Republicanos siguen contando con apoyo de votantes latinos

Por NICHOLAS RICCARDI, Associated Press

LITTLETON, Colorado — Desafiando los pronósticos de los demócratas y algunos expertos, los republicanos en Estados Unidos siguen contando con un apoyo importante de votantes latinos en la era de Donald Trump. El 32% de los latinos votó por republicanos en la última elección, de acuerdo con un análisis de información de AP VoteCast.

Debido a que el presidente ha arremetido contra los inmigrantes latinoamericanos, tanto verbalmente como a través de sus políticas, algunos analistas creían que los votantes hispanos mostrarían su descontento en las urnas, pero esto no ocurrió.

El porcentaje de voto latino va en línea con la proporción de latinos que han apoyado al partido Republicano en la última década. Los evangélicos y los veteranos de guerra son los hispanos más propensos a alinearse con los republicanos.

Aunque los republicanos no han perdido terreno entre los votantes latinos, tampoco han ganado más. Alrededor de seis de cada 10 hispanos vota regularmente por los demócratas. Conforme el electorado latino sigue creciendo, esa balanza inclinada sigue representando un gran riesgo para los republicanos.

Trump, republicanos se reúnen en medio de polémica migrante

La líder de la bancada minoritaria del Congreso, Nancy Pelosi, demócrata por California, habla enfrente de miembros del Grupo de Congresistas Hispanos durante una visita a la frontera, el lunes 18 de junio del 2018, en San Diego. Los congresistas hablaron sobre su visita a centros de detención de migrantes en el área. (AP Foto/Gregory Bull)

Por DUSTIN WEAVER y ALAN FRAM

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump se reúne el martes por la tarde con dirigentes republicanos mientras aumentan las voces en el Congreso reclamando el cese de la política de separar a los padres migrantes de sus hijos en la frontera.

No se pierdan en LaJornadaLatina.com: Trump defiende separación de hijos y padres migrantes

La reunión ocurre en medio de un generalizado descontento entre legisladores de ambos partidos hacia la política de “cero tolerancia” del gobierno federal hacia los cruces fronterizos ilegales.

Bajo la política, todos los migrantes que cruzan la frontera ilegalmente son referidos a la fiscalía para procesamiento judicial: los adultos quedan bajo la custodia del Servicio de Alguaciles Federales y los niños son enviados a instalaciones administradas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Bajo el gobierno previo, tales familias generalmente eran referidas a un proceso civil de deportación, que no requería la separación familiar.

Alrededor de 2.000 niños fueron separados de sus familias durante un período de seis semanas en abril y mayo.

La riña está poniéndose candente ahora que la cámara baja ya está enmarañada en una pelea por propuestas migratorias que amenaza con dejar mal parados a los republicanos en la elección de noviembre.

Los demócratas están aprovechando el tema de la separación familiar, yendo a los centros de detención en Texas para resaltar las desagradables consecuencias de la política y pidiendo al gobierno hacer algo para mantener a las familias juntas. Gran cantidad de las quejas vienen de los demócratas, pero cada vez hay más republicanos que se les suman.

El republicano Fred Upton, congresista por Michigan, pidió el cese inmediato de la “práctica fea e inhumana”, agregando que, “nunca es aceptable usar niños como instrumentos de negociación en un proceso político”. Su copartidario Pat Roberts, senador por Kansas, dijo estar “en contra de usar la separación familiar como herramienta para desalentar la inmigración ilegal”.

“Ahora es cuando la Casa Blanca debe poner fin a esta cruel, trágica separación familiar”, dijo la republicana Lisa Murkowski, senadora por Alaska, en un comunicado.

El gobierno de Trump insiste que la separación familiar es requerida conforme a la ley. Pero tras indicar el lunes que se opondría a cualquier ajuste dirigido solo a abordar el tema de la separación familiar, la Casa Blanca dijo el martes que está evaluando una propuesta de emergencia presentada por el republicano Ted Cruz, senador por Texas, para mantener unidas a las familias migrantes.