Fuga de gas obliga a desalojar a personas en el estado mexicano de Puebla

PORTADA – Cientos de familias desalojan la zona de peligro tras ser informados de una fuga de gas natural, causada por ladrones de combustible y que se hallaba fuera de control, en el central estado de Puebla (México) el miércoles 12 de septiembre de 2018. (EFE/Hilda Rios)

PUEBLA, México (EFE) – Una fuga de gas causada por una toma clandestina en el central estado mexicano de Puebla obligó la madrugada de el miércoles al desalojo de más de 1,300 personas en siete colonias y un hospital, informaron autoridades locales.

Una toma clandestina en un ducto de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) generó una fuga de gas en la ciudad de Puebla, capital del estado homónimo.

Los reportes de autoridades de protección civil señalaron que son al menos 1,200 habitantes de siete colonias y 190 pacientes de un hospital los desalojados de la zona ante el riesgo de una explosión.

Se trata de las colonias Vicente Guerrero, Villa Frontera, Colonia San Pedro, Villas del Márquez, Villas de San Gregorio, Revolución Mexicana y Venustiano Carranza.

También fue evacuado el Hospital del Norte y la Central de Abasto, en la colonia de Villa Frontera.

Las familias afectadas tuvieron problemas para salir de la zona en emergencia debido a la falta de transporte público u oficial que les ayudara.

Fue a las 04:30 hora local , en la zona conocida como Camino a Tlaltenongo, cuando se reportó el olor a gas, por lo que elementos de Protección Civil, Bomberos y personal de Pemex activaron sus protocolos de emergencia.

Los efectivos acudieron al sitio para atender esta contingencia.

Personal de Pemex cerró válvulas desde el estado Tlaxcala, pero la concentración de gas que se tiene por los ductos mantuvo la fuga por varias horas.

Las autoridades municipales determinaron la suspensión de clases en 17 escuelas de la zona para evitar poner en riesgo a los estudiantes.

México: 12 muertos en explosión de fuegos artificiales

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Un cohete errante cayó en un depósito de fuegos artificiales y provocó una poderosa explosión en el centro de México que dejó al menos 12 muertos y una treintena de heridos, informaron las autoridades el martes.

El gobierno estatal de Puebla informó que cinco de los muertos son niños en la explosión del lunes por la noche en San Isidro, en el municipio de Chilchotla.

Los fuegos artificiales estaban almacenados en una vivienda detrás de una iglesia para ser usados en una festividad religiosa. Un cohete lanzado por alguien afuera cayó sobre la pirotecnia y provocó la explosión que destruyó la vivienda.

Los fuegos artificiales son un componente esencial de las festividades en México, y las explosiones accidentales matan a mucha gente.

El 20 de diciembre, una cadena de explosiones en el mercado de Tultepec, en las afueras de la capital, dejó decenas de muertos en momentos que estaba atestado de gente que compraba pirotecnia para Navidad y Año Nuevo.

Desde entonces se han producido al menos dos explosiones pirotécnicas fatales en el país, una en una vivienda en Tultepec y otra en una fábrica de pirotecnia en Tlaxcala, estado vecino de Puebla en el centro del país.

Pistoleros matan a 2 soldados mexicanos en Puebla

CIUIDAD DE MÉXICO (AP) — Dos soldados mexicanos fueron muertos a tiros y un tercero resultó herido cuando militares que investigaban el robo de combustible fueron atacados por pistoleros que usaron residentes del área como escudos, dijo el ejército.

La confrontación del miércoles por la noche en el estado central de Puebla marca una escalada en recientes conflictos donde ladrones de combustible han tomado control de algunos pueblos.

La Secretaría de Defensa informó el miércoles que una patrulla militar fue enviada al pueblo de Palmarito para investigar reportes de robo de combustible de un oleoducto.

Cuando los soldados llegaron al lugar, fueron atacados por pistoleros que se parapetaron detrás de mujeres y niños. Los militares no respondieron al ataque porque los pistoleros usaron a residentes como escudos, dijo el ejército.

Las fuerzas armadas mexicanas enfrentan además creciente resistencia de civiles en las patrullas antidrogas.