Piden más acceso a antídoto de sobredosis por opiáceos

Por R.J. RICO

ATLANTA, Georgia (AP) — El director de salud pública de Estados Unidos quiere que más estadounidenses que consumen opiáceos comiencen a portar el antídoto para sobredosis naloxona para ayudar a combatir la crisis que vive el país por esta droga. Agregó que más de la mitad de las muertes por sobredosis de opiáceos en Estados Unidos ocurren en los hogares.

ARCHIVO – En esta foto del 13 de febrero del 2018, el director de salud pública de Estados Unidos Jerome Sparks habla en una recepción ofrecido por el presidente Donald Trump en ocasión del Mes Nacional de Historia Afroamericana en la Casa Blanca. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)

De acuerdo con datos federales, más de 42,000 estadounidenses sufrieron sobredosis fatales de opiáceos en 2016, más del doble del total de 2010.

Hablando en la Reunión Nacional sobre Abuso de Drogas por Prescripción y Heroína en Atlanta el jueves, el doctor Jerome Adams emitió la primera recomendación nacional de salud pública de su oficina en 13 años.

Adams dijo que espera que quienes están en riesgo –además de sus familiares y amigos– mantengan el antídoto disponible y aprendan a usarlo.

“Uno no tiene que ser policía ni bombero ni paramédico para salvar una vida”, dijo Adams.

La naloxona puede restaurar la respiración de una persona tras ser inyectada o rociada a través de la nariz, reanimando rápidamente a las víctimas.

El fármaco, conocido a menudo por su marca comercial Narcan, está disponible sin necesidad de prescripción en la mayoría de los estados y es usada regularmente por paramédicos y otros socorristas en todo el país. Otro producto, de marca Evzio, está disponible por prescripción y administra la naloxona por medio de un autoinyector manual.

Adams dijo que 95% de todos los estadounidenses con seguro médico tienen cobertura para la naloxona. El rociador nasal de Narcan, uno de los productos más ampliamente disponibles, cuesta hasta 80 dólares por dosis. Las versiones inyectables genéricas cuestan menos.

Para quienes no tienen seguro, el antídoto está disponible a menudo a poco o ningún costo a través de programas locales de salud pública, dijo Adams. Agregó que quiere que se dediquen más fondos federales para aumentar el acceso a la naloxona a nivel local.

“El costo no debería ser y, en el futuro cercano, no será unan barrera para el acceso a la naloxona para nadie en Estados Unidos”, dijo.

Hasta julio de 2017, los 50 estados habían aprobado leyes para mejorar el acceso al antídoto, de acuerdo con la Red de Salud Pública, una organización sin fines de lucro que ayuda a las agencias gubernamentales.

EEUU: Fondos para la crisis de opiáceos son insuficientes

Por GEOFF MULVIHILL

CHERRY HILL, Nueva Jersey (AP) — El gobierno federal destinará una cantidad récord de 4,600 millones de dólares este año para combatir la crisis de opiáceos que azota a Estados Unidos y que cobró la vida de 42,000 estadounidenses en 2016.

Sin embargo, algunos activistas sostienen que los fondos incluidos en el proyecto de presupuesto que el presidente promulgó el viernes no son suficientes para establecer el sistema de tratamiento que se necesita para revertir la crisis. Un informe de la Casa Blanca del año pasado indicó que el costo para erradicar la epidemia de sobredosis en el país era de 500,000 millones de dólares al año.

El ex representante Patrick Kenedy, quien fungió en la comisión de opiáceos de Trump el año pasado, dijo que hay soluciones claras pero que el Congreso necesita destinar más dinero a ellas.

“Todavía no nos damos cuenta de que esto es una crisis, una crisis catastrófica”, indicó.

En comparación, la Fundación de la Familia Kaiser encontró que Estados Unidos gasta más de 7,000 millones de dólares anuales en fondos nacionales para la lucha contra el sida, una epidemia cuyo máximo nivel de fatalidades fue de 43,000 en 1995.

Los estados también han comenzado a destinar más dinero a la crisis de opiáceos. El gobierno de Ohio estima que gasta 1,000 millones de dólares al año para combatir la crisis. El año pasado, Nueva Jersey destinó 200 millones a los programas de opiáceos, y por su parte el plan de presupuesto de Minnesota pide 12 millones de dólares para el próximo año fiscal.

Un portavoz del gobernador de Massachusetts Charlie Baker, dijo que el gobierno federal todavía necesita hacer más para combatir la crisis.

“El gobernador Baker alienta a los miembros del Congreso a trabajar juntos en un plan para financiar las recomendaciones bipartidistas”, señaló el portavoz Brendan Moss.

El presidente de la comisión, el ex gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, rechazó comentar al respecto.

La asignación para la epidemia forma parte de la medida de gastos de 1.3 millones de dólares que Trump firmó el viernes. En un acuerdo presupuestal lleno de concesiones, este fue un elemento que ambos partidos pregonaron.

La adicción a los analgésicos opiáceos, incluidos los medicamentos recetados como el Vicodin y la OxyContin, así como las drogas ilícitas como la heroína y el fentanilo, está ocasionando graves problemas en todo el país. Se ha responsabilizado a la crisis por la reducción en la esperanza de vida, el aumento de los costos en los sistemas de custodia temporal, y por las crecientes tensiones en los departamentos de policía y bomberos.

Trump propone pena de muerte para traficantes de opiáceos

Por DARLENE SUPERVILLE

WASHINGTON (AP) — El plan del presidente Donald Trump para combatir el tráfico de opiáceos incluye la pena de muerte para quienes vendan ese tipo de drogas, reveló una fuente oficial.

Además, Trump le pedirá al Congreso que apruebe leyes que reduzcan la cantidad de drogas establecida para imponer una pena mínima de cárcel a quienes trafiquen ciertas drogas a sabiendas, dijo Andrew Bremberg, director de políticas nacionales del gobierno, quien habló con reporteros el domingo sobre el plan que Trump develará el lunes en Nueva Hampshire un estado gravemente afectado por la epidemia.

El presidente estará acompañado por la primera dama Melania Trump, quien ha expresado interés en el tema.

Trump suscitó una lluvia de críticas el año pasado cuando la prensa publicó la transcripción de una conversación que tuvo con el presidente de México, en que denigró a Nueva Hampshire como “una guarida infestada de drogas”. El Washington Post publicó la transcripción.

La pena de muerte a traficantes y las condenas de cárcel mínimas por la distribución de ciertos opiáceos son sólo dos de los elementos del plan, que también incluye segmentos sobre la necesidad de ampliar medidas policiales para frenar el influjo de narcóticos hacia Estados Unidos.

El plan también incluyo puntos sobre campañas educativas y de concientización, y mejorar el acceso a programas de tratamiento y recuperación.

En las semanas recientes Trump públicamente se ha manifestado a favor de aplicar “la pena máxima” a narcotraficantes. En Pensilvania en un mitin de campaña hace pocos días, dijo que en Singapur hay menos drogadictos porque las leyes contra las drogas allí son más duras.

Argumentó que uno en Estados Unidos puede ser condenado a cadena perpetua o a la muerte por matar a tiros a una persona, pero que un traficante cuyas drogas matan a miles, pasa muy poco tiempo o ninguno en la cárcel.

“La única manera de resolver el problema de las drogas es siendo duro”, dijo Trump en ese evento en Moon Township.

También en una conferencia en la Casa Blanca sobre los opiáceos, dijo que “hay países que tienen penas muy, muy duras contra las drogas, incluso la pena máxima. Y dicho sea de paso, tienen muchos menos problemas con drogas que nosotros así que vamos a tener que tener penas mucho más duras”, dijo Trump.

Sobredosis de opiáceos alcanzan niveles nunca vistos en EEUU

ATLANTA, Georgia (EFE) – Los casos de sobredosis por consumo de opiáceos continúan en aumento en Estados Unidos y han alcanzado ya un nivel de muertes nunca visto hasta ahora, de acuerdo con datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dados a conocer hoy.

“Estamos viendo el nivel de muertes por sobredosis más alto nunca antes registrado en Estados Unidos motivado por opioides prescritos e ilícitos”, dijo en rueda de prensa Anne Schuchat, directora interina de los CDC.

En general, las sobredosis aumentaron un 30% en 16 estados entre julio de 2016 y septiembre de 2017 en todos los grupos de edad, hombres y mujeres, con ciertas variaciones entre zonas urbanas y rurales.

“Esta veloz epidemia afecta a ambos, hombres y mujeres, y personas de todas las edades. No respeta fronteras entre estados y aún está aumentando en cada región de Estados Unidos”, aseveró la funcionaria.

Todos los grupos demográficos experimentaron un aumento en cuanto a las tasas de sobredosis con opiáceos, que fue del 30% entre los hombres, el 24% entre las mujeres, el 31% entre las personas de 25 a 34 años, del 36% entre los de 35 a 54 años y del 32% entre los mayores de 55 años.

Todas las regiones del país experimentaron aumentos en los casos de sobredosis con opioides, con el oeste central a la cabeza, con un 70%; seguido del Oeste, con el 40%; el noreste, con el 21%; el suroeste, con el 20%, y el sureste, con el 14%, aunque por estados sí que se produjeron disminuciones.

El reporte muestra un aumento significativo en los estados de Delaware (105%), Wisconsin (109%), Pensilvania (81%) e Illinois (66%), mientras que los descensos se registraron en Kentucky (15.05%), New Hampshire (7.09%), West Virginia (5.28%), Massachusetts (0.62%) y Rhode Island (0.18%).

De acuerdo con los investigadores, los hallazgos del estudio resaltan la necesidad de mejorar las posibilidades de acceso a tratamiento para quienes abusan de estas sustancias, así como coordinar mejor los esfuerzos entre agencias de policía y de salud.

“Necesitamos prevenir las sobredosis al detener el uso inadecuado de opioides y abordar el trastorno de uso de opioides, comúnmente conocido como adicción para que estas sobredosis no ocurran”, dijo Schuchat.

De acuerdo con un informe divulgado este lunes por la Asociación Americana de Pediatría (AAP), el número de menores hospitalizados por intoxicación con opioides se ha multiplicado por cuatro en la última década, al pasar de 797 casos en 2004 a los 3,647 registrados en 2015.

Según cifras del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS), más de 64,000 personas murieron en 2016 a causa de sobredosis por drogas, de las cuales cerca de 42,000 fueron a causa de opiáceos, tanto de prescripción médica como los que se distribuyen ilegalmente mezclados con heroína o cocaína, e incluso con metanfetaminas.

Esta semana, el presidente Donald Trump encabezó una cumbre sobre el problema de los opiáceos en la que dijo que en las próximas semanas presentará una serie de iniciativas al respecto, como demandar a las compañías que los fabrican, como ya han hecho cientos de localidades en todo EE.UU.

Ante adicción, Ohio regula el uso de opiáceos

Por JULIE CARR SMYTH

COLUMBUS, Ohio (AP) — Los residentes de Ohio con lesiones de espalda relacionadas con sus trabajos deberán desde ahora, en la mayoría de los casos, intentar remedios como descanso, terapia física y atención quiropráctica antes de tratar de recurrir a una cirugía de fusión espinal y analgésicos con receta según una nueva regla impuesta por el estado.

La restricción se suma a los continuos esfuerzos de los sistemas estatales de compensación laboral en todo Estados Unidos para reducir la prescripción excesiva de opiáceos en medio de una mortífera crisis nacional de adicción.

Los gobiernos de los estados de Washington, Colorado y Minnesota ya restringen los pagos para que los trabajadores lesionados se sometan a la cirugía, dijeron las autoridades, pero la política de Ohio, que entró en vigor el 1 de enero, es más enérgica que la de otros estados que también están restringiendo el acceso a este tipo de cirugías de espalda.

La política de Ohio va más allá porque en su restricción quirúrgica incluye específicamente una advertencia contra el uso de opiáceos. El estado ha sido uno de los más afectados por la crisis de sobredosis, que muchos expertos dicen que se debe en gran medida a las adicciones a los analgésicos con receta y que pueden hacer que un adicto caiga en el consumo de heroína.

En el centro del debate está un procedimiento en el que porciones de la columna vertebral del paciente se fusionan permanentemente para atenderle ciertas afecciones, incluyendo la enfermedad degenerativa del disco y el dolor lumbar crónico grave. Los trabajadores lesionados de Ohio reciben este tipo de cirugía unas 600 veces al año.

La nueva regla del fondo estatal de Ohio para compensaciones laborales, el más grande de Estados Unidos para trabajadores lesionados, requiere que un trabajador lesionado se someta a por lo menos 60 días de cuidado alternativo (evitando el uso de opiáceos, si es posible) antes de recurrir a la cirugía de fusión espinal, con algunas excepciones, para las lesiones de espalda más graves.

Al incluir la advertencia contra el uso de opiáceos, el gobierno de Ohio usó una restricción más enérgica que otros estados que también se niegan a pagar de inmediato por la cirugía.