Trump pide la pena de muerte para quienes maten a policías en EEUU

WASHINGTON (EFE) – El presidente estadounidense, Donald Trump, llamó el martes a imponer la pena de muerte a quienes maten a policías en EE.UU., rescatando una idea que planteó durante su campaña electoral en 2015 y cuya implementación no es fácil, dado que la pena capital no es legal en todo el país.

“Tenemos que acabar con los ataques a nuestra Policía, y tenemos que acabar con ellos ahora mismo”, dijo Trump durante un acto de homenaje en el Capitolio a los policías muertos en servicio.

“Creemos que a los criminales que matan a nuestros policías debería imponérseles la pena de muerte. Hagámoslo”, añadió.

Trump no dio más detalles sobre cómo planea implementar esa idea, aunque dijo que ha “ordenado al Departamento de Justicia que haga todo lo que esté en su poder para acabar con los ataques a las fuerzas de seguridad”.

Hace dos meses, Trump anunció que su Gobierno pediría la pena de muerte para los narcotraficantes siempre que sea legal, en un intento por combatir la epidemia de adicción a los opiáceos que cada día deja 175 muertos por sobredosis en los Estados Unidos.

El martes quiso aplicar esa receta también a quienes sean declarados culpables de matar a policías, un colectivo al que Trump ha defendido ferozmente desde su campaña electoral al tiempo que minimizaba las tensiones entre agentes y minorías que denunciaban movimientos como “Black Lives Matter” (“Las vidas negras importan”).

“¿Pueden creer que haya tantos prejuicios contra nuestros policías? No vamos a dejar que les pasen cosas malas a nuestros policías. Debemos mostrarles gratitud”, subrayó Trump.

En diciembre de 2015, cuando competía en las primarias para ser el candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Trump prometió en el estado clave de Nuevo Hampshire que, si llegaba al poder, firmaría una orden ejecutiva que instruiría a su Gobierno a buscar la pena de muerte para los declarados culpables de matar a policías.

Hasta ahora, Trump no ha firmado ninguna orden que instruya al Departamento de Justicia a buscar esa sentencia en esos casos, algo complicado dado que hay una veintena de estados de EE.UU. donde la pena de muerte no es legal, y en muchas instancias la jurisdicción del Gobierno federal es limitada.

El mandatario volvió además a exigir al Congreso que “refuerce la frontera” con México, acabe con las llamadas “ciudades santuario” que protegen a los inmigrantes indocumentados y “termine con las políticas que devuelven a criminales violentos” a las comunidades.

“Ya no queremos eso. Estamos hartos. Basta ya”, indicó.

Trump denunció que miembros de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) “pidieron recientemente el asesinato de policías de Nueva York para que la banda pudiera retomar las calles” de esa ciudad, y dijo que su Gobierno está “sacando de este país a miles” de esos pandilleros.

La Mara Salvatrucha nació en Los Ángeles en la década de los años 80 del siglo pasado, cuando miles de salvadoreños emigraron a EE.UU. para huir de la guerra civil en su país; y desde entonces se ha expandido y ha provocado estragos en Centroamérica. 

México descubre 113 policías falsos durante allanamiento

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — Fiscales y soldados que allanaron la sede de fuerza policial local en el centro de México se llevaron una sorpresa mayúscula: 113 de los 185 agentes no eran verdaderos policías.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado de Puebla informó el miércoles por la noche que los 113 deberán responder a cargos de usurpación de funciones. El gobierno estatal se haría cargo de las funciones policiales en el poblado de San Martín Texmelucan.

El secretario general de gobierno estatal, Diódoro Carrasco, dijo que el gobierno municipal había perdido el control y ya no podía garantizar la seguridad de los habitantes. Mencionó varios casos en que cadáveres de personas embolsados, maniatados o desmembrados fueron abandonados en las calles de la ciudad.

Algunos presuntamente habían pagado sobornos para evitar las averiguaciones de antecedentes y otros trámites. Otros ni siquiera estaban registrados como policías, pero en imágenes de video proporcionadas por el gobierno estatal aparecen vistiendo el uniforme de la policía.

Algunos agentes más fueron arrestados por cobrar a candidatos a policías el equivalente a entre 155 y 260 dólares a fin de permitirles evitar la revisión de antecedentes.

San Martín Texmelucan se ha convertido es un centro de venta ilegal de combustible robado de los oleoductos del gobierno.

Puebla es el estado con la mayor cantidad de tomas clandestinas en oleoductos realizadas por grupos criminales para extraer diésel o gasolina.

La petrolera estatal Pemex indicó que 3,691 tomas clandestinas han sido detectadas durante los primeros tres meses de 2018, y cerca de 517 de ellas estaban en Puebla. De continuar el robo a ese nivel, rebasarían las 10,363 tomas descubiertas a nivel nacional en 2017, que de por sí ya representaban un alza en comparación con las 6,873 detectadas en 2016.

En varios estados del país han sido detectadas o desmanteladas fuerzas de policía municipales corruptas.

Balacera en Colorado deja 4 agentes heridos, 1 muerto

DENVER, Colorado (AP) — El hombre que mató a un policía de Colorado e hirió a otros cuatro, además de lesionar a dos civiles, era un abogado veterano de la Guerra de Irak que había publicado recientemente videos en internet en los que criticaba a agentes del orden y profesores de leyes, dijeron las autoridades el lunes.

Matthew Riehl, de 37 años, murió el lunes en lo que las autoridades describieron como una emboscada en el edificio de apartamentos que habitaba en Highlands Ranch, 16 millas al sur de Denver.

Las autoridades dijeron que Riehl hizo más de 100 disparos en su apartamento antes de caer abatido por un equipo SWAT.

Zackari Parrish, comisario del condado Douglas, murió también.

Riehl había recibido advertencias de las autoridades acerca de sus videos en los que hablaba de profesores de la Universidad de Wyoming y de oficiales de la ley de Colorado.

No obstante, pese a las inquietudes acerca de su salud mental, al parecer los oficiales no pudieron evitar que hubiera violencia, aun cuando visitaron el apartamento de Riehl horas antes del fatal tiroteo.

La radiodifusora KTWO-AM, de Casper, Wyoming, reportó que los estudiantes de leyes del Wyoming College of Law fueron advertidos acerca de Riehl, un egresado de la escuela, debido a las publicaciones en redes sociales en las que criticaba a los profesores del colegio ubicado en Laramie.

Riehl publicó también un video en YouTube el 13 de diciembre en el que decía que quería sustituir al jefe de la policía local de Douglas, Tony Spurlock, y cargaba contra el funcionario y otros agentes con insultos de carácter personal.

La mañana del domingo, las autoridades atendieron una denuncia de un altercado verbal que involucraba a dos hombres en un apartamento. La persona que llamó dijo que Riehl actuaba raro y podría estar teniendo un colapso nervioso, pero los agentes que acudieron no hallaron evidencia de crimen alguno.

Cuando los agentes regresaron horas después, un hombre les dio una llave y permiso para entrar en el apartamento, y se fue.

“El sospechoso estaba haciendo mucho ruido y molestando a todos los que estaban cerca”, explicó Spurlock.

La balacera comenzó casi de inmediato y los agentes fueron baleados “muy, muy rápido” tras entrar al departamento e intentar hablar con el sospechoso, que estaba atrincherado en una habitación, agregó.

“Todos fueron alcanzados casi en cuestión de segundos, por lo que fue más un ataque tipo emboscada contra nuestros agentes”, dijo el jefe del cuerpo. “Él sabía que íbamos y nosotros obviamente le hicimos saber que estábamos allí”.

Los agentes heridos intentaron sacar al compañero caído, Zackari Parrish, pero sus propias lesiones solo les permitieron “arrastrarse para ponerse a salvo”, según Spurlock.

Todos los heridos, excepto el agente Jeff Pelle, de 32 años, recibieron atención médica y fueron dados de alta.

Familia de mexicano atropellado demanda a policía en EEUU

DELAWARE, Ohio (AP) — La familia de un mexicano que murió atropellado después de que policías de Ohio lo dejaron abandonado y en estado de ebriedad en un restaurante Taco Bell y se burlaron de su herencia, llegó a un acuerdo con las autoridades en una demanda que interpusieron donde acusaron a los oficiales de poner al hombre en peligro.

El pago por 300,000 dólares fuera de cortes acordado con el condado Delaware será para la familia de Uriel Juárez Popoca, incluyendo su viuda y dos niños que viven cerca de la capital de México, informó el diario Columbus Dispatch.

Los policías Derek Beggs y Christopher Hughes, quienes desde entonces abandonaron el cuerpo policiaco, encontraron a Juárez, de 22 años, desorientado cerca de la autopista 71 en julio de 2012. Él hablaba poco inglés.

En lugar de arrestarlo, los agentes lo llevaron a un Taco Bell y uno de ellos dijo que “dentro debería haber alguien que lo pueda entender”. Juárez fue sacado del restaurante y menos de una hora después fue atropellado y murió casi al instante debido al fuerte impacto, dijo la fiscal Jennifer Branch.