Farallón, uno de los destinos de playa más visitados

El bote pesquero Nora Laste bordea la isla de Farallón frente al resort Royal Decameron. (LJL/Elvia Skeens)

Por ELVIA SKEENS

elviaskeens@gmail.com

COCLÉ, Panamá (LJL) — Ubicada en la región central de la República de Panamá, la comunidad de Farallón, en Río Hato, provincia de Coclé, se ha convertido en uno de los destinos turísticos más visitados, por el auge de la franja hotelera, la venta de apartamentos de playa, las villas de golf y todas las actividades que ofrece este rincón en medio de la naturaleza tropical, donde se conservan intactos árboles de cientos de años.  

Vista panorámica desde el área de las piscinas que muestra la cercanía de la playa. (LJL/Elvia Skeens)

En Farallón, el desarrollo turístico ha crecido sin tocar lo verde, permitiendo al visitante, descansar, respirar aire puro, admirar la flora y la fauna panameña, caminar de las piscinas a la playa y disfrutar todas las actividades recreativas disponibles en algún “resort”  con todo incluido, lo que en inglés se describe como “All-inclusive resorts”.

Es también un lugar lleno de historia.

Durante los años 80’s fue el hogar de la base militar que formaba la nueva generación de cadetes para el comando del extinto general, Manuel Antonio Noriega (1934-2017), cuya dictadura culminó con la invasión de Estados Unidos a Panamá, el 20 de diciembre de 1989.   

Para entonces, quienes deseaban visitar esta zona de playa, debían presentar autorización oficial expedida por la Guardia Nacional.  Era paso prohibido; un centro de entrenamiento militar.

El lugar también resguardaba la lujosa mansión de playa del general Noriega, donde sus hijas paseaban tranquilamente en motos playeras durante sus visitas de fines de semana.   

La base militar quedó reducida a escombros tras el ataque de la operación “Just Cause” aprobada por el ex presidente estadounidense, George W. Bush.

Una década después, una firma colombiana empezó el proyecto turístico Royal Decameron Panamá, y desde entonces, sigue siendo favorito, pero compite con la variedad de hoteles  -todo incluido- en la misma zona:

Playa Blanca Beach Resort, con una de las piscinas de agua salada más grandes del mundo;  y el “más joven” Riu Playa Blanca, preferido por la tranquilidad y su comida gourmet.

Blue Bay Coronado Golf & Beach Resort, en la vecina comunidad de Coronado, se encuentra en el área residencial y ofrece transporte a su club privado de playa.

En el área de Antón, más cerca de playa Santa Clara, se ubica el Sheraton Bijao Beach Resort.

Y ya dejando atrás el servicio “todo incluido”, para quienes buscan otras opciones, adentrándose en Río Hato, está el Buenaventura Golf & Beach Resort, una alternativa más lujosa, con una vista espectacular, un faro privado y restaurantes exclusivos.

Mundial 2018: Panamá cae ante Túnez, se va sin ganar en su primer Mundial

Los jugadores de Panamá festejan un autogol del tunecino Yassine Meriah en el partido del Grupo G por el Mundial en Saransk, Rusia, el jueves 28 de junio de 2018. (AP Foto/Darko Bandic)

Por BRETT MARTEL

SARANSK, Rusia (AP) — Las ilusiones de Panamá de despedirse de su primera Copa del Mundo con una victoria se desvanecieron el jueves al caer por 2-1 ante Túnez, en lo que fue su tercer revés de su histórico viaje a Rusia.

Wahbi Khazri (centro) festeja con sus compañeros de Túnez tras anotar el segundo gol en la victoria 2-1 ante Panamá en el partido por el Grupo G del Mundial en Saransk, Rusia, el jueves 28 de enero de 2018. (AP Foto/Darko Bandic)

Los panameños se fueron con las manos vacías, pero le regalaron a su país 270 minutos de alegría con cada una de sus salidas en el Mundial. El equipo dirigido por el colombiano Hernán Darío Gómez al menos se va de un tercer partido con un marcador estrecho después de sufrido goleadas en sus dos anteriores partidos ante Bélgica e Inglaterra.

Su veterano zaguero y ex capitán Felipe Baloy, ausente ante los tunecinos, se va con el logro histórico de haber marcado el primer gol mundialista de su país, en la derrota por 6-1 ante los ingleses.

Panamá quedó en el sótano del Grupo G con la casilla vacía. Bélgica terminó primera con el ideal de nueve puntos, Inglaterra con seis y Túnez con tres.

“Quedamos de últimos, pero no somos el peor equipo cuando analizamos la historia, infraestructura y desarrollo del fútbol panameño”, destacó el “Bolillo” Gómez la derrota. “Somos un equipo joven que luchó”.

Panamá logró abrir el marcador cuando Túnez mantenía un amplio dominio del balón en una jugada enhebrada por Román Torres y José Luis Rodríguez. El capitán de las trenzas, que metió el tanto que puso a Panamá en Rusia, pasó desde el área a Rodríguez y el joven volante remató desde afuera y la pelota se desvió a la red tras pegar en la anatomía de Yassine Meriah a los 33 minutos.

Pero el equipo africano encontró el empate con bastante facilidad poco después de arrancado el complemento, a pesar de que Gómez optó por reforzar la defensa con la entrada de Harold Cummings por el delantero Gabriel Torres.

Naim Sliti avanzó hasta el borde del área con pelota controlada y pasó por la derecha a Wahbi Khazri que centró para que Fakheddine Benyoussef, sin marca frente al arco, fulminara a Jaime Penedo a los 51 minutos. Acto seguido el mismo tunecino tuvo el segundo en sus pies pero esta vez el portero panameño despejó milagrosamente con la pierna.

A partir de allí las llegadas de los africanos se convirtieron en un tormento para la defensa panameña que buscaba despejar la pelota a como diese lugar y que en esos momentos perdió por lesión al capitán Torres.

Pero a los 62 minutos, Panamá generó una ocasión tras un contragolpe. Luis Tejada, el veterano goleador que había ingresado poco después del tanto del empate, no pudo cabecear un centro. El portero tunecino dejó la pelota suelta y Edgar Bárcenas llegó para pegarle de volea, pero su disparo se fue desviado.

Seguidamente, cayó el segundo de Túnez gracias a las facilidades de la defensa panameña y que fue como un calco del tanto del empate. Oussama Haddadi llegó al área y pasó a su derecha a un Wahbi Khazri sin nadie que lo incomodase y batió a Penedo con facilidad a los 66.

Panamá celebró cuando Bárcenas la anidó a los 72 minutos, pero el tanto no valía porque antes el árbitro asistente había cantado una falta de Tejada.

Los tunecinos alinearon a tres delanteros, contra un solo punta que puso Panamá, y controlaron los hilos del partido buena parte del encuentro. Sin embargo, les costó conseguir la ruta al gol.

Ambos llegaron eliminados en el Grupo G, que en su otro partido se medían los clasificados Bélgica e Inglaterra. Para Túnez fue la primera victoria desde la conseguida hace 40 años en el Mundial de 1978 contra México por 3-1.

Mundial 2018: Inglaterra aplasta a Panamá y se clasifica

Harry Kane festeja tras marcar el segundo gol de Inglaterra en el partido por el Grupo G del Mundial en Nizhny Novgorod, Rusia, el domingo 24 de junio de 2018. (AP Foto/Antonio Calanni)

Por PABLO ELÍAS GIUSSANI

NIZHNY NÓVGOROD, Rusia (AP) — Los peores presagios del técnico de Panamá Hernán Darío Gómez se hicieron realidad cuando Inglaterra goleó 6-1 al equipo centroamericano con tres tantos de Harry Kane para asegurar su pase y el de Bélgica a los octavos de final de la Copa Mundial.

Los jugadores de Inglaterra celebran con su compañero John Stones luego que el defensor anotara el primer gol en el partico contra Panamá por el Grupo G del Mundial en Nizhny Novgorod, Rusia, el domingo 24 de junio de 2018. (AP Foto/Matthias Schrader)

Panamá juega su primer mundial y el “Bolillo” Gómez habría dicho varias veces que, en un buen día, su equipo podía complicar a los rivales, pero que no debía extrañar si su equipo era goleado.

El domingo, en Nizhny Nóvgorod, los panameños lucieron por momentos como un equipo amateur, con grandes imprecisiones en un par de situaciones favorables, perdiendo las marcas en las pelotas aéreas, demorando los pases y cometiendo infracciones flagrantes delante del árbitro.

El defensor John Stones abrió el marcador de cabeza a los 8 minutos y volvió a anotar por la misma vía a los 40; Harry Kane pasó a Cristiano Ronaldo al tope de la tabla de goleadores con su tercer, cuarto y quinto tantos, incluidos dos de penal, a los 20 y 45 y otro fortuito a los 62. Jesse Lingard convirtió el restante con un delicioso tiro desde fuera del área a los 36.

“La diferencia pudo ser más… nos pudieron hacer muchos más goles”, señaló el colombiano Gómez.

Felipe Baloy, que acababa de entrar al terreno de juego, marcó el tanto del honor panameño a los 78.

A pesar de la abultada victoria, Inglaterra mostró lagunas defensivas, sobre todo en los primeros minutos, que Panamá no supo aprovechar. Con el marcador todavía en blanco, los canaleros sorprendieron a los ingleses con un contragolpe y Aníbal Godoy tiró a cualquier lado desde una posición inmejorable. Román Torres también pateó afuera desde cerca en el complemento.

Cuando Inglaterra se asentó en el terreno, no obstante, se sucedieron los ataques y Panamá se las vio en figurillas para rechazar las pelotas aéreas.

Cada jugada con pelota detenida dio lugar a escenas de lucha libre en el área panameña, en la que los defensores se aferraban a sus rivales. Dos de esas acciones fueron castigadas con penales, por faltas de Fidel Escobar y Aníbal Godoy, que Kane convirtió con remates idénticos, altos, a la derecha del arquero.

Inglaterra llegó también jugando y el gol de Lingard fue producto de una bonita combinación con Raheem Sterling.

Los ingleses jugaron a media máquina en el complemento, pero de todos modos marcaron otro gol, cuando Ruben Loftus-Cheek pateó desde afuera del área, el balón rebotó en Kane y descolocó al arquero Jaime Penedo.

“Fue uno de los goles más afortunados de mi carrera”, admitió Kane, quien se llevó la pelota al terminar el partido. “No ocurre a menudo que anotas tres goles en un partido de la Copa Mundial”, explicó.

Kane sacó un tanto de diferencia a Cristiano en la tabla de artilleros. El portugués tiene cuatro.

Baloy, uno de los históricos de la selección y su capitán, anotó tirándose hacia adelante para desviar un tiro libre hacia las mallas.

Después de derrotar a Panamá y Túnez, ingleses y belgas se toparán el jueves para dirimir cuál de los dos queda primero en el Grupo G. El vencedor de esa zona se medirá en octavos con el segundo del Grupo H, mientras que el segundo jugará con el primero del H.

El Grupo H lo forman Colombia, Senegal, Polonia y Japón.

Mundial 2018: Bélgica golea 3-0 a Panamá con doblete de Lukaku

El delantero de Bélgica Romelu Lukaku (izquierda) intenta rematar frente al defensor Román Torres y el arquero Jaime Penedo (derech) en el partido por el Grupo G del Mundial en Sochi, Rusia, el lunes 18 de junio de 2018. (AP Foto/Víctor R. Caivano)

Por TIM BOOTH

SOCHI, Rusia (AP) — Un tiempo duró la resistencia de la bisoña Panamá al esperado asedio de Bélgica, una de las candidatas al título, que finalmente encontró el camino del gol a poco de iniciado el complemento y terminó ganando 3-0, con dos tantos de Romelu Lukaku en la Copa Mundial de Rusia.

Dries Mertens, de la selección de Bélgica, anota un gol ante Panamá, en el encuentro mundialista realizado el lunes 18 de junio de 2018, en Sochi, Rusia (AP Foto/Antonio Calanni)

Dries Martens destrabó el partido a los 46 minutos, batiendo a Jaime Penedo con un tiro bombeado al segundo palo desde unos 15 metros. El tanque Lukaku aumentó de cabeza a los 68, tras buena acción de Kevin De Bruyne, el jugador que manejó los hilos de Bélgica, y a los 74, tras recibir un pase de Martens que lo dejó solo frente al arquero.

Los panameños aguantaron a pie firme en el primer tiempo, en que Penedo tuvo dos buenas intervenciones ante un remate de Eden Hazard y una entrada de Lukaku. Y se salvaron milagrosamente cuando Román Torres, cuyo gol clasificó a Panamá, casi bate su propia valla al despejar un centro envenenado al corazón del área. El balón, no obstante, salió besando un poste.

Con Blas Pérez, de 37 años, aislado arriba, Panamá casi no inquietó el marco contrario, aunque el lateral Michael Murillo tuvo el gol en sus pies a los 54, en que salió perdiendo un mano a mano con Thibaut Courtois en uno de los pocos ataques punzantes que lanzaron los panameños.

Los veloces contragolpes del equipo del técnico colombiano Hernán Darío Gómez, no obstante, desnudaron algunas lagunas en la zaga belga. Gómez empató al francés Henri Michel, recientemente fallecido, como los únicos entrenadores en dirigir a tres selecciones distintas en los mundiales.

A siete minutos del final entró Thorgan Hazard, hermano de Eden, por lo que el partido terminó siendo un asunto de familia para los Hazard.

Hotel Trump en Panamá busca deshacerse del nombre

Por JEFF HORWITZ

WASHINGTON (AP) — Los dueños del Trump International Hotel de Panamá están trabajando para quitarle el nombre del presidente estadounidense Donald Trump al edificio de 70 pisos y para despedir a la compañía administradora, la cual es dirigida por la familia Trump. La propiedad pagó al menos 32 millones de dólares para asociarse con el nombre.

La decisión de los dueños del hotel panameño -luego de noticias de que se le estaba pagando a Trump para rescindir un contrato similar con el hotel Trump Soho en Nueva York- indica continuos problemas para la marca Trump fuera de bastiones como Mar-a-Lago en Florida y el Trump Hotel en Washington.

La Organización Trump reconoció ante The Associated Press la existencia de la gestión para retirarle el nombre y la compañía administradora a la propiedad de Panamá. Señaló que piensa que se trata de una violación de contrato.

“No solamente tenemos un contrato válido y vinculante a largo plazo para la administración, sino que cualquier insinuación de que el hotel no está rindiendo de acuerdo con las expectativas es contradicha por los hechos”, dijo la organización en un comunicado.

Ubicado en el malecón de la Ciudad de Panamá, el hotel Trump está en un rascacielos en forma de vela. Pese a los lujos (los visitantes pueden beber tragos junto a una piscina en el 65to piso que parece flotar en el océano), ha tenido problemas por la baja ocupación.

“Yo compré aquí porque pensé que el nombre Trump lo hacía una inversión segura”, dijo Al Monstavicius, un médico estadounidense retirado que tiene un penthouse en el proyecto. “Pero los latinos son un problema para él en Panamá”.

Antes de la venta en masa de las unidades que aún estaban disponibles este año, los dueños de las unidades restantes en el hotel condominio de 369 habitaciones carecían de los votos para controlar la administración del lugar. En agosto, la firma de inversiones Ithaca Capital Partners de Miami, Florida, pagó a la desarrolladora del proyecto en Panamá una suma no revelada por los restaurantes, centro de conferencias y 202 unidades en condominio del hotel que no se vendían desde hacía mucho tiempo, lo que dio a Ithaca una mayoría efectiva de votos de los dueños del hotel.

Cuando se efectuaron esas compras, el director gerente de Ithaca, Orestes Fintiklis, dijo que su firma esperaba trabajar tanto con los dueños de las otras unidades como con el equipo de administración de Trump. Sin embargo, durante una reunión de dueños en octubre, los representantes de Ithaca propusieron sacar a los directores de la Organización Trump del consejo administrativo del hotel y enviar a Trump un aviso de incumplimiento, el primer paso para terminar la relación del mandatario con el complejo.

Ithaca no respondió a los correos electrónicos que le fueron enviados la semana pasada ni el lunes y la compañía no aparece en algún listado público ni su director gerente. Nadie votó en contra de la propuesta de Ithaca, según tres personas que estuvieron presentes o votaron mediante representación.

Panamá y EEUU sufren pero encabezan grupo en Copa de Oro

NASHVILLE, Tennessee — Estados Unidos y Panamá sufrieron más de lo presupuestado el miércoles pero consiguieron victorias que los dejaron a la cabeza del Grupo B de la Copa de Oro.

Aníbal Godoy, de la selección de Panamá, conduce el balón junto a Marlon López, de Nicaragua, durante un encuentro de la fase de grupos de la Copa de Oro, disputado el miércoles 12 de julio de 2017 en Tampa, Florida (AP Foto/John Raoux)

Panamá debió remontar para imponerse el miércoles 2-1 a Nicaragua, mientras que la selección estadounidense cerró la doble cartelera en Tampa con un triunfo apurado de 3-2 sobre Martinica.

La selección anfitriona lidera el grupo, con cuatro puntos y mejor diferencia de goles respecto de los canaleros. Martinica quedó tercera con tres unidades y Nicaragua es colista, sin sumar.

Al menos, los nicaragüenses marcaron el primer tanto de su historia en este certamen, que disputan por segunda ocasión. Y fue un golazo.

Carlos Chavarría aprovechó un craso error de Roderick Miller, quien regaló el balón en la salida. El delantero de 23 años no se la pensó y envió un derechazo desde las inmediaciones del área hacia el ángulo superior derecho, para vencer al arquero José Calderón a los 47 minutos.

“Nos hacen el gol en un error nuestro… me descompongo cuando mi equipo no termina con el balón en los pies”, criticó el entrenador de Panamá, Hernán Darío Gómez.

Poco duró la alegría y la ventaja de la selección “pinolera”. Miguel Camargo realizó una gran jugada individual por el costado izquierdo del área y sirvió el esférico para que Díaz igualara por el equipo panameño con un zurdazo a los 49. Otra incursión por la izquierda fue culminada con un centro a “Gaby” Díaz, quien definió de derecha a los 56, para el 2-1.

Nicaragua no bajó los brazos, y coqueteó con el empate mediante tiros que Calderón atajó a los 75 y 86.

“Me quedo con un equipo que elabora bien y tiene buena técnica, pero hay que ser más eficaces”, valoró el “Bolillo” Gómez.

Avanzan a los cuartos de final los dos primeros de cada grupo, así como los dos mejores terceros lugares.

Jordan Morris, de la selección de Estados Unidos, festeja su segundo gol ante Martinica, durante un cotejo de la Copa de oro, el miércoles 12 de julio de 2017, en Tampa, Florida (AP Foto/John Raoux)

Estados Unidos salió adelante en un cotejo que se complicó, gracias a dos goles de Jordan Morris.

Tras un primer tiempo en que Martinica supo anular los ataques rivales, Estados Unidos tomó una delantera de 2-0 con dianas de Omar González a los 53 minutos y de Morris a los 64.

Pero el conjunto de la isla igualó con un par de tantos de Kevin Parsemain. El primero fue un disparo de larga distancia que al rebotar sorprendió al arquero Brad Guzan. En el segundo, el máximo anotador en la historia de Martinica desvió el balón hacia las redes, tras una melé en el área.

“Desde luego, tenemos la culpa de hacer que el partido resultara más difícil de lo que debió ser”, reconoció el técnico estadounidense Bruce Arena.

Morris rescató la victoria, mediante un derechazo dentro del área a los 76 minutos.

En la última fecha del grupo, que se disputará en Cleveland, Estados Unidos se medirá a Nicaragua y Panamá a Martinica. Este jueves, se llevará a cabo la segunda fecha del Grupo C, con los cotejos El Salvador-Curazao y México-Jamaica.

Bolivia celebra con ritos el Año Nuevo andino 5525

LA PAZ, Panama — Ritos a la Pachamama (Madre Tierra) al son de instrumentos de viento hechos de caña hueca y coloridas danzas folclóricas marcaron el miércoles la celebración del Año Nuevo andino en Bolivia, que coincide con el solsticio de invierno en el Hemisferio Sur.

Un líder religioso andino realiza un ritual de año nuevo en las ruinas de la antigua civilización de Tiwanaku, Bolivia, el miércoles 21 de junio de 2017. Los indígenas aymara bolivianos celebran el año 5525, así como el solsticio de invierno en el cono sur, que marca el inicio de un nuevo ciclo de agricultura. (AP Foto/Juan Karita)

Miles de creyentes concurrieron al amanecer del 21 de junio en más de 200 sitios sagrados para recibir con las manos en alto los primeros rayos del sol que llegaron cargados de energías cósmicas según la cosmovisión andina. La fecha también coincide con el inicio del ciclo agrícola.

La celebración también llamada willkakuti (retorno del sol en aymara) tiene rango de fiesta nacional de Bolivia y es celebrada con el nombre de Inti Raymi (fiesta del sol en quechua) en regiones del norte de Chile y Argentina y el sur de Perú, que han tenido influencia de pueblos andinos.

El sitio más concurrido para la celebración es el pueblo arqueológico de Tiwanaku, a 45 kilómetros al oeste de La Paz, donde se alzan templos sagrados de piedra de la cultura tiwanakota antecesora de los incas.

En el monumento lítico más importante denominado Puerta del Sol, labrado en un solo bloque de piedra de diez toneladas, los primeros rayos del sol penetran tras la noche más larga en el inicio del invierno.

Esta vez el presidente Evo Morales, de origen aymara, celebró la festividad en su pueblo natal de Orinoca en el altiplano al oeste del país, donde construyó un museo de culturas andinas que además exhibe su propio legado.

En años recientes, la celebración se ha extendido a ciudades y pueblos de la Amazonía con el nombre de Lucero del Alba.

Para los habitantes andinos se trata del año 5525 aunque no hay fundamento científico para ese cálculo. Las culturas andinas reivindican 5000 años de antigüedad y a eso suman los años transcurridos desde la llegada de los españoles al nuevo continente en 1492. Sin embargo, el país se rige por el calendario regular.

Fallece el exdictador panameño Manuel Noriega

PANAMÁ (AP) — Manuel Antonio Noriega, el exdictador panameño que fue un importante aliado de Estados Unidos, despachó matones para atacar a sus rivales políticos y trabajó para el cartel de Medellín antes de ser depuesto por una invasión estadounidense, falleció el lunes en un hospital de la capital de su país. Tenía 83 años.

ARCHIVO – En esta foto de archivo del 2 de mayo de 1989, el general Manuel Noriega camina con sus partidarios por el barrio Chorrillo donde inauguró un proyecto de viviendas en Ciudad de Panamá. Noriega murió el 29 de mayo de 2017. Tenía 83 años. (AP Foto/John Hopper, File)

El presidente Juan Carlos Varela confirmó el deceso, aunque no informó sobre la causa. Un amigo de la familia, que habló a condición de no ser identificado, dijo a The Associated Press que Noriega fue desconectado del aparato que lo ayudaba a respirar.

“Muerte de Manuel A. Noriega cierra un capítulo de nuestra historia; sus hijas y sus familiares merecen un sepelio en paz”, señaló el mandatario panameño en su cuenta de Twitter. Una veintena de policías llegó hasta el hospital Santo Tomás de la capital la madrugada el martes para resguardar el lugar.

Se desconoce cuál será el destino de los restos del ex hombre fuerte de Panamá, quien estaba en condición crítica desde que sufrió una hemorragia tras una operación para extirparle un tumor benigno en la cabeza el pasado 7 de marzo.

“Su fallecimiento termina una época que debemos recordar para no repetirla en Panamá y que fue muy dolorosa por la invasión y que dejó muchos muertos”, señaló Aurelio Barría, quien lideró la “Cruzada Civilista”, un movimiento opositor que protestó en la calle contra el régimen.

Sin embargo, Barría y otros antiguos críticos evitaron hablar en duros términos sobre el hombre que reprimió las manifestaciones y forzó a muchos detractores a exiliarse.

Carolina Cruz, ama de casa de 65 años que salía de un supermercado en la capital, dijo a la AP: “Noriega deja heridas abiertas. Muchos perdieron la vida en su gobierno, pero ya él estaba desmejorado y pagó muchos años en la cárcel”.

Las calles de la ciudad de Panamá estaban en calma, sin manifestaciones a favor o en contra del exdirigente.

Su abogado Ezra Angel dijo que no hubo información oficial sobre la causa de muerte.

“Pedimos que se le dé a la familia el espacio para despedir a su padre en paz y tranquilidad”, señaló Ángel en un mensaje por móvil enviado a The Associated Press.

Noriega, a quien apodaban “Cara de Piña” por las marcas que tenía en el rostro, pasó los últimos años de su vida en la cárcel El Renacer, una prisión en pleno bosque tropical cerca del Canal, donde purgaba varias condenas por homicidio. Se preparaba para enfrentar a la justicia por otros casos de desaparecidos políticos.

Noriega nunca fue presidente, pero obtuvo el control absoluto del país tras convertirse en el jefe máximo del ejército en 1983.

Para sus seguidores fue un líder nacionalista que desafió a Washington, pero sus opositores lo consideraban un dictador que sumió a Panamá en una profunda crisis político-económica y le abrió las puertas al narcotráfico.

Muchos panameños huyeron del país por el temor que infundía el exgeneral que fue derrocado en la invasión de Estados Unidos del 20 de diciembre de 1989. Su caída marcó el fin del control militar que se inició en 1968 con su mentor, el general Omar Torrijos.

En septiembre de 2007, Noriega terminó de cumplir una condena de 17 años de prisión en Estados Unidos por permitir que un barco colombiano llevara toneladas de cocaína al país a través de Panamá. Sin embargo, aún tenía deudas con la justicia francesa y fue enviado a París en 2010 para encarar cargos por lavado de dinero.

Una corte parisina lo sentenció a siete años de prisión por este delito y la fiscalía francesa sostuvo que los millones de dólares que transitaron a través de las cuentas bancarias de Noriega en el país en los años ochenta fueron comisiones que le pagó el cartel de Medellín.

En diciembre de 2011, Noriega regresó a Panamá en un vuelo desde París para rendir cuentas ante su pueblo después de pasar más de 20 años en prisiones de otras naciones por crímenes de guerra, narcotráfico y lavado de dinero. “Noriega retorna y debe pagar por el daño y horror cometido al pueblo panameño”, señaló entonces el presidente Ricardo Martinelli, quien ganó los comicios de 2009, las cuartas elecciones democráticas celebradas tras la caída del exdictador.

En Panamá, Noriega fue condenado en ausencia por los asesinatos del dirigente opositor Hugo Spadafora en 1985 y del líder de una rebelión militar, el mayor Moisés Giroldi, en 1989, así como de al menos otros nueve militares que participaron en esa sublevación en un episodio conocido como la Masacre de Albrook.

Desde su repatriación, Noriega fue hospitalizado varias veces por problemas de hipertensión, gripe y bronquitis. En 2016, se le detectó el crecimiento de un tumor cerebral benigno diagnosticado cuatro años atrás.

Antes de su regreso a Panamá, Noriega libró varias batallas en las cortes estadounidenses, donde sus abogados acusaron al gobierno de George W. Bush de conspirar con Francia para mantenerlo encarcelado e impedir su extradición.

Ya repatriado y preso en Panamá, Noriega enfrentó otros procesos por los homicidios de Everett Clayton _ un soldado estadounidense de origen panameño que desapareció en 1968 _ y Luis Antonio Quiróz Morales, policía retirado de la antigua guardia nacional que desapareció en 1969.

Panamá “pagó un precio muy alto por los excesos del régimen militar que duró 21 años y cuya etapa culminante fue la narcodictadura de Noriega”, escribieron los historiadores Patricia Pizzurno Gelós y Celestino Andrés Araúz en su libro “Estudios sobre el Panamá republicano (1903-1989)”.

Noriega nació en el seno de un hogar pobre en la ciudad de Panamá y fue criado por padres adoptivos. Se unió a las fuerzas militares en 1962 y ascendió rápidamente de rango, principalmente por su lealtad al general Omar Torrijos, su mentor y a quien sucedió como el hombre más poderoso del país.

Se convirtió en líder de inteligencia después que Torrijos asumiera el poder _ no como presidente, sino como jefe de Estado _ en 1968 y utilizó su puesto para vigilar a opositores y forjar estrechos lazos con agencias de inteligencia estadounidenses interesadas en cualquier posible amenaza al Canal de Panamá.

Con la muerte de Torrijos se allanó el camino para la llegada de Noriega a lo más alto de la cúpula castrense, que en la práctica era la que controlaba país.

Incluso sin haber llegado a la presidencia, Noriega tenía dominio absoluto de Panamá. Como líder militar logró manipular las elecciones generales de 1984 para que el candidato del partido fundado por Torrijos ganase los comicios y anuló la contienda electoral de 1989, que según observadores había ganado la oposición. Tiempo después, movió y removió a líderes civiles a su antojo y pregonó públicamente que él era el mandamás de la nación.

Noriega trabajó para forjar la imagen de un líder popular a pesar de su gran fortuna. Vivía en una casa de dos pisos de un vecindario de clase media-alta de Panamá, a diferencia de las mansiones opulentas en las que solían residir otros dictadores latinoamericanos, pero su manera de gobernar no estuvo exenta de crítica.

“Durante el periodo particular del exgeneral Noriega, el país era manejado como una finca… La gente tiene la percepción de que no había delitos, de que no había tráfico de drogas que hoy sí se ven, pero se olvidan que la información estaba muy limitada”, señaló el historiador e investigador Vladimir Berrío-Lem a The Associated Press. “No dejó nada. Dejó al país en quiebra”.

El mandato de Noriega y su relación con Washington empezaron a tambalearse después del asesinato de Spadafora y de que aumentaran las evidencias sobre sus lazos con el cartel de Medellín. El comienzo del fin llegó en febrero de 1988, cuando jurados investigadores de Florida lo acusaron de narcotráfico.

En un principio Noriega reaccionó desafiante, resistiendo dos intentos de golpe de Estado y las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos para sacarlo del poder. Sin embargo, con el agravamiento de la crisis política interna de Panamá anuló los comicios de 1989, que según los observadores había ganado el candidato opositor Guillermo Endara.

Noriega pregonaba “ni un paso atrás” y acusaba a Estados Unidos de hostigar y someter a su país.

El entonces presidente estadounidense George Bush instó primero a los panameños a que derrocaran a Noriega y luego autorizó la invasión que neutralizó a las fuerzas del dictador en diciembre de 1989. De acuerdo con el Pentágono, unos 200 civiles y 314 soldados murieron durante la operación, en la que también fallecieron 23 estadounidenses y 320 resultaron heridos.

En un primer momento, Noriega eludió la captura y se refugió en la Nunciatura, pero el 3 de enero de 1990 se entregó a las autoridades estadounidenses y fue trasladado a Miami para enfrentar las acusaciones de narcotráfico.

“Fue responsable de la invasión y de los muertos que hubo en esa acción. No le hizo honor a su uniforme, no hizo un solo disparo y se escondió”, dijo a la AP Hatuey Castro, opositor que fue detenido y golpeado por matones del gobierno en 1989.

En los años que estuvo detenido en una prisión a las afueras de Miami, Noriega recibió un tratamiento especial como prisionero de guerra. Le permitían vestirse con el uniforme militar de Panamá para ir a los tribunales, vivir en una sección apartada de los otros presos y tener su propio televisor y equipos para hacer ejercicio.

Mucho antes que eso sucediera, sin embargo, Noriega era conocido como “el hombre de la CIA en Panamá”. Según documentos judiciales, durante años recibió millones de dólares por ayudar a Estados Unidos en América Latina. Entre otras cosas, se desempeñó como mediador de Washington con Fidel Castro, ayudó a confiscar cargamentos de droga en el mar, rastreó el lavado de dinero a través de bancos panameños y reportó sobre actividades guerrilleras y terroristas.

Sin embargo, hay quienes mantienen una opinión matizada sobre él. “Es uno de los seres incomprendidos de la historia panameña”, dijo Mario Rognoni, que murió en 2016 y fue exlegislador del Partido Revolucionario Democrático, fundado por Torrijos, y amigo del exgeneral. “En realidad fue una persona tímida y muy dedicado a su familia”.

Aunque no se pronunció públicamente durante el periodo en que estuvo recluido en cárceles de Estados Unidos y Francia, Noriega decidió romper su prolongado silencio cuando accedió a formular una declaración ante un canal de televisión panameño en junio de 2015. Desde la cárcel, el exdictador pidió perdón a los afectados por su régimen, aunque eso no calmó la sed de justicia de los familiares de más de un centenar de muertos y desaparecidos durante su mandato.

“Siento que como cristiano a todos nos toca perdonar”, señaló mientras leía una declaración escrita a mano en una hoja de papel.

“Ya el pueblo panameño superó esa etapa de la dictadura”.

A Noriega le sobreviven su esposa Felicidad y sus hijas Lorena, Thays y Sandra.