EEUU necesita autorización para medicar a menores migrantes

PORTADA – En esta fotografía del 1 de marzo de 2018 se muestra a la jueza de distrito Dolly Gee en Los Ángeles. La jueza falló el lunes 30 de julio que el gobierno de Estados Unidos debe obtener una autorización para administrar medicamentos psicotrópicos a los niños migrantes que están detenidos en una instalación de Texas. (NAPABA vía AP, Archivo)

AMY TAXIN,  Associated Press

LOS ÁNGELES, California (AP) — Una jueza federal falló el lunes que el gobierno de Estados Unidos debe solicitar autorización para administrar medicamentos psicotrópicos a los menores migrantes que están detenidos en una instalación de Texas.

La jueza de distrito Dolly M. Gee, de Los Ángeles, señaló que el gobierno federal incumplió con algunas partes de un añejo acuerdo que rige el trato que deben recibir los niños inmigrantes que son detenidos tras cruzar la frontera.

Gee dijo que el gobierno federal debe obtener una autorización o una orden judicial para darle a los menores medicamentos psicotrópicos en una instalación de Texas de conformidad con la ley estatal, a menos que sea un caso de emergencia.

Agregó que las autoridades deben decirles a los niños por escrito la razón por la que están en una instalación vigilada, y aseveró que la vinculación con una pandilla por sí sola no justifica dicha reclusión.

“Los niños no estaban siendo informados sobre por qué eran enviados a otra parte”, dijo Holly Cooper, codirectora de la Clínica Legal de Inmigración en la Universidad de California en Davis y una de las abogadas que representa a menores migrantes detenidos. Sobre el fallo, la abogada indicó que “lo vemos como una victoria”.

El gobierno del presidente Donald Trump ha endurecido sus políticas dirigidas a los niños y familias migrantes que son detenidos tras cruzar la frontera sur de Estados Unidos. Los defensores de los derechos de los inmigrantes han impugnado varias acciones del gobierno federal, incluida la separación de los niños migrantes de sus familias.

El Departamento de Justicia declinó comentar sobre el fallo de Gee.

Los niños inmigrantes que cruzan la frontera sin compañía de un adulto y son detenidos, quedan bajo custodia en instalaciones contratadas por el gobierno hasta que puedan ser liberados y entregados a patrocinadores autorizados en Estados Unidos o regresados a sus países de origen. La mayoría de los menores son puestos en albergues no vigilados por guardias, pero en algunos casos se utilizan instalaciones más seguras.

En el fallo, Gee dijo que estaba de acuerdo con algunas, pero no con todas las solicitudes hechas por los representantes de los niños. Si bien algunas cuestiones están relacionadas con los medicamentos psicotrópicos y el trato que reciben los niños en el Centro de Tratamiento Shiloh de Texas, el acuerdo que rige las condiciones de detención es supervisado por la corte federal de Los Ángeles.

EEUU reporta reunificación de casi 1,200 familias migrantes

Manuela Adriana, de 11 años, permanece con su padre Manuel Marcelino Tzah, en un apartamento en el sector de Brooklyn, de Nueva York, horas después de que la menor fuera liberada de un centro de detención. Padre e hija, procedentes de Guatemala y que buscan asilo, fueron separados el 15 de mayo después de que cruzaran hacia Texas por la frontera sur. (AP Foto/Bebeto Matthews)

Por ELLIOT SPAGAT

SAN DIEGO, California (AP) — Casi 1,200 niños mayores de 5 años que fueron separados de sus padres en la frontera entre México y Estados Unidos han sido reunidos con sus familias, informó el lunes el gobierno del presidente Donald Trump, pero aún hay cientos de casos restantes antes de que se cumpla esta semana el plazo que impuso un tribunal.

El Departamento de Justicia señaló en documentos presentados ante la corte que se han realizado 1,187 reunificaciones “y otras bajas apropiadas” de parte de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Los documentos no proporcionan más detalles sobre “otras bajas apropiadas”

El gobierno ha identificado a 2,551 niños de al menos 5 años que fueron separados de sus familiares.

El juez federal de distrito Dana Sabraw dio hasta el jueves de esta semana como plazo para que el gobierno reúna a los demás niños con sus padres. Fijó una fecha límite previa para los niños menores de 5 años.

Más de 1,600 adultos al parecer reunieron los criterios para la reunificación, incluidos 217 que las autoridades de inmigración dejaron en libertad dentro de Estados Unidos, según el documento. Más de 500 eran investigados y aguardaban su transportación.

Más de 900 “no reunían los criterios o se desconocía si podrían hacerlo”, y muchos continuaban siendo investigados.

El gobierno continuaba elaborando una lista con el número de adultos deportados.

Sabraw ordenó actualizaciones frecuentes de las cifras a medida que se aproxima el vencimiento del plazo. Representantes del gobierno y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), que defiende a las familias inmigrantes, comparecerán el martes ante la corte por séptima ocasión este mes a fin de examinar la situación vigente.

La semana pasada, el juez suspendió temporalmente las deportaciones de familias a fin de dar tiempo al gobierno para que respondiera a una solicitud de la ACLU de que conceda a los padres una semana para decidir si quieren pedir asilo después de reencontrarse con sus hijos.

El gobierno tenía como plazo para contestar el lunes en la mañana. Pero ambas partes solicitaron una extensión de un día a fin de superar diferencias, lo que abre la posibilidad de levantar la suspensión.

Niños migrantes dicen pasar hambre y frío en celdas de EEUU

ARCHIVO – En esta fotografía de archivo del 23 de junio de 2018, un niño inmigrante se asoma desde un autobús de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos mientras manifestantes bloquean la calle afuera de un centro de procesamiento central de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas. (AP Foto/David J. Phillip, Archivo)

Por AMY TAXIN

SANTA ANA, California (AP) — Mojados y enlodados tras cruzar la frontera con México, los niños inmigrantes cuentan que se acostaron o sentaron en el piso frío de las celdas a donde fueron llevados.

Una brasileña, quien pidió ser identificada solo por las iniciales W.R., posa al lado de su hijo A.R., de 9 años, tras una conferencia de prensa en el Centro de Trabajadores Brasileños en Boston, el lunes 16 de julio del 2018. (AP Foto/Michael Dwyer)

Era difícil dormir con la luz prendida toda la noche y los guardias pateando sus pies, decían. Tenían hambre después de recibir lo que dijeron que eran sándwiches congelados y comida apestosa.

Los más pequeños lloraban en espacios cercados, en donde estaban apiñados con adolescentes, e imploraban que los llevaran con sus padres. Los inodoros estaban sucios y el agua corriente era poca, cuentan. Esperaban, inseguros y asustados, por lo que les deparaba el futuro.

“No sabía dónde estaba mi mamá”, dijo Griselda, una guatemalteca de 16 años que ingresó a Estados Unidos con su madre por la zona de McAllen, Texas. “Vi a niñas preguntar en dónde estaban sus madres, pero los guardias no les decían”.

Las descripciones que hicieron los niños de varias instalaciones de detención están incluidas en un voluminoso documento presentado esta semana en una corte federal de Los Ángeles como parte de un proceso sobre si el gobierno del presidente Donald Trump está cumpliendo con un añejo acuerdo que regula el trato que deben recibir los niños inmigrantes.

Decenas de abogados, intérpretes y otros voluntarios recorrieron el suroeste del país en junio y julio para entrevistar a más de 200 padres y menores migrantes sobre las condiciones en las celdas, centros de detención y albergues juveniles.

Los activistas dicen que el gobierno ha incumplido con el acuerdo Flores de 1997, que dicta las condiciones de detención y requisitos de liberación para los niños inmigrantes.

“Se han expresado en voz alta y clara, y lo que han dicho es que experimentan hambre forzada, deshidratación forzada, privación del sueño forzada”, dice Peter Schey, un abogado de los niños que ha pedido a la corte designar un supervisor especial para que se cumpla con el acuerdo. “Están aterrorizados y creo que es hora de que las cortes y el público escuchen sus voces”.

El Departamento de Seguridad Nacional, encargado de la inmigración y el control fronterizo, no ha respondido por el momento a solicitudes de comentario. Pero en sus propios documentos presentados a la corte el mes pasado, los supervisores del gobierno dijeron que las autoridades inmigratorias cumplen con las condiciones establecidas en el acuerdo.

En su informe, Henry Moak Jr., coordinador juvenil de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), documentó que la temperatura ambiental es adecuada en varias instalaciones fronterizas y que él mismo tomó agua de los contenedores de 20 litros (5 galones) en los centros de procesamiento de McAllen.

Dijo que algunos niños y padres le dijeron que no les gustaba la comida y no estaban seguros que el agua fuera potable, pero no hubo reportes de que la comida estuviera echada a perder.

También probó el agua en la estación de Yuma en Arizona y “puedo confirmar que los bebederos funcionaban y el agua sabía limpia”, dijo.

La letanía de quejas compiladas por los abogados se ha dado a conocer después que la indignación global orillara al gobierno de Trump a dar marcha atrás en la separación de familias inmigrantes en la frontera. Bajo otra orden de la corte, las autoridades ahora reunifican a los padres y niños separados, y dicen que intentarán mantener a las familias juntas durante su proceso en cortes de inmigración, aunque según el acuerdo Flores, los niños inmigrantes deben ser dejados en libertad en aproximadamente 20 días.

Muchos de los niños describieron las condiciones en las instalaciones de la CBP a donde fueron llevados y en donde fueron procesados los primeros días después de cruzar la frontera. En los reportes sólo fueron identificados con sus nombres de pila.

Timofei, un ruso de 15 años que pidió asilo en la frontera con sus padres por ser creyentes de los Testigos de Jehová, contó que la noche y día se fusionaban en el cuarto cerrado y atestadas en donde estuvo detenido con otros menores de edad. Tenía una sola ventana con vista a un pasillo vacío, agregó. No había jabón en el baño y sólo recibió en ocasiones un cepillo de dientes desechable.

Le ofrecieron ducharse al llegar al centro de San Ysidro, California, pero no lo hizo y no se le permitió en los dos días que siguieron, contó.

Algunos niños fueron enviados después al albergue Casa Padre de Texas para los niños inmigrantes que viajan solos o fueron separados de sus padres. El centro opera bajo contrato con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés). Los jóvenes cuentan que ahí pasaban hambre y no les daban suficiente tiempo para hablar con sus padres por teléfono.

Kenneth Wolfe, vocero de la Administración para Niños y Familias del HHS, dijo que la agencia no comentaba casos específicos, pero que si un contratista no cumple con los procedimientos de la agencia, se atiende el problema.

También en Texas, Keylin, una hondureña de 16 años dijo que viajó al norte con su madre después de que amenazaran a muerte a su mamá en su país. Ambas se entregaron en la frontera en McAllen y fueron llevadas a una instalación que llamó “hielera” de lo fría que estaba.

Un día después fueron llevadas a un centro de reclusión con áreas cercadas al que describió como “perrera”. Ahí fueron separadas y sólo se les permitió hablar una vez por 10 minutos en los siguientes cuatro días.

En ambos lugares la comida estaba congelada, olía mal y no la pudo comer, contó. Las guardias les gritaban a ella y a las otras niñas, obligándolas a desnudarse para mirarlas lascivamente antes de ducharse, dijo.

“Todo el tiempo tuve mucho miedo y estaba deprimida. Tenía miedo de las guardias y miedo de que me deportaran sin mi madre”, dijo, y agregó que después fueron reunidas y enviadas a un centro de detención familiar.

Ángel, un niño de 13 años que llegó de México con su madre, dijo que los guardias les dijeron a los niños en su celda de McAllen, Texas, que iban a ser adoptados y que ya nunca verían a sus padres. Después fue enviado a un centro de detención familiar con su mamá, en donde dijo que pasaron la revisión de asilo y esperan ser liberados.

“Estoy emocionado de salir de aquí y acabar con esta pesadilla”, dijo.

EEUU: Niños migrantes más pequeños ya están con sus familias

En esta imagen tomada de un video, Javier Garrido Martínez, izquierda, y Alan García, con sus hijos de cuatro años, asisten a una conferencia de prensa en Nueva York, 11 de julio de 2018. Estuvieron separados de sus hijos durante dos meses. (AP Foto/Robert Bumsted)

Por COLLEEN LONG

WASHINGTON, D.C. (AP) — El gobierno estadounidense dijo el jueves que todos los niños más pequeños separados de sus familias como resultado de la política migratoria de tolerancia cero han sido reunidos con sus padres.

Pero casi la mitad de los niños menores de 5 años siguen separados de sus familias por razones de seguridad, la deportación de sus padres y otros problemas, dijo el gobierno.

Una corte ordenó al gobierno reunir las familias separadas entre principios de mayo y el 20 de junio, cuando el presidente Donald Trump decretó el fin de las separaciones, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) inició una demanda en nombre de una mujer separada de su hijo y la jueza federal Dana Sabraw ordenó reunir a todos los niños con sus padres.

La ACLU dijo que estudiaba la declaración del gobierno y respondería más tarde.

Para el jueves por la mañana, 57 niños estaban reunidos con sus padres, informaron funcionarios del gobierno.

“A lo largo del proceso de reunificación, nuestro objetivo ha sido el bienestar de los niños y devolverlos a un ambiente sano”, de acuerdo con un comunicado de los titulares de los tres organismos a cargo del proceso. “Desde luego, resta una enorme cantidad de trabajo arduo y obstáculos similares que enfrentan nuestros equipos al reunir a las familias restantes. El gobierno de Trump no afronta esta misión con ligereza”.

Los funcionarios dijeron que 46 niños no podían se reunidos con sus padres; una docena de ellos habían sido deportados y el gobierno buscaba entrar en contacto con ellos. Nueve estaban presos por la policía judicial por otros delitos y se desconocía el paradero de un adulto, dijeron.

En otros 22 casos había problemas de seguridad, prosiguieron. Once adultos tenían prontuarios criminales que incluían crueldad hacia los niños, homicidio o contrabando de personas. En siete casos no se pudo demostrar que fueran los padres, uno tenía un certificado de nacimiento falso y uno presuntamente había abusado del niño.

Tras semanas de angustia, niños migrantes verán a sus padres

Un niño y su madre, ambos inmigrantes de Guatemala, hablan con la prensa el 22 de junio del 2018 en Linthicum, Maryland. (AP Photo/Patrick Semansky, File)

Por ELLIOT SPAGAT

SAN DIEGO, California (AP) — Las autoridades estadounidenses comenzaron el martes a reunir a niños menores de 5 años con sus padres, tras haberlos separado a la fuerza en la frontera con México por haber entrado al país ilegalmente.

En LaJornadaLatina.com – Trump a familias separadas: “Que no vengan ilegalmente”

Por lo menos 54 menores serán reunidos con sus padres antes del plazo impuesto por un tribunal, dijo un abogado del gobierno, aproximadamente la mitad del centenar de niños cubiertos por la orden. Los funcionarios estaban revisando los casos de otros cinco niños para tratar de resolver sus casos antes de que se cumpla el plazo.

El lunes, el gobierno del presidente Donald Trump reconoció que no podría cumplir con el plazo fijado por un juez para reunir a niños menores de 5 años con sus padres, a los que separó bajo su entonces vigente política de “tolerancia cero”.

Trump aseguró el martes que la solución para el problema de cómo el gobierno cumplirá con el plazo judicial para reunificar a familias migrantes separadas es “que no vengan a este país ilegalmente”.

Antes de salir de la Casa Blanca rumbo a una cumbre en Europa, Trump respondió a preguntas sobre el tema diciendo: “Esa es la solución, que no vengan a este país ilegalmente, que vengan como hacen otros, legalmente”.

El presidente también criticó a los demócratas que han pedido desmantelar al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), afirmando que ello demuestra que los demócratas “quieren fronteras totalmente abiertas y no les importa la criminalidad”.

Los padres que han sido detenidos por el ICE “en su mayoría” están siendo trasladados a lugares cerca de sus hijos y las familias serán dejadas en libertad, afirmó Sarah Fabian, abogada del Departamento de Justicia. Explicó que se publicarán los lugares de los reencuentros, pero que los niños han sido llevados a refugios en distintos puntos del país.

Más de 2.000 niños fueron separados a la fuerza de sus padres cuando intentaban cruzar sin permiso la frontera, como parte de la política de “tolerancia cero”.

El presidente firmó una orden ejecutiva el 20 de junio revocando la política ante el oprobio generalizado que causó. La semana pasada el secretario de Departamento de Salud de Estados Unidos (HHS por sus siglas en inglés) Alex Azar dijo que en total hubo “menos de 3,000” niños separados de sus padres.

El mes pasado, el juez federal Dana Sabra en San Diego estableció un plazo de 14 días para que las autoridades estadounidenses reúnan a niños menores de 5 años con sus padres y un plazo de 30 días para los niños más grandes. El plazo de 30 días se cumple el 26 de julio.

Lee Gelernt, un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), exigió al gobierno garantías de que expertos de esa organización podrán asistir a los familiares en el momento delicado. Los padres estarán en libertad mientras sus procesos siguen su curso en los tribunales migratorios aunque algunos probablemente tendrán que tener monitores atados a los tobillos. Se calcula que los procesos migratorios pueden tardar meses o incluso años.

El lunes, una jueza federal de Los Ángeles rechazó una petición del gobierno de mantener detenidas juntas a las familias de inmigrantes y describió la solicitud como un intento “cínico” de deshacer un añejo acuerdo judicial.

La juez de distrito Dolly Gee dijo que el gobierno federal no había presentado nueva evidencia para justificar la revisión de la orden judicial que limita la detención de niños que cruzaron la frontera de manera ilegal.

El Departamento de Justicia le había pedido a Gee alterar el acuerdo de 1997 para poder mantener a las familias juntas detenidas a largo plazo.

EEUU: demócratas presionan sobre niños inmigrantes

El secretario de Salud y Serbicios Humanos de Estados Unidos Alex Azar escucha preguntas de senadores sobre los niños inmigrante sseparados en la frontera con México, en una audiencia el martes, 26 de junio del 2018. (AP Foto/Jacquelyn Martin)

Por RICARDO ALONSO-ZALDIVAR

WASHINGTON, D.C. (AP) — El secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar, dijo el martes que su departamento aún tiene custodia de 2,047 niños inmigrantes que fueron separados de sus padres debido a la política del gobierno de Donald Trump de “cero tolerancia” en la frontera con México.

Ademas en LaJornadaLatina.com – Medios buscan acceso a niños en centros de detención en EEUU

Eso es apenas seis menos que los 2,053 el departamento dijo que estaban bajo su custodia hasta el miércoles de la semana pasada. Azar no dijo que otros niños habían sido entregados a la custodia del departamento desde la semana pasada.

Senadores demócratas que interrogaban a Azar en una audiencia del panel de finanzas dijeron que esos avances son insuficientes.

“Los departamentos de Salud, Seguridad Nacional y Justicia parecen estar haciendo mucho más para aumentar el caos y evadir culpas que lo que están haciendo para decirles a los padres dónde están sus hijos”, dijo el senador demócrata Ron Wyden.

Azar dijo que está maniatado por una ley federal que dice que los niños no pueden estar más de 20 días detenidos con sus padres por las autoridades de inmigración. Sin embargo, abogados de los inmigrantes dicen que el gobierno puede superar esa barrera dejando temporalmente en libertad a los padres mientras sus causas de asilo son procesadas.

Un documento dado a conocer el sábado por el Departamento de Salud dijo que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza había reunido a 522 niños con sus padres. Sin embargo, no estaba claro si eso se refiere a otro grupo de niños, aquellos que no habían sido entregados al departamento para albergue.

Wyden le preguntó reiteradamente a Azar cuántos padres sabían dónde estaban sus hijos.

Azar respondió que “cada padre tiene acceso para saber dónde está su hijo” y que puede comunicarse con ellos por teléfono o por Skype.

Funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) han colocado avisos en todas las instalaciones en las que recomiendan a los padres detenidos que tratan de encontrar a sus niños que llamen a un número gratis de información. Pero hay reportes de padres que dicen que tienen problemas para obtener la información que necesitan.

Azar se negó a precisar cuánto tomaría para reunir a las familias separadas en la frontera.

Reiteró además el llamado de Trump al Congreso para que cambie la ley que prohíbe que los niños queden detenidos con sus padres más de 20 días.