Hallan prendas infantiles en fosas clandestinas en México

PORTADA – La imagen sin fechar proporcionada por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz muestra prendas encontradas recientemente en fosas clandestinas en el estado de Veracruz, en el este de México. (Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz vía AP)

Por AMY GUTHRIE,  Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO, México — Las autoridades mexicanas publicaron imágenes de las prendas encontradas recientemente en las fosas clandestinas en el estado de Veracruz, en el este del país, incluyendo vestimenta de niños.

La imagen sin fechar proporcionada por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz muestra una de las prendas encontradas recientemente en fosas clandestinas en el estado de Veracruz, en el este de México. (Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz vía AP)

La Secretaría de Gobernación (Segob, interior) dio a conocer el viernes las fotografías “con el fin de que los familiares de personas desaparecidas dispongan de una herramienta que apoye a la posible identificación de su ser querido”.

Pantalones diminutos de un bebé no mayor a los seis meses y unas sandalias rosas de un niño pequeño se hallaban entre las pertenencias recuperadas de las fosas en Veracruz, nueva evidencia de la brutalidad de la creciente violencia del país.

“La Comisión Nacional de Búsqueda de Personas hace público el catálogo de prendas encontradas en las fosas clandestinas… donde han localizado los restos de al menos 174 personas al 21 de septiembre”, señaló la Segob a través de un comunicado en que incluyó enlaces a las imágenes de cientos de prendas.

De acuerdo con una persona relacionada con la investigación, entre los 174 cráneos humanos hallados durante las últimas semanas se encuentran algunos de niños. La persona solicitó el anonimato el domingo al no tener autorización para hablar oficialmente al respecto.

A principios de septiembre, las autoridades estatales anunciaron el hallazgo de un cementerio clandestino con los restos de al menos 166 personas, pero la Secretaría de Gobernación aseveró el viernes que la cifra había aumentado a 174.

“La fosa se encuentra en procesamiento, por lo que el presente catálogo puede ser actualizado en cualquier momento”, destacó la Segob en el documento.

El área está en una pequeña barra de tierra entre el Golfo de México y la laguna de Alvarado, 60 kilómetros al sureste del puerto de Veracruz. La comunidad más cercana es un diminuto pueblo de pescadores llamado Arbolillo, en el municipio de Alvarado.

Periodistas que visitaron el lugar descubrieron que se trata de la misma zona en que se localizaron 47 cráneos en 2017.

Expertos de seguridad coincidieron en que las imágenes de las prendas son de gran ayuda, pero un recurso poco sofisticado.

“Me parece que hay un ánimo para esclarecer los hechos. Pero el hecho de que se tenga que poner fotos en Internet te dice que no hay otras vías posibles”, declaró Carlos Vilalta, criminólogo del Centro de Investigación en Geografía y Geomática.

Vilalta agregó que México aún no cuenta con una base de datos de ADN a nivel nacional a la que los familiares de personas desaparecidas podrían aportar muestras a fin de ayudar a identificar restos.

El hallazgo de prendas de niños en fosas clandestinas es algo inusual. Anteriormente, los grupos criminales solían dejar con vida a mujeres y niños.

“Hemos llegado a un punto donde la violencia toca a cualquier persona que se pone en su camino”, lamentó Luis Leal, un analista de seguridad en el centro del país.

Las fosas clandestinas en Veracruz se suman a los hechos violentos de este mes, entre ellos un sangriento ataque en un sitio turístico de la Ciudad de México perpetrado por un grupo de personas vestidas de mariachi y la indignación por el almacenamiento de parte de las autoridades de 273 cadáveres no identificados en un camión refrigerado cerca de la ciudad de Guadalajara, en el estado occidental de Jalisco.

“Estamos cayendo en un surrealismo donde ya no nos impresiona la violencia. Y eso es preocupante e indignante”, subrayó Leal.

México: hallan en Veracruz restos de, al menos, 166 personas

PORTADA – En esta foto sin fecha provista por la fiscalía del estado mexicano de Veracruz se muestra a trabajadores en el sitio donde se hallaron fosas clandestinas en ese lugar de México. (Fiscalía de Veracruz via AP)

Por MARIA VERZA y MARK STEVENSON,  Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO, México — México, un país con más de 35,000 desparecidos oficiales y un número indeterminado de fosas clandestinas, sigue desenterrando muertos. El último hallazgo es un cementerio clandestino en Veracruz, un estado del este del país donde las autoridades han localizado restos de al menos 166 personas.

Jorge Winckler, fiscal del estado donde distintos cárteles han estado activos desde hace años, dio la noticia el jueves pero su departamento lleva trabajando un mes en la zona, desde que una persona indicó el lugar donde habrían sido enterrados cientos de cadáveres.

Después de 30 días en los que agentes especializados rastrearon con drones y radares 300 metros cuadrados, se estableció el número “mínimo” de gente inhumada ahí al hallarse 166 cráneos en 32 puntos.

El fiscal no dio a conocer el lugar exacto del hallazgo “por razones de seguridad” pero dijo que las inhumaciones tenían “al menos dos años de antigüedad”.

Junto a los restos humanos se localizaron más de 200 prendas de vestir, 114 identificaciones y diversos accesorios personales cuyas fotografías se pondrán a disposición de los familiares a partir de la próxima semana para comenzar con los procesos de identificación.

En este sentido, Winckler alentó a todos los que tengan un familiar desaparecido y no lo hayan denunciado a que se acerquen a la fiscalía para que se les realice una toma de ADN, pruebas que la Policía Federal ayudará a gestionar y cruzar con las bases de datos genéticas disponibles.

La aparición de fosas clandestinas masivas ha sido una constante en México desde 2011, cuando la guerra contra el crimen organizado lanzada por el presidente Felipe Calderón (2006-2012) estaba en su punto álgido. Ese año se localizaron 236 cuerpos en Durango, en el centro-norte del país, y 193 en Tamaulipas, en el noreste y frontera con Texas. Después el hallazgo de enterramientos ilegales a lo largo y ancho de la república no ha cesado.

En Veracruz, el mayor descubrimiento de este tipo tuvo lugar entre 2016 y 2017 cuando se encontraron los restos de más de 250 personas en una zona cercana al puerto de Veracruz llamada Colinas de Santa Fe. En aquella ocasión, un informante anónimo entregó a un colectivo de familiares de desaparecidos un mapa con la ubicación de las fosas y ellos fueron los que localizaron el lugar y presionaron a las autoridades para que realizaran las exhumaciones y peritajes necesarios.

En esta ocasión, los familiares no estuvieron presentes en los trabajos “por razones de seguridad y para garantizar el éxito de la investigación”, según Winckler.

Sin embargo, estas palabras no convencen a Lucía Díaz, que lleva desde 2013 buscando a su hijo, Guillermo Lagunes, y cuyo colectivo “Solecito” participó en los rastreos de Colinas de Santa Fe. Díaz no confía en el fiscal que, según dijo, “no respetó la ley porque la ley dice que los familiares tienen derecho a participar (en las búsquedas)”.

Los precedentes de su trabajo, añadió Díaz, tampoco son alentadores porque en el pasado se excavó demasiado rápido y sin las precauciones adecuadas para evitar que los cuerpos se fragmentaran.

“¿Sacaron 166 cuerpos en un mes? Imposible, es demasiado rápido para hacerlo bien”, aseguró. “Deberían habernos esperado e incluirnos si quieren que les creamos”.

La desconfianza en las autoridades está enquistada en los mexicanos en general y los veracruzanos en particular porque durante el mandato del gobernador Javier Duarte (2010-2016) –hoy encarcelado y acusado de diversos delitos de corrupción y lavado de dinero– la violencia y los abusos de autoridad se multiplicaron. Además, a principios de 2018 la fiscalía estatal descubrió que policías de Veracruz habían participado en una estructura que secuestró, mató e hizo desaparecer a personas aparentemente sospechosas de estar vinculadas con cárteles.

Sin embargo, encontrar el nuevo cementerio clandestino sí es una buena noticia para víctimas como María de Lourdes Rosales Calvo, que busca a su hijo Jonatten Celma desde 2013, cuando lo secuestraron con su novia cerca de su casa.

Celma tenía entonces 25 años. Cuando su madre quiso denunciar su desaparición, las autoridades le dijeron que esperase 72 horas y después aseguraron que se había fugado con su novia. No fue así. A Rosales le pidieron rescate. Pagó solo una parte pero lo único que consiguió fue una palabra al otro lado del hilo telefónico, “mamá”, quizá pronunciada por su hijo. Desde entonces no ha vuelto a tener noticias de él.

Rosales confirmó que las autoridades ya contactaron con distintos colectivos de familiares, entre otros con el suyo, “Red Madres Veracruz”, para mostrarles la semana próxima las pertenencias y credenciales que se han encontrado.

Cruza los dedos para ver si ahora le dan alguna respuesta.

Pumas arranca la temporada del fútbol mexicano

Nicolás Castillo, izquierda arriba, de los Pumas, busca rematar de cabeza ante la marca de Fabián Murillo, arriba centro, y Robert Herrera, arriba derecha, del club Pachuca, en partido en Ciudad de México, el domingo 23 de julio de 2017. ( AP Foto/ Marco Ugarte)

Por CARLOS RODRÍGUEZ

CIUDAD DE MÉXICO, México (AP) — Casi dos meses después de que Santos se coronara campeón del Clausura, la liga mexicana de fútbol arranca una nueva temporada el viernes cuando el renovado Pumas visite al Veracruz en partido por la primera fecha del torneo Apertura.

Los universitarios se quedaron fuera en los cuartos de final la campaña pasada y su dirigencia contrató a media docena de jugadores, entre ellos los paraguayos Juan Manuel Iturbe (Tijuana) y Carlos González (Necaxa) y el chileno Felipe Mora, con la misión de llegar más lejos en esta temporada.

“En los últimos años este equipo tuvo que contratar muchos jugadores libres, hoy estamos apostando por jugadores que no van a requerir adaptación y que no fueron baratos… este club nunca había gastado lo que gasta ahora”, dijo el presidente del patronato que dirige a Pumas, Rodrigo Ares de Parga. “En algún momento sí pedimos paciencia con el proyecto, ahora queremos que no nos tengan paciencia y que nos exijan, lo que queremos es clasificar y que desde el principio nos vaya bien”.

Veracruz, que la temporada pasada eludió el descenso hasta las últimas fechas, hizo poco por reforzar a su plantilla y de nueva cuenta se perfila para luchar en la parte baja de la tabla.

Otro equipo que lanzó una renovación grande en su nómina con la idea de evitar otro fracaso es Cruz Azul, que el sábado disputará su primer partido de regreso en el Estadio Azteca luego de 22 años cuando reciba al Puebla.

Con Ricardo Peláez como su nuevo director deportivo, la Máquina incorporó a una decena de jugadores, entre ellos Elías Hernández, el paraguayo Pablo Aguilar, los argentinos Iván Marcone y Milton Caraglio y el chileno Igor Lichnovsky.

“Hay mucha ilusión de todos porque se ha formado un gran grupo y estamos todos muy ilusionados”, destacó Peláez. “No hay pretextos, no pedimos tiempo ni habrá excusas de nada, nos falta un poco de equipo, falta conjunción pero vamos a trabajar sobre eso sin pretextos”.

En América, otro de los grandes del fútbol local, la dirigencia apostó por la continuidad de todo el plantel y lo renovó solo con la llegada de tres jugadores, la más notable del delantero colombiano Roger Martínez.

Las Águilas, que se estrenan el domingo visitando a Necaxa, sufrieron la baja del francés Jeremy Ménez, quien se perderá todo el torneo por una lesión en la rodilla y del paraguayo Cecilio Domínguez, quien se fracturó la mandíbula y se perderá las primeras fechas del campeonato.

Otro equipo que apostó por el mismo plantel aunque con diferente piloto es Chivas, que el sábado visita a Tijuana en el primer partido del paraguayo José Cardozo como su entrenador en relevo por el argentino Matías Almeyda.

Almeyda dejó su cargo por diferencias con la dirigencia en el armado del equipo que ha finalizado en la parte baja de la tabla en los últimos dos torneos, aunque logró el título de la CONCACAF que les da derecho a participar en el Mundial de Clubes.

En otros encuentros: Atlas-Querétaro, Pachuca-Monterrey, Tigres-León, Toluca-Morelia y Santos-Lobos.