Rusia: Ofrecen revelar información sobre elecciones de EEUU

MOSCÚ, Rusia (AP) — Un alto funcionario de la agencia rusa de seguridad cibernética ofreció publicar sus comunicaciones con homólogos estadounidenses durante la campaña electoral de 2016 en Estados Unidos.

Nikolai Murashov, subjefe del Centro Nacional Ruso de Coordinación de Incidentes Informáticos, dijo el martes que la primera solicitud oficial de Estados Unidos respecto al hackeo en el Comité Nacional Demócrata llegó el 31 de octubre de 2016. Dijo que su agencia proporcionó respuestas específicas a la consulta estadounidense y las solicitudes posteriores.

Murashov agregó que su agencia está lista para liberar su correspondencia con las autoridades de estadounidenses si Washington está de acuerdo.

Los fiscales estadounidenses han acusado a 12 funcionarios rusos de inteligencia militar por cargos de hackeo en la campaña presidencial de Hillary Clinton y el Partido Demócrata en un intento por influir en la votación. El Kremlin ha negado las acusaciones.

Mundial 2018: Francia, campeona del mundo por 2da vez al vencer a Croacia

Paul Pogba, de la selección de Francia, festeja luego de anotar el tercer tanto de su equipo en la final de la Copa del Mundo ante Croacia, el domingo 15 de julio de 2018, en el estadio Luzhniki de Moscú (AP Foto/Martin Meissner)

Por ERIC NÚÑEZ

MOSCÚ, Rusia (AP) — Francia conquistó su segunda Copa del Mundo al vencer el domingo 4-2 a Croacia en una final exuberante en goles, la aplicación del videoarbitraje y una invasión de cancha.

Más efectiva al acechar en el ataque que con abundancia de juego vistoso, los goles de Kylian Mbappé, Paul Pogba, Antoine Griezmann y el tanto en propia puerta de Mario Mandzukic sellaron el triunfo de Les Bleus en Moscú.

Francia se proclamó campeona por segunda ocasión tras hacerlo como anfitriona hace 20 años, cuando venció a Brasil con una gran actuación de Zinedine Zidane.

El capitán de aquella selección fue Didier Deschamps, el actual entrenador. Deschamps logró convertirse en el tercer hombre en ganar la copa como jugador y técnico, emulando al brasileño Mario Zagallo y al alemán Franz Beckenbauer.

Mandzukic e Ivan Perisic fueron los autores de los goles de Croacia, la nación más pequeña en población en disputar la final de un Mundial desde la consagración de Uruguay en Brasil 1950.

En su primera final en la máxima cita del fútbol, los croatas ejercieron un claro dominio ante un adversario que fue más calculador y prefirió esperar.

Francia se adelantó con el autogol de Mandzukic a los 18 tras desviar a su propia puerta un tiro libre cobrado por Griezmann, pero Perisic lo empató diez minutos después con un zurdazo.

A los 38, Griezmann restableció la ventaja francesa con un penal que fue señalado tras el primer uso del VAR en una final mundialista.

Luego que el arquero francés Hugo Lloris salvó a su equipo al manotear afuera un disparo de Ante Rebic tras el regreso del descanso, Les Bleus dieron los zarpazos finales mediantes las brillantes definiciones de Pogba y Mbappé, su ascendente estrella juvenil de 19 años, a los 59 y 65.

Poco antes, a los 52, cuatro personas irrumpieron en la cancha del estadio Luzhniki e interrumpieron la final. Pussy Riot, el grupo de activistas y música punk de Rusia, Pussy Riot, se atribuyó la responsabilidad por el incidente. Las cuatro personas ingresaron a la cancha de manera simultánea, ataviadas con lo que parecían uniformes policiales antiguos, y fueron derribadas por personal de seguridad.

Croacia encontró el descuento a los 69 mediante un garrafal error de Lloris en un intento de despeje y Mandzukic capitalizó.

Francia supo regular el resto del trámite para coronarse tras el sinsabor de perder la final de 2006 ante Italia, definida por penales y recordada más por la expulsión de Zidane tras darle un cabezazo a Marco Materazzi.

Ordenada, pragmática y, sobre todo, depredadora, Francia fue justa campeona con una talentosa generación de futbolistas — un plantel tasado sobre los 1,000 millones de dólares.

Croacia venía de remontar en sus tres partidos de la fase de eliminación directa, jugando alargues en todos e imponiéndose por penales en los primeros dos. Pero toda la calidad creativa de Modric y Rakitic pudo con la potencia francesa.

Fue el resultado previsible e inevitable para un Mundial que sin embargo se había caracterizado todo el último mes por los inesperados fiascos de las grandes potencias como Alemania, Argentina y España.

Mundial 2018: Bélgica, 3ra del Mundial tras vencer 2-0 a Inglaterra

La selección de Bélgica posa con sus medallas tras obtener el tercer sitio del Mundial con una victoria sobre Inglaterra, el sábado 14 de julio de 2018, en San Petersburgo, Rusia (AP Foto/Natacha Pisarenko)

SAN PETERSBURGO, Rusia (AP) — Bélgica consiguió su mejor resultado en una Copa del Mundo al vencer el sábado 2-0 a Inglaterra en el partido por el tercer puesto, el duelo de consolación que nadie desea disputar.

Thomas Meunier y Eden Hazard fueron los autores de los goles de Bélgica, que perdió ante Francia en la semifinal que disputaron el martes.

“Estos jugadores no querían ya confiar sólo en el talento individual. Querían trabajar como equipo”, dijo el técnico de Bélgica, Roberto Martínez. “Sus estándares han sido magníficos. Querían que el país estuviera orgulloso de ellos, que cada seguidor de los ‘Diablos Rojos’ estuviera orgulloso”.

Francia y Croacia disputarán la final el domingo en el estadio Luznhiki de Moscú. Los croatas doblegaron el miércoles a Inglaterra en tiempo extra.

Meunier abrió el marcador a los cuatro minutos tras capitalizar un centro de Nacer Chadli, batiendo al arquero inglés Jordan Pickford. Bélgica igualó un récord, al contar con 10 anotadores distintos en el certamen, algo que sólo habían conseguido Francia en 1982 e Italia en 2006.

Tanto belgas como ingleses disputaron su séptimo encuentro en 26 días, si bien Bélgica llegó al duelo con una jornada adicional de descanso

En una jugada de contragolpe, Hazard sentenció a los 82 tras un pase de Kevin de Bruyne.

Toby Alderweireld desbarató la mejor ocasión de Inglaterra en el partido, al deslizarse en la raya para despejar un remate de Eric Dier en el segundo tiempo.

Se trata del mejor resultado de los belgas en un Mundial desde su cuarto puesto en México 1986.

Inglaterra, campeona por única ocasión como local en 1966, igualó en Rusia su mejor resultado desde entonces, el cuarto puesto en 1990.

“Hoy mostramos que hay margen para mejorar. No somos un trabajo concluido todavía. Estamos aprendiendo aún. Todavía podemos mejorar”, reconoció el delantero inglés Harry Kane. “No queremos esperar otros 20 años para llegar a otra semifinal de un torneo importante”.

Fue la segunda victoria de Bélgica sobre Inglaterra en el certamen tras imponerse 1-0 en el cierre de la fase de grupos.

Mundial 2018: Croacia tumba a Inglaterra en otro alargue y jugará la final

Hinchas de Croacia esperan el comienzo del partido entre esa selección e Inglaterra, por las semifinales de la Copa del Mundo, el miércoles 11 de julio de 2018, en Moscú (AP Foto/Alastair Grant)

Por ERIC NÚÑEZ

MOSCÚ, Rusia (AP) — Croacia no se cansa.

Victoriosos por tercer partido consecutivo tras un alargue, los croatas avanzaron el miércoles a su primera final de una Copa del Mundo al desbaratar los sueños de grandeza de Inglaterra con una victoria por 2-1.

Mario Mandzukic (centro), carga en brazos a Luka Modric, su compañero en la selección de Croacia, tras vencer a Inglaterra en la semifinal de la Copa del Mundo, el miércoles 11 de julio de 2018, en el estadio Luzhniki de Moscú (AP Foto/Frank Augstein)

El gol de Mario Mandzukic a los 109 minutos sentenció el triunfo de Croacia en el estadio Luzhniki de Moscú, donde tendrá que volver en cuatro días para toparse con Francia en la final.

“Fue un partido complicadísimo”, dijo Ivan Perisic, el autor del tanto con el que los croatas empataron el marcador y volvieron a la vida a los 68 minutos. “Todos éramos conscientes de lo que estaba en juego, cuán importante era la semifinal para una nación pequeña como la nuestra”.

Les Bleus fueron verdugos de los croatas en la vez anterior que el conjunto balcánico había llegado a las semifinales, en la edición de 1998. Francia, que el martes dejó fuera a Bélgica, ganó 2-1 esa semifinal rumbo a la conquista de su primera y única corona.

Descafeinada en el primer tiempo, todo hizo indicar que Croacia volvería a capitular en la penúltima instancia y más cuando un gol de tiro libre de Kieran Trippier puso en ventaja a los ingleses a los cinco minutos.

Pero el equipo de Gareth Southgate no supo aprovechar el ser dueño de la iniciativa durante largos pasajes del partido. Quizás encontraron el gol demasiado temprano y les faltó la creatividad necesaria para dar el golpe de gracia que liquidara a un adversario que entró aletargado.

Al compás del infatigable y solidario Luka Modric, Croacia reaccionó en la segunda mitad y logró nivelar el marcador mediante el gol de volea de Perisic.

Ivan Perisic, de la selección de Croacia, anota el gol del empate ante el arquero Jordan Pickford, de la selección de Inglaterra, durante la semifinal de la Copa del Mundo, el miércoles 11 de julio de 2018, en el estadio Luzhniki de Moscú (AP Foto/Frank Augstein)

Empezaba la tercera remontada seguida de Croacia en la fase de eliminación directa del Mundial. Los balcánicos revirtieron desventajas en octavos contra Dinamarca y en cuartos contra el país anfitrión, imponiéndose por penales en ambas oportunidades.

“Arrancamos muy flojos, pero demostramos nuestra personalidad, tal y como lo hicimos en los dos partidos anteriores cuando quedamos 1-0 abajo”, dijo Perisic.

De un centro al corazón del área de Sime Vrsaljko desde la derecha, Perisic se anticipó a Kyle Walker, muy torpe para buscar el despeje. A partir de ahí, las pulsaciones del duelo cambiaron radicalmente. Croacia era la que mandaba ante un adversario que se diluyó.

El gol decisivo cayó en una jugada inocua, en la que los centrales ingleses John Stones y Harry Maguire se durmieron ante el asedio de Mandzukic, quien fusiló al arquero Jordan Pickford.

Después de 360 minutos de juego, repartidos en 11 días, incluidos dos cotejos ganados en los penales, Croacia cantó victoria otra vez. Y está en la final.

Cuando el árbitro turco Cuneyt Cakir dio el último silbatazo, los jugadores croatas corrieron hacia el extremo del estadio donde estaban sus jubilosos hinchas, todos ataviados con su icónica camiseta ajedrezada.

En el otro extremo, el desconsuelo era absoluto. Exhaustos, los jugadores ingleses se tiraron en el piso ante sus atónitos seguidores. El cántico “¡It’s Coming Home! – ¡el fútbol regresa a casa!” dejó de retumbar.

Era el fin de la ilusión que se había prendido por el juego aplicado durante el último mes en Rusia, donde la selección de los Tres Leones facturó nueve de sus 12 goles en jugadas a pelota parada.

“Duele mucho”, señaló el capitán inglés Harry Kane, el máximo anotador del certamen con seis conquistas. “Va a doler por mucho tiempo, desde luego, pero podemos estar con la frente en alto”.

Mundial 2018: Francia, finalista por 3ra vez, tras vencer a Bélgica

El portero francés Hugo Lloris repele un disparo de Bélgica en la semifinal del Mundial en San Petersburgo, Rusia, el martes 10 de julio de 2018. (AP Foto/Dmitri Lovetsky)

Por LUIS RUIZ

SAN PETERSBURGO, Rusia (AP) — ¿Déja vu? Parece que sí.

Con reminiscencias del título que conquistó hace 20 años y merced a un cabezazo letal de Samuel Umtiti en los albores del segundo tiempo, Francia hizo valer su jerarquía al sellar el pasaporte a la tercera final de su historia en la Copa del Mundo, al imponerse el martes 1-0 a Bélgica.

En un saque de esquina ejecutado por Antoine Griezmann a los 51 minutos, Umtiti consiguió anticiparse a Marouane Fellaini, custodio del primer palo. El zaguero del Barcelona saltó y le remató en las narices al arquero Thibaut Courtois, quien simplemente levantó las manos en un intento infructuoso por impedir que el balón entrara a las redes.

“Estoy enormemente orgulloso”, expresó el jubiloso Umtiti en la cancha del estadio de San Petersburgo. “Trabajamos muy duro, unidos. Fui yo quien anotó pero todos hemos dado un gran partido”.

Y por enésima vez en este Mundial, una jugada a pelota detenida resultó crucial. Esta vez definió a un finalista, y Francia chocará el domingo por el título en Moscú con Inglaterra o Croacia, que se medían en la otra semifinal, este miércoles y también en la capital rusa.

“Fue una cuestión de detalles”, valoró el estratega de Bélgica, Roberto Martínez. “Desafortunadamente para nosotros, nos pegaron en una situación con pelota parada”.

El hecho de que Umtiti le haya ganado en el salto al centrocampista del Manchester United llamó más la atención por la diferencia de estatura entre ambos. El primero mide 1.83 metros y el segundo 1.94.

“Cuando uno no es tan alto como el rival, hay que tener determinación, voluntad para anotar, para colocarse frente al jugador y creo que eso es lo que me ha permitido anotar el gol, anticiparme bien y una buena ejecución del saque de esquina”, explicó Umtiti en la conferencia posterior al encuentro.

Además, después de tanto que se habló de la mina de talento del que dispone Francia adelante, fue un defensa el héroe. En 1998, tres zagueros franceses anotaron en el Mundial: Bixente Lizarazu, Laurent Blanc y Lillian Thuram. En una coincidencia auspiciosa, ahora han marcado Benjamin Pavard, Raphael Varane y Umtiti.

“Ha sido un defensa quien ha anotado el gol, y eso que hemos tenido mucho trabajo a la defensiva”, resaltó el técnico francés Didier Deschamps. “Me quito el sombrero ante mis jugadores y mi cuerpo técnico”.

Se le preguntó a Deschamps si percibe que los goles de los zagueros son un buen augurio.

“Todos tenemos un destino propio. Tratamos de que sea el más bello posible”, respondió “Hay similitudes, pero siempre tratamos de hacer comparaciones, correctas o no… Pero al final el mérito de esto será de los jugadores”.

Otro periodista inquirió si Deschamps había visto las imágenes de los festejos del triunfo en los Campos Elíseos, y si éstas le recordaban lo que vivió como seleccionado francés en 1998.

“Las vi y me trajeron excelentes recuerdos, pero en aquella ocasión habíamos ganado la final no en la semifinal”, dijo. “El partido más importante es el domingo. Nos hemos dado este privilegio de llegar a la final”.

En busca de instalar a los belgas en la primera final mundialista de su historia, el español Martínez tomó la arriesgada decisión de colocar de inicio una línea de tres defensores para enfrentar a uno de los equipos con más talentos individuales en este certamen. Y los Diablos Rojos generaron peligro en la primera mitad con dos disparos de Eden Hazard y un zurdazo de Toby Alderweireld desde las inmediaciones del área, que el arquero francés Hugo Lloris desvió de manera providencial con las dos manos.

Francia apostó más de inicio a la contra y amenazó con disparos de Griezmann y escapadas de Kylian Mbappé, la sensación francesa de 19 años.

El tanto francés no hizo sino radicalizar las respectivas estrategias. Abofeteados, los Diablos Rojos se lanzaron en forma desbocada en busca del empate. Les Bleus, se organizaron mejor atrás y apostaron a alguna transición rápida que les permitiera ampliar el marcador.

Pero quizás por la desesperación o tal vez por el cansancio que derivó de un encuentro disputado a un ritmo muy dinámico, las aproximaciones belgas fueron generando cada vez menos peligro.

“Es algo excepcional… estoy muy contento por mis jugadores, que son jóvenes pero tienen un gran carácter”, destacó Deschamps.

En la primera final de su historia, Francia se coronó como anfitriona en 1998, merced a una goleada por 3-0 sobre Brasil, en aquella noche en que Ronaldo perdió misteriosamente sus superpoderes. En Alemania 2006, sucumbió por penales ante Italia, tras el infame cabezazo que recibió Marco Materazzi y que significó la expulsión de Zinedine Zidane y su despedida de los mundiales.

Habrá por lo tanto cierto deseo de reivindicación en la selección francesa. Deschamps fue parte del plantel campeón en 1998, y ahora está a las puertas de dos logros significativos.

El primero es de índole individual. Podría ser apenas la tercera persona en coronarse en la Copa del Mundo como jugador y técnico, algo que sólo consiguieron Mario “Lobo” Zagallo con Brasil (1958 y 1962 jugando y 1970 dirigiendo), así como Franz Beckenbauer con Alemania (1974 y 1990). Además, Rudi Voller fue jugador y entrenador de Alemania en finales: ganó como delantero en 1990 y perdió como estratega en 2002.

Además, Francia quedó a un paso de alcanzar a Uruguay y Argentina con dos títulos en su haber. Se sumaría así al exclusivo club de los multicampeones, al que pertenecen también Brasil (5), Italia (4) y Alemania (4).

Bélgica está lejos de esa cúpula y se quedó a la orilla de lo que hubiera sido un papel histórico. Disputó la segunda semifinal mundialista en su historia y cayó como le había ocurrido en México 1986 ante Argentina y un Diego Maradona en pleno esplendor.

Los belgas no ostentan un solo título de relevancia en sus vitrinas, y seguirán esperándolo pese a mostrar tal vez el fútbol más vistoso de este Mundial, en el que habían ganado todos sus partidos. Al menos podrían mejorar la ubicación que tuvieron en aquel Mundial de 1986, cuando la propia Francia los superó 4-2 en tiempo extra durante el partido por el tercer lugar. Buscarán ese tercer sitio en el duelo de consolación que se efectuará el sábado, también en San Petersburgo.

Mundial 2018: Croacia liquida a la anfitriona en penales y va a semis

Domagoj Vida, de la selección de Croacia, se despoja de la casaca para festeja su gol en los cuartos de final de la Copa del Mundo ante Rusia, el sábado 7 de julio de 2018, en Sochi (AP Foto/Alexander Zemlianichenko)

Por TALES AZZONI

SOCHI, Rusia (AP) — Nyet.

Aunque Rusia excedió las expectativas de su Copa Mundial, Croacia se quedó con el boleto para las semifinales con una victoria 4-3 en una definición por penales el sábado tras un empate 2-2.

Andrej Kramaric (9), de Croacia, festeja luego de anotar el gol del empate 1-1 ante Rusia, en los cuartos de final de la Copa del Mundo. El encuentro se disputó el sábado 7 de julio de 2018 en Sochi (AP Foto/Alexander Zemlianichenko)

Los anfitriones, el equipo con el ranking más bajo en el torneo como el 70 en el escalafón de la FIFA, intentó acceder a una semifinal mundialista por primera vez desde que la Unión Soviética quedó en el cuarto lugar en la edición de 1966 en Inglaterra.

“Lo dejé todo en la cancha y lamentablemente nos faltó suerte”, dijo el volante ruso Roman Zobnin. “Los dejamos todo”.

Croacia se codea en la instancia de semifinales de un Mundial por primera vez desde 1998, cuando el país hizo su primera presentación.

Luka Modric, Ivan Rakitic y compañía disputarán su semifinal ante Inglaterra, el miércoles en Moscú. Los ingleses vencieron 2-0 a Suecia en Samara.

Croatas y rusos protagonizaron un vibrante duelo en el estadio Fisht de Sochi, con ambos entregándose a una segunda definición por penales consecutiva.

Mario Fernandes, el jugador nacido en Brasil que había dado nueva vida a los anfitriones con un tanto que significó el empate en el segundo tiempo extra, se transformó después en villano, al cobrar sumamente desviado su penal. En la tanda, falló también el ruso Fiodor Smolov, así como el croata Mateo Kovacic.

Ambos arqueros atajaron remates en la tanda desde los 12 pasos Pese a estar lesionado, el croata Danijel Subasic manoteó el primer disparo de Fedor Smolov. Igor Akinfeev, poco después, repelió el cobro de Mateo Kovacic.

Luego del fallo de Fernandes, los equipos procedieron a convertir dos remates cada uno hasta que Rakitic se encargó de darle punto final a la pulseada al definir con calma.

“Debimos haberlo sentenciado antes de los penales, pero quizás ese es el destino, de que tenemos que sufrir más de la cuenta”, dijo Modric, cuyo disparo rebotó primero en la mano de Akinfeev, luego en el poste y finalmente se anidó en la red.

Unos minutos antes, Fernandes había rescatado a Rusia, mediante un cabezazo entre varios adversarios para enviar el balón a las redes, con lo que rubricó el 2-2.

Domagoj Vida puso en ventaja transitoria a Croacia a los 100 minutos. En un saque de esquina, el zaguero del Besiktas turco ingresó al área y se colocó en medio de dos rivales, para cabecear hacia abajo, pegado al poste derecho.

El alargue se hizo necesario tras el 1-1 que los equipos firmaron al concluir los 90 minutos regulares.

Los rusos tomaron la ventaja a los 31 minutos con un golazo de Denis Cheryshev, quien realizó una buena conducción individual para aproximarse al balcón del área, desde donde descargó un zurdazo al ángulo para batir a Subasic.

Croacia igualó a los 39, mediante un remate de cabeza de Andrej Kramaric.

Rusia venía de superar por 4-3 a España y Croacia derrotó 3-2 a Dinamarca por la vía de penales en la ronda de octavos.

La Argentina de Diego Maradona en 1990 fue el último equipo en ganar definiciones por penal consecutivas. Vencieron a Yugoslavia en los cuartos de final y a Italia en las semifinales ese año, en el que Italia había sido el último anfitrión en capitular por penales antes del sábado.

Mundial 2018: Suecia sale de Mundial por lo alto tras gran campaña

Los jugadores de la selección de Suecia se despiden del público tras ser eliminados por Inglaterra en los cuartos de final de la Copa del Mundo, el sábado 7 de julio de 2018, en Samara, Rusia (AP Foto/Alastair Grant)

Por LUIS ANDRÉS HENAO

SAMARA, Rusia (AP) — Sacaron a un grande como Italia en las eliminatorias. Quedaron primeros de su grupo en el Mundial forzando la eliminación del campeón reinante Alemania. Y avanzaron más lejos de lo que habían llegado en el torneo en más de 20 años.

Suecia cayó el sábado por 2-0 contra Inglaterra en los cuartos de final. Pero la derrota tiene sabor a victoria para un grupo de jugadores, que aun sin su goleador histórico Zlatan Ibrahimovic sorprendieron a todos en la Copa Mundo haciendo uso de su efectividad y gran fuerza colectiva.

“Llegamos hasta los cuartos de final de una Copa del Mundo, creo que jugamos muy lindo. Nos hemos enfrentado a rivales muy duros en cada partido, pero no fuimos lo suficientemente buenos hoy”, dijo el entrenador sueco Janne Andersson, quien tras el partido, se juntó con sus jugadores en el campo y se abrazó con ellos en un círculo.

“Yo quería juntarlos a todos en el campo y ahí mismo decirles que habíamos logrado una excelente actuación” dijo Andersson. “Hasta ahora, hemos hecho un torneo tremendamente bueno”.

El camino al Mundial fue exitoso y demostró que Suecia puede llegar lejos a través de la labor de conjunto, sin astros como Ibrahimovic, quien marco una época al imponer un récord de 62 goles en 116 encuentros.

Los suecos derrotaron a Francia en la fase de grupos de la eliminatoria y no cayeron en casa. Después no permitieron un solo gol de Italia en los dos encuentros de repechaje para dar ganar el boleto a la Copa del Mundo.

En el Mundial, Suecia quedó primera de su grupo tras ganarle a Corea del Sur 1-0, perder contra Alemania 2-1 y golear a México 3-0. Los suecos después derrotaron 1-0 a Suiza, sexta del ranking de la FIFA.

Suecia no había ganado un solo encuentro de eliminación directa desde Estados Unidos 1994, cuando sorprendió con el cuarto puesto. Su mejor papel histórico fue la final que perdió como anfitriona en 1958, frente a Brasil y un Pelé de 17 años que deslumbró al mundo entero.

“Creo que hicimos una muy buena Copa del Mundo”, dijo el defensor del Bologna Emil Krafth tras el partido. “Fue un sueño hecho realidad. No hay muchas personas en el mundo que tienen la oportunidad de jugar un Mundial, así que obviamente es un sueño”.

En el Mundial, los suecos usaron su solidez defensiva y largos balones en profundidad como sus escasas pero efectivas armas para avanzar.

“La gente que dice que dice jugamos un fútbol aburrido no sabe de fútbol”, dijo Krafth tras el partido.

“Jugamos un fútbol inteligente. Seguramente no somos mejores individualmente contra equipos como Inglaterra, Brasil, y otros equipos, pero jugamos como un equipo, luchamos el uno por el otro. Es nuestro espíritu. Y es por eso que llegamos tan lejos como lo hicimos aquí”.

Mundial 2018: Bélgica elimina a Brasil, pleno europeo en semifinales

Kevin De Bruyne, de la selección de Bélgica, festeja luego de anotar el segundo gol ante Brasil en los cuartos de final de la Copa del Mundo, el viernes 6 de julio de 2018, en Kazán, Rusia (AP Foto/Francisco Seco)

Por JUAN ZAMORANO

KAZÁN, Rusia (AP) — Ni copiando la fórmula del orden y equilibrio “a la europea” le alcanza a Brasil en la Copa del Mundo.

El pentacampeón mundial y último sobreviviente de Sudamérica en Rusia sucumbió 2-1 el viernes ante Bélgica por los cuartos de final y por cuarta cita seguida quedó eliminado a manos de un seleccionado europeo.

Alisson, arquero de la selección de Brasil, se lamenta tras recibir un autogol de Fernandinho en el encuentro de cuartos de final de la Copa del Mundo ante Bélgica, el viernes 6 de julio de 2018 (AP Foto/Frank Augstein)

Bélgica fulminó a Brasil con todos los ingredientes que aportan los integrantes de la mejor generación de futbolistas de su historia: la voracidad goleadora de Kevin De Bruyne y Romelu Lukaku, la creatividad de Eden Hazard y el temple de Thibaut Courtois en el arco. También un autogol brasileño.

“Hemos conseguido algo que realmente bello y que no fue nada fácil”, dijo De Bruyne, autor del segundo gol belga.

La victoria del equipo dirigido por el técnico español se empezó a fraguar con un tiro de esquina lanzado por Hazard. La pelota se desvió en el antebrazo de Fernandinho y se metió contra su propia valla en el estadio Arena de Kazán. Transcurrían 13 minutos y Brasil quedó en desventaja por primera vez en el torneo.

Sacudiéndose de una marca negativa ante seleccionados sudamericanos, los belgas ampliaron la cuenta a los 31 con un contragolpe que inició Lukaku en su propio campo. El delantero del Manchester United eludió a dos brasileños y abrió para De Bruyne, quien selló la jugada con derechazo cruzado.

“Para mí Brasil fue el mejor equipo del torneo. Cuando juegas ante un rival así tienes que jugar bien pero también creer. Yo estoy orgulloso de mis jugadores, que desde el primer minuto creyeron que podían ganar”, destacó Martínez, quien tomó las riendas de Bélgica tras la eliminación ante Gales en los cuartos de final de la Eurocopa hace dos años.

Neymar, de la selección de Brasil, se cubre el rostro con la camiseta mientras los jugadores de Bélgica festejan su triunfo en los cuartos de final de la Copa del Mundo, el viernes 6 de julio de 2018, en Kazán, Rusia (AP Foto/Andre Penner)

Bélgica, que había perdido en sus tres últimos enfrentamientos ante sudamericanos, jugará las semifinales por primera vez desde 1986. Su próximo rival será Francia, que más temprano había derrotado 2-0 a Uruguay en Nizhny Nóvgorod.

La caída de Brasil además da lugar a una semifinal netamente de europeos. Es la tercera vez desde 1982 que eso sucede en un torneo montado en el Viejo Continente.

“La diferencia fue la efectividad”, analizó Tite, a quien se le venció el contrato y declinó responder sobre su futuro. “No creo en la suerte. ¿Courtois tuvo suerte? No, es bueno”.

Según el estratega brasileño, “si te gusta el fútbol tienes que ver este partido. Hubo triangulaciones, definiciones, los arqueros, las transiciones. ¡Que hermoso juego! Si aprecias el fútbol, verás que fue una hermosa actuación, con la tristeza de la derrota”.

La otra llave se definirá el sábado con los duelos entre Inglaterra-Suecia y Rusia-Croacia.

“Tratamos hasta el final ante un gran equipo. Nos vamos de esta Copa del Mundo con la cabeza en alto”, dijo Renato Augusto, autor del descuento de Brasil. “Este es un equipo conformado por grandes jugadores que son jóvenes, con posibilidades de ganar el próximo Mundial”.

Hasta este compromiso, Brasil había sacado chapa de favorito más por su funcionamiento defensivo al estilo “europeo” que por la calidad del medio hacia delante con Neymar, Coutinho y Gabriel Jesús. Y el único gol que había recibido antes de este partido había sido el empate de Suiza 1-1 en el debut.

Bajo el mando de Tite, además, detentaba un récord de 20 victorias y apenas una derrota en un amistoso ante Argentina a mediados de 2017.

En el inventario de la derrota, habrá un destaque especial a la ausencia de Casemiro, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas. Fernandinho, su reemplazante en la medular del mediocampo, no tuvo la misma prestancia que el volante del Real Madrid, escudo protector para la defensa.

Con el peso de la desventaja por primera vez sobre sus espaldas, Brasil fue un equipo terrenal.

Neymar, la única megaestrella que seguía en carrera tras las partidas tempranas de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, fue presa fácil de una red de camisetas rojas.

Una sola vez Brasil tomó desprevenida a la defensa belga. Fue a 15 minutos del final cuando un centro Coutinho encontró sin marca al recién ingresado Renato Augusto, que anotó el descuento de cabeza.

El gol revitalizó a los dirigidos por Tite, que sin nada para perder fue por su presa. El propio Renato casi empató con un zurdazo apenas desviado.

En tiempo de adicional, Neymar coqueteó con el empate con un impresionante remate desde la puerta del área y Courtois repelió milagrosamente al tiro de esquina con la punta de sus dedos.

Después de ganar su quinto título en Corea del Sur-Japón, la Verdeamarela fue eliminada en cuartos por Francia en 2006, corrió igual suerte cuatro años después en Sudáfrica al caer en la misma instancia frente a Holanda, y después sufrió la paliza 7-1 en su propia casa contra Alemania, que terminaría ganando el torneo.

Mundial 2018: Francia supera 2-0 a Uruguay y avanza a semifinales

El delantero Antoine Griezmann anota el segundo gol de Francia ante Uruguay en el partido por los cuartos de final del Mundial en Nizhny Nóvgorod, Rusia, el viernes 6 de julio de 2018. (AP Foto/Ricardo Mazalan)

Por PABLO ELÍAS GIUSSANI

NIZHNY NÓVGOROD, Rusia (AP) — Un gol de cabeza de Raphael Varane y un error monumental del arquero Fernando Muslera dieron el viernes a Francia una victoria 2-0 sobre Uruguay y el pase a las semifinales de la Copa Mundial.

En LaJornadaLatina.com – FIFA multa a Suecia por utilizar ropa no autorizada

Raphael Varane, de la selección de F3ancia, salta para festejar su gol ante Uruguay en un encuentro de cuartos de final, disputado el viernes 6 de julio de 2018 en Nizhny Nóvgorod, Rusia, y correspondiente a la Copa del Mundo (AP Foto/Ricardo Mazalán)

Varane abrió la cuenta a los 40 minutos y Antoine Griezmann aumentó a los 61, cuando Muslera, que está en su tercer Mundial, se distrajo y dejó que se le escurriese un remate que no llevaba peligro.

Francia quedó así a la espera del ganador del choque entre Brasil y Bélgica, que jugaban más tarde en Kazán.

“No tenemos nada que reprocharnos”, declaró el capitán “celeste” Diego Godín. “Hicimos un Mundial espectacular. No se pudo, pero dejamos todo y nos vamos con la frente en alto. Solo tengo palabras de agradecimiento para mis compañeros”.

“Nos faltó jugar mejor que el rival. Nos superó, nos ganó bien. Hay que felicitarlo”, agregó el técnico Oscar Washington Tabárez.

Jugando sin el delantero Edinson Cavani, descartado por un problema en el gemelo izquierdo, Uruguay cedió la iniciativa a los franceses y plantó una muralla defensiva, con marcas escalonadas, que frustraron la mayoría de los ataques “bleus”.

El primer gol llegó en una jugada con pelota detenida, cuando Varane cabeceó un tiro libre de Griezmann, metiendo la pelota bajo, junto al segundo palo.

Tres minutos después, el arquero francés Hugo Lloris evitó el empate al atajar en forma espectacular un cabezazo de Martín Cáceres en una jugada calcada a la del gol francés. La pelota quedó cerca del arco y Diego Godín remató afuera.

Lloris ya se había lucido al tirarse hacia adelante y despejar un balón que no había podido despejar la zaga francesa, cuando Matías Vecino se aprestaba a rematar.

Kylian Mbappé se hizo notar con varias jugadas en las que desairó a sus marcadores, pero casi siempre lejos del área. Desaprovechó una buena ocasión a los 15 minutos, cuando su compañero Oliver Giroud le bajó un balón de cabeza y el jugador del Paris Saint-Germain cabeceó afuera desde cerca.

En el segundo tiempo se hizo amonestar por exagerar un roce con Christian Rodríguez.

La victoria francesa fue incuestionable. Manejó todo el partido con Paul Pogba y Ngolo Kanté bien parados en el mediocampo, la amenaza constante de Mbappé y un Griezmann muy activo. Griezmann, que le tiene un gran cariño a Uruguay por su contacto con muchos jugadores uruguayos, no festejó su gol.

“Un uruguayo me enseñó lo bueno y lo malo del fútbol”, expresó Griezmann aludiendo a Martín Lasarte, el técnico que lo hizo debutar en la primera división en Real Sociedad cuando tenía 18 años. “Siento gran respeto por Uruguay. Me pareció normal no celebrar”.

Tabárez trató de darle más fuerza ofensiva a Uruguay haciendo entrar al “Cebolla” Rodríguez, Jonathan Urretaviscaya y Maximiliano Gómez, pero los cambios no torcieron el rumbo del partido.

Uruguay: Francia es vulnerable, ya lo demostró Argentina

Antoine Griezmann (7) y Kylian Mbappé (10) festejan uno de los goles de la victoria de Francia sobre Perú en la Copa Mundial el jueves 21 de junio de 2018 en Ekaterimburgo, Rusia (AP Foto/David Vincent)

Por PABLO ELÍAS GIUSSANI

NIZHNY NÓVGOROD, Rusia (AP) — Todo el mundo habla del fenomenal Kylian Mbappé y de la victoria 4-3 de Francia sobre Argentina. Mientras espera saber si podrá contar con Edinson Cavani, Uruguay prefiere enfocarse en un par de lecciones dejadas por el duelo entre franceses y argentinos.

La primera: Argentina demostró que Francia es vulnerable. La segunda: Mbappé podría llevarse una sorpresa si piensa que encontrará las mismas facilidades que le dieron los argentinos.

Los hermanos rioplatenses dejaron muchas enseñanzas útiles a Uruguay de cara a su compromiso del viernes con Francia por los cuartos de final de la Copa del Mundo. La más relevante es el hecho de que Argentina, con un equipo carente de identidad y de jugadores de talento capaces de aprovechar las cualidades de Lionel Messi, llegó a estar 2-1 arriba después de ir perdiendo 1-0.

El marcador final tal vez no refleje la superioridad de los franceses en un encuentro en el que Mbappé, con sus escasos 19 años, se confirmó como la nueva luminaria del fútbol mundial, capaz de disputarle la condición de número uno a Neymar cuando el paso de los años baje a Messi y Cristiano Ronaldo del pedestal que ocupan desde hace una década.

Pero mostró las dos caras de Francia, cuyo rendimiento ha sido desparejo. En un Mundial en el que incluso los grandes parecen más preocupados en no perder que en buscar sin complejos la victoria, muchos le echan en cara el técnico Didier Deschamps no ser lo suficientemente osado y elaborar tácticas conservadoras que no explotan al máximo las aptitudes de Mbappé y de su compañero de ataque Antoine Griezmann.

Temprano se hizo evidente que los franceses podían penetrar la defensa argentina casi a voluntad. Deschamps, sin embargo, no se propuso desbordar al rival y mantuvo una actitud cautelosa después de anotar el primer gol.

Cuando Argentina dio vuelta al marcador, Francia pisó el acelerador y decidió el juego con tres tantos en once minutos.

Uruguay, en todo caso, está convencido de que tiene herramientas para frenar a los franceses.

“Contra Argentina, sus jugadores claves tuvieron un partido muy bueno, pero si algo tenemos nosotros es que sabemos limitar las virtudes de los otros equipos”, afirmó el uruguayo Nahitan Nández esta semana en la concentración celeste.

“Vamos a hacer lo que venimos haciendo hasta ahora. Tratar de estar compactos, de hacer nuestro juego, de defender todos juntos como lo venimos haciendo”, acotó su compañero Rodrigo Betancur.

Nández y Betancur son dos de las caras nuevas que han revitalizado una selección “charrúa” que incluye a nueve jugadores que disputan su tercer Mundial, incluidos cinco titulares: el arquero Fernando Muslera, el lateral Martín Cáceres, el central Diego Godín y la dupla goleadora de Luis Suárez y Cavani.

La experiencia podría resultar un factor, sobre todo teniendo en cuenta que, en su debut, Francia alineó a cinco jugadores que jamás habían estado en la cita máxima del fútbol.

Uruguay dispone de un andamiaje defensivo muy difícil de vulnerar que gira en torno a la seguridad de sus dos zagueros centrales, Godín y José María Giménez, compañeros en Atlético de Madrid. Arriba tiene a delanteros de la talla de Suárez y Cavani. Además es letal en jugadas con pelota detenida.

El gran interrogante es si podrá contar con Cavani, autor de tres tantos en lo que va del Mundial, incluidos los dos en la victoria 2-1 de octavos de final sobre Portugal. El atacante del París Saint-Germain sufrió un edema en el gemelo izquierdo en ese partido y está tratando de acelerar una recuperación que generalmente toma como mínimo una semana.

Juegue o no Cavani, Deschamps anticipa un partido mucho más difícil que el de Argentina.

“Uruguay es muy distinto. Muy organizado en defensa. No le anotan. Pero también saben cómo atacar y son muy buenos de contragolpe”, declaró Deschamps. “Pasan de la defensa al ataque muy rápido y es un rival que aprovecha pelota parada. Cinco de sus siete goles fueron en jugadas con pelota parada”.

“No podemos darles tiros libres ni nada cerca del área”, agregó el arquero Hugo Lloris, capitán del equipo.

Uno que no siente la falta de experiencia es Mbappé, quien muestra el aplomo de un veterano y una soltura envidiable.

Mbappé marcó dos goles ante Argentina y es apenas el segundo adolescente que se apunta un doblete en un partido de la Copa Mundial. El único que lo había hecho hasta ahora había sido Pelé, que tenía 17 años en 1958 cuando anotó dos tantos en un encuentro y tres en otro.

“Seamos serios, Pelé está en otra categoría”, dijo Mbappé cuando empezaron las comparaciones con “o rei”.