Tailandia busca control sobre películas de rescate en cueva

Foto tomada el 19 de julio del 2018 de los niños rescatados recientemente en una cueva en Tailandia, cuando asistían a un templo budista en el distrito Mae Sai, provincia Chiang Rai, norte de Tailandia. (AP Photo/Sakchai Lalit)

BANGKOK, Tailandia (AP) — El gobierno militar de Tailandia dijo el viernes que quiere el control sobre la manera en que las películas reflejan el calvario y heroico rescate de este mes de un equipo infantil de fútbol, que atrajo el interés mundial y la atención de los cineastas extranjeros.

El ministro de Cultura Vira Rojpochanarat dijo que durante la reunión de gabinete de la próxima semana propondrá que se establezca una comisión especial para supervisar la producción de filmes, documentales y videos relacionados con los 12 niños y su entrenador, que estuvieron atrapados en una cueva durante casi tres semanas antes de ser rescatados.

La Oficina de Cine de Tailandia, del gobierno federal, ya regula la producción de las películas que las compañías extranjeras filman en Tailandia, pero Vira dijo que la comisión, con miembros de varios ministerios, supervisaría el contenido, temas de concesiones y protección de la privacidad del equipo que fue rescatado y sus familiares.

Los 13 rescatados de cueva en Tailandia relatan su rescate

Los jóvenes futbolistas saludan después de una conferencia de prensa en la que relataron su experiencia de quedar atrapados en una cueva en Chang Rai, Tailandia, el miércoles 18 de julio de 2018. (AP Foto/Vincent Thian)

Por TASSANEE VEJPONGSA y KAWEEWIT KAEWJINDA

CHIANG RAI, Tailandia (AP) — Atrapados en los recovecos de una cueva inundada en el norte de Tailandia, los 12 niños y su entrenador de fútbol intentaban cavar una salida cuando escucharon voces en la oscuridad. De inmediato, el entrenador les ordenó guardar silencio.

“No estábamos seguros de si era real”, dijo Adul Samon, de 14 años. “Así que paramos y escuchamos. Y resultó ser real. Me quedé impresionado”.

No se pierdan en LaJornadaLatina.com – Tras rescate, niños tailandeses piden fortuna en un templo

En esta imagen de archivo, tomada el 15 de julio de 2018, algunos de los niños que pasaron más de dos semanas atrapados en una cueva comen juntos en un hospital en Chiang Rai, en el norte de Tailandia. (Ministerio de Sanidad de Tailandia y el hospital Chiang Rai Prachanukroh vía AP, archivo)

Ese sorprendente momento en el que dos buzos británicos encontraron al equipo de fútbol desaparecido fue recordado por los niños el miércoles en su primera conferencia de prensa desde el rescate que cautivó al mundo.

Todos se veían saludables cuando ingresaron al recinto, recibidos por aplausos de sus compañeros de clase y reporteros en una sala adornada como si fuera una cancha de fútbol en miniatura. Vestidos con uniformes de color verde, blanco y negro y adornados con un jabalí rojo –el sobrenombre del equipo–, los niños hicieron una demostración breve de sus destrezas con el balón antes de responder a las preguntas de los reporteros, las cuales fueron revisadas antes de la conferencia.

Los niños, cuyas edades oscilan entre los 11 y los 16 años, y su entrenador, de 25, habían salido del hospital donde estuvieron recuperándose durante más de una semana. Abrazaron a sus amigos antes de tomar sus asientos junto a médicos y miembros de la unidad especial de la Armada tailandesa que los rescató de la cueva de Tham Luang luego de más de dos semanas de estar atrapados.

Cada miembro del equipo de fútbol se puso de pie y se presentó por su nombre y posición. Los miembros de la Armada también se presentaron, pero utilizaron pseudónimos y portaron gorras y gafas oscuras para ocultar su identidad por cuestiones de seguridad.

En un momento conmovedor y emotivo, se mostró una fotografía de Saman Gunan, el ex buzo de la Armada que murió durante el rescate, y miembros del equipo mostraron su gratitud y respeto hacia él. Uno de los niños, Chanin Vibulrungruang, se cubrió los ojos como si estuviera enjugando una lágrima.

Adul fue el elegido para contar cómo los descubrieron los buzos británicos, debido a que él fue el que los saludó en el video oscuro grabado el 2 de julio que fue visto en todo el mundo.

Los jóvenes futbolistas asisten a una conferencia de prensa en la que relataron su experiencia de quedar atrapados en una cueva en Chang Rai, Tailandia, el miércoles 18 de julio de 2018. AP Foto/Vincent Thian)

Los miembros del equipo Jabalíes Salvajes entraron a la cueva de Tham Luang el 23 de junio para una excursión relajada luego de un entrenamiento de fútbol. Pero las lluvias del monzón anegaron rápidamente los estrechos pasadizos y les bloquearon la salida, por lo que se tuvieron que resguardar en un espacio seco muy adentro de la cueva.

El entrenador Ekapol “Ake” Chanthawong dijo que el viaje debía durar una hora, simplemente porque “cada uno de nosotros quería ver qué había dentro”.

Cuando se cumplió la hora, el equipo estaba muy adentro de la cueva y ya había nadado en algunas zonas inundadas, impulsado por su espíritu de aventura. Sin embargo, cuando trataron de regresar el entrenador descubrió que el camino ya no estaba despejado y comenzó a nadar para explorar la ruta, atando una cuerda a su cuerpo para que los niños lo pudieran jalar en caso de ser necesario.

Indicó que tuvieron que jalarlo.

Ekapool dijo que les comentó a los niños: “no podemos salir por aquí. Tenemos que encontrar otro camino”.

Los niños relataron a los reporteros sus reacciones en ese momento.

“Me asusté. Tenía miedo de que no llegaría a casa y que mi madre me regañaría”, dijo Mongkol Boonpiam, de 13 años, ante lo cual los asistentes rieron.

Ekarat Wongsukchan, de 14, comentó que decidieron “tranquilizarnos primero para tratar de resolver el problema y encontrar una salida. Teníamos que estar calmados y no consternados”.

El grupo no había llevado alimento para la excursión y sobrevivió bebiendo agua que goteaba de las paredes de la cueva, relató Ekapol, y agregó que todos los niños sabían nadar, un tema que preocupaba a los rescatistas.

Adul dijo que estaban excavando en una parte de la cueva cuando escucharon las voces y Ekapol les pidió guardar silencio.

Contó cómo Ekapol les indicó: “Rápido, vengan acá abajo; ése es el sonido de una persona, o van a pasar por aquí, algo así”.

Pero relató que el compañero que sostenía la linterna estaba asustado, así que Adul le dijo que “si tú no vas a ir, entonces yo iré”.

“Así que rápidamente tomé la linterna, y bajé y les dije ‘hola’”, añadió Adul.

Los psicólogos habían examinado las preguntas de los periodistas en la víspera de la conferencia para evitar que saliera a relucir cualquier aspecto del rescate que pudiera afectarlos. Los peligros del complicado operativo, en el que los niños salieron en tres misiones por separado con equipo de buceo y poleas a través de los estrechos pasajes, no se mencionaron.

Los médicos dijeron que los 13 estaban saludables de mente y cuerpo. Aunque perdieron un promedio de 9 libras de peso durante las más de dos semanas que estuvieron atrapados en la cueva, desde su rescate han recuperado cerca de 6 libras y media en promedio. Fueron atendidos por infecciones menores.

Tailandia: Rescatan a todos los menores y su entrenador

Rescatistas caminan hacia la entrada de un complejo de cuevas donde todavía hay cinco personas atrapadas, en el inicio de la tercera jornada de rescate, en Mae Sai, en la provincia de Chiang Rai, en el norte de Tailandia, el 10 de julio de 2018. (AP Foto/Sakchai Lalit)

Por KAWEEWIT KAEWJINDA y STEPHEN WRIGHT

MAE SAI, Tailandia (AP) — Una fuerza de operaciones especiales de la Armada tailandesa informó el martes que han sido rescatados 12 niños y su entrenador de la cueva inundada donde estuvieron atrapados durante más de dos semanas en el norte del país.

Un grupo de personas revisa las noticias en sus celulares mientras esperan en una base aérea durante una evacuación de emergencia en helicóptero, en la provincia de Chiang Rai, en el norte de Tailandia, el 9 de julio de 2018. (AP Foto/Vincent Thian)

Con ello pusieron fin a un complicado operativo para sacar a la superficie a los jóvenes futbolistas y a su entrenador.

La fuerza especial dijo que los últimos cuatro chicos y el entrenador fueron rescatados el martes, después de otros rescates en los dos días anteriores, y que todos están a salvo.

Agregó que todavía están esperando la salida de un médico y tres buzos de la Armada que se quedaron con los niños antes de que salieran de la cueva.

Los otros ocho de los 12 niños abandonaron la cueva entre el domingo y el lunes. El mares, en el tercer día de la intrincada operación, las autoridades sacaron a los que quedaban atrapados en una pequeña zona seca en las profundidades de la gruta.

Los trabajos comenzaron poco después de las 10:00 y en ellos participan 19 buzos, explicó el gobernador de la región de Chiang Rai, Narongsak Osatanakorn.

Los primeros ocho rescatados estaban de “buen ánimo” y un sistema inmunológico fuerte porque juegan al fútbol, afirmó un responsable médico.

Los doctores son cautos sobre su estado por el riesgo de infecciones y los niños están aislados en el hospital aunque recibieron una recompensa: pan untado con chocolate, como habían pedido.

La difícil situación que vivieron los chicos y su entrenador mantuvieron en vilo a Tailandia y a gran parte del mundo, desde la desoladora noticia de su desaparición a las primas imágenes en video del grupo cuando fueron hallados 10 días después por dos buceadores británicos.

Estaban atrapados en la cueva Tham Luan Nang Non, que se inundó por las lluvias del monzón durante su visita, luego de un partido de entrenamiento el 23 de junio.

Los cuatro primeros rescatados, que tienen entre 12 y 16 años, pueden tomar ya comida normal, informó momentos antes el martes Jesada Chokdumrongsuk, secretario permanente del Ministerio de Salud Pública en una conferencia de prensa.

Dos de los chicos podrían padecer una infección pulmonar, pero en general los ocho menores rescatados primero están “sanos y sonrientes”, añadió.

“Los niños son futbolistas por lo que tienen un sistema inmunológico alto”, apuntó el funcionario. “Todo el mundo está animado y contento de estar fuera, pero serán evaluados por un psiquiatra”.

Su salida del hospital podría demorarse al menos siete días, añadió Jesada.

Los familiares han podido ver a alguno de los chicos a través del cristal de la zona en la que están aislados, dijo el funcionario, agregando que los médicos podrían permitir que los niños caminen alrededor de sus camas el martes.

Ponen a dieta a mono que engordó comiendo comida chatarra

BANGKOK (AP) — Un mono silvestre que engordó exponencialmente tras ingerir comida chatarra y gaseosas que dejaban los turistas ha sido rescatado y puesto bajo una dieta estricta de alimentos con poca grasa, frutas y verduras.

Funcionarios de protección de vida silvestre dicen que atraparon al mono obeso, al que la gente del área llama “Tio gordo”, el 27 de abril, luego que fotos del primate comenzaron a circular en las redes sociales el mes pasado.

Los monos silvestres andan libres en muchas partes de Tailandia, atrayendo turistas que les dan de comer y juegan con ellos. La mayoría de los monos son macacos como Tío gordo, y generalmente pesan unos nueve kilos (20 libras). Pero Tío gordo pesa tres veces ese promedio: unos 26 kilos (60 libras).

Tío gordo era el líder de un grupo de monos y sus subordinados y otros monos le traían comida, que él no compartía con los monos jóvenes, dijo Supakarn Kaewchot, veterinaria a cargo de la dieta del mamífero.

“Tras comer por un tiempo comida para personas, desarrolló bastante grasa, lo cual se convirtió en algo así como un tumor benigno”, dijo Kaewchot. “Ahora él está en condición crítica y corre un alto riesgo de tener diabetes y enfermedades cardiacas”.

Se cree que Tío gordo tiene entre 10 y 15 años. Para ayudarle a bajar de peso, su nueva dieta está limitada a 400 gramos de alimentos con poca grasa, frutas y verduras dos veces al día. Kaewchot agregó que espera que el mono esté menos en unos meses como para que regrese a su hábitat.