estados Unidos y prohíbe a los estadounidenses a realizar negocios con él. Las penalizaciones fueron delineadas en un breve comunicado de la oficina para el Control de los Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, antes de que se realizara un anuncio de la Casa Blanca por parte del asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, H.R. McMaster, y del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

McMaster describió los comicios para la creación de una asamblea que reescribirá la constitución venezolana como una “indignante toma del poder absoluto” que “representa un golpe muy serio a la democracia en nuestro hemisferio”.

“Maduro no solo es un mal líder, ahora también es un dictador”, declaró McMaster.

No quedó esclarecido de inmediato el impacto monetario de las sanciones, debido a que las pertenencias de Maduro en jurisdicciones de Estados Unidos, en caso de que las tenga, no se han hecho públicas. Sin embargo, es rara la imposición de sanciones a un jefe de Estado y pueden contar con un poder simbólico que abriría las puertas a medidas similares de otros países. Por ejemplo, Estados Unidos tiene castigos vigentes desde 2011 contra el mandatario de Siria, Bashar Assad. Otros jefes de Estado que actualmente están sujetos a penalizaciones de Estados Unidos incluyen a Robert Mugabe de Zimbabue y a Kim Jong Un, de Corea del Norte.

Las acciones del lunes se presentan después de que Estados Unidos amenazara la semana pasada con sancionar a Maduro y a su gobierno socialista en caso de proceder con la elección del domingo. La oposición venezolana dijo que los comicios son una toma de poder.

“Al sancionar a Maduro, Estados Unidos deja en claro su oposición a las políticas de su régimen y nuestro apoyo al pueblo venezolano que busca regresar a su país a una democracia total y próspera”, dijo Mnuchin.

El secretario del Tesoro advirtió sanciones adicionales de Estados Unidos contra aliados de Maduro.

“Cualquiera que participe en esta (Asamblea Constituyente) ilegítima podría quedar expuesto a sanciones adicionales de Estados Unidos por su papel para socavar el proceso democrático y a las instituciones de Venezuela”, destacó Mnuchin.

Las autoridades han dicho que las sanciones podrían enfocarse en el sector petrolero de Venezuela, incluyendo posiblemente a la compañía petrolera paraestatal.

Pero después de que se realizara el anuncio, un funcionario dijo que el gobierno de Trump se abstuvo de sancionar al sector debido a las posibles complicaciones, incluyendo algunas que involucran a subsidiarias. El funcionario no contaba con autorización para discutir el tema de manera pública por lo que habló bajo condición de anonimato.

La Asamblea redactará una nueva constitución que, muchos creen, tiene el único objetivo de afianzar el poder cada vez más autoritario de Maduro. El lunes, el gobierno venezolano dijo que la elección le otorgó mandato popular para alterar el sistema político, pese a las extensas acusaciones de una baja participación electoral.

El gobierno de Trump no tardó en criticar las elecciones.

“La fraudulenta elección de Maduro es un nuevo paso hacia la dictadura”, dijo Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, en un mensaje en Twitter. “No aceptaremos un gobierno ilegítimo. El pueblo venezolano y la democracia prevalecerán”.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que la nueva Asamblea “está diseñada para reemplazar a la Asamblea Nacional que se eligió de manera legítima, y socavar el derecho del pueblo venezolano a la autodeterminación”.

Fonsi y Daddy Yankee critican a Maduro por usar “Despacito”

CARACAS, Venezuela (AP) — Los cantantes puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee rechazaron el lunes el uso de su megaéxito “Despacito” como parte de la campaña del presidente Nicolás Maduro en favor de la elección de los miembros de una Asamblea que estará a cargo de reescribir la Constitución venezolana.

“Mi música es para todos aquellos que quieran escucharla y disfrutarla, no para usarla como propaganda que intenta manipular la voluntad de un pueblo que está pidiendo a gritos su libertad y un mejor futuro”, dijo Fonsi vía Twitter.

Fonsi aclaró que en ningún momento fue “consultado ni yo he autorizado el uso o el cambio de letra de ‘Despacito’ con fines políticos, mucho menos en medio de la deplorable situación que vive un país al que quiero tanto”.

La canción en español fue lanzada en enero por Fonsi y Daddy Yankee. Tanto el original como el remix, con Justin Bieber, son los temas más reproducidos de la historia en servicios en internet.

“En repetidas ocasiones he dicho lo mucho que disfruto las versiones que han salido de ‘Despacito’ a nivel mundial, sin embargo considero que debe haber un límite”, añadió.

En Instagram, Daddy Yankee expresó su malestar por el hecho de que una persona como Maduro “que le ha robado tantas vidas a jóvenes soñadores y a un pueblo que lo que busca es un mejor futuro” se apropie “ilegalmente” de Despacito.

El presidente venezolano enfrenta desde finales de marzo una andanada de protestas que han dejado al menos 97 fallecidos. El gobierno ha sido blanco de críticas de organizaciones defensoras de los derechos humanos por el desempeño de los cuerpos de seguridad en la contención de las protestas.

Daddy Yankee, coautor del tema junto a Fonsi y la panameña Erika Ender, afirmó que el uso ilegal de la canción “no se compara con el crimen que cometes y has cometido en Venezuela” y afirmó que Maduro lidera un “régimen dictatorial”.

Ender también rechazó el uso de la canción.

En la víspera, en su programa semanal de radio y televisión, Maduro se le vio emocionado aplaudiendo al ritmo de la versión de “Despacito” que lanzaron sus partidarios. Acto seguido, el gobernante aprobó el uso de la canción para la campaña de la elección Constituyente.

Maduro ha dicho que la elección de los miembros de una Asamblea Constituyente se realizará tal y como está previsto el 30 de julio, pese a que sus críticos locales y los “gobiernos de la coalición de derecha”, como llama a sus pares de Estados Unidos, Brasil, Colombia, Perú, entre otros, se hayan expresado en contra del proceso.

La oposición no postuló candidatos tras catalogar de inconstitucional la iniciativa porque la convocatoria de Maduro no contó con un referendo previo, como marca la ley, y sostienen que forma parte de un plan para consolidar su poder sobre las pocas instituciones que quedan fuera del control del oficialismo.

Sus adversarios convocaron el pasado fin de semana un paro cívico nacional de 48 horas entre miércoles y jueves próximo, así como otras acciones de protestas en los próximos días, como parte del conjunto de esfuerzos que denominan “Hora cero” y con la que buscan aumentar las presiones contra Maduro.

Opositores marchan contra la censura en Venezuela

CARACAS (AP) — La oposición venezolana convocó el viernes a una nueva jornada de protesta contra la censura mientras la iniciativa del presidente Nicolás Maduro de reformar la constitución enfrenta un pedido de anulación de la fiscal general.

La coalición opositora y el movimiento universitario llamaron a movilizarse desde una plaza del este de Caracas hacia la sede de la estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones para exigir el cese de la censura a algunos medios y que se detenga una propuesta del gobierno para regular las redes sociales.

Manifestantes despliegan una pancarta cerca del sitio donde murió el manifestante Neomar Lander durante una vigilia en su honor en Caracas, Venezuela, el jueves 8 de junio de 2017. Lander, de 17 años, es una de las últimas víctimas de la agitación de Venezuela . Murió durante las protestas contra el gobierno el miércoles. (AP Foto/Ariana Cubillos)

Por la mañana camiones antimotines de la Guardia Nacional bloquearon los accesos a una de las principales avenidas del centro de la capital donde está la sede del Tribunal Supremo de Justicia.

El cierre de la vía se produjo un día después de que la fiscal general Luisa Ortega Díaz acudiera al máximo tribunal para introducir un recurso de nulidad contra la Asamblea Nacional Constituyente porque, aseguró, vulnera el derecho al sufragio y la participación política.

Ortega Díaz, quien hasta hace unos meses era considerada cercana al gobierno, dijo a la prensa que decidió presentar la acción legal para “defender la soberanía popular, para defender la constitución, para defender la democracia”. La alta funcionaria invitó a los venezolanos a sumarse a su acción legal.

Sin hacer alusión a la fiscal, Maduro denunció el jueves que está en proceso una “conspiración de traidores y traidoras” contra el proceso constituyente y llamó a la “unión cívico militar” para derrotar en la calle el supuesto complot.

El mandatario criticó con dureza a la oposición a la que acusó de contratar a jóvenes para participar en las protestas y dijo que está dispuesto a iniciar acciones legales contra los dirigentes opositores y los dueños del diario local 2001 por colocar el jueves en su primera página el titular: “Muere un menor durante protesta y represión atroz”.

“Es un titular de guerra, de mentira, de manipulación”, dijo Maduro al asegurar que emprenderá una acción contra el medio por “daños y perjuicios morales a la sociedad”. El mandatario ha mantenido durante sus más de cuatro años de gobierno tirantes relaciones con los medios de comunicación.

El oficialismo inició esta semana el proceso de recolección de las firmas en apoyo a los 55.000 candidatos que participarán en la elección de los 545 miembros de la Asamblea Constituyente que está prevista para el 30 de julio.

La oposición ha descartado la participación en el proceso constituyente al que considera un “fraude constitucional” y un “golpe de Estado”.

Las protestas antigubernamentales, que se han prolongado por casi dos meses y medio, han dejado 67 muertos, 1.300 heridos y más de 400 detenidos.

Venezuela: oposición protesta contra represión militar

CARACAS (AP) — La oposición venezolana reta el viernes al gobierno con nuevas movilizaciones que buscarán llevar un mensaje de protesta a las fuerzas armadas, envueltas en una polémica tras las críticas de la Fiscalía General por su actuación en la contención de las protestas.

La coalición opositora convocó a marchas desde cuatro puntos de Caracas que tendrán como destino el Paseo de los Próceres, ubicado en los alrededores del mayor fuerte militar de la capital.

Horas antes del inicio de la protesta centenares de policías y guardias nacionales con tanquetas y camiones cisternas tomaron algunas zonas de la capital y bloquearon los accesos al Paseo Los Próceres y al fuerte militar de Tiuna, en el oeste de la ciudad.

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, diputado Freddy Guevara, afirmó en un mensaje que difundió la noche del jueves en la red social de Periscope que la oposición les hablará desde las calles a los militares para pedirles que “no cumplan órdenes inconstitucionales y dejen de reprimir al pueblo”.

Guevara señaló al presidente Nicolás Maduro de utilizar a las fuerzas armadas para consolidar su permanencia en el poder a pesar del creciente descontento contra su gobierno.

Esta semana la fiscal general Luisa Ortega Díaz cuestionó a los militares y policías por su actuación en el control de los disturbios callejeros de los últimos dos meses que han dejado al menos 58 muertos, mil heridos y casi 300 detenidos.

Ortega Díaz responsabilizó a un guardia nacional de herir mortalmente a un joven con una bomba lacrimógena en una manifestación en Caracas, acusación que fue rechazada por el ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino, que planteó que dicha afirmación busca golpear el liderazgo de los militares.

El ministro de Relaciones Interiores, mayor general Néstor Reverol, y el vicepresidente del partido oficialista, diputado Diosdado Cabello, también salieron en defensa de los militares y señalaron a la fiscal de estimular la impunidad y aliarse con la oposición. El gobierno acusó a la oposición de promover acciones violentas y asesinar a manifestantes para alentar las protestas.

Las fuerzas armadas se han convertido en uno de los principales soportes del gobierno de Maduro en medio de esta crisis política que se desató a fines de marzo tras dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia contra el Congreso, de mayoría opositora, que luego revirtió.

Suben a 36 los muertos en las protestas en Venezuela

CARACAS (AP) — Un policía falleció el jueves tras ser baleado durante una manifestación en el estado central de Carabobo, con lo que se elevaron a 36 los muertos en las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro y que recrudecieron esta semana luego del llamado a una Asamblea Constituyente para reformar la carta magna.

El policía estatal Gerardo Barrera, de 38 años, murió en la madrugada luego de resultar herido de bala la víspera durante una manifestación en el municipio San Joaquín, indicó en un comunicado el Ministerio Público.

El incidente coincidió con las manifestaciones en Caracas y otras ciudades del país en rechazo a la iniciativa de Maduro de redactar una nueva constitución que sustituirá a la de 1999 que impulsó el fallecido presidente Hugo Chávez. Al menos seis personas murieron desde el anuncio del proceso constituyente el martes.

En varias barriadas del este de la capital venezolana se registraron violentos incidentes el miércoles que dejaron más de un centenar de heridos y dos fallecidos.

Las protestas, que comenzaron a fines de marzo, han dejado más de 400 heridos y unos 1.708 detenidos de los cuales 597 permanecen bajo arresto, según estimaciones de la organización humanitaria Foro Penal Venezolano.

En medio del incremento de la violencia estudiantes universitarios convocaron este jueves a una nueva jornada de protesta “en demanda de democracia y libertad” y consideraron al proceso constituyente parte de un “golpe de Estado continuado” de Maduro.

Los universitarios llamaron a movilizaciones que partirán desde diferentes casas de estudio de Caracas y otras ciudades del interior del país. Los alrededores de la Universidad Central de Venezuela, la mayor y más antigua del país, amanecieron rodeados de cientos de agentes de los cuerpos de seguridad con equipos antimotines.

Al defender la iniciativa Maduro dijo que con la nueva constitución se busca ampliar el sistema judicial, promover nuevas formas de “democracia participativa” y garantizar la defensa de la soberanía e integridad de la nación.

Maduro ha dicho que la Asamblea Nacional Constituyente estaría integrada por 500 miembros de los cuales la mitad serán elegidos por los gremios de trabajadores y las comunidades.

La iniciativa fue cuestionada por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y por los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, Chile y Estados Unidos.

La oposición acusa a Maduro de utilizar el proceso constituyente para evitar los comicios de gobernadores, pospuestos desde el año pasado, y la elección de alcaldes originalmente prevista para este año.

Los adversarios de Maduro afirman que permanecerán en las calles hasta lograr que se convoquen elecciones generales, se abra un canal humanitario para el ingreso de alimentos y medicinas, se libere a los presos políticos y se desarme a los grupos paramilitares.

Las manifestaciones contra el gobierno se iniciaron a fines de marzo tras dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia en las que asumió las competencias legislativas del Congreso y limitó la inmunidad de los diputados. Los dictámenes del máximo tribunal, señalado de estar controlado por el Ejecutivo, fueron revertidos pero las protestas no han cesado.

Venezuela enfrenta la tensión política en medio de una crisis económica con una desbordada inflación de tres dígitos y severos problemas de escasez de alimentos y medicinas.

Nuevas marchas en pro y en contra del gobierno en Venezuela

CARACAS (AP) — Al ritmo de pitos y tambores, decenas de miles de opositores, vestidos con camisetas blancas y levantando pancartas en que se leían “el cambio es indetenible”, se volcaron el lunes a las calles en Caracas para protagonizar una nueva jornada de protestas contra el gobierno, que entran a su segundo mes.

“Estamos dispuestos a estar en las calles un mes más y lo que sea necesario porque Venezuela necesita que estemos en las calles para que este gobierno entienda que se tiene que ir”, dijo Sergio Hernández, un técnico de Informática, de 47 años, mientras caminaba junto a su esposa por una avenida del este capitalino.

Una mujer grita durante una marcha de opositores al presidente Nicolás Maduro en el este de Caracas, Venezuela, el lunes 1 de mayo de 2017. Opositores y oficialistas medían nuevamente fuerzas en las calles en medio de una creciente tensión política y preocupaciones de que se agrave la violencia en el país sudamericano. (Fernando Llano/Foto AP).

Otros miles de opositores, que intentaban marchar por algunas avenidas del oeste, fueron bloqueados por centenares de guardias que les lanzaron gases lacrimógenos para evitar que avanzaran hacia el centro de la ciudad donde se desarrollaba una movilización oficialista.

Uno de los manifestantes, el diputado opositor José Manuel Olivares, sufrió una herida en la cabeza al ser golpeado por las bombas lacrimógenas.

El gobierno y la oposición volvían a medir fuerzas en el marco del Día Internacional del Trabajo, con marchas en la capital y otras ciudades del país, en medio de un clima de alta tensión política y creciente espiral de violencia que generan preocupación en la comunidad internacional, la cual aboga por una salida negociada a la crisis. Las protestas, desde fines de marzo, han dejado un saldo de 29 muertos y centenares de heridos.

La alianza opositora llamó a las movilizaciones con el objetivo de llegar a las sedes del Tribunal Supremo de Justicia y del Consejo Nacional Electoral, en el centro de Caracas.

Desde que comenzaron las manifestaciones, la oposición ha intentado infructuosamente marchar hacia el centro de la ciudad, donde están las sedes del gobierno y el resto de los poderes públicos, ya que los cuerpos de seguridad les han bloqueado el paso y dispersado con gases lacrimógenos y balas de goma.

Horas antes del inicio de las marchas, algunas de las principales autopistas que comunican el interior del país con la capital presentaban fuertes congestionamientos de vehículos generados por los puntos de control que instalaron los cuerpos de seguridad en las vías. De igual forma, las autoridades anunciaron el cierre de una treintena de estaciones del metro por medidas de seguridad.

Los bloqueos parciales de las vías de acceso a Caracas y el cierre de las estaciones del metro fueron rechazados por el dirigente opositor y ex candidato presidencial, Henrique Capriles, que acusó al gobierno de poner “obstáculos” para afectar la marcha opositora.

El oficialismo, mientras tanto, convocó a una gran marcha en el centro de la capital en apoyo al gobierno de Maduro, que enfrenta las tensiones política en medio una crisis económica, con una desbordada inflación de tres dígitos y una severa escasez de alimentos y medicinas, que ha golpeado la popularidad del mandatario que ronda 20%.

Maduro reiteró la víspera las acusaciones contra la oposición a la que señaló de dirigir actos violentos y promover un golpe de estado.

El gobernante hizo un llamado a la coalición opositora a retornar al proceso de diálogo que está estancado desde diciembre luego que la oposición acusó a las autoridades de incumplir algunos puntos del acuerdo relacionados con la convocatoria a elecciones y la liberación de los presos políticos.

En medio del creciente descontento contra el gobierno, Maduro anunció el fin de semana un incremento a partir del primero de mayo de 60% del salario mínimo, que llegó a 200.000 bolívares (unos 278 dólares).

Los comentarios del mandatario sobre el proceso de diálogo coincidieron con una declaración que ofreció el Papa Francisco en la que pidió condiciones claras para las conversaciones, y manifestó inquietud por la situación de violencia que enfrenta el país.

El pontífice llamó a las partes a evitar cualquier ulterior forma de violencia, que se respeten los derechos humanos y se busque una solución negociada a la crisis.

Al agradecerle al Papa su preocupación por Venezuela, Capriles celebró el domingo que el pontífice rectificara su opinión sobre la oposición, a la que señaló de estar dividida, y reiteró que los sectores adversos al gobierno se mantendrán en las calles hasta que el gobierno acceda a llamar a elecciones generales, abra un canal humanitario, libere a los presos políticos y respete a la Asamblea Nacional.

Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú, Paraguay y Uruguay se sumaron a las expresiones del Papa, y pidieron el cese de los actos violentos, la definición de un cronograma electoral, la liberación de los presos políticos y la plena restitución de las prerrogativas de la Asamblea Nacional.

Las tensiones políticas se agitaron en Venezuela a finales de marzo a raíz de dos sentencias que emitió el Tribunal Supremo de Justicia en las asumió las competencias legislativas de Congreso y limitó la inmunidad de los diputados. El máximo tribunal, que es señalado de estar controlado por el gobierno, revirtió en abril los dictámenes pero las protestas aún no han cesado.