Proyecto de OSU muestra sentimientos de inmigrantes

Participantes en el proyecto “Be The Street” del grupo social de Food Pantry Guadalupe. De izq a der: Tita Eli Rodríguez, Mario Herrera, Adriana Blanco,  Selenne Villarreal, Jesús Ortiz, Atzin Flores, Helena Morales Arzaga y Lucy Andrade. (Cortesía/Atzin Flores)

PATRICIA RUIZ

patriciaohio54@gmail.com

COLUMBUS, Ohio El 6 de mayo de 2018,  en Third Way Café, (3058 W Broad St.) el grupo de profesores del proyecto “Be The  Street” con apoyo de los departamentos de Humanities and Arts Discovery Theme Grant de OSU presentaron obras de teatro interpretadas por diferentes grupos de personas residentes en el área oeste de la ciudad.

El objetivo fue permitir que los miembros de comunidades -en este caso del lado oeste de la ciudad- compartieran sus experiencias en migración, movilidad, identidad y localización, aprovechando la diversidad  que hay en esa área con inmigrantes de diferentes países de América Latina.

Para esta presentación los alumnos de OSU prepararon al personal del grupo social del Food Pantry Guadalupe durante 10 semanas donde trabajaron con ellos en talleres de expresión corporal, técnicas de actuación, y apoyados con los departamentos de Danza, Teatro, Español, Portugués e Inglés y al final -de acuerdo con las habilidades de cada integrante- se escogieron los personajes para desarrollar el tema sobre sentimientos, como expresarlos y como ser inmigrante en Columbus.

La presentación fue abierta para el público y la obra del Centro Guadalupe fue dirigida por Celia Martínez-Sáez, apoyado por Stacey Alex, Sydney Varajon, Elene Foulis y Paola Martínez-Cruz

Participaron: Adriana Blanco, Atzin Flores, Helena Morales Arzaga, Lucy Andrade, Mario Herrera, Johanna Romero, Selenne Villarreal, Tita Eli Rodríguez y Jesús Ortiz.

Un Julio César tipo Trump es asesinado en teatro neoyorquino

NUEVA YORK (AP) — Luce como Donald Trump, con el cabello esponjoso, el traje oscuro y la corbata por encima de la correa. Se mueve como Trump. Hasta tiene una esposa con acento eslavo.

Y al comienzo del tercer acto, el actor que hace de Julio César en el festival gratuito de verano “Shakespeare in the Park” en Nueva York es apuñalado a muerte en el escenario; la sangre mancha su camisa blanca.

En esta foto del 21 de mayo del 2017 proporcionada por el Public Theater, Tina Benko, a la izquierda, cual Melania Trump en el papel de la esposa de Julio César, Calpurnia, y Gregg Henry, en el centro a la izquierda, como el presidente Donald Trump en el papel de Julio César, ensayan la puesta de la compañía para el festival “Shakespeare in the Park” en Nueva York. (Joan Marcus/The Public Theater vía AP)

La decisión de darle un parecido de Trump al personaje principal de “Julio César” es provocadora, dada su famosa escena del asesinato a la que se suma, en esta producción, un desnudo en escena.

Las funciones en el Teatro Delacorte de Central Park comenzaron a finales de mayo, justo días antes de que la humorista Kathy Griffin fuera ampliamente criticada por posar sosteniendo lo que parecía una cabeza decapitada y ensangrentada del presidente estadounidense.

Oskar Eustis, el director artístico del Public Theater, que también dirigió la obra, dijo en un comunicado que “cualquiera que ve nuestra producción de ‘Julio César’ se dará cuenta de que de ninguna manera defiende la violencia hacia nadie”.

La obra de Shakespeare, y esta producción, dijo, “hacen lo opuesto: aquellos que intentan defender la democracia por métodos no democráticos pagan un precio terrible y destruyen su República. Por más de 400 años, la obra de Shakespeare ha contado esta historia y estamos orgullosos de volverla a contar en Central Park”.

“Julio César” cuenta una historia novelada de un poderoso y popular líder romano que es asesinado por senadores que temen que se está convirtiendo en un tirano. Transcurre en la antigua Roma, pero muchas producciones han vestido a los personajes en ropas modernas para darle conexión con el presente.

Personas que hicieron fila para comprar entradas esta semana dijeron que no les molestaban las similitudes de la obra secular con la presidencia de Trump.

“Para nada”, dijo George Pliakas, de 39 años, un ortodontista en Manhattan. “Creo que es interesante, las analogías entre la política de la antigua Roma y la política de Estados Unidos ahora. … Uno quiere ver en el teatro interpretaciones actualizadas, aun si son de hace 2.000 años”.

Algunos clientes, que comenzaron a alinearse al amanecer para comprar boletos para la función de las 8 p.m., parecieron disfrutar el acribillamiento verbal del 45to presidente.

Brutus, uno de los senadores romanos conspiradores en la obra, llama a Julio César un hombre ambicioso.

“Pero no creo que esté en la misma categoría que Trump”, dijo Martin Margulis, un psicólogo retirado de Portland, Maine, que esperaba adquirir entradas el miércoles. “Creo que a Trump le encantaría que lo comparen con Julio César, que fue un gran guerrero; Trump es un individuo muy, muy trastornado, muy inmaduro, y su única filosofía es ganar a toda costa”.

El Public Theater le advierte al público: “Favor notar: Julio César contiene uso de violencia, desnudez, sonidos de disparos en vivo, luces estroboscópicas, cigarrillos herbales y niebla”.

Esto incluye a César, interpretado por el actor Gregg Henry, saliendo desnudo de una bañera.

En un mensaje publicado en la página web del Public Theater, Eustis dice que la obra de Shakespeare “trata sobre lo frágil que es la democracia. Las instituciones con las que hemos crecido … pueden ser barridas en cuestión de segundos”.

La producción se presenta hasta el 18 de junio.