Pelosi: Elecciones entregarán veredicto sobre “Obamacare”

Pelosi: Elecciones entregarán veredicto sobre “Obamacare”

La dirigente de los demócratas en la Cámara de Representantes Nancy Pelosi en un evento en Washington el 6 de septiembre del 2018. (AP Photo/Jose Luis Magana, File)

WASHINGTON, D.C. (AP) — Las elecciones de mitad de período que se celebran el martes serán como un referéndum en que los estadounidenses darán su veredicto sobre los intentos de los republicanos de derogar “Obamacare”, es decir la reforma del sistema de salud emprendida bajo la presidencia de Barack Obama, declaró el martes la dirigente de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Las elecciones “son sobre el sistema de salud”, dijo Pelosi en una conferencia de prensa el martes por la mañana.

Agradeció a la militancia demócrata a los voluntarios de todos los sectores de la población que se movilizaron e impidieron que los republicanos anularan la reforma de salud, a pesar de que los republicanos tras las elecciones del 2016 controlan la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso.

Después del 2016 los demócratas “no agonizamos sino que nos organizamos”, expresó la dirigente.

Vaticinó que los demócratas ganarán en varias regiones del país, aunque con estrecho margen. La diferencia podría depender de apenas 25,000 votos, dijo la dirigente.

Pelosi no ha dado una respuesta clara sobre si renunciará a su cargo después de las elecciones independientemente de los resultados.

Plan de salud de Trump, más barato que el de Obama

PORTADA – Foto del 18 de octubre de 2017 del sitio web Healthcare.gov. El gobierno de Donald Trump prepara el terreno para que los aseguradores vendan planes de salud a corto plazo como alternativa al “Obamacare”, que es caro para algunos consumidores. (AP Foto/Alex Brandon, archivo)

RICARDO ALONSO-ZALDIVAR,  Associated Press

WASHINGTON, D.C. — El gobierno del presidente Donald Trump allanó el terreno el miércoles para que las aseguradoras vendan planes de salud a corto plazo como alternativa barata al plan de Barack Obama, cuyas primas son demasiado caras para algunos usuarios.

Los nuevos planes no están obligados a cubrir trastornos de salud preexistentes y sus beneficios son limitados. Esto significa que tal vez no resulten atractivos para una gran franja de consumidores que necesitan pólizas individuales.

“Para muchos de los que padecen trastornos preexistentes o tienen otros problemas de salud, los planes del Obamacare podrían ser lo mejor para ellos”, reconoció el secretario de Salud, Alex Azar, al programa Fox & Friends. “Nosotros solo brindamos más opciones”.

Fuentes oficiales dicen que los planes pueden durar hasta 12 meses y son renovables por otros 36. Pero el gobierno federal no garantiza su renovación. Los planes vendrán con la aclaración de que no satisfacen los requisitos ni las salvaguardas de Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA por sus siglas en inglés), conocida popularmente como Obamacare.

Dada la imposibilidad de derogar buena parte de la ley de Obama, el gobierno de Trump ha buscado la manera de socavarla y crear opciones para la gente que debido a sus ingresos no pueden obtener subsidios para la ACA.

Las autoridades esperan que los planes a corto plazo resulten eficaces. El año próximo no habrá impuestos punitorios para quienes opten por la cobertura a corto plazo en lugar del plan global, con el fin de alentar a la gente a elegirla. En los próximos meses se promulgarán otros planes a corto plazo.

Pero los detractores dicen que los planes son “seguros chatarra” que podrían provocarle una sorpresa desagradable al tenedor de la póliza si se enferma y alentar a gente sana a abandonar los mercados de la ley, lo que elevaría las primas para los que restan. Bajo el gobierno de Obama, esos planes tenían una vigencia máxima de tres meses. Algunos estados no los permiten.

Una cámara del seguro expresó rápidamente sus críticas.

“La mayor disponibilidad y duración de pólizas reducidas que no proporcionan cobertura amplia podría perjudicar a los consumidores, tanto al aumentar los precios de la cobertura amplia como hacer que muchos consumidores desconozcan los riesgos de esas pólizas”, dijo Justine Handelman, de la Blue Cross Blue Shield Association, cuyos miembros son un pilar del ACA.

Aumentan 45% las inscripciones al Obamacare

Por RICARDO ALONSO-ZALDIVAR

WASHINGTON (AP) — Las afiliaciones al seguro médico conocido como Obamacare se han incrementado 45% comparado con el año pasado, de acuerdo con datos del gobierno federal dados a conocer el miércoles.

Las cifras de los Centros Medicare y Servicios Medicare se dan a conocer en momentos en que los senadores republicanos buscan financiar recortes de impuestos anulando coberturas en la ley de salud promovida por el expresidente Barack Obama.

Los nuevos datos muestran que casi 1.5 millones de consumidores se habían registrado a un plan de salud para el 11 de noviembre, comparado con poco más de 1 millón entre el 1 y el 12 de noviembre el año pasado. La proporción de nuevos clientes para cobertura en el 2018 permanece en casi 23%.

Los datos abarcan los 39 estados incluidos en el portal HealthCare.gov. El número total de registrados es más alto, porque los estados que administran sus propios mercados de seguros médicos no están incluidos en los datos federales.

Obamacare ofrece seguros privados subsidiados para personas que no reciben cobertura en sus empleos. Los registros este año están siendo monitoreados de cerca debido a los esfuerzos del presidente Donald Trump y los congresistas republicanos para anular la ley.

La Oficina Presupuestaria del Congreso estima que 13 millones de personas adicionales estarían sin seguro médico para el 2027 si el Congreso anula el requerimiento de que las personas compren una póliza.

La temporada de registros este año durará solamente hasta el 15 de diciembre, la mitad del periodo pasado.

Grupo bipartidista de gobernadores se opone a nueva derogación de Obamacare

WASHINGTON (EFE) – Un grupo bipartidista de gobernadores estadounidenses urgió el martes a los líderes del Senado a no considerar el nuevo proyecto de ley para derogar y reemplazar la actual ley de salud, conocida como Obamacare, ante las consecuencias que podría tener sobre la reducción del acceso sanitario para sus ciudadanos.

“Mientras siguen considerando los cambios en el sistema de atención de salud estadounidense, les pedimos que no consideren la enmienda de Graham-Cassidy-Heller-Johnson -en relación a la última propuesta legislativa- y renueven el apoyo a esfuerzos bipartidistas para hacer la atención médica más disponible y asequible para todos los estadounidenses”, escribieron los gobernadores.

En una misiva enviada el martes al líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, y al de la minoría demócrata, Chuck Schumer, los gobernadores, un total de diez, llaman a un consenso entre ambos partidos para abordar un tema que afecta de manera clave a los estadounidenses.

Los republicanos que rubricaron la carta son Brian Sandoval (Nevada), John Kasich (Ohio), Charles Baker (Massachusetts) y Phil Scott (Vermont); junto a los demócratas John Hickenlooper (Colorado), Steve Bullock (Montana), Tom Wolf (Pensilvania), Terence McAuliffe (Virginia) y John Bel Edwards (Luisiana), más el gobernador de Alaska, el independiente Bill Walker.

Los líderes estatales apelaron al presidente del Comité de Salud, el republicano Lamar Alexander, y a la demócrata de más alto rango de esa comisión, Patty Murray, quienes han celebrado ya varias audiencias para buscar un lugar común en la mejora del sistema de salud para los dos partidos.

“Esperamos que el comité, a través de un proceso abierto, pueda desarrollar una legislación bipartidista y esfuerzos que merezcan apoyo”, agregaron.

“Les pedimos que apoyen los esfuerzos bipartidistas para traer estabilidad y asequibilidad a nuestro mercado de seguros. La legislación debe ser considerada bajo procedimiento regular, incluyendo audiencias en los comités de salud y con la aportación de las partes pertinentes relacionadas con la sanidad”, añadieron.

Los gobernadores rechazaron así la premura con la que el liderazgo republicano quiere impulsar la propuesta para aprovechar una excepción legislativa que les permitiría aprobar la ley antes del 30 de septiembre por mayoría simple.

El proyecto, impulsado por los senadores republicanos Bill Cassidy y Lindsay Graham, derogaría partes clave de Obamacare, incluyendo el mandato individual por el que los ciudadanos son multados si no obtienen seguro; los subsidios a las aseguradoras y los fondos para la expansión de Medicaid -acceso sanitario para las personas con bajos recursos-, con subvenciones en bloque que serían entregadas a los estados.

Tras un estrepitoso fracaso este verano en el Capitolio, cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, instó a sus colegas para aprobar cualquier tipo de derogación y así poder cumplir su promesa electoral de reforma sanitaria, la opción de Graham y Cassidy ha reabierto el debate sobre el asunto.

La propuesta de ambos senadores plantea la posibilidad de dejar el destino de los seguros médicos y sus subsidios en manos de los estados, algo que apela a la libertad de gobierno defendida por el conservadurismo estadounidense.

Sin embargo, los demócratas, encabezados por los líderes de las minorías en el Senado y la Cámara de Representantes, Chuck Schumer y Nancy Pelosi, respectivamente, han advertido de las consecuencias del texto legislativo y han llamado a la Oficina no partidista del Congreso (CBO, en inglés) a que evalúe su posible impacto.

Las propuestas anteriores que plantearon los conservadores hubieran supuesto entre 22 y 32 millones de personas sin seguro médico en los próximos diez años. 

EEUU: Senado rechaza propuesta para revocar ley de salud

WASHINGTON (AP) — El Senado controlado por republicanos rechazó el miércoles una propuesta de su partido para revocar la ley de cuidado de salud promulgada por el presidente Barack Obama y darle al Congreso un plazo de dos años para elaborar un reemplazo.

Siete senadores republicanos se unieron al bloque demócrata para derrotar la medida en una votación de 45-55. Fue el segundo revés autoinfligido del Partido Republicano esta semana al tratar de derogar la ley promulgada en el 2010.

Los republicanos conservadores apoyan la estrategia de revocar la ley sin reemplazarla de inmediato, mientras que los republicanos moderados creen que esto molestaría a los votantes porque podrían pensar que el Congreso no lograría aprobar un reemplazo.

El martes, nueve republicanos votaron junto con el bloque demócrata para bloquear la iniciativa presentada por el líder de la bancada mayoritaria del Senado, Mitch McConnell, que pedía desmantelar la ley. La propuesta hubiera reemplazado la ley con requisitos de cobertura más flexibles para aseguradoras, subsidios federales de salud menos generosos y otros cambios.

En sus habituales tuits matutinos, el presidente Donald Trump enfocó su crítica en la senadora republicana Lisa Murkowski por ser una de los que votó en contra de la iniciativa de McConnell. La acusó de decepcionar al país al oponerse al esfuerzo del partido.

“Senadora @lisamurkowski del Gran Estado de Alaska realmente decepcionó a los republicanos y a nuestro país anoche. ¡Lamentable!”, escribió Trump.

Murkowski, senadora desde 2002 y reelecta el año pasado, ha criticado las propuestas republicanas de recortes al seguro de salud Medicaid que beneficia a los pobres, los discapacitados y los pacientes de hospicios. En octubre, durante la campaña electoral, Murkowski criticó a Trump al conocerse una grabación en la que el presidente hablaba degradantemente sobre las mujeres.

Preguntada acerca del tuit presidencial, dijo “en realidad no suelo entrar mucho en Twitter”.

Mayoría en EEUU apoya cobertura universal de salud

WASHINGTON (AP) — Los estadounidenses nunca estuvieron totalmente de acuerdo con la reforma al sistema de salud pública que promulgó Barack Obama, y sin duda desaprueban las alternativas republicanas propuestas en el Congreso.

Entonces, ¿qué quieren en materia de salud?

Manifestantes protestan en contra de la ley de salud de los republicanos en el Capitolio en Washington, el miércoles 19 de julio de 2017. El jueves 20 de julio del mismo año, una encuesta mostró que la mayoría de los estadounidenses piensa que el gobierno debería de ser el encargado de dar atención médica. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)

Una nueva encuesta indica que el país podría estarse inclinando hacia la izquierda en esta cuestión fundamental. El 62% dice que es responsabilidad del gobierno asegurarse de que todos los estadounidenses tengan cobertura médica, mientras que 37% indicó que no. En marzo, la proporción era 52%-47%.

La encuesta realizada por The Associated Press junto con el Centro NORC para la Investigación de Asuntos Públicos, muestra un cambio en la opinión pública en los últimos meses y que la preocupación ahora recae en que la legislación de los republicanos podría dejar a millones de personas sin seguro de gastos médicos.

“Nadie debería quedarse sin seguro”, dijo Louise Prieto, de Nueva Jersey, una persona retirada que está en el programa gubernamental de asistencia médica para los ancianos, mejor conocido como Medicare.

“Hay un aumento considerable de personas que apoyan la cobertura universal”, dijo Robert Blendon, miembro de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de Harvard. “El impacto del debate sobre la disminución de cobertura ha hecho que muchos sientan que el gobierno es el responsable de que todos tengan cobertura” médica, agregó.

Actualmente Estados Unidos cuenta con un sistema de salud híbrido, en el que empleadores, gobiernos estatales y federal y los individuos comparten esa responsabilidad. Los gobiernos de todos los niveles pagan cerca de la mitad de los 3 billones de dólares al año que cuestan los servicios de salud, y los incentivos fiscales federales apoyan la cobertura proporcionada por el empleador.

Los empleadores cubren a más de 170 millones de trabajadores, dependientes y retirados. El programa Medicare abarca a 56 millones de retirados y discapacitados. Medicaid, otro programa gubernamental, cubre a más de 70 millones de personas con bajos ingresos, a los recién nacidos, a personas con discapacidades severas, ancianos y residentes de asilos.

Alrededor de 28 millones de personas no tienen seguro a pesar de la ley promulgada por el expresidente Barack Obama que llevó la tasa de personas sin seguro a su mínimo con 9%.

La última encuesta de AP-NORC encontró una división partidista familiar: más de 8 de 10 demócratas dicen que la atención médica es responsabilidad del gobierno federal, a comparación de los 3 de 10 republicanos. Los independientes están más divididos: 54% que argumenta que la cobertura es deber del gobierno y 44% dice que no lo es.

Asimismo, sólo un 17% de los encuestados consideraron que sus familias estarían mejor con la legislación de los republicanos, mientras que un 37% consideró que iban a estar peor.

En cuanto a aspectos específicos, 73% se opuso a darle a los estados la opción de que las aseguradoras cobren a algunas personas primas más altas debido a su historial médico. Y 57% se negó a que los estados reduzcan los beneficios que la ley federal requiere ahora que las aseguradoras cubran. Un 64% se opuso a permitir que los estados permitan pólizas que omitan la cobertura para tratamientos de salud mental y adicciones de drogas.

También se registró una sólida oposición a los cortes del Medicaid del 62%, y hubo una abrumadora desaprobación del 78% sobre permitir a las aseguradoras incrementar las primas para los adultos mayores más allá de los que está permitido actualmente.

La encuesta de AP-NORC se realizó a 1,019 adultos del 13 al 17 de julio y se utilizó una muestra extraída de la página AmeriSpeak de NORC, la cual está diseñada para representar a la población estadounidense. El margen de error para los encuestados es de más o menos 4.1 puntos porcentuales.

Trump fustiga al Congreso por no aprobar ley de salud

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump fustigó el martes a los congresistas por no aprobar la ley para reemplazar a la reforma de salud lograda por su predecesor, advirtiendo que “regresaremos”.

En sus tuits temprano en la mañana, el mandatario desató una lluvia de críticas contra los demócratas “y unos cuantos republicanos” que se negaron a apoyar la medida, la prioridad legislativa para los republicanos desde hace años.

“La mayoría de los republicanos fueron leales, estupendos y trabajaron muy duro”, tuiteó Trump el martes, pero añadió, “quedamos decepcionados por todos los demócratas y unos cuantos republicanos”.

Agregó: “Como siempre he dicho, dejemos que ObamaCare fracase y entonces nos reuniremos y crearemos un magnífico plan de salud. ¡Manténganse atentos!”.

La reforma de salud aprobada bajo la presidencia de Barack Obama buscaba darle cobertura médica a millones de personas que carecían de ese beneficio, y a eliminar prácticas como la que permitía a las aseguradoras negarle cobertura a la gente por tener una condición previa. Los críticos dicen que la reforma republicana le quita cobertura médica a gente de menos recursos a fin de otorgar exenciones de impuestos a las personas más acaudaladas.

La iniciativa republicana quedó en el fracaso luego que dos senadores de ese partido, Mike Lee de Utah y Jerry Moran de Kansas, indicaron que no la apoyarían en la votación inicial, que tendría lugar la semana entrante. Ello significó que por lo menos cuatro de los 52 senadores republicanos estaban en contra, dos más de los que contaba el líder de la mayoría de la cámara alta Mitch McConnell, para superar la oposición unánime de los demócratas.

“Lamentablemente, es ahora evidente que el esfuerzo para revocar y reemplazar inmediatamente el fracasado Obamacare no tendrá éxito”, dijo McConnell en un comunicado tarde en la noche, que en efecto equivalía a una admisión de derrota.

Fue el segundo revés sufrido por McConnell en ese tema en semanas recientes, y con ello queda maltrecha su reputación de astuto negociador legislativo pues no ha podido acorralar a su propia bancada donde ha quedado atrapado entre las corrientes encontradas de moderados y derechistas. A fines de junio, tuvo que abandonar una iniciativa inicial cuando se dio cuenta de que no contaba con los votos de sus propios partidistas.

El episodio marca también una derrota para Trump, que ha tratado de presionar a los legisladores pero ha emitido opiniones contradictorias sobre el tema, lo que demuestra que tiene limitada influencia sobre los senadores. Ello ocurre a pesar de frenéticos intentos de Trump, McConnell y el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, de demostrar que los republicanos, controlando la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso, pueden hacer las cosas de manera más eficiente.

Jóvenes se la juegan y le dicen no a la cobertura médica

WASHINGTON (AP) — Julian Senn-Raemont no está muy convencido de que vaya a necesitar realmente una cobertura médica cuando quede afuera del plan de su padre dentro de un par de años, sin importar el rumbo que tome el debate en torno al tema en Washington ni el precio de los planes.

Julian Senn-Raemont posa para una foto en Woodstock, Illinois, el 12 de julio del 2017. Senn-Raemont, de 24 años, dice que no le gusta que lo obliguen a sacar un seguro médico y se propone no tener cobertura médica, al menos por un tiempo. (AP Photo/Nam Y. Huh)

Este músico de 24 años siempre tuvo una cobertura médica, pero no le gusta que lo obliguen por ley a contar con una y tampoco cree que la necesite a esta altura de su vida.

“Me voy con la ley de las probabilidades”, expresó Senn-Raemont, quien vive en Woodstock, Illinois, aludiendo a que la gente joven rara vez necesita ir al médico. Piensa no tener cobertura hasta que se case y tenga familia o hasta que consiga un trabajo que ofrece un plan médico. “Confío en que podré conseguir atención médica si la necesito”, manifestó.

La perspectiva de Senn-Raemont puede plantear un serio problema a los republicanos en su empeño por eliminar el plan de salud de Barack Obama. Las aseguradoras necesitan clientes jóvenes y saludables para poder mantener los precios bajos. El plan de Obama obliga a todo el mundo a sacar un seguro médico. El plan que elaboraron los republicanos no obliga a nadie, aunque aplica castigos a quienes se salen de un plan y ofrece planes muy básicos y baratos para los jóvenes.

Barato, sin embargo, no es lo mismo que gratis. Y gente como Senn-Raemont no quiere pagar.

Alexandra Flores fotografiada en la biblioteca del campus de la Universidad del Sur de la Florida de St. Petersburg el 11 de julio del 2017. Flores, una ayudante de bibliotecaria, dice que las garantías que le ofrecía el plan de salud de Barack Obama la ayudaron a tomar la decisión de continuar sus estudios. (Natalie Polson via AP)

Otros jóvenes adultos, por su parte, temen que si se permite que se impongan estos planes básicos, las coberturas más amplias serán muy caras y tal vez inalcanzables.

En Houston, Jimmieka Mills, de 29 años, paga 15 dólares al mes por un plan subsidiado por “Obamacare”, como se conoce a la ley de salud que impulsó Obama. Y teme que el Congreso debilitará las garantías de atención preventiva gratis, por lo que hizo una cita para que le hagan implantes anticonceptivos que duren varios años.

“Estoy asustada”, expresó. “Me estoy preparando para hibernar. Así me siento realmente”.

Los republicanos todavía están trabajando en el plan con el que esperan reemplazar al de Obama, pero el proyecto que barajan incluye una propuesta del senador conservador Ted Cruz que permitiría a las aseguradoras ofrecer planes con cobertura mínima siempre y cuando ofrezcan también planes que satisfacen los requisitos del Obamacare. Las aseguradoras, no obstante, podrían negar esa cobertura a personas con enfermedades preexistentes o cobrarles más.

La investigadora de la Universidad de Georgetown Sabrina Corlette dice que los jóvenes pueden dejarse tentar por el bajo precio de planes como el de Cruz, pero que primero deberían “leer la letra chica”.

“Puedes tener que pagar costos inesperados”, señaló Corlette. “Y si, Dios no lo permita, necesitas una mejor cobertura, no podrás obtenerla por al menos seis meses”. Para alentar a que la gente está cubierta permanentemente, el plan republicano establece una espera de seis meses para toda persona que pase dos meses sin cobertura médica. Y los planes básicos no cuentan como cobertura permanente.

Las propias aseguradoras cuestionaron esa política. La semana pasada una organización que las nuclea (el America’s Health Insurance Plans) dijo en un comunicado que esa propuesta crearía “condiciones desiguales” que generarían un “mercado inestable” para las coberturas médicas.

La ley actual dice que una persona de 50 años puede tener que pagar hasta tres veces lo que paga una de 20 por un plan de salud. El plan republicano haría que se le pueda exigir al cincuentón que page cinco veces lo que paga un veinteañero.

La Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso dijo que 22 millones de personas podrían quedarse sin seguro médico en la próxima década si se aprueba el plan republicano.

“En términos generales, el proyecto es malo para los jóvenes”, expresó Jen Mishory, directora ejecutiva de la organización Young Invincibles, que defiende los derechos de los jóvenes. “Es particularmente alarmante para los jóvenes más vulnerables, las personas de bajos recursos y la gente con enfermedades preexistentes”.

Bajo el plan de Obama, la tasa de jóvenes sin cobertura médica bajó del 29% al 16%.

Jackie Todd, de 28 años, de Chicago, dice que le gustaría sacar una maestría en dirección cinematográfica, pero no quiere exponerse a perder la cobertura médica que le da su actual trabajo. Tiene un problema de arritmia y dentro de dos años deberá cambiar un implante que le colocaron. “No puedo no tener seguro médico cuando llegue ese momento”, señaló.

“Los republicanos no creen que yo merezca igualdad de condiciones porque estiman que estar enferma es culpa mía”, se quejó.

Trump presiona a republicanos sobre ley de salud

WASHINGTON, D.C. — El presidente Donald Trump presionó el lunes a los divididos senadores republicanos para que aprueben su varada propuesta de ley de salud en las próximas semanas. Pero la medida fue nuevamente blanco de ataques dentro del partido: una senadora moderada pidió un enfoque más bipartidista y uno conservador dijo que los republicanos estaban en un “impasse” y acusó a los líderes de estar tratando de comprar votos.

Los senadores regresaron al Capitolio tras un receso de una semana por el Día de la Independencia durante el que disminuyó el apoyo en el partido a la propuesta elaborada por el líder senatorial Mitch McConnell. La medida eliminaría gran parte de la reforma de salud del presidente Barack Obama y reduciría sus requerimientos de cobertura. Pondría fin a la penalización a quienes no adquieran cobertura, recortaría el programa Medicaid de seguro médico para los pobres y eliminaría impuestos para las personas más acaudaladas.

“No me imagino que el Congreso se atreva a salir de Washington sin una hermosa propuesta de ley de salud plenamente aprobada y lista”, dijo Trump en Twitter.

McConnell estaba estudiando cambios dirigidos a conseguir respaldo de su partido para la propuesta, que ha encontrado oposición en los dos extremos del espectro republicano. Los líderes republicanos querían aprobarla en la cámara antes del receso de agosto.

Entre las revisiones propuestas está limitar algunos de los recortes al Medicaid, añadir fondos para combatir la adicción a opioides y otras drogas, fortalecer los subsidios para personas de bajos ingresos y permitir a las aseguradoras vender pólizas baratas con cobertura magra.

Al menos una decena de senadores republicanos han expresado su oposición a la propuesta inicial de McConnell o la han criticado. Los republicanos tienen una mayoría de 52-48 y los demócratas están unidos en su rechazo a la medida, lo que significa que apenas tres deserciones republicanas la condenarían al fracaso.

Trump se mete en las negociaciones sobre la ley de salud

WASHINGTON — El presidente Donald Trump se metió en las delicadas negociaciones de los republicanos en el Senado sobre la ley de salud sugiriendo un desorden: si no pueden ponerse de acuerdo para revocar una ley de la era Obama, entones anúlenla de inmediato y reemplácenla después.

Trump está tratando de revivir un enfoque que los líderes republicanos y el presidente mismo consideraron hace meses, pero descartaron por considerarlo poco práctico e imprudente políticamente.

Y es posible que se complique más la labor del líder de la mayoría Mitch McConnell mientras trata de construir un puente entre moderados y conservadores. Los senadores se fueron de Washington, por el fin de semana largo debido al Día de la Independencia que se celebra el lunes, sin votar por alguna iniciativa como se tenía planeado.

“¡Si los senadores republicanos no son capaces de aprobar en lo que están trabajando ahora, deberían REVOCAR inmediatamente y luego REEMPLAZAR en una fecha posterior!”, escribió Trump en Twitter el viernes.

El tuit presidencial llegó poco después de que el senador de Nebraska Ben Sasse dio una entrevista en el programa “Fox & Friends” del canal Fox News para hablar de una carta que le envió a Trump haciendo esa misma sugerencia.

Se sabe que Trump es televidente asiduo de “Fox & Friends”.

De cualquier forma, la sugerencia de Trump tiene el potencial de endurecer las divisiones dentro del Partido Republicano, ya que los conservadores dicen que el plan de McConnell no profundiza en la revocación de la ley de salud conocida como Obamacare mientras los moderados opinan que es demasiado dura y deja sin seguro médico a la gente porque encoge la red de seguridad de Medicaid, usado por las personas de menores recursos, y aumenta el costo de las pólizas para las personas de mayor edad.

McConnell dijo a la prensa el viernes en un evento en su estado de Kentucky que la ley de salud sigue siendo un reto, pero “seguiremos con ese camino”.

“No es fácil devolver la grandeza a Estados Unidos, ¿o sí?”, dijo el legislador republicano.