Mundial 2018: Panamá cae ante Túnez, se va sin ganar en su primer Mundial

Los jugadores de Panamá festejan un autogol del tunecino Yassine Meriah en el partido del Grupo G por el Mundial en Saransk, Rusia, el jueves 28 de junio de 2018. (AP Foto/Darko Bandic)

Por BRETT MARTEL

SARANSK, Rusia (AP) — Las ilusiones de Panamá de despedirse de su primera Copa del Mundo con una victoria se desvanecieron el jueves al caer por 2-1 ante Túnez, en lo que fue su tercer revés de su histórico viaje a Rusia.

Wahbi Khazri (centro) festeja con sus compañeros de Túnez tras anotar el segundo gol en la victoria 2-1 ante Panamá en el partido por el Grupo G del Mundial en Saransk, Rusia, el jueves 28 de enero de 2018. (AP Foto/Darko Bandic)

Los panameños se fueron con las manos vacías, pero le regalaron a su país 270 minutos de alegría con cada una de sus salidas en el Mundial. El equipo dirigido por el colombiano Hernán Darío Gómez al menos se va de un tercer partido con un marcador estrecho después de sufrido goleadas en sus dos anteriores partidos ante Bélgica e Inglaterra.

Su veterano zaguero y ex capitán Felipe Baloy, ausente ante los tunecinos, se va con el logro histórico de haber marcado el primer gol mundialista de su país, en la derrota por 6-1 ante los ingleses.

Panamá quedó en el sótano del Grupo G con la casilla vacía. Bélgica terminó primera con el ideal de nueve puntos, Inglaterra con seis y Túnez con tres.

“Quedamos de últimos, pero no somos el peor equipo cuando analizamos la historia, infraestructura y desarrollo del fútbol panameño”, destacó el “Bolillo” Gómez la derrota. “Somos un equipo joven que luchó”.

Panamá logró abrir el marcador cuando Túnez mantenía un amplio dominio del balón en una jugada enhebrada por Román Torres y José Luis Rodríguez. El capitán de las trenzas, que metió el tanto que puso a Panamá en Rusia, pasó desde el área a Rodríguez y el joven volante remató desde afuera y la pelota se desvió a la red tras pegar en la anatomía de Yassine Meriah a los 33 minutos.

Pero el equipo africano encontró el empate con bastante facilidad poco después de arrancado el complemento, a pesar de que Gómez optó por reforzar la defensa con la entrada de Harold Cummings por el delantero Gabriel Torres.

Naim Sliti avanzó hasta el borde del área con pelota controlada y pasó por la derecha a Wahbi Khazri que centró para que Fakheddine Benyoussef, sin marca frente al arco, fulminara a Jaime Penedo a los 51 minutos. Acto seguido el mismo tunecino tuvo el segundo en sus pies pero esta vez el portero panameño despejó milagrosamente con la pierna.

A partir de allí las llegadas de los africanos se convirtieron en un tormento para la defensa panameña que buscaba despejar la pelota a como diese lugar y que en esos momentos perdió por lesión al capitán Torres.

Pero a los 62 minutos, Panamá generó una ocasión tras un contragolpe. Luis Tejada, el veterano goleador que había ingresado poco después del tanto del empate, no pudo cabecear un centro. El portero tunecino dejó la pelota suelta y Edgar Bárcenas llegó para pegarle de volea, pero su disparo se fue desviado.

Seguidamente, cayó el segundo de Túnez gracias a las facilidades de la defensa panameña y que fue como un calco del tanto del empate. Oussama Haddadi llegó al área y pasó a su derecha a un Wahbi Khazri sin nadie que lo incomodase y batió a Penedo con facilidad a los 66.

Panamá celebró cuando Bárcenas la anidó a los 72 minutos, pero el tanto no valía porque antes el árbitro asistente había cantado una falta de Tejada.

Los tunecinos alinearon a tres delanteros, contra un solo punta que puso Panamá, y controlaron los hilos del partido buena parte del encuentro. Sin embargo, les costó conseguir la ruta al gol.

Ambos llegaron eliminados en el Grupo G, que en su otro partido se medían los clasificados Bélgica e Inglaterra. Para Túnez fue la primera victoria desde la conseguida hace 40 años en el Mundial de 1978 contra México por 3-1.

Mundial 2018: Dobletes de Lukaku y Hazard; goleada de Bélgica sobre Túnez

Eden Hazard, de Bélgica, festeja luego de convertir un penal en el partido del Mundial ante Túnez, disputado en el Spartak de Moscú el sábado 23 de junio de 2018 (AP Foto/Hassan Ammar)

Por GRAHAM DUNBAR

MOSCÚ, Rusia (AP) — Bélgica sigue en alza. ¿Podrían identificárseles como el mejor equipo en lo que va de este Mundial?

Todavía es demasiado prematuro, pero el talentoso seleccionado belga exhibió el sábado el peso de su calidad al vapulear 5-2 a Túnez. Es el equipo más goleador en Rusia, con ocho conquistas. Y solo Cristiano Ronaldo iguala la cuenta de cuatro tantos rubricados por Romelu Lukaku.

Bélgica aún no se enfrenta con un rival de Sudamérica o Europa, y el duelo contra Inglaterra el jueves podría definir el ganador del Grupo H.

“Al final de cuentas, nos va tocar medirnos contra mejores equipos y vamos a tener que estar más alertas”, declaró Lukako, autor de dobletes en cada una de las dos victorias belgas.

Eden Hazard también firmó un doblete, con lo que Bélgica quedó prácticamente instalada en los octavos de final. La selección belga dominó ampliamente el encuentro, al grado tal de que sus dos mejores anotadores se dieron el lujo de descansar en la parte final. En apenas 16 minutos, los Diablos Rojos habían tomado ya una ventaja de dos goles.

A los cuatro, el defensa tunecino Syam Ben Youssef cometió una falta a Hazard, justo sobre la línea derecha que delimita el área. El penal fue decretado por el árbitro estadounidense Jair Marrufo y convalidado por el videoarbitraje, para que el propio Hazard convirtiera con serenidad dos minutos después.

El disparo por parte del astro del Chelsea dejó prácticamente inmóvil al arquero Farouk Ben Mustapha.

“Sabíamos que si anotábamos pronto, el partido sería fácil”, reveló Hazard. “Así que anotamos en los primeros cinco minutos y luego controlamos el partido”.

Lukaku marcó su primer tanto en una jugada que se derivó de un balón perdido por los tunecinos en la media cancha. El ariete del Manchester United se acercó al área y descargó un zurdazo cruzado para batir a Mustapha a los 16.

Apenas un minuto después, Túnez se aproximó por medio de un cabezazo de Dylan Bronn, quien se retiró a los 24 por una lesión.

Otro esférico entregado por Túnez abrió la puerta al segundo gol de Lukaku en los descuentos de la primera mitad. Kevin De Bruyne recuperó y cedió a Thomas Meunier, quien adelantó el pase para que Lukaku definiera con balón picado ante la salida del arquero tunecino.

Así, Lukaku llegó a cuatro goles y comparte con Cristiano Ronaldo la punta en la tabla de los mejores anotadores en Rusia. No tuvo mucha más oportunidad de rebasar al portugués, pues fue sustituido a los 58 minutos por Marouane Fellaini, ya con el encuentro definido.

Y es que ocho minutos antes, Túnez incurrió en otra distracción. Permitió que un pase elevado de unos 50 metros llegara a Hazard, quien controló con el pecho, enganchó el balón para quitarse un defensa y al arquero, y envió la pelota hacia la puerta abierta.

El quinto tanto llegó a los 90, por medio de Michy Batshuayi. El ariete del Borussia Dortmund, quien ingresó como sustituto a los 68 por Hazard, se deslizó en el área para conectar de zurda un centro de Youri Tielemans.

Ya en los descuentos y prácticamente en la última jugada del duelo, el capitán Wahbi Khazri marcó para que Túnez hiciera un poco más decorosa la derrota.

Bélgica ha lucido como un ataque temible en el Mundial, aunque todavía no enfrenta a ningún equipo de Europa o Sudamérica. Lo hará el jueves ante Inglaterra, en la última fecha del Grupo H.

La llave es encabezada por la selección belga con seis puntos y una diferencia de goles de más seis. Los ingleses, segundos con tres unidades, se miden este domingo a Panamá, que no ha sumado.

Mundial 2018: Kane anota al final, e Inglaterra vence al complicado Túnez

Harry Kane, de la selección de Inglaterra, festeja luego de anotar el tanto del triunfo sobre Túnez en el Mundial, el lunes 18 de junio de 2018, en Volgogrado, Rusia (AP Foto/Thanassis Stavrakis)

Por ROB HARRIS

VOLGOGRADO, Rusia (AP) — Harry Kane aportó un tanto al comienzo del partido, con lo que pareció darle fácil trámite. Después de que éste se complicó a un grado exasperante, fue el propio delantero del Tottenham quien se vistió de héroe durante su primer encuentro en una Copa del Mundo.

Harry Kane, de la selección de Inglaterra, festeja con su compañero Ashley Young (8), después de anotar el gol del triunfo sobre Túnez en el Mundial, el lunes 18 de junio de 2018 (AP Foto/Frank Augstein)

Kane marcó dos tantos, incluido uno en los descuentos, para que Inglaterra superara el lunes 2-1 a un Túnez que coqueteó con la sorpresa.

La segunda diana de Kane le trajo alivio al técnico Gareth Southgate, quien saltó y gritó extasiado, tras salvarse de lo que hubiera sido un gris debut como seleccionador en el Mundial.

“Los mejores equipos del mundo mantienen en pie la creencia en lo que están haciendo”, destacó Southgate. “Y al final, quiebran la resistencia del contrario”.

Pero el hecho es que a Inglaterra casi se le indigestó un encuentro contra un equipo que hizo muy poco.

Kane inauguró el marcador en los albores pero Ferjani Sassi igualó de penal poco antes del intermedio. Y cuando parecía que la selección inglesa sacaría sólo flacos réditos y se conformaría con el punto tras la primera fecha del Grupo G, Kane apareció con el cabezazo salvador

“Uno tiene que pelear hasta el último segundo, estoy muy emocionado”, dijo el ariete de 24 años.

El cotejo comenzó de forma poco auspiciosa para la selección tunecina. A los 11 minutos, en un saque de esquina ejecutado por Young, Stones remató de cabeza. El arquero Mouez Hassen logró detener el balón con una buena estirada, pero Kane estuvo atento y marcó en el rebote.

Cuatro minutos después, Hassen abandonó la cancha entre lágrimas pero por su propio pie, tras sufrir una lesión, y fue reemplazado por Farouk Ben Mustapha.

De manera gradual, Túnez fue reaccionando de ese doble mazazo, hasta que una jugada un tanto circunstancial le permitió igualar a los 33 minutos. Kyle Walker estiró un brazo, con el que golpeó en el rostro a Fakhreddine Ben Youssef, quien se desplomó en el área. El árbitro Wilmar Roldán sancionó con tarjeta amarilla y penal.

Aunque Jordan Pickford adivinó la dirección del disparo de Sassi, éste entró pegado al poste. Inglaterra tuvo todavía un par de aproximaciones en el primer tiempo, incluida una melé a los 38 minutos, con un balón peinado y una chilena fallida de Raheem Sterling.

Pero tras establecer la paridad en el marcador, Túnez puso todo su empeño en preservarla y estuvo cerca de lograrlo. El segundo tiempo deparó la escena fastidiosa de una Inglaterra que se estrelló constantemente contra el muro tunecino sin generar siquiera peligro verdadero.

El silbante colombiano Roldán, quien mostró quizá demasiada severidad en el penal, la moderó en dos jugadas en las que Kane fue derribado en el área. No se revisó la repetición.

“Quizás al final hubo un poco de justicia”, dijo Kane.

Ya en los descuentos, llegó un saque de esquina ejecutado por Kieran Trippier. Harry Maguire peinó hacia Kane, quien se encontró solo y desató el festejo inglés, girando el cuello para enviar el balón junto al segundo poste.

Kane mostró finalmente en un escenario internacional el instinto goleador que lo ha caracterizado en la Liga Premier. Hace dos años, no encontró las redes en la Eurocopa, que terminó con una eliminación humillante ante Islandia en los octavos de final.

Con los tres puntos, Inglaterra está debajo sólo por diferencia de goles respecto de Bélgica, que más temprano le recetó un 3-0 a Panamá en lo que fue el debut absoluto de la selección Canalera en un Mundial.